ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Medio Ambiente

| Artículos Periodísticos

Energías renovables sí; energía nuclear también (respuesta a El Cronista Comercial)

Autor | OETEC-ID


Palabras Claves
El Cronista Comercial, energía nuclear, tecnología nuclear, cambio climático, medioambiente, energías renovables, ecoterrorismo, Plan Nuclear Argentino, CAREM, Atucha II, sector nuclear, industria nuclear, matriz energética, China, Ministerio de Planificación



05-03-2015 | En una reciente nota publicada en el diario El Cronista Comercial del 20 de febrero pasado, Guillermo Saldomando hace referencia de manera peyorativa a la insistencia del actual gobierno en desarrollar la tecnología nuclear para el suministro de energía eléctrica, haciendo referencia a que este tipo de actividad se corresponde con un modelo de industrialización "utópica", al tiempo que advierte de manera falaz el paralelo desinterés por el desarrollo en energías renovables. La cuestión energética requiere de un abordaje serio, responsable y amplio que comprenda que la seguridad energética de un país no depende de la exclusión de ninguna fuente, sino más bien de la incorporación de estas a un "mix" que permita garantizar el acceso de todos los ciudadanos, a la vez que sea compatible con un desarrollo competitivo de la industria.


En una reciente nota publicada en el diario El Cronista Comercial del 20 de febrero pasado, Guillermo Saldomando hace referencia de manera peyorativa a la insistencia del actual gobierno en desarrollar la tecnología nuclear para el suministro de energía eléctrica, haciendo referencia a que este tipo de actividad se corresponde con un modelo de industrialización "utópica", al tiempo que advierte de manera falaz el paralelo desinterés por el desarrollo de energías renovables. De esta manera, se observa un claro desconocimiento de la composición de la matriz energética actual, los alcances del plan energético 2004-2019 y las características del sector nuclear como "industria de industrias".

Cabe destacar que en la Argentina, a partir del relanzamiento del Plan Nuclear en agosto de 2006, el modelo de desarrollo industrial "utópico" asociado a la tecnología nuclear se encuentra precisamente pensado para profundizar la diversificación de la matriz energética nacional que, tal cual puede advertir Saldomando, se halla mayoritariamente vinculada a la generación de electricidad a partir de combustibles fósiles, con claras consecuencias económicas y ambientales.

Al mismo tiempo, el impulso de la actividad nuclear se encuentra pensado para desarrollar las potencialidades industriales locales de las empresas nacionales que prestan servicios tanto para la operación y mantenimiento de las centrales en funcionamiento como para la construcción de nuevas unidades. En este sentido, el modelo del que reniega el autor del citado artículo ha permitido calificar a más de un centenar de empresas nacionales a partir de los exigentes estándares de calidad exigidos por la industria nuclear (110 vinculadas a la finalización de la Central Nuclear Atucha II y 110 + 19 para el proyecto de Extensión de Vida de la Central Nuclear Embalse), al tiempo que le ha permitido participar de manera concreta a más de 50 empresas locales en la finalización de Atucha II. Los recientes acuerdos con China, y las tecnologías que adoptarían la cuarta y la quinta central nuclear, tubos de presión y agua pesada y uranio enriquecido y agua liviana respectivamente, le permitirán al sector nuclear argentino consolidar el dominio de una tecnología que ya posee, fortaleciendo la cadena de proveedores y la producción de componentes a nivel local (IVª Central Nuclear), posibilitándole a nuestro país incursionar en el dominio de una nueva tecnología (Vª Central Nuclear).

Es cierto que la energía nuclear no es inocua, como ninguna de las actividades que realiza el hombre. La generación nucleoeléctrica produce residuos, al igual que cualquier otra actividad destinada a la producción de energía. No obstante lo cual, es la única fuente que puede cuantificar concretamente sus residuos y gestionarlos sustentablemente a partir de su disposición final o su reutilización, sin emitir gases de efecto invernadero y permitiendo sustituir importantes cantidades de combustibles fósiles que se requerirían para generar igual cantidad de energía en el proceso de operación. Quienes conocen las cifras del sector energético saben que, si bien las centrales nucleares requieren de una inversión inicial importante, sus costos se amortiguan y recuperan durante la vida de operación de la planta, que puede rondar los sesenta años, al tiempo que potencian la industria asociada y producen una cantidad de energía constante que no depende de factores climáticos contribuyendo así a la seguridad energética vía disponibilidad en la oferta.

En este sentido, en una entrevista realizada por el Dr. Federico Bernal, Director General del OETEC, al Dr. Patrick Moore, publicada en diciembre de 2014 (http://www.oetec.org/nota.php?id=902&area=25), el cofundador de Greenpeace -quien además se desempeñó durante nueve años como su Presidente para Canadá y siete años como su Director a nivel internacional-, admitió no haber comprendido en su momento los beneficios de la energía nuclear, tanto en materia energética como en materia medicinal. De esta manera, afirmaba: "Cometí el error, como casi todo el mundo en el movimiento ambientalista de los años 70 y 80, de confundir la energía nuclear con las armas nucleares, como si todo lo que tuviera relación con lo nuclear y la radiación fuera siniestro. En cambio, debería haber relacionado la energía nuclear con la medicina nuclear, que utiliza la radiación para tratar y diagnosticar a millones de personas cada año y es una rama muy importante de la medicina. Al igual que la medicina nuclear, la energía nuclear es una tecnología de uso pacífico y beneficioso".

Y continúa diciendo:

"Dado que la radiación es invisible, es fácil generar temor sobre ella. Pero los hechos son claros: la radiación ha dañado a muy pocas personas en comparación con otras actividades y productos químicos industriales. De los 3 accidentes nucleares graves de los últimos 60 años, sólo uno ha causado pérdida de vidas humanas. La Organización Mundial de la Salud informa que sólo 56 muertes son atribuibles a la explosión de Chernóbil y no existe prueba alguna de aumento de la incidencia de cáncer en las 340.000 personas que fueron evacuadas. Nadie murió a causa de la radiación de Fukushima y la Fundación para la Investigación de los Efectos de la Radiación en Hiroshima dice que no habrá ningún efecto discernible sobre la salud en el futuro porque nadie recibió una dosis alta de radiación. Es lamentable que muchos activistas anti-nucleares difundan desinformación sobre la energía nuclear, alegando muertes masivas en Chernóbil, y exageren el impacto de Fukushima. La energía nuclear es una de las tecnologías más limpias, confiables y rentables para la producción de electricidad a gran escala. Más de 400 reactores nucleares en el mundo generan casi el 15% de la electricidad mundial, una cantidad similar a la que produce la energía hidroeléctrica. Estas son las tecnologías a gran escala confiables que pueden reemplazar a los combustibles fósiles. Muchos países están embarcados en la expansión de la energía nuclear. Rusia, China e India están a la cabeza. Francia, Estados Unidos, Canadá, Bélgica y Eslovaquia avanzan con la energía nuclear así como Vietnam, los Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, República Checa, Turquía y muchos otros".

En una reciente publicación en el website del OETEC del Dr. Patrick Moore, titulada "La energía nuclear es el futuro, y la Argentina está en el camino correcto" (http://www.oetec.org/nota.php?id=1054&area=1), el cofundador de Greenpeace señala:

"Deseo felicitar a la Argentina por su decisión de continuar con el desarrollo de la energía nuclear. No hay duda que esta milagrosa fuente de energía eléctrica es uno de los inventos más importantes de la humanidad. Existe suficiente combustible para decenas de miles de años".

"Así que aunque hoy en día tengamos grandes reservas de combustibles fósiles, en el futuro se tornarán escasos, y entonces ahí tendremos a la energía nuclear para alimentar nuestra civilización. La Argentina está ayudando a forjar ese futuro. La energía nuclear es una de las tecnologías más limpias, más seguras, más confiables y rentables para la producción de electricidad, y la electricidad es el basamento de toda sociedad moderna. En cuanto a los activistas antinucleares les digo que no hay que temer a la energía nuclear: hará que vuestro país sea más exitoso en los siglos venideros".

"En relación a los acuerdos suscriptos con China en tecnología y desarrollos nucleares, sé que la Argentina está siendo criticada por ello. Esto no es aceptable. Cada país tiene derecho a desarrollar la energía nuclear con fines pacíficos en el derecho internacional. China es uno de los principales países, junto con India, los Estados Unidos y Rusia, en el desarrollo de la energía nuclear. La cooperación de la Argentina con China está totalmente justificada y debe resistir cualquier oposición desde que la elección de los países con los cuales asociarse es elección soberana de cada país, más aún en iniciativas tan estratégicas. Envío a la Argentina mis mejores deseos para sus planes de construir más plantas de energía nuclear. La energía nuclear es el futuro, y la Argentina está en el camino correcto".

Aún más, y en relación a las fuentes renovables, Pushker Kharecha, co-autor junto con James Hansen del artículo "Prevención de la mortalidad y gases de efecto invernadero para la energía nuclear" (03/2013) publicado en la revista Environmental Science & Technology, Científico especializado en cambio climático de la Columbia University Earth Institute y la National Aeronautics and Space Administration (NASA) - Goddard Institute for Space Studies y columnista de OETEC, sostiene en una entrevista realizada por el Dr. Federico Bernal que:

"(...) aunque el uso de las energías renovables se ha extendido considerablemente en los últimos años, es muy improbable que puedan reducir por sí mismas (es decir, sin contar con la energía nuclear) las emisiones de carbono del sector energético. La energía hidroeléctrica y la geotérmica son las energías renovables que más se asemejan a la nuclear porque pueden suministrar energía en forma continua (carga de base). Sin embargo, su suministro se encuentra limitado por diversos factores físicos y prácticos y, por lo tanto, tienen una capacidad relativamente limitada para ampliarse en una escala suficiente como para reemplazar a la energía nuclear. Las energías renovables distintas de la hídrica (principalmente la eólica y la solar) son por supuesto muy abundantes en todo el mundo. Ocurre que por el hecho de ser discontinuas, su capacidad de expansión en el futuro también es limitada y es poco probable que reemplacen completamente a la energía nuclear (o a los combustibles fósiles). Hay varias razones claves para esto: primero, debido a que son fuentes variables o intermitentes, son muchos los problemas que deben abordarse a fin de suministrar energía de manera continua. Probablemente el desafío más importante es el almacenamiento de energía a gran escala. Asimismo, y debido a que las regiones de origen a menudo se encuentran lejos de las regiones de demanda, sería necesaria una expansión de gran escala de la red eléctrica" (http://www.oetec.org/nota.php?id=615&area=1)


No obstante lo cual, cabe considerar que nuestro país no ha resignado el desarrollo de otro tipo de fuentes energéticas, entre las que se encuentran las tecnologías asociadas a las energías renovables. El relato de la visita presidencial al país asiático realizado por Saldomando oculta el acuerdo firmado con la República Popular China para el desarrollo de El Angelito, un parque eólico de 200 MW que se emplazará en la provincia de Chubut, requerirá una inversión del orden de los US$ 435 millones y permitirá el ahorro anual neto de 15 millones de dólares en combustible importado. Allí, la logística, las obras civiles y las torres serán locales.

Asimismo, y teniendo en consideración el tratamiento superficial que se hace de la cuestión energética, de central importancia para el desarrollo nacional y la calidad de vida de todos los argentinos, vale sugerir que los países considerados desarrollados no toman sus decisiones en función de qué tan "cool" sean las fuentes que les permiten abastecerse, sino que siguen criterios muy específicos los cuales pueden quedar resumidos en Índice de Sostenibilidad Energética, un indicador construido por el Consejo Mundial de la Energía (WEC) para evaluar qué tan bien los países equilibran los tres objetivos a menudo contradictorios de la sostenibilidad energética - la seguridad energética, la equidad energética y la sostenibilidad ambiental -, lo que el WEC define como el "trilema energético" a partir de la consideración de cada uno de sus componentes como elementos centrales para el crecimiento económico y el desarrollo social de los países, especialmente de aquellos considerados en pleno proceso. Como se puede apreciar, de los primeros 10 países que de acuerdo al Índice evidencian mejores niveles de desempeño, 6 poseen centrales nucleares de potencia y, si se amplía el espectro de análisis, se observa que de los primeros 30 países (Argentina se ubica en el puesto 26), 16 poseen centrales nucleares de potencia -cifra considerable si se tiene en cuenta que en el mundo, sólo 30 países cuentan con esta tecnología en operación-.

Mientras que los países considerados desarrollados o en pleno proceso de emergencia cuentan con tecnologías nucleares propias - Estados Unidos, Canadá, Francia, Japón, Corea del Sur, Rusia y China, las mismas que el autor menciona y más -, países con amplias disponibilidades de recursos fósiles inician el camino para incursionar en la tecnología nuclear. Quizás este sea un indicador de que la industria nuclear puede codearse con las energías "fashion" mientras permite el desarrollo de un importante "spin off" tecnológico al igual que lo hacen la industria militar o la industria aeronáutica. De esta manera, cabe destacar que la Argentina, con una amplia trayectoria en materia de producción de tecnología nuclear para investigación y desarrollo que ha posibilitado ganar importantes licitaciones internacionales y ubicarse como un país exportador de tecnología nuclear al que hoy le toca presidir el Grupo de Proveedores Nucleares (NSG, por sus siglas en inglés), se encuentra en pleno proceso de desarrollo de su propia tecnología de reactores de potencia, a partir de la construcción del primer prototipo del reactor de potencia CAREM-25 a cargo de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA).

El relato sesgado y parcializado de los multimedios reaccionarios sobre los acuerdos firmados con China también olvida los acuerdos concertados para la construcción de dos centrales hidroeléctricas que serán construidas en la provincia de Santa Cruz y que en conjunto demandarán una inversión pública de US$ 4.714 millones (en donde el 29% se destinará a suministros de la industria nacional), generarán en promedio 6.910 puestos de trabajo directos e indirectos durante sus cinco años de construcción (con picos de 10.300) y permitirán un ahorro en combustible fósil importado por aproximadamente US$ 14.200 millones, según la cotización actual en los mercados internacionales.

De todas maneras, como se anticipó, la Argentina no se encuentra al margen del desarrollo y la promoción de energías alternativas. En el Documento de Trabajo del OETEC titulado "Síntesis del Mercado Eléctrico Mayorista. Datos a Noviembre de 2014", elaborador por Ricardo De Dicco y Federico Bernal: http://www.oetec.org/informes/demandaenergia221214.pdf se destaca que durante el período 2003-2014 en el parque de generación que opera en el Sistema Argentino de Interconexión (SADI) se incorporaron casi 11.600 MW de potencia instalada, de los cuales el 69% correspondió a equipos de generación térmica-fósil (8.007 MW) y 31% restante a equipos que emplean formas alternativas de energía (3.583 MW). De estos últimos, 73,4% hidroeléctrica (2.631 MW), 20,9% nuclear (745 MW), 5,3% eólica (189 MW) y 0,4% solar fotovoltaica (13 MW). Dicho de otra forma, 69% térmico-fósil, 6,5% nuclear y 24,5% renovables. Vale recordar que hasta hace 5 años atrás los únicos equipos de generación que empleaban formas renovables de energía operando en el SADI correspondían 100% a represas hidroeléctricas, pues no existía un sólo parque eólico o solar operando en el SADI, así como también vale decir que el incremento de la potencia instalada del parque de aerogeneración superó el 750% en los últimos 11 años.

Con respecto a la supuesta "tercera inauguración" de Atucha II y los costos asociados al letargo de su puesta en operación, cabe considerar que el proyecto se encontró paralizado durante 22 años y fue tras la decisión política de finalizar su construcción incluida en el Plan Energético Nacional 2004-2014 y el Plan Nuclear lanzado en agosto de 2006, tomada por el presidente Néstor Kirchner y ejecutada por el Ministro de Planificación Federal Arq. Julio De Vido, que el proyecto pudo concretarse. En esta dirección, cabe destacar que además de la importancia en términos energéticos, el proyecto de finalización de Atucha II fue pensado también como un medio para recuperar capacidades perdidas durante el período de paralización de la actividad nuclear que se inició durante el último lustro de la década de los ochenta.

Atucha II celebró el 28 de septiembre de 2011 la finalización de las obras civiles y montajes de componentes electromecánicos, dando en esa fecha inicio al proceso de puesta en marcha que concluyó en junio de 2014 con la primera criticidad del reactor. A partir de entonces se realizaron ensayos a diferentes niveles de potencia, aumentando gradualmente la misma hasta que el 18 de febrero de 2015 la central nuclear alcanzó su máxima potencia. Esas fueron las dos fechas en las que la Presidenta de la Nación, Dra. Cristina Fernández de Kirchner, se hizo presente en el Complejo Nuclear Atucha, restando por explicarle a los lectores cuáles serían las dos inauguraciones que "faltan" o que "sobran". El proceso es explicado de manera detallada en tres notas recientemente publicadas por el Director de Investigación Científica y Tecnológica del OETEC, Ricardo De Dicco: "Atucha II: Montamat otra vez haciendo el ridículo" (http://www.oetec.org/nota.php?id=1046&area=9), Atucha II: Lapeña y la desinformación" (http://www.oetec.org/nota.php?id=1058&area=1) y "Atucha II y la industria nacional" (http://www.oetec.org/nota.php?id=1056&area=1).

Como se ha podido observar, la cuestión energética requiere de un abordaje serio, responsable y amplio que comprenda que la seguridad energética de un país no depende de la exclusión de ninguna fuente, sino más bien de la incorporación de estas a un "mix" que permita garantizar el acceso de todos los ciudadanos y sea compatible con el desarrollo de las industrias de manera competitiva. Es cierto que nuestro país cuenta con una amplia dotación de recursos y una rica diversidad geográfica que posibilita el desarrollo de energías renovables y amigables con el medio ambiente. Sin embargo, también cuenta con el capital humano y tecnológico para desarrollar energías limpias que contribuyan al desarrollo económico-industrial y finalmente social. De esto se trata la diversificación de la matriz energética. Así, desde el OETEC creemos firmemente que nuestro país no puede resignar años de inversión y de generación de capacidades en función del marketing.



Bibliografia
El Cronista Comercial (20/02/2015). Ni energías renovables "cool", ni nuclear inocua. http://www.cronista.com/columnistas/Ni-energias-renovables-cool-ni-nuclear-inocua-20150220-0039.html

Baschar, Isidro (20/05/2014). La Argentina a la vanguardia del desarrollo tecnológico nuclear: el caso del reactor CAREM-25. Área de Tecnología Nuclear del OETEC. http://www.oetec.org/nota.php?id=474&area=8

Bernal, Federico (25/02/2015). Los "fiscales de la energía" y la insuperable zoncera del 25%. Nota de opinión del OETEC. http://www.oetec.org/nota.php?id=1063&area=1

Bernal, Federico; Sabbatella, Ignacio; De Dicco, Ricardo (2014). Ex secretarios de Energía bajo la lupa. ¿Quiénes son, qué hicieron y a quiénes representan los críticos energéticos del kirchnerismo? Editorial Planeta. Buenos Aires.

De Dicco, Ricardo (24/02/2015). Atucha II y la industria nacional. Área de Tecnología Nuclear del OETEC. http://www.oetec.org/nota.php?id=1056&area=1

De Dicco, Ricardo (24/02/2015). Atucha II: Lapeña y la desinformación. Área de Tecnología Nuclear del OETEC. http://www.oetec.org/nota.php?id=1058&area=1

De Dicco, Ricardo (19/02/2015). Atucha II: Montamat otra vez haciendo el ridículo. Área de Tecnología Nuclear del OETEC. http://www.oetec.org/nota.php?id=1046&area=8

De Dicco, Ricardo (18/08/2014). En respuesta a Greenpeace: los alcances del Plan Nuclear Argentino. Área de Tecnología Nuclear del OETEC. http://www.oetec.org/nota.php?id=641&area=1

De Dicco, Ricardo; Bernal, Federico (23/12/2014). Síntesis del Mercado Eléctrico Mayorista. Datos a Noviembre de 2014. Documento de Trabajo del OETEC. http://www.oetec.org/informes/demandaenergia221214.pdf

Ferrer, Juan (02/11/2014). Tiempos de oportunidades y desafíos para el sector nuclear argentino: una breve perspectiva histórica y reciente. Área de Tecnología Nuclear del OETEC. http://www.oetec.org/nota.php?id=844&area=8

Kharecha, Pushker (30/07/2014). Desde 1971, la energía nuclear mundial ha impedido históricamente la ocurrencia de casi 2 millones de muertes. Entrevista del OETEC realizada por Federico Bernal. http://www.oetec.org/nota.php?id=615&area=1

Moore, Patrick (24/02/2015). La energía nuclear es el futuro, y la Argentina está en el camino correcto. Área de Tecnología Nuclear del OETEC. http://www.oetec.org/nota.php?id=1054&area=1

Moore, Patrick (19/12/2014). Apoyo plenamente la ambición de la Argentina de desarrollar más energía nuclear. Área de Tecnología Nuclear del OETEC. http://www.oetec.org/nota.php?id=902&area=25

OETEC (30/01/2015). La Argentina fue reelegida al frente del Grupo de Proveedores Nucleares. Área de Tecnología Nuclear del OETEC. http://www.oetec.org/nota.php?id=1013&area=1

OETEC (20/01/2015). Creció la capacidad de generación nuclear en el mundo durante 2014. Área de Tecnología Nuclear del OETEC. http://www.oetec.org/nota.php?id=978&area=8

OETEC (09/12/2014). A Perón le vendieron un buzón y compró desarrollo con justicia social. Área de Tecnología Nuclear del OETEC. http://www.oetec.org/nota.php?id=872&area=8

Tindale, Stephen (15/08/2014). El sector nuclear argentino tiene un impresionante historial económico, medioambiental y de seguridad. Entrevista del OETEC realizada por Federico Bernal. http://www.oetec.org/nota.php?id=639&area=1

World Energy Council. World Energy Trilema: 2013 Energy Sustainability Index. http://www.worldenergy.org/wp-content/uploads/2013/09/2013-Energy-Sustainability-Index-VOL-2.pdf