ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Medios de Comunicación y Estructura de la Información

| Artículos de opinión

Fundación Libertad y Mauricio Macri: los viejos y los nuevos mitos neoliberales

Autor | Belen Ennis


Conflictos de Interes
La autora no manifiesta conflictos de interés


Palabras Claves
Fundación Libertad, Mauricio Macri, diario La Nación, neoliberalismo, mitrismo, Vargas Llosa, ajuste, think tanks, derecha



20-07-2015 | La Fundación Libertad de Rosario (Santa Fe), se presenta a sí misma como una "entidad privada sin fines de lucro, cuyo objetivo es la investigación y difusión de temas de políticas públicas, dirigido en particular a lo socioeconómico y a lo empresarial". Sin embargo y a pesar de la supuesta prescindencia de lo económico, la mencionada fundación, creada en 1988 por un grupo de empresarios, profesionales e intelectuales, desarrolla todas sus actividades -cursos, conferencias, seminarios, investigaciones, estudios y publicaciones- gracias al apoyo de más de 200 empresas privadas nacionales y multinacionales entre las que se encuentran Intagro, Cargill S.A., Acindar S.A., HSBC Bank Argentina S.A., General Motors Argentina, Telefónica, Multicanal, sólo por nombrar algunas.


La Fundación Libertad, al igual que cualquiera de los "think tanks" que hemos analizado en varias oportunidades, organiza asiduamente entregas de premios, encuentros y actividades de formación dirigidas tanto a empresarios como a dirigentes sociales y políticos, economistas y periodistas, consciente de que para lograr el avance de las ideas liberales lo más aconsejable es incidir en el ámbito intelectual, que luego influirá en la opinión pública y más tarde en alguno que otro político de turno. La receta es tener buenas relaciones con los medios masivos de comunicación y aquí la mencionada fundación no escapa a la regla. Durante 2014 premió al diario La Nación por "el compromiso con la democracia y la libertad de expresión"; este 2015 premiará, en la cena de fin de año, al periodista del Grupo Clarín, Jorge Lanata, seguramente por los mismos motivos. Como favor con favor se paga, veremos que cualquier tipo de producción teórica lanzada por estas usinas de pensamiento ultraliberal se levanta y divulga hasta el hartazgo por las corporaciones mediáticas locales.

"Ideas de la libertad"
Pero para entender en profundidad su funcionamiento, vayamos a las raíces ideológicas y filosóficas que sustentan las estructuras de este tipo de instituciones. La Fundación Libertad sostiene que su objetivo básico es la defensa y promoción de las "ideas de la libertad". Incluso las filas juveniles de la mencionada fundación, precisamente el denominado Grupo Joven, así lo remarca cuando dice estar compuesta por "estudiantes universitarios y recientes graduados" que buscan "difundir las ideas de la libertad entre los jóvenes latinoamericanos y contribuir a la formación de los futuros líderes e intelectuales de la región". En consecuencia, su horizonte es consolidarse como "la usina juvenil de ideas liberales más importante de Latinoamérica para el año 2020". No estarán muy lejos.

Los vetustos valores del liberalismo
Este concepto idealista acerca de la libertad, totalmente a-histórico, abstracto y amorfo, que se constituye como el motor del pensamiento liberal más ortodoxo desde hace cientos de años, poco tiene que ver con la libertad de los hombres y mucho sí con la de los negocios, el comercio y las empresas. En realidad, se trata de la libertad de ejercer, sin tapujos y limitaciones, el derecho a la propiedad privada de los bienes materiales. Lo decía Karl Marx en su obra "Sobre la cuestión judía" cuando afirmaba que para destruir la lógica del Estado burgués capitalista también debía ser destruida la falsa idea de los famosos "derechos naturales del hombre" de la República: libertad, igualdad y seguridad. Para Marx, la aplicación práctica del derecho humano de la "libertad" no era más que el derecho humano de la propiedad privada y consistía en disfrutar del patrimonio y disponer de él arbitrariamente, sin atender a los demás hombres, independientemente de la sociedad, esto es: el derecho del interés personal.

El autor de "El Capital" consideraba que la sociedad burguesa hacía que todo hombre encuentre en otros hombres, no la realización, sino por el contrario, la limitación de su libertad y de su independencia. En el mismo sentido, los otros dos valores liberales seguían la misma lógica. La "igualdad" no era otra cosa que la igualdad de la libertad más arriba descrita, o sea, disfrutar de la propiedad privada, mientras que la "seguridad" se constituía en el supremo concepto social del capitalismo, es decir, en el concepto de policía, según el cual toda la sociedad existe solamente para garantizar a cada uno de sus miembros la conservación de su persona, de sus derechos y, otra vez, de su propiedad. Marx sostenía entonces, que la seguridad era el aseguramiento del hombre solitario y egoísta y que ninguno de los llamados derechos del hombre va más allá de eso, del individuo replegado en sí mismo, en su interés privado y en su arbitrariedad privada, y disociado de la comunidad. Los derechos naturales individuales fundaron el marco teórico desde el cual la ideología liberal sentó las bases del Estado Moderno, haciendo aparecer a la sociedad por fuera de los individuos, como una limitación de su independencia, siendo la necesidad y el interés privado, la conservación de su propiedad y de su persona egoísta el único nexo que mantiene unidos a los hombres y el único motivo de la existencia del Estado Mínimo.

Hoy, siglo XXI, esos valores individualistas son sostenidos desde instituciones como la Fundación Libertad, repetidora a mansalva de zonceras del tipo "achicar el Estado es agrandar la Nación". Sus reiterativos informes políticos y económicos, cargados de influencias (neo) liberales, no tienen otro fin más que reducir el papel del Estado al de brindar un marco jurídico acorde para garantizar las reglas elementales del intercambio, es decir, el desenvolvimiento libre del mercado a través de las leyes de la oferta y la demanda, insertando nuestro país en la división internacional del trabajo en calidad de colonia.

Fundando la dependencia
Veamos ahora qué es precisamente la Fundación Libertad y qué función cumple dentro del entramado político actual. Para responder estos interrogantes es necesario volver a hacer un poco de historia.

Después de finalizada la Segunda Guerra Mundial, el economista Friederich Hayek, continuador de la teoría liberal iniciada por Adam Smith, defensor de la noción mínima del Estado y creador de la corriente ahora conocida como neoliberalismo, reunió a 36 académicos en la localidad de Mont Pelerin, Suiza, con el objetivo de intercambiar opiniones acerca del estado del "liberalismo, en pensamiento y práctica". En 1947 estos intelectuales escribieron un documento a través del cual se le daba fundación a la Sociedad Mont Pelerin, expresando su preocupación por la "disminución en la creencia en la propiedad privada y el mercado competitivo". Como consecuencia de estos desvelos, se creó una red de organizaciones de alcance global entre las que sobresalieron especialmente dos -con fuerte influencia en América Latina- fundadas por Antony Fisher, discípulo de Hayek: en 1955 el Institute of Economic Affairs (IEA) y en 1981 la Atlas Economic Research Foundation, esta última con el objetivo expreso de apoyar la creación de diferentes "think tanks" liberales desparramados por todo el mundo. En la actualidad son noventa y cuatro las instituciones que han recibo apoyo directo de la Atlas Economic Research Foundation, dieciséis se ubican en América Latina y especialmente tres de ellas son argentinas: la Escuela Superior de Economía y Administración de Empresas (ESEADE), la Fundación República para una Nueva Generación y la Fundación Libertad.

Vagas Llosa y la Fundación Libertad
Pero las influencias de la mencionada fundación no se agotan allí. En Octubre de 2002 fue presentada al público la Fundación Internacional para la Libertad (FIL) por Mario Vargas Llosa. La razón que dio nacimiento a la FIL está dada por el triunfo en América Latina de lo que estos institutos conservadores denominan despectivamente "ola neo-populista", la cual estaría poniendo en peligro la normal implantación de los ideales liberales en toda la región. Al igual que la Fundación Libertad, la FIL sostiene en su sitio de Internet que su objetivo principal es "la defensa y promoción de los principios de la Libertad, la Democracia y el Estado de Derecho", pero las relaciones que los unen van más allá de los meros enunciados. Al momento de crearse, la FIL no sólo estaba integrada por personajes pertenecientes a las más prestigiosas instituciones de pensamiento norteamericanas tales como el Cato Institute, la Heritage Foundation, el Manhattan Institute y la Atlas Economic Research Foundation sino también por algunas de las usinas liberales más importantes de Iberoamérica, entre ellas, el Instituto Atlántico de Brasil, el Instituto de Políticas Públicas de Ecuador, el CEDICE de Venezuela y, nuevamente, la Fundación Libertad de Argentina.

La Fundación Libertad ya eligió candidato a Presidente
Volvamos a la actualidad. En 2014, la cena de cierre de fin de año de la Fundación Libertad tuvo como oradores de lujo a Mauricio Macri y Carlos Melconian, además de la presencia del referente rosarino Miguel Del Sel.







Allí, el precandidato presidencial por el PRO brindó un discurso donde no faltaron los guiños hacia el empresariado nacional y multinacional que financia y apadrina a la mencionada fundación y que pretende constituirse como el gobierno en la sombras de la Argentina post 2015. En efecto, Macri destacó durante su visita a Santa Fe que "el complejo agroindustrial donde está Rosario tiene capacidad para duplicar sus exportaciones" y remarcó que está "harto de afuera me digan cómo puede ser que ustedes no puedan salir adelante con las riquezas naturales que tienen y sus recursos humanos. Tenemos que demostrarle al mundo de lo que somos capaces de hacer los argentinos".




Obviamente no estaba haciendo referencia a los excelentes recursos humanos y técnicos existentes en nuestro país que permitieron la construcción de centrales nucleares, grandes obras de infraestructura o un mismísimo satélite, sino a la obligación de mostrarle a los grandes centros mundiales que todavía la Argentina puede y debe volver a ser su traspatio y que él, Mauricio Macri, es capaz de garantizarlo de llegar a ser la cara visible de un pseudo-gobierno dedicado a administrar los negocios privados de los grandes grupos de poder económico-financieros concentrados y no de defender los verdaderos intereses nacionales de los 40 millones de argentinos.

Conclusiones
Como podemos apreciar, la creación y consolidación de las usinas de pensamiento liberal desparramadas por toda la región responde, como tantas otras cosas, a las iniciativas del Coloso del Norte, iniciativas que han encontrado eco en los cerebros colonizados que trabajan en contra de la toma de consciencia nacional. Desde el OETEC nos hemos propuesto desenmascarar a cada una de estas organizaciones y fundaciones que, bajo un aparente velo de objetividad científica y reconocimiento académico, sólo sirven a la divulgación de los programas económicos que las grandes metrópolis mundiales exportan al mundo para perpetuar el atraso y la exclusión. Por eso mismo y como no podía ser de otra manera, estamos profundamente convencidos, al igual que Don Arturo Jauretche, de la necesidad de "poner en evidencia los factores culturales que se oponen a nuestro pleno desarrollo como Nación, a la prosperidad general y al bienestar de nuestro pueblo, y los instrumentos que preparan las condiciones intelectuales de indefensión del país".



Bibliografia
Sitio Oficial de la Fundación Libertad: http://libertad.org.ar/2015/

Sitio Oficial del Grupo Jóven de la Fundación Libertad: https://grupojovenfl.wordpress.com/

Karl, Marx (2004). "Sobre la cuestión judía". Ediciones Prometeo. Buenos Aires.

Mato, Daniel (2007). "THINK TANKS, fundaciones y profesionales en la promoción de ideas (neo) liberales en América Latina". En publicacion: Cultura y Neoliberalismo. Grimson, Alejandro. CLACSO, Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, Buenos Aires. Enlace: ttp://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/ar/libros/grupos/grim_cult/Mato.pdf

Jauretche, Arturo (2011). "Los profetas del odio y la yapa". Primera Edición. Cuarta Reimpresión. Ediciones Corregidor. Buenos Aires.

La Capital. ON24. (22/12/2014). "¿Quienes cenaron con Macri?". Nota de prensa. Enlace: http://www.on24.com.ar/sociales/7217/quines-cenaron-con-macri