ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Medio Ambiente

| Artículos de opinión

Deseo a la Argentina todo lo mejor con Atucha II así como para las nuevas centrales planificadas

Autor | Pushker Kharecha


Conflictos de Interes
El autor no manifiesta conflictos de interés


Palabras Claves
Atucha II, Central Néstor Kirchner, Pushker Kharecha, cambio climático, energía nuclear, energías renovables



16-03-2015 | Experto climático de la Universidad de Columbia y Naciones Unidas He examinado los datos de producción de electricidad de la Argentina durante el período de 20 años (1993-2012), utilizando la base de datos de la Administración para la Información Energética de EE.UU. De estos datos es evidente que la proporción de electricidad a partir de combustibles fósiles ha aumentado bruscamente en estos 20 años, mientras que la proporción de nuclear (e hidráulica) ha disminuido drásticamente. Con la reciente conexión del reactor de Atucha II a la red nacional, tengo la esperanza de que la Argentina comenzará a dar pasos importantes en la reversión de estas tendencias. [Nota del editor = El Dr. Pushker Kharecha es una eminencia internacional en cambio climático, investigador de la Universidad de Columbia y de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA)].


En otras palabras, espero que esta nación (y el resto del mundo) comience a sustituir la electricidad procedente de combustibles fósiles con electricidad procedente de fuentes de baja emisión de carbono tales como nucleares (y las energías renovables), todo lo cual será muy útil para mitigar el cambio climático y reducir la contaminación del aire causada por la quema de combustibles fósiles.

Deseo a la Argentina todo lo mejor con Atucha II así como para las nuevas centrales planificadas. Si bien no he leído comentarios desfavorables sobre el reciente acuerdo nuclear entre la Argentinay China, mi sospecha ante eventuales críticas que pudieran surgir, es que hipotéticos críticos podrían estar molestos por un acuerdo realizado de forma independiente a los Estados Unidos, es decir, sin su participación ni la de otras potencias occidentales. De hecho, acuerdos de esta naturaleza han causado históricamente mucho malestar entre la gente que cree que su país tiene el derecho de decirle al resto del mundo cómo comportarse.

Por mi parte, estoy muy contento de saber de la concreción de los acuerdos nucleares con China, porque mi deseo principal es que todos los países desarrollados y en desarrollo avancen hacia la mejora en el diseño e implementación de las energías nuclear y renovables. En fin, estoy muy contento de ver a estos dos países en desarrollo cooperando así. Esperemos que su ejemplo aliente similares esfuerzos alrededor del mundo.