ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Medios de Comunicación y Estructura de la Información

| Artículos de opinión

Impuesto a las ganancias, corporaciones judiciales y sindicalismo reaccionario

Autor | Federico Bernal


Conflictos de Interes
El autor no manifiesta conflictos de interés


Palabras Claves
Poder Judicial, impuesto a las ganancias, sindicalismo reaccionario, paritarias, Facundo Moyano, acuerdo salarial, renta agraria, Macri, Massa



26-05-2015 | Finalmente acordó salarios con el gobierno nacional el sindicalismo consciente de las conquistas logradas en estos doce años, consciente además del enemigo histórico del pueblo argentino y de lo que las clases populares se juegan en octubre. Cerca de 2 millones de trabajadores abarcados. Así que, con este fundamental arreglo, es momento para trasladar el debate allí donde el sindicalismo neoliberal (massista-macrista) no quiere ni le conviene. ¿Y por qué no? Sencillamente porque es lamentable y disciplinado integrante de un frente aún mayor, frente liderado por las corporaciones judicial, patronal-rural y mediática conservadoras. En este sentido y en el debate por la distribución del excedente social en la Argentina (que es lo que efectivamente se discute), el sindicalismo reaccionario omite dos cuestiones para nada menores: por un lado, la renta agraria (inciden en esta distracción sus revolucionarios y progresistas socios de la Sociedad Rural); por el otro, la renta derivada de los privilegios impositivos del Poder Judicial (3.000 millones de pesos en 2015; 10.000 millones desde 2013).


Intimidación mitrista y "beneficios tributarios"
Innumerables fueron los artículos dedicados por el house organ del mitrismo del siglo XXI, el diario La Nación, a la cuestión de los privilegios tributarios del Poder Judicial. Sin embargo, hubo uno, entre muchísimos, que resulto insuperable por su sinceridad conservadora y antipopular. Hablamos de la editorial "Honrar la magistratura afianzando la Justicia" (9/12/12). Su bajada: "Las recientes actitudes de los jueces en defensa de su independencia frente a la prepotencia del Poder Ejecutivo son un ejemplo para la sociedad civil". Como explicábamos en nuestra nota del miércoles pasado publicada en Tiempo Argentino: "La Cámara Federal Civil y Comercial acababa de prorrogar la medida cautelar que suspendió la aplicación de dos artículos de la ley de medios. Pero la bicentenaria sabiduría conservadora llevaría a desconfiar de la victoria transitoria: si con una mano felicitó a los juristas patriotas, con la otra los intimidó: ...les pedimos que honren los motivos por los cuales son privilegiados constitucionalmente -incluidos sus beneficios laborales y tributarios-...". El nefasto accionar de la vertiente reaccionaria del Poder Judicial -que es la hegemónica-, se explica, en términos económicos, por la protección que el mitrismo del siglo XXI hace de dichos "beneficios tributarios". Hablamos de la exención de los ingresos de magistrados y funcionarios de los Poderes Judiciales nacional y provinciales.

Sobre el gasto tributario
Según la Dirección Nacional de Investigaciones y Análisis Fiscal, Secretaría de Hacienda, Ministerio de Economía y Finanzas Públicas, Presidencia de la Nación, se denomina "gasto tributario" (GT) al monto de ingresos que el fisco deja de percibir al otorgar un tratamiento impositivo que se aparta del establecido con carácter general en la legislación tributaria, con el objetivo de beneficiar a determinadas actividades, zonas, contribuyentes o consumos. Pues bien, la exención de los ingresos de magistrados y funcionarios de los Poderes Judiciales nacional y provinciales forman parte de dicho gasto tributario. El monto de GT estimado para el año 2015 alcanza a $ 143.767 millones, que equivale a 2,86% del PIB y al 9,6% de la recaudación de impuestos nacionales y contribuciones a la seguridad social proyectada para ese año. De ellos, $ 113.488 millones corresponden a tratamientos especiales establecidos en las leyes de los respectivos impuestos y $ 30.279 millones a beneficios otorgados en los diversos regímenes de promoción económica. Ahora bien, de los 113.488 millones, la exención del impuesto a las ganancias aplicada a los ingresos de magistrados y funcionarios de los Poderes Judiciales nacional y provinciales participó con 2.991 millones de pesos (0,06% del PBI). Si se suman los privilegios registrados por esta exención para los años 2013 a 2015 (inclusive), hablamos de un total de 10.000 millones de pesos.

Sindicalismo reaccionario y el vergonzoso subsidio al Poder Judicial
Interesante notar, en primer lugar, que el sindicalismo que propone eliminar el impuesto a las ganancias compensándolo con otros ingresos, omite hablar del "privilegio tributario" del Poder Judicial como un elemento compensador más. Quizás una explicación venga dada por el terror a la huida del gremio de los judiciales liderado por Julio Piumato del Frente Renovador. La insoportable estampida en massa ya registrada se tornaría con esto irremontable. En segundo lugar, nótese como el sindicalismo reaccionario tampoco incluye en calidad de elemento remediador de la eliminación lisa y llana del impuesto a las ganancias a los derechos de exportación sobre los productos granarios. ¿Cuánto recaudó el Estado argentino en 2014 en este concepto y que el actual socio de Moyano (Massa), así como el potencial (Macri, según recientes declaraciones de Facundo Moyano) anunciaron eliminarían? 84.000 millones de pesos. Entre 2011 y 2014 (inclusive), totalizaron 255.000 millones de pesos.

Asumiendo se mantengan estables los precios de los commodities y agregándoles 30.000 millones de los GT afectados por exenciones totales al impuesto a las ganancias, una eventual administración neoliberal a partir de 2016 generaría un perjuicio mínimo para el Estado argentino de 285.000 millones de pesos, esto es, aproximadamente un 6-7% del PBI (2015). Se observa así que la movida del impuesto a las ganancias esgrimida por el frente del subdesarrollo, el desempleo y la pobreza es insignificante al lado del perjuicio fiscal total que una gestión conservadora provocará sin dudas al país. Queda claro, en definitiva, por qué les tiene sin cuidado eliminar el impuesto a las ganancias.

El sindicalismo reaccionario y su vergonzosa e imperdonable complicidad
El 23 de diciembre de 2012, dos semanas después de la editorial de La Nación aludida más arriba, el mismo pasquín publicaba una entrevista al presidente de EE.UU. titulada "Barack Obama: Los países que defienden las libertades son más exitosos y prósperos"". Destacamos las siguientes tres reflexiones, entre muchas otras, brindadas por el primer mandatario estadounidense: 1) "Tenemos que continuar reduciendo los obstáculos al comercio y las inversiones, y hacer que nuestras economías sean más competitivas en la economía global, que es el motivo de que estemos yendo adelante con la Alianza Transpacífica y aumentando la cooperación en la energía"; 2) "Tenemos que continuar defendiendo el derecho de los ciudadanos de expresarse libremente, de vivir en sociedades que tengan una prensa libre y legislaturas y sistemas judiciales sólidos e independientes; y a modo de cierre y ligado al punto anterior: 3) "....estamos ayudando a los países a fortalecer los tribunales y las instituciones necesarias para defender el Estado de Derecho y los derechos humanos". La avanzada judicial del emplumado distrito de Nueva York y su ostensible nexo con el Poder Judicial conservador argentino, sumada a la protección mediática local y extranjera hacia la continuidad de una Justicia antipopular y antinacional forman parte de esa "ayuda", ayuda de la que el sindicalismo massista-macrista es vergonzoso e imperdonable cómplice.



Bibliografia
Diario La Nación "Honrar a la magistratura afianzando a la Justicia" http://www.lanacion.com.ar/1535087-honrar-la-magistratura-afianzando-la-justicia

OETEC. Federico Bernal. Los golpes cívico-judiciales y el Libro Negro de la Tercera Tiranía. http://www.oetec.org/nota.php?id=1185&area=14