ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Medio Ambiente

| Artículos Periodísticos

Represas en Santa Cruz: "El Presidente viola la seguridad jurídica de los santacruceños y debilita la seguridad energética nacional"

Autor | OETEC-ID


Palabras Claves
represas, Santa Cruz, Macri, Tompkins, seguridad energética, audiencia pública, Greenpeace, Banco de Bosques, Shell, Ministerio de Energía, Ministerio de Medio Ambiente



30-12-2015 | Según se desprende de un informe publicado por el Observatorio de la Energía, la Tecnología y la Infraestructura para el Desarrollo (OETEC), la intención del Presidente de la Nación de paralizar la construcción de las represas sobre el río Santa Cruz viola la legislación de la provincia homónima y los instrumentos legales que, a través de una activa y comprometida participación ciudadana, pusieron a su consideración el estudio de impacto ambiental presentado por las partes involucradas en la construcción y manejo de dichas obras energéticas.


"Las represas de Santa Cruz: en defensa del empleo, la industria y la seguridad energética", así se tituló el informe con fecha 30 de diciembre. Su autor, el director general del OETEC, Federico Bernal, explicó que "El comportamiento que exhibe el Poder Ejecutivo -y en él su máxima autoridad- con las represas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic resulta inconcebible y expresa lo que se viene verificando en otras áreas: un total desapego a las leyes, a las instituciones y a la democracia".

En efecto y conforme días atrás comunicara el diario Clarín, el Presidente Macri expresó en una reunión en Casa de Gobierno que intentará parar las obras. Aparentemente, motiva su decisión una conversación con la ecologista viuda de Douglas Tompkins, quien le habría manifestado que las represas perjudicarán el medioambiente. A propósito, Bernal señala que "Lo insólito de todo esto es que, conforme la legislación de la provincia de Santa Cruz, el 9 de diciembre se realizó una audiencia pública a los efectos de debatir y poner a consideración de la ciudadanía el estudio de impacto ambiental de estas obras energéticas. La audiencia duró todo el día; hubo más de un centenar de exposiciones y consultas; se abordaron y explicaron todos y cada uno de los temas que preocupaban a los ciudadanos y a los ambientalistas". Pues bien, remata Bernal, "La audiencia en su declaración final dio por aprobado el estudio de impacto ambiental. Sin embargo, ni Macri ni el Ministerio de Ambiente se expresaron al respecto. Y dado que la audiencia pública es el ámbito que la ciudadanía tiene para debatir y evaluar los estudios de impacto ambiental vinculados a las obras energéticas, ignorar sus resoluciones significa una violación lisa y llana a la seguridad jurídica de los santacruceños y santacruceñas".

Bernal se refirió también a las autoridades del Ministerio de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación: "Macri fue presionado por las ONGs del fundamentalismo ecologista, naturalmente anti-nucleares y anti-represas, a colocar en los cargos estratégicos a sus directivos o activistas más arrojados. Vemos así que dicho ministerio fue copado por Greenpeace (fuertemente vinculada a Shell, entre otras corporaciones petroleras), la Word Wildlife Fund (financiada por la realeza británica-holandesa), el grupo internacional Allianz y las alimenticias Danone y Ferrero (italiana), estás últimas patrocinadoras de Banco de Bosques, la ONG dirigida por Emiliano Ezcurra, principal opositor a la construcción de las represas y actual vicepresidente de Parques Nacionales. Además y con excepción de Shell, todas las demás empresas mencionadas antes pisan fortísimo en el desarrollo de las energías eólica y solar en Europa y Estados Unidos. Que la política energética abandone el sector nuclear y el hidroeléctrico para volcarse a las renovables eólica y solar les reportaría ingentes beneficios. A diferencia del mercado de estas últimas, en los casos nuclear e hidroeléctrico los proveedores y la industria doméstica pesan mucho; ni que hablar China y Rusia.

Finalmente, el director del OETEC explicó que "El meollo de esta cuestión es que no existe nada que convenga más a la industria petrolera que sustituir cultural y técnicamente a las energías nuclear e hidroeléctrica por las renovables eólica y solar. ¿Por qué? Porque estas dos son las únicas capaces de destronarla o, al menos, de incidir fuertemente en una disminución progresiva de su consumo (consumo de combustibles fósiles). El circuito en la Argentina cierra así: el Ministerio de Energía -en poder de la industria petrolera nacional privada y extranjera desde el 10 de diciembre- tiene en el Ministerio de Medio Ambiente a su mejor aliado. Allí figuran los máximos exponentes del fundamentalismo ecologista local que desde sus razonamientos medioambientales (por el nivel de atraso y la ciencia basura que emplean, más que medioambientales deberían llamarse medievales) se han opuesto de forma recalcitrante y virulenta a la terminación de Yacyretá, de Atucha II, al proyecto CAREM y a las represas en cualquier lugar del país, incluidas las del río Santa Cruz. Nada mejor para la industria petrolera que gobierna el Ministerio de Energía que electricidad generada a partir de sus productos; nada mejor que los recursos del Estado puestos en maximizar los sectores de la exploración y desarrollo de pozos y yacimientos que volcarlos a obras nucleares e hidráulicas. Piénsese además que estas obras -al igual que las nucleares- permitirá ahorrar cerca de 1.100 millones de dólares en importaciones de combustibles".



Bibliografia
"Las represas de Santa Cruz: en defensa del empleo, la industria y la seguridad energética", Federico Bernal (OETEC - 29/12/2015)
http://www.oetec.org/nota.php?id=1493&area=1