ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Energia

| Artículos Periodísticos

"Atucha II permitió la recuperación de la industria metalúrgica nuclear de nuestro país"

Autor | OETEC-ID


Palabras Claves
Atucha II, Central Nuclear Néstor Kirchner, puesta en marcha, criticidad, Plan Nuclear Argentino, Plan Energético Nacional, sector nuclear, Ministerio de Planificación, , menemismo



08-06-2015 | El 3 de Junio de 2014 a las 9:02 am se inició la primera criticidad en el reactor de potencia de la Central Nuclear Atucha II, logrando una reacción nuclear controlada y dando comienzo a la fase de operación nuclear de este nuevo equipo de generación. En efecto, la puesta en marcha de Atucha II (hoy rebautizada, Central Nuclear Néstor Kirchner) es resultado de la estratégica decisión de reactivar el Plan Nuclear Argentino en agosto de 2006, en el contexto del Plan Energético Nacional lanzado por el Ministerio de Planificación Federal un par de años antes, durante el gobierno de Néstor Kirchner (2003-2007), siendo el mismo profundizado durante los dos mandatos presidenciales de Cristina Fernández de Kirchner.


A propósito del aniversario de la puesta en marcha de la Central Nuclear Néstor Kirchner, el Director de Investigación Científica y Tecnológica del OETEC, Ricardo De Dicco, señaló que: "El 13 de enero de 1974 el reactor de la Central Nuclear Atucha I alcanzó su primera criticidad, convirtiéndose en la primera central nuclear de potencia construida y puesta en marcha en la Argentina, en América Latina y el Caribe e incluso en todo el Hemisferio Sur. Ese mismo año la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) inició un programa de construcción de centrales nucleares de potencia, cuya etapa inmediata fue iniciar la construcción de la Central Nuclear Embalse y comenzar los estudios de prefactibilidad requeridos para construir la Central Nuclear Atucha II, optando por la línea de reactores de potencia del tipo PHWR, que consumen uranio natural como combustible y agua pesada como moderador y refrigerante, obedeciendo precisamente a la intención de independizarse del virtual oligopolio en el suministro de uranio enriquecido requerido por los equipos del tipo PWR".

El 29 de enero de 1979, mediante el Decreto 302, se establece la construcción de cuatro centrales nucleares, del orden de los 600 MW de potencia, las cuales debían entrar en funcionamiento en 1987 (Atucha II), 1991, 1994 y 1997, incluyendo la terminación de obras de las facilidades industriales correspondientes al ciclo de combustible nuclear y la construcción de una planta industrial de agua pesada. Sin embargo, De Dicco recuerda que "lamentablemente durante la administración Alfonsín no sólo se retrasaron las obras en Atucha II, sino que además se canceló la construcción de las otras tres centrales nucleares".

En relación a Atucha II, cabe señalar que el 9 de Mayo de 1980 la CNEA firmó una serie de contratos con la empresa alemana KWU, subsidiaria de Siemens, para la construcción y puesta en marcha de la Central Nuclear Atucha II, con una potencia bruta de 745 MW y neta de 692 MW. Estos contratos fueron aprobados por el Decreto 1337/1980 del 8 de Julio de ese mismo año, que incluyó la constitución de una empresa de capitales mixtos entre la CNEA (75%) y KWU (25%), que se denominó Empresa Nuclear Argentina de Centrales Eléctricas S.A. (ENACE). La participación de KWU en ENACE debía reducirse progresivamente en la medida que se construían las cuatro centrales nucleares, anulándose la misma una vez iniciada la construcción de la última de las cuatro unidades.

Pero como explica De Dicco en el Documento de Trabajo del Área de Tecnología Nuclear del OETEC "Breve historia de la Central Nuclear Atucha II, 1974-2015" (08/06/15), en 1982, un año después de iniciarse las obras civiles, comienzan a registrarse los primeros atrasos por restricciones presupuestarias, restricciones que durante las administraciones de Alfonsín y de Menem se profundizaron: "Las dificultades económico-financieras que afectaron a la CNEA durante el período 1982-1987 obligaron a ENACE a adecuar el cronograma de este proyecto, trasladando la puesta en marcha de Atucha II programada para Junio de 1987 a fines de 1993, ya que a fines de 1987 el grado de avance había sido del 59%. Durante la administración menemista la reducción de fondos continuó y en 1994, en un intento de privatizar la actividad nuclear, se paralizan definitivamente las obras en Atucha II".

Finalmente y respecto a la importancia del aniversario de la puesta en marcha de la Central Nuclear Néstor Kirchner, De Dicco señaló que "la puesta en marcha de Atucha II es resultado de la estratégica decisión de reactivar el Plan Nuclear Argentino en agosto de 2006, en el contexto del Plan Energético Nacional lanzado por el Ministerio de Planificación Federal un par de años antes, durante el gobierno de Néstor Kirchner (2003-2007), siendo el mismo profundizado durante los dos mandatos presidenciales de Cristina Fernández de Kirchner".

Por último y categóricamente, el experto agregó: "Atucha II no sólo es importante porque suma 745 MW de potencia al SADI, sino fundamentalmente porque permitió la recuperación de la industria metalúrgica nuclear de nuestro país y la formación de más de 5.220 científicos, ingenieros y técnicos calificados en la actividad".



Bibliografia
De Dicco, Ricardo (08/06/2015). Breve historia de la Central Nuclear Atucha II, 1974-2015. Documento de Trabajo del Área de Tecnología Nuclear del OETEC. http://www.oetec.org/nota.php?id=1224&area=1

Sección Especial "11 Años del Plan Energético Nacional" http://www.oetec.org/especiales2.php