ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Medio Ambiente

| Artículos Periodísticos

La Planta Industrial de Agua Pesada encara un nuevo proyecto

Autor | OETEC-ID


Palabras Claves
PIAP, planta industrial, agua pesada, energía nuclear, reactor, ENSI, CNEA, Atucha II, Embalse, cuarta central nuclear



16-07-2015 | Habiendo alcanzado la producción necesaria para abastecer oportunamente de agua pesada a la Central Nuclear Atucha II, la Empresa Neuquina de Servicios de Ingeniería (ENSI) ha comenzado a diseñar una nueva estrategia de cara a los próximos proyectos nucleares relevantes en la Argentina, fortaleciendo su posicionamiento en el mercado doméstico y permitiendo vislumbrar paralelamente nuevas oportunidades de negocios en el exterior.


El relanzamiento del Plan Nuclear Argentino, en agosto de 2006, supuso la reactivación de complejos industriales que habían estado operativos hasta mediados de la década del 90 y que a partir de desacertadas políticas para el sector nuclear, significaron la paralización de actividades y consecuentemente la pérdida de las capacidades asociadas. Tanto ayer como hoy, los complejos industriales asociados juegan un rol estratégico para mantener un programa nuclear soberano y capaz de garantizar un ciclo de combustible autónomo.

Tras 7 años de inactividad, y en el marco de revitalizar este valioso sector científico tecnológico nacional, el Plan Nuclear Argentino garantizó la puesta nuevamente en marcha de la Planta Industrial de Agua Pesada (PIAP), sobresaliendo importantes esfuerzos de mejoramiento técnico e inversiones realizadas en el circuito de agua de enfriamiento de la planta, el reemplazo de intercambiadores de calor y el reentubado de equipos, entre otros.

Cabe destacar que dicho proyecto industrial comenzó su construcción en 1975 a partir de sus estudios de factibilidad y del cual surgieron los parámetros técnicos que mejor se adecuaban para la localización de la planta. De este modo, la visión estratégica y federal de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) localizó la denominada PIAP en la localidad de Arroyito, provincia del Neuquén, a partir de un llamado a licitación internacional, en la cual finalmente los contratos inherentes a su diseño, construcción y puesta en marcha fueron celebrados durante los años 80 con la empresa suiza Sulzer Brothers Ltd.

Para el año 1990 la CNEA asumió la dirección de la obra, rescindiendo de común acuerdo los contratos existentes y culminando la obra para 1992, en la cual la Empresa Neuquina de Servicios de Ingeniería (ENSI), empresa pública dependiente de la CNEA y del Gobierno de Neuquén en partes iguales, tomó a su cargo la operación y luego la comercialización internacional del Agua Pesada Grado Reactor. Cabe destacar que por sus dimensiones y características de diseño, actualmente ha logrado constituirse en la planta de mayor capacidad del mundo, produciendo 200 toneladas anuales y convirtiendo al país en uno de los pocos proveedores de agua pesada del mercado internacional.
La PIAP tiene en el presente como principal objetivo aportar el moderador y refrigerante para las centrales nucleares de potencia que consumirán uranio natural a ser construidas en nuestro país. En este sentido, el año 2013 significó un hito de este complejo industrial al completar la entrega de las 640 toneladas de este insumo (sobre un total de 689 toneladas producidas) para la Central Nuclear Néstor Kirchner (ex Atucha II), cuya primera carga se realizó el 28 de diciembre de 2013, culminando la mayor parte de la misma en el transcurso del mes de abril de 2014.

En esta línea, y ya habiendo cumplido la empresa con los compromisos asumidos para la provisión de agua pesada a la mencionada central nuclear, adquiere particular relevancia en el corto y mediano plazo el proyecto de IVº Central Nuclear denominado "Proyecto Nacional", cuyo financiamiento se encuentra en plena negociación con la República Popular China.

De esta manera y a partir del interés manifestado por el Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios de continuar desarrollando una línea tecnológica basada en la construcción de reactores del tipo PHWR de uranio natural y moderados con agua pesada, la PIAP se visualiza como uno de los ejes estratégicos para la concreción del mencionado proyecto, afianzando las capacidades existentes de la industria nacional nuclear y garantizando la autonomía en la provisión de insumos estratégicos claves para el desarrollo tecnológico. Considerando los cronogramas para la construcción de la mencionada central, se prevé que durante el mes de julio la PIAP comience con un proceso de mantenimiento que la pondrá a punto para poder producir el stock necesario para concretar los contratos de abastecimiento de alrededor de 600 toneladas para la mencionada instalación.

Adicionalmente, la empresa se encuentra evaluando perspectivas de exportar agua pesada a países tales como Canadá, quien posee centrales nucleares de uranio natural al igual que nuestro país, y también para su uso en el sector farmacológico. Si bien este último uso no convencional se encuentra en estadios experimentales, se ha verificado que potencia la actividad de muchas drogas utilizadas en estudios clínicos del metabolismo, diagnósticos médicos y otros usos en tratamientos especiales.
Una vez más, el sector nuclear nacional, en este caso representado en la empresa ENSI, y junto con el asesoramiento tecnológico y científico de la Comisión Nacional de Energía Atómica, demuestra cabalmente la importante capacidad técnica y operativa alcanzada, tanto por el excelente nivel de especialización y entrenamiento del personal, como por el alto grado de equipamiento tecnológico desarrollado.



Bibliografia
ENSI: http://www.ensi.com.ar/

CNEA http://www.cnea.gov.ar/notinuc/descripcion-noticia?nid=218

OETEC http://www.oetec.org/nota.php?id=128&area=1