ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Desarrollo socioeconomico y Geopolitica del Desarrollo

| Artículos de opinión

Índices de pobreza e indigencia: ¿qué oculta la crítica de los medios del atraso y la exclusión?

Autor | Belen Ennis


Conflictos de Interes
La autora no manifiesta conflictos de interés


Palabras Claves
Observatorio UCA, índice de pobreza, Indec, Observatorio Deuda Social, neoliberalismo, indicadores, diario La Nación, Juan José Llach, Valiente Noailles, Federico Bernal, destituyentes, FAO, Cristina Fernández de Kirchner, Norberto Itzcovich



12-06-2015 | En otra campaña de difamación y desprestigio, el pasado 9 de junio, el diario La Nación publicó una nota titulada "Cristina y otro milagro del relato". Allí, el matutino mitrista se dedicaba a desacreditar, por enésima vez, los dichos de la Presidenta Cristina Fernández en el marco de su exposición brindada en la FAO acerca de los números de la pobreza y la indigencia en nuestro país. En dicho artículo, el periodista Fernando Laborda, aseguraba que "basándose en estadísticas oficiales tan viejas como cuestionables, la primera mandataria sostuvo ante la Oficina de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) que la pobreza en la Argentina es inferior al 5 por ciento, en tanto que la indigencia es apenas del 1,27 por ciento, cifras que serían la envidia de algunos de los países más desarrollados del planeta" y afirmaba además que la Jefa de Estado basaba su análisis en "estadísticas del Indec que datan de diciembre de 2013 -última vez que se midieron la pobreza y la indigencia en forma oficial- y que resultan tan antiguas como erróneas". Consecuentemente y para contrarrestar los datos oficiales, Fernando Laborda utilizaba las estimaciones privadas del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina quien "reconoce un nivel de pobreza que, hacia el año 2013, promediaba entre el 25,6% y el 27,5%, y un nivel de indigencia del 5,1% al 5,5%. Esto es, una pobreza casi seis veces superior a la reconocida oficialmente y una indigencia que cuadruplica la informada por el Indec".


Las preocupaciones sociales de la UCA no congenian con su espíritu conservador
El Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (OUCA) se presenta como un simple organismo académico que tiene por objetivo principal "estudiar, evaluar y monitorear el estado del desarrollo humano y social". La pobreza, la marginalidad, la desintegración social y la desigualdad económica son algunos de los temas que investiga a fin de favorecer "el desarrollo de políticas y acciones orientadas a superar tales problemas beneficiando a los sectores más vulnerables de la sociedad". Sin embargo, semejante preámbulo y las altas preocupaciones sociales por la calidad de vida de los argentinos no congenian con la ideología conservadora y neoliberal defendida por los integrantes de su Consejo Académico: Cristina Calvo (Economista, candidata a Diputada Nacional por la Ciudad de Buenos Aires del Frente Amplio Progresista (FAP) en las elecciones generales de 2011); Héctor Malleta (Sociólogo de la Universidad del Salvador); Natalio Botana (Politólogo, Profesor Emérito de la Universidad Torcuato Di Tella, creador de obras tales como "Sarmiento: una aventura republicana"); Enrique Valiente Noailles (Filósofo, distinguido por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires con la medalla del Bicentenario en 2010, ex Presidente del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC) -fundado por Sonia Cavallo- y Juan José Llach (Sociólogo y Economista, Investigador de la Universidad Torcuato Di Tella, Investigador del IAREL de la Fundación Mediterránea, Investigador de la Fundación Producir Conservando y, por si fuera poco, ex vice-ministro de Economía de Menem y ex Ministro de Educación de la Alianza).

Además de su trayectoria por los diferentes "thinks tanks" del pensamiento liberal conservador, lo que distingue a todos los miembros del Consejo Académico del OUCA es su constante provisión estratégica de contenido (entrevistas, investigaciones, gráficos, opiniones, etc.) para los diarios de Mitre y Magnetto.

El origen oculto de los índices actuales
La crítica sistemática de los grandes medios de comunicación hacia el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) ya es moneda corriente. No obstante, cuando dicho organismo se dispone finalmente a modificar los índices de medición de la pobreza y la indigencia y reemplazarlos por formas más avanzadas de relevamiento de datos, el gataflorismo del diario La Nación hace su aparición y lo lleva a firmar que, en realidad, la verdadera intención del gobierno nacional es "esconder debajo de la alfombra los números reales de pobreza e indigencia, del mismo modo que se lo hace con la inflación o con problemas como el narcotráfico".

En vistas de lo anterior, son varios los interrogantes que vienen al caso: si el gobierno nacional hubiera querido ocultar los datos en relación a la cantidad de pobres e indigentes en la Argentina, ¿por qué esperar 10 años para hacerlo?; ¿no es la propia Presidenta Cristina Fernández quien no deja pasar oportunidad para remarcar que su labor no habrá concluido hasta que no haya un solo argentino que sufra la pobreza, la falta de trabajo y el empleo en negro?; ¿no fue el INDEC el que, durante el año 2014, hizo pública una gacetilla informativa en donde afirmaba su intención de modificar, a partir de enero de ese mismo año, la metodología de elaboración del Índice de Precios al Consumidor (IPC) por lo que se discontinuó la publicación de la serie histórica de la medición de incidencia de pobreza e indigencia por ingresos monetarios que el instituto estadístico venía realizando desde el año 1993?; ¿la iniciativa del INDEC no responde acaso a las severas carencias metodológicas que poseen las mediciones oficiales de la pobreza y la indigencia?; ¿sabrá el diario La Nación que el método de la "línea de pobreza" fue creado en el año 1993 por uno de los integrantes del Consejo Académico del tan mentado Observatorio de la Deuda Social de la UCA? Como siempre, las explicaciones serias y los análisis profundos brillan por su ausencia en cualquiera de los artículos del pasquín mitrista.

El "índice" de Juan José Llach
La medición por la "línea de pobreza" es un método indirecto y unidimensional que se aplica comparando los totales de ingreso declarados por los miembros del hogar con los ingresos estimados como promedio, quedando excluidos de la medición los bienes y servicios provistos a través de la distribución secundaria de ingresos, esto es: educación, salud, alimentos, computadoras, programas sociales, etc. De manera tal que se clasifica como "pobres indigentes" a aquellos hogares -y a sus integrantes- cuyos ingresos declarados no superan el valor teórico de la Canasta Básica Alimentaria y como "pobres" a los que no superan el valor teórico de la Canasta Básica Total. Como adelantábamos anteriormente, la metodología de medición de la pobreza por el método de la línea fue adoptada en nuestro país como estadística oficial en los primeros años de la década del 90 y, como todo producto neoliberal, es fiel reflejo de su época. La estimación se realiza comparando los ingresos monetarios de los hogares con los ingresos promedio requeridos para la satisfacción de ciertas necesidades "básicas", calculadas según requerimientos calóricos, por lo que los bienes y servicios de otro tipo que pudiera recibir la población no intervienen en el cálculo, es decir: si la sociedad recibiera la ayuda social del Estado en forma no monetaria, la pobreza no descendería; y a la inversa, si se suprimieran dichos beneficios, tampoco se incrementaría la pobreza. ¿Qué significa lo anterior? Técnicamente, que si se recortaron la educación y la salud pública, la pobreza no crecería según la aplicación de las reglas de este método. En definitiva, lo que subyace de fondo es el concepto neoliberal de que el bienestar material se reduce a la medición de la capacidad de compra en el mercado de bienes y servicios. Pero además, la metodología continuada por el INDEC, basaba sus valores en el Índice de Precios al Consumidor del Gran Buenos Aires (IPC GBA), tanto en el período en que la medición de pobreza e indigencia abarcó sólo la región Gran Buenos Aires (1993-2001), como en los períodos posteriores en que la medición alcanzó a todos los aglomerados urbanos relevados por la Encuesta Permanente de Hogares (EPH). Sin embargo, y a pesar de las ampliaciones, el parámetro de medición siempre fue el Gran Buenos Aires.

Sin dudas, el hecho más relevante de todo este asunto y que el diario La Nación oculta completamente, es que el método mencionado fue adoptado en nuestro país a partir del trabajo del Comité Ejecutivo para el Estudio de la Pobreza en la Argentina (CEPA), encabezado por el Secretario de Programación Económica quien posteriormente delegó la responsabilidad del cálculo en el Instituto Nacional de Estadística y Censos. Ahora bien, ese secretario era nada más y nada menos que Juan José Llach, ¡actual miembro del Consejo Académico del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina!

Superar la herencia de los noventa
En respuesta al conjunto de limitantes metodológicas anteriores -y su origen conservador- fue que durante el año 2013 el INDEC se propuso modificar el método de medición por la "línea de pobreza" y a reemplazarlo por uno mucho más representativo que entienda a la pobreza como un fenómeno multidimensional. Para ellos, se hace necesario contar con desarrollos y avances metodológicos que apunten a la medición de la accesibilidad a bienes y servicios, así como a los derechos ciudadanos, más allá de las capacidades de consumo individuales. Precisamente, es este el objetivo y el desafío institucional que deben ser superados por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos: presentar una propuesta metodológica de medición que permita caracterizar y contabilizar la pobreza desde un enfoque multidimensional como lo hacen actualmente pocos países en el mundo, entre ellos, México y Colombia y la Unión Europea como organismo supranacional. En definitiva, romper con otra de las herencias del neoliberalismo.

Índices para la destitución
Norberto Itzcovich, Director Técnico del INDEC, escribió en abril de este año una columna de opinión en el diario Ámbito Financiero. Allí, comenzaba su artículo preguntándose "¿Cuántos pobres hay en la Argentina?" a lo que se respondía "si la pregunta tiene intencionalidad política, como lo expresan la oposición al gobierno nacional y sus usinas "científicas", como las consultoras o el Observatorio Social de la UCA, la respuesta puede rozar el ridículo y sostener que hay un 25%, un 35% o un 50% de pobres, en una situación igual o peor que la del año 2001". Siguiendo los interrogantes planteados por Itzcovich, nos preguntamos... ¿cómo podríamos creerle a un organismo como el Observatorio citado de la UCA que sienta en las sillas de su Consejo Académico a personajes como Juan José Llach, funcionario no sólo del menemismo sino también del aliancismo, representante político de un modelo económico y social excluyente que dejó a la Argentina con el 54,7% de pobres y el 26,3% de indigentes?

El objetivo básico de los informes disparatados y apocalípticos como el que aquí analizamos no responden a un interés genuino tendiente a resolver los flagelos de la pobreza y la indigencia en nuestro país sino, una vez más, al afán de sembrar en los argentinos la semilla del odio y del desánimo, primera etapa, lamentablemente, de cualquier iniciativa destituyente. ¿Y es acaso esta última afirmación un capricho nuestro? ¿Vemos fantasmas donde no hay, como nos reprocha de tanto en tanto el columnista comando civil Mariano Grondona? En investigación de Federico Bernal, director general del Observatorio OETEC, titulada "El Observatorio de la Deuda Social (UCA) carece de toda credibilidad" (OETEC - 17/11/14) el lector podrá comprobar que lejos de tratarse de un capricho se trata de un fin, y un fin reconocido además por uno de sus consejeros académicos.



Bibliografia
OETEC (17/11/14). Federico Bernal, "El Observatorio de la Deuda Social (UCA) carece de toda credibilidad". http://www.oetec.org/nota.php?id=825&area=21

Diario La Nación (09/10/2015). Fernando Laborda, "Cristina y otro milagro del relato". http://www.lanacion.com.ar/1800146-cristina-y-otro-milagro-del-relato

Tiempo Argentino (25/05/2014). Federico Bernal, "Destituir a Cristina antes de 2015 (por el Observatorio Deuda Social-UCA)" http://tiempo.infonews.com/nota/250/destituir-a-cristina-antes-de-2015-por-el-observatorio-deuda-social-uca

Ministerio de Trabajo. Subsecretaría de Programación Técnica y Estudios Laborales. "Distribución del ingreso, pobreza y crecimiento en la Argentina". http://www.trabajo.gov.ar/downloads/biblioteca_estadisticas/toe2_06distribucion-del-ingreso.pdf

Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA. http://www.uca.edu.ar/index.php/site/index/es/uca/observatorio-de-la-deuda-social-argentina/

INDEC. CANASTA BÁSICA ALIMENTARIA Y CANASTA BÁSICA TOTAL HISTORIA, FORMA DE CÁLCULO E INTERPRETACIÓN. http://www.indec.mecon.ar/ftp/nuevaweb/cuadros/74/informe_canastas_basicas.pdf

INDEC. Sobre la publicación de los índices de pobreza e indigencia. http://www.indec.mecon.ar/uploads/gacetillasdeprensa/gacetilla_24_04_14.pdf

Secretaría de Comunicación Pública. Presidencia de la Nación. Norberto Itzcovich, "La verdad sobre las mediciones de la pobreza". http://prensa.argentina.ar/2015/04/06/57274-itzcovich-la-verdad-sobre-las-mediciones-de-la-pobreza.php