ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Energia

| Artículos de opinión

Cortes de luz y electricidad en clave "Nisman"

Autor | Federico Bernal


Conflictos de Interes
El autor se manifiesta en contra del terrorismo comunicacional y del ejercicio del periodismo como "elemento probatorio" de eventuales y futuras maquinaciones golpistas


Palabras Claves
cortes de luz, FUNDELEC, FOCEDE, Ministerio de Planificación, verano, temperaturas extremas, Jorge Oviedo, atentado desinformativo, terrorismo comunicacional, diario La Nación, ENRE, Edenor, Edesur, obra pública, Alberto Nisman, denuncia, distribución eléctrica, maquinación, operación, electricidad, tergiversación



28-01-2015 | Desarticulando el atentado desinformativo en energía eléctrica del diario La Nación... Un informe de FUNDELEC divulgado la semana pasada y titulado "Informe Verano 2014-2015. El sistema eléctrico, tras las inversiones de 2014" destacó una reducción de más del 90% en el nivel de fallas eléctricas entre diciembre/enero de 2013-2014 y los mismos meses de 2014-2015. El diario La Nación, ni lento ni perezoso, se veía venir la excelente noticia para la sociedad argentina. "El arte de nuestros enemigos es desmoralizar, entristecer a los pueblos. Los pueblos deprimidos no vencen. Por eso venimos a combatir por el país alegremente. Nada grande se puede hacer con la tristeza", decía Arturo Jauretche. Así fue que Bartolomé Mitre encomendó a su columnista Jorge Oviedo suprimir la buena noticia y entristecer. Nació un nuevo atentado desinformativo en materia energética (específicamente en energía eléctrica). Continuando con nuestra serie de desmantelamientos a atentados desinformativos perpetrados por las corporaciones mediáticas del atraso, la exclusión y el golpismo desenfrenado (desde la "denuncia" del fiscal Alberto Nisman), toca el turno ahora desmantelar la bomba de tinta y celulosa del citado periodista en insuperable nota y que ya mismo pasamos a comentar.


Atentado desinformativo de Jorge Oviedo (La Nación - 6/01/15)
El 6 de enero pasado, Oviedo publicó un artículo cuyo título fue "En diciembre hubo menos cortes de luz que un año antes, pero sólo porque fue mucho menos cálido" (http://www.lanacion.com.ar/1757744-en-diciembre-hubo-menos-cortes-de-luz-que-un-ano-antes-pero-solo-porque-fue-mucho-menos-calido. Así comienza: "Aunque hay cortes de servicio eléctrico en el Área Metropolitana, han resultado, hasta ahora, muy inferiores en cuanto a la extensión de las zonas abarcadas como a su duración, que los que ocurrieron en diciembre de 2013". Hasta aquí, parecería que Oviedo también "viene a combatir por el país alegremente". Sin embargo, la orden de entristecerlo todo pudo más. El periodista retruca: "no hay mérito alguno en las medidas del Gobierno. Simplemente, hizo mucho menos calor y la demanda domiciliaria se desplomó por el menor uso de la ventilación y los equipos de aire acondicionado, sobre todo en los domicilios".





La honestidad intelectual de un escribidor de Mitre
Primeras reflexiones a propósito de su nota. Número uno: ¿volarán las vacas antes de ver el día en que Oviedo explique desde la "crisis económica" cómo se entiende la compra de 2.192 equipos de aire acondicionado por día durante el último lustro? Número dos: ¿tuvo en cuenta el impacto de las más de 1.100 obras realizadas por el Fondo de Obras de Consolidación y Expansión de Distribución Eléctrica (FOCEDE), desde su recuperación por parte del Estado nacional en enero de 2014? Como su respuesta a esta última seguramente irá por la negativa, le solicitamos a Oviedo por oportuno y técnicamente correcto que nos explique por qué no tuvo en cuenta el factor "FOCEDE". Número tres, si una caída en la demanda por el menor calor lo llevó a titular "En diciembre hubo menos cortes de luz que un año antes, pero sólo porque fue mucho menos cálido", creemos no sería nada descabellado encontrar un artículo del mismo Oviedo pero de fines de enero de 2014 titulado: "En diciembre [de 2013] hubo más cortes de luz que un año antes, pero sólo porque fue mucho más cálido". Confiando en la honestidad intelectual del escribidor de Mitre y su "independencia" en el ejercicio periodístico, nos lanzamos a la búsqueda de la hipotética nota. Antes de dar a conocer los resultados de la pesquisa, un breve paréntesis climatológico.



De periodista a climatólogo experto...
¡Entristecer, esa es la cuestión! Y "entristecer" fue la orden recibida por el señor Oviedo. Había que opacar la muy buena noticia de la drástica reducción en los cortes de luz y censurar la exitosa decisión por parte del Ministerio de Planificación Federal de recuperar el FOCEDE. Para lograr ese objetivo, el periodista se centró en explicar por qué hizo menos calor este verano que en el de 2013/14, debiendo convertirse pues y precipitadamente en climatólogo experto: "Se trata de un fenómeno climático conocido como El Niño, que crea temperaturas más bajas y mayores lluvias en el país". Acto seguido citó el trabajo de un miembro del Instituto Argentino de la Energía General Mosconi -a la sazón, perteneciente al ex secretario de Energía Jorge Lapeña, artífice de la peor crisis eléctrica del país desde que fuera prendida la primera bombita de luz en la República-. Dicho trabajo es empleado por Oviedo para demostrar "las enormes diferencias en la temperatura en el Área Metropolitana y en la demanda eléctrica del Sistema Nacional entre los últimos meses de los dos últimos años". Supuestamente sustentado en su hipótesis, prosigue el climatólogo experto con notable erudición meteorológica: "Las cifras muestran que en diciembre de 2013 hubo en la ciudad de Buenos Aires 16 días con temperatura máxima mayor a 33 grados, mientras que en el mismo mes de 2014 sólo hubo tres. En diciembre de 2013 hubo 24 días con temperaturas superiores a los 30°C, mientras que en 2014 fueron sólo 14. Si se define una ola de calor como días consecutivos con máximas de 33 grados o más, en 2014 no hubo ninguna. Mientras que en el mismo mes de 2013 hubo dos. Una de tres días y otra de cinco". Con la certeza de toparnos con igual ilustración en esto de preocuparse por estudiar las condiciones y variaciones climatológicas interanualmente, fue que nos lanzamos -como fuera dicho en el apartado anterior- a encontrar igual enfoque en notas suyas pero escritas el verano pasado (diciembre de 2013 y/o enero de 2014), notas que hubieran informado a los argentinos de lo inédito y extraordinario de aquellas temperaturas en relación al verano inmediato anterior, esto es, diciembre de 2012 y enero de 2013.



En busca del climatólogo perdido...
Resultado de la pesquisa: entre enero del corriente y el mismo mes de 2013 Oviedo dedicó varias notas a la cuestión eléctrica y energética. Van los títulos (sólo tomamos las estrictamente vinculadas a la energía eléctrica): "Energía: en un mes importaron de Uruguay más que en todo 2013" (30/07/14); "La pesadilla: un apagón mientras juega la Argentina" (2/06/14); "Se multiplicó por 36 la importación de energía uruguaya en enero" (18/02/14); "Oscuro panorama en el sector energético" (22/01/14); "Nuevo récord de demanda para un sábado" (19/01/14); "Récord de demanda eléctrica para un sábado" (18/01/14); "Industrias obligadas a bajar el consumo para evitar cortes" (18/01/14); "El apagón sigue y seguirá al acecho" (13/01/14); "Las fallas en la distribución esconden el problema de generación" (30/12/13); "Las importaciones de energía desde Uruguay se multiplicaron por diez" (23/12/13); y por último y para variar "Hicieron parar industrias para frenar la suba del consumo" (17/12/13). En ninguna de las referidas 11 notas se encontró la más mínima explicación climatológica que permitiera contextualizar lo extraordinario de la ola de calor de entonces y los incrementos de temperatura en relación a diciembre/enero de 2012/13, todo lo cual, siguiendo con el razonamiento de su artículo retratado al comienzo, hubiera explicado buena parte de los cortes padecidos por la ciudadanía durante aquel agobiante verano de 2013/14.

Catástrofe climática y las Diez Plagas del Plata
Seamos benévolos con Oviedo. ¿Por qué exigirle sapiencia meteorológica ante una situación climatológica histórica (inédita desde 1906) como la del verano de 2013/14? En efecto, diciembre del 2013 nos encontró como en los primeros minutos de una típica película hollywoodense de catástrofe climática donde el espectador no sabe si es obra de extraterrestres, un sol a punto de explotar o de un cambio en el escudo magnético de nuestro planeta. Bueno, en realidad, la sensación de catástrofe era (y es) la que los medios opositores nos querían inocular (agréguense los ataques de palometas y pirañas en el Río Paraná, como por ejemplo y bajo el rótulo editorial de "Ola de Calor": "Aseguran que la invasión de palometas fue inusual y motivada por el extremo calor", diario La Nación del 26 de diciembre de 2013; y "Ahora las "pirañas del Paraná" atacaron en Misiones", diario Clarín del 27 de diciembre de 2013. ¡Eran las Diez Plagas de Egipto en el Plata!).

Ironías al margen, que hubo explicaciones científicas del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), por supuesto que las hubo. Sin embargo, Oviedo, que ahora da cátedra sobre el fenómeno de El Niño para minimizar la reducción superior al 90% en los cortes de luz, decidió prescindir de las explicaciones del SMN en todos y cada uno de sus artículos del verano anterior. Una pena. El periodista de La Nación podría haber contribuido a combatir la tristeza de los afectados por los cortes, llevándoles tranquilidad (informando como corresponde) en un verano realmente asfixiante. Pero nada. Más allá de las consabidas frases "ola de calor" y otras del estilo -y mientras las pirañas (versión Clarín) y las palometas (versión La Nación) bajaban raudamente por el Paraná devorándoselo todo a su nado, destino puesto en las cañerías de la Capital-, brillaba por su ausencia todo esclarecimiento meteorológico en la pluma de Oviedo (ni que hablar del esclarecimiento energético propiamente dicho acerca del verdadero problema).

Elementos probatorios, sesgos y omisiones (de Oviedo a Nisman)
En su nota del 6 de enero, Oviedo define "una ola de calor" como "días consecutivos con máximas de 33 grados o más"; por lo tanto, nos asegura, concluye que "en 2014 no hubo ninguna". En primer lugar, cabe aclarar que según el SMN la definición que vale es de la OMS y es esta: "Ola de Calor [se define] como un período prolongado de tiempo excesivamente cálido (con respecto al clima local en determinados lugares)...". Así que Oviedo debe ajustar su torcida definición y analizar los valores basales de cada lugar en particular antes de arrojarse a la pileta de la desinformación. Hecha esta aclaración, pasemos a la segunda. En relación al millar y pico de obras ejecutadas en el marco del FOCEDE y los miles de millones de pesos invertidos desde su recuperación en enero de 2014, Oviedo afirma caprichosamente que "no hay mérito alguno en las medidas del Gobierno", porque "simplemente hizo mucho menos calor y la demanda domiciliaria se desplomó...".

Emparentando todo esto con la "cuestión Nisman" y el rol de los periodistas y medios opositores en su denuncia, preguntamos a Oviedo: ¿dónde están los elementos probatorios -fuentes ENRE, Edenor, Edesur, etc.- que le aseguren a Ud. que allí donde no se registraron cortes de luz este verano (en relación al verano pasado) fue por obra y gracia de una menor temperatura y no por una mejora en las obras ejecutadas por el FOCEDE? ¿Por qué la deliberada omisión de los avances de este Fondo desde su recuperación por el Estado nacional (en nuestra columna de este domingo abordaremos esta cuestión)? En este sentido, señor Oviedo, nos permitimos la siguiente sugerencia: encárguele al Instituto de Lapeña que contraste días con igual o parecida demanda eléctrica (+/- 100MW) de diciembre/enero 2013/14 y de diciembre/enero 2014/15 pero en lugar de comparar en ellos la diferencia de temperatura compare la ocurrencia de cortes de luz.

Nisman y los periodistas-testigos (la razón de ser de los atentados desinformativos)
Cuando uno se pregunta por qué los medios de las corporaciones que auspiciaron y defendieron al conservadurismo en el poder, que aplaudieron y apoyaron golpes de Estado en la Argentina, etc., por qué les ordenan a sus empleados escribir las aberraciones "periodísticas" que escriben y que luego ellos publican en sus diarios y difunden desde sus radios y canales de TV; cuando uno se pregunta entonces el por qué de semejantes atentados desinformativos, de semejante política de terrorismo comunicacional y no encuentra otra explicación más que la lógica pero incompleta de "desinformar" para arrimar votos al neoliberalismo partidario, pues bien, la parte que faltaba (el Hilo de Ariadna) por fin llegó para explicarlo todo: las corporaciones ordenan lo que ordenan a sus periodistas para dar "sustancia" y razón de ser a maquinaciones como la que en esta oportunidad porta la firma y carga la muerte de Alberto Nisman. ¡Cuántas otras aguardarán su turno en la gaveta de los enemigos históricos del pueblo argentino!

Maquinaciones absurdas que requieren obligadamente y en calidad de "elementos probatorios" de relatos periodísticos absurdos, deformadores de la realidad nacional, justificadores de una urgente restauración conservadora en la Casa Rosada. Los periodistas de los diarios que se prestan a tamaña confabulación sepan que, en lugar de ejercer el periodismo, no hacen otra cosa que las veces -queremos creer que inconscientemente- de potenciales testigos en futuras operetas políticas como la que acaba de llevarse la vida del fallecido fiscal. Jorge Oviedo se perfila, sin duda alguna, para ocupar el lugar de Pepe Eliaschev en una futura denuncia "eléctrica".



Bibliografia
Diario La Nación

FUNDELEC "Informe Verano 2014-2015.
El sistema eléctrico, tras las inversiones de 2014". http://fundelec.com.ar/informes/2005-01-info.pdf