ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Desarrollo socioeconomico y Geopolitica del Desarrollo

| Artículos de opinión

¿FMI en camino?

Autor | Noemí Brenta


Conflictos de Interes
La autora no manifiesta conflictos de interés


Palabras Claves
FMI, Macri, artículo IV



25-01-2016 | La Argentina estuvo 38 años bajo acuerdos con el FMI. Entre 1956, cuando entró al organismo, y 2006, cuando en enero canceló toda su deuda. Pasar 38 años de 50 bajo programas del FMI es mucho, es decir que tenemos una larga experiencia, bastante negativa como país, la cual permite afirmar que los acuerdos con el FMI no traen prosperidad ni solucionan los problemas económicos. Así lo demuestro en mi libro "Historia de las relaciones entre la Argentina y el FMI" (Eudeba, 2013).


Seguramente en unos meses tendremos por acá la misión del FMI para hacer el informe del artículo IV, que la Argentina dejó de autorizar en 2006 por su visión sesgada de la economía y sus recomendaciones neoliberales, opuestas a las políticas del kirchnerismo.

Esperemos que el gobierno no solicite recursos al FMI dado los condicionamientos de todo tipo que impone sobre las políticas económicas. Porque el FMI sigue siendo el de siempre, por más que diga que cambió y ahora use palabras como inclusión, pobreza, empleo, sustentabilidad, multiplicador fiscal, etc., y tenga nuevos principios para establecer condicionalidades, teóricamente a la medida de cada país. En los hechos, los acuerdos firmados con países miembros, como Honduras, Grecia o España, y sus resultados desastrosos de recesión, desempleo, distribución regresiva del ingreso, desnacionalización de activos, pérdida de soberanía, etc., desmienten que el FMI haya cambiado. Además estos programas generan pérdidas económicas inmensas -sin contar las sociales y políticas-, no compensadas por la presunta ventaja de tomar fondos a tasas un poco más bajas que las del mercado.

Actualmente hay un peligro en ciernes para nuestro país. Estados Unidos dio luz verde al aumento de cuotas del FMI, que ahora tiene más fondos para prestar, y necesita colocarlos, porque vive de los intereses que cobra a los países miembros. De hecho este es su principal ingreso presupuestario. Y la Argentina es uno de los países periféricos más grandes y atractivos para colocar grandes sumas.

Para dar una idea de lo que significa nuestro país como deudor, basta recordar que los pagos argentinos de intereses y cargos representaron el 60% de los gastos administrativos del FMI, entre 1995 y 2005. Así que es probable que pronto comience un minué para volver a enlazarnos como deudores del organismo. Esta vez aguardamos que los cantos de sirena sean desoídos, aunque como vienen las cosas no parece muy probable.