ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Tecnología Espacial y Telecomunicaciones

| Artículos de opinión

Zonceras mitristas contra el Plan de Infraestructura (Parte II)

Autor | Belen EnnisOctavio Ciaravino


Conflictos de Interes
Los autores no manifiestan conflictos de interés


Palabras Claves
diario La Nación, Francisco Jueguen, neoliberalismo, atentado desinformativo, infraestructura, obra pública, fibra óptica, telecomunicaciones, desarrollo, década del noventa, banda ancha, Ministerio de Planificación, Arturo Jauretche



28-05-2015 | "Comunicarse es imposible...". La semana pasada nos encargábamos de desmenuzar uno de los tantos atentados des-informativos perpetrados por el diario La Nación, esta vez bajo la firma de uno de sus periodistas modelos, Francisco Jueguen. Su nota correspondiente al 22 de abril pasado llevaba por título: "Sin infraestructura: la inversión fue menor que en los 80 y los 90". Se trató, por si alguien alberga dudas, de en un nuevo arrebato de nostalgia neoliberal contra el Plan de Infraestructura más ambicioso de la historia argentina, esto es, el vigente desde 2003.


En el artículo que este Observatorio presentó la semana anterior se remarcaba que el manipuleo descarado de la información y el uso de la mentira sistemática como recursos desestabilizadores de un gobierno popularmente electo y desmoralizantes de un pueblo empoderado de conquistas se ha vuelto moneda corriente en el modus operandi de las corporaciones mediáticas reaccionarias. Al parecer, y a tono con lo dicho, en el mundo viciado de falsedades en el que habitan la mayoría de los periodistas de "La Nación", los 89.000 millones de dólares que el Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios lleva invertidos en obras para todos los argentinos en 12 años de gestión no significan absolutamente nada en comparación a los 25.000 millones de dólares que... ¿invirtieron? las administraciones durante el período comprendido entre 1983 a 2003, esto es: ¡20 años!

Peor aún, desconociendo que la inversión en infraestructura del gobierno nacional creció unas 3,6 veces más que en los 80 y los 90, el diario fundado por Don Bartolo continúa atentando contra los planes de obras llevados adelante en la Argentina profunda. Ahora bien, así como en días previos desarmamos la bomba des-informativa que "La Nación" preparó en relación al estado de las obras sanitarias, esta semana nos ocuparemos de analizar las críticas del mitrismo en materia de telecomunicaciones, demostrando una vez más que nos sobran motivos para defender en Plan de Infraestructura -inédito hasta el 2003- que permitió, permite y permitirá generar crecimiento, desarrollo e inclusión social para un número cada vez mayor de compatriotas.

De la zoncera mitrista: "comunicarse es imposible"
Según el boletín opositor, la Argentina fracasa en materia comunicacional. En primer lugar, "La Nación" alega que "los servicios de banda ancha de Internet en el país tienen los costos más altos de América Latina", frente a lo cual es necesario aclarar que, según el último informe de la UIT, el precio de la unidad de medida de banda ancha fija para nuestro país en 2013 fue de 40,3 dólares con una velocidad de 3 megas, un promedio similar al de Colombia que se ubicó en 19,8 dólares con un velocidad de 1 mega y al de Chile que alcanzó los 38 dólares y una velocidad de 4 megas. Asimismo, tal y como concluye el referido informe, lo que hace bajar las tarifas son la competencia y la regulación, de modo tal que la Argentina trata desde el año 2008 de facilitar la competencia en el mercado de las TIC a pesar de la posición dominante de algunos operadores como la empresa Cablevisión o las telefónicas Telecom y Telefónica que se han encargado de sostener acciones judiciales para frenar las normativas que la propia UIT propuso a los países de la región.

En segundo lugar, Jueguen afirma que "el 32% de los hogares accede al servicio de banda ancha fija y sólo el 24% al servicio de banda ancha móvil". Al respecto, es importante destacar que el promedio mundial de acceso domiciliario al servicio de Internet en sus dos modalidades (fijo y móvil) es de 40% en la región, siendo la Argentina quien lidera en materia de accesibilidad (54% de hogares conectados) seguida por Uruguay (53% ) y por Chile (50%). En tercer lugar, el diario mitrista asegura que en nuestro país "el acceso internacional a Internet es diez veces más lento que en los países de la OCDE y la velocidad de banda ancha es la mitad que en ese grupo de países", frente a lo cual es oportuno recordar que la velocidad de Internet promedio que mide la UIT para sus estadísticas mundiales -basada en las publicidades de las empresas que toman como referencia la velocidad de entrada para banda ancha fija, es decir, la mejor velocidad durante un período de tiempo para bajar contenido- se colocaba para 2013 en 1 megabite por segundo, variando entre 5 megas en los países ricos y 256 kbites en los países menos desarrollados. En este sentido, la Argentina registra una velocidad promedio de 3 megabites para la banda ancha fija, posicionándose en un lugar intermedio alto regionalmente, por debajo de Chile y por arriba de Brasil.

Como decíamos anteriormente, tanto el precio como la velocidad de Internet dependen de la competencia que se genere en el mercado, de manera que cuando no se puede elegir no se cuenta con los incentivos para bajar el precio y mejorar el servicio, siendo la concentración económica que se vivió en este sector durante los años 90 el principal problema. El diario "La Nación" reconoce esto último al afirmar que entre las causas "surge un mercado concentrado en un número reducido de operadores con bajos niveles de competencia". Efectivamente, el mercado concentrado en manos de empresas privadas con bajísimos niveles de inversión y comportamiento cartelizado caracterizan la situación nacional pero "La Nación" olvida que desde el año 2008 se viene implementando una nueva legislación -acorde a los principios de la UIT- que tiene por objetivo generar competencia e inversión, legislación que ha sido fuertemente resistida por este diario, así como por los actores concentrados a través de medidas judiciales cautelares. No obstante, los indicadores de concentración se están revirtiendo a medida que la Red Federal de Fibra Óptica avanza en su tendido e iluminación.

El amor vence al odio
Tal como afirmábamos la semana pasada, las críticas y denuncias perpetradas por los grandes multimedios no son más que campañas de difamación y desprestigio (comúnmente llamadas "operetas") contra cualquier iniciativa que lleve adelante el gobierno nacional con el objetivo de hacer llegar más y mejores derechos a los argentinos, en este caso particular, las obras encaradas desde el Ministerio de Planificación Federal. De todas maneras, no debemos sorprendernos. Lo que verdaderamente enfurece a los representantes periodísticos de la oligarquía doméstica es que el Estado sea capaz de pensar a la infraestructura como un privilegio nacional y no como un reducto de privilegios pampeanos (por la Pampa Húmeda). Por ende, agazapados detrás de sus escritorios, hacen lo imposible por lanzar misiles de tinta y celulosa con la esperanza de sembrar el caos y el descontento social ya que saben bien que no hay arma más letal que la desmoralización de los pueblos. Pero cuidado, los eventos del último 25 de Mayo con las plazas llenas y los corazones exultantes de patriotismo y compromiso político comprueban, tal como decía el gran Arturo Jaurteche, que "la multitud no odia, odian las minorías, porque conquistar derechos provoca alegría, mientras perder privilegios provoca rencor".



Bibliografia
Diario La Nación. Nota de Francisco Jueguen
www.lanacion.com.ar/1786472-sin-infraestructura-la-inversion-fue-menor-que-en-los-80-y-los-90

Zonceras mitristas contra el Plan de Infraestructura (Parte I). Belen Ennis.
http://www.oetec.org/nota.php?id=1181&area=14