ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Tecnología Espacial y Telecomunicaciones

| Artículos de opinión

El diario La Nación contra las telefónicas: el clásico duelo de los vejetes monopolistas

Autor | Octavio Ciaravino


Conflictos de Interes
El autor no manifiesta conflictos de interés


Palabras Claves
espacio radioeléctrico, telefónicas, 4G, telecomunicaciones, diario La Nación, Claro, Formosa, espectro, México, Brasil, Argentina Digital, REFEFO, regulación, CITEL, UIT



10-04-2015 | Una editorial del diario La Nación propone que todo es ilusión, que la Argentina no es capaz de desarrollar la tecnología de las telecomunicaciones desplegada en todo el mundo. Crítica al gobierno, a la sociedad toda y levemente a las empresas de telefonía, en un clásico contrapunto que pretende limitar el ingreso de las telefónicas en sus dominios comerciales. Aquí repasamos la situación de la Argentina y de Latinoamérica para ver cómo estamos en este tema (y también entre medio de estos viejos contrincantes).


Según La Nación, la tecnología 4G está retrasada en la Argentina, en parte por culpa del gobierno y, en un juego más sutil, por culpa de las telcos. Según el mismo diario, en toda Latinoamérica ya funciona el 4G menos en nuestro país porque "aquí se tardó mucho en licitar el espectro radioeléctrico". En efecto, aquí se tardó más que en otros lugares de la región porque se propició un marco normativo mucho más exigente, acorde a lo que proponen los organismos internacionales especializados como la CITEL y la UIT.

También sugiere el diario de Mitre que el gobierno no le facilita los dólares que las telcos necesitan para importar las antenas y demás equipos de la nueva red. Coincidimos, y pasamos a explicar por qué: lo que se pretende es que las compañías compren sus insumos con dólares de sus casas matrices y no con los del Banco Central.

Ahora bien, veamos qué tan atrasada esta la red de 4G en la Argentina: según estadísticas de CITEL tomadas de la organización “4G AMERICAS”, en Latinoamérica había 730 millones de líneas a fines de 2014, de las cuales solo el 2% (12 millones) eran 4G. Estas líneas están concentradas principalmente en Brasil y México. El primero desarrolló su red de 4G como uno de los requisitos para ser sede del mundial de fútbol 2014, con una fuerte inversión pública. México, por su parte, cuenta con una red relativamente amplia pero que no es del todo 4G, sino una aproximación denominada HSPA+ "Acceso de Alta Velocidad del Paquete Avanzado" (High Speed Packet Access Plus), una tecnología vinculada al 4G pero que en México solo alcanza a 10mps de transferencia, lejos todavía de los 20mps que se consideran estándar del 4G.

Otra alarma del editorial de la Nación es que en la Argentina se frena el ingreso de Smartphones porque se pretende que se fabriquen en Tierra del Fuego. Coincidimos, una vez más, y agregamos que en ese sentido nuestro país ha firmado sendos convenios con empresas chinas para que se instalen en la referida provincia a los efectos de ensamblar teléfonos y otros equipos de transmisión correspondientes a 4G. Lo que para el diario está mal para nosotros está muy bien: los aparatos se deben fabricar aquí o, al menos, ensamblados aquí para generar la tan mentada transferencia tecnológica.

Y, como no podía ser de otra forma, acordamos con el diario La Nación en el reclamo a las empresas por falta de inversión, especialmente a la empresa Claro que todavía no ha presentado su plan de inversión para el desarrollo de su red 4G. En cuanto a la nueva empresa AirLink del grupo Vila Manzano, recordamos al matutino mitrista que, como nuevo operador, tiene ventajas en cuanto a plazos y requisitos de inversión pero también debe saber que el pliego de licitación no le habilita el acaparamiento de espectro radioeléctrico ni a la mera intermediación (significa que si no va a explotar el espectro, con una red propia, este se va a re-licitar).

Finalmente, nos parece importante agregar que las redes de 4G se vienen desplegando tanto desde las empresas privadas como de las flamantes empresas públicas provinciales que también han comenzado con los ensayos, a partir de la infraestructura dispuesta por la Red Federal de Fibra Óptica. Un ejemplo ilustrativo lo constituye el caso de Formosa, donde se están haciendo pruebas con una red de antenas 4G en el área de la Capital a cargo de la provincia con la empresa Alcatel como proveedora. También están muy avanzadas las redes provinciales 4G en Chaco y Santiago del Estero.

En efecto, las empresas de telefonía que tenemos en la Argentina son todo lo que el grupo empresario La Nación ha querido que sean: un conglomerado oligopólico extractivista, de bajo perfil competitivo, completamente desvinculado de los intereses de nuestra sociedad y muy acostumbrado a la dadiva. Ese modelo de empresa es el que La Nación ayudó a construir en los 90 cuando se privatizo ENTel, amparados en los marcos normativos absurdos del modelo Dromi, ampliamente defendidos en sus editoriales y páginas sociales. Ese modelo de empresas es el que está cambiando en nuestro país de 2003 a la fecha.

A modo de conclusión, podemos afirmar que el Estado nacional no tiene por qué hacerse cargo de las rencillas que puedan tener algunos actores del sector telecomunicaciones, actualmente en proceso de regulación virtuosa a partir de la Ley Argentina Digital.



Bibliografia
Estadísticas sobre 4G: http://www.4gamericas.org/en/resources/statistics/statistics-latin-america/

Editorial de La Nación: http://www.lanacion.com.ar/1781921-la-ilusion-del-4g

Análisis del mercado mexicano: http://www.xataka.com.mx/celulares-y-smartphones/4g-en-mexico-estas-son-las-operadoras-las-ofertas-y-la-cobertura