ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Medio Ambiente

| Artículos Periodísticos

La Agencia Internacional de Energía y la transición energética global

Autor | OETEC-ID


Palabras Claves
AIE, cambio climático, carbono, emisiones, energías renovables, centrales nucleares, eficiencia, China, COP-21, gases de efecto invernadero, energía eólica, energía solar



04-02-2016 | De acuerdo con la Agencia Internacional de Energía (AIE) existen señales respecto de una transición energética a nivel mundial a través de la cual se espera que las tecnologías de baja emisión de carbono generen la mitad de la electricidad global hacia el año 2040. Por su parte, se prevé que la participación de la energía nuclear dentro de la generación eléctrica se mantenga alrededor del nivel actual.


En la edición 2015 del World Energy Outlook, realizado en Londres, la Agencia Internacional de Energía (AIE) señaló que la capacidad instalada de generación de energía llegará a 10.570 GW para el año 2040, representando así un aumento de 4.400 GW respecto del 2014. En este sentido, para mantener el ritmo de crecimiento de la demanda eléctrica, la capacidad instalada pasaría a ser más del doble para los países no pertenecientes a la OCDE, dentro de los que se destacan China (duplicación de capacidad) y la India (cuadruplicación de la capacidad).

La AIE señala que existen indicios claros de una transición energética en marcha donde el mix energético cambia notablemente con el tiempo y varía según cada región. Más aún, la AIE asegura que el cambio se encuentra fuertemente influenciado por la naturaleza de las políticas puestas en acción -particularmente aquellas destinadas a la descarbonización del sector- además de los efectos económicos que traen el costo de capital de las tecnologías de generación de energía y los precios de los combustibles.

Asimismo, los vínculos entre el crecimiento económico mundial, la demanda y las emisiones asociadas a la producción de energía se debilitarían, esperándose que algunos mercados como el chino se sometan a cambios estructurales dentro de sus economías mientras que otros alcancen un punto de saturación en la demanda de servicios energéticos.

Además, la AIE sostiene que el mix de generación energética se alejará del carbón cayendo del actual 41% al 30% en el año 2040, luego de haberse mantenido en niveles constantes desde la década de 1990. Consecuentemente, la participación de las tecnologías de baja emisión de carbono en la generación total se incrementará de un tercio, registrado en 2013, a un 47% en 2040 debido al crecimiento de energías renovables no hidráulicas y a una participación estable de las energías nuclear e hidroeléctrica. Por su parte, las energías renovables superarán al carbón como la principal fuente de electricidad en los primeros años de la década de 2030 y representarán más de la mitad de todo el crecimiento hasta 2040.

En el escenario principal, la AIE prevé que la construcción de centrales nucleares aumentará de 2.478 TWh, registrados en 2013, a 4.606 TWh en 2040, encabezado por el crecimiento de la participación de esta fuente dentro de la matriz energética de China, cuya expansión representará casi la mitad de dicha suba. Sin embargo, la participación de la energía nuclear en la generación de electricidad a nivel mundial se mantendrá en torno al nivel actual, es decir, un 12%. Al respecto la AIE señala que, entre 2015 y 2040, se retirarán de operación unos 148 GW de capacidad de generación nuclear. No obstante, durante el mismo período, se pondrá en línea alrededor de 365 GW de nueva capacidad de generación nuclear.

Objetivos de emisión
Desde 1990 la generación de energía y el dióxido de carbono (CO2) asociado han aumentado en base a la otra. Sin embargo, la AIE estima que se desacoplen entre 2013 y 2040. Así, mientras se espera que los aumentos de generación alcancen un 70%, las emisiones de CO2 lo harían un 15%. En este sentido, sin las ganancias obtenidas a través de la eficiencia y la disminución de la utilización del carbón en el mix energético, las emisiones en la generación de energía serían casi 50% mayores en 2040.

Sumado a esto, se prevé que se detendrá de manera notable el crecimiento de las emisiones relacionadas con la energía aunque la trayectoria de las mismas implicará un aumento de la temperatura a largo plazo de 2,7° C para el año 2100. Al respecto, la AIE cree que todavía se requiere de una importante corrección del rumbo para lograr las metas mundiales asociadas al cambio climático.

De esta forma y en el marco de la reunión sobre el cambio climático de París (COP21), la AIE resaltó que más de 150 países, los cuales representan el 90% de la actividad económica mundial y casi el 90% de la producción de gases de efecto invernadero asociada a la generación de energía, han manifestado su compromiso para reducir las emisiones. Consecuentemente, el cumplimiento de estas promesas requerirá una inversión acumulada de unos U$D 13,5 trillones en tecnologías bajas en carbono y eficiencia energética para el año 2030.



Bibliografia
International Energy Agency; "World Energy Outlook 2015". https://www.iea.org/bookshop/700-World_Energy_Outlook_2015

World Nuclear News; "IEA sees global energy transition", 10 de noviembre de 2015.
http://www.world-nuclear-news.org/EE-IEA-sees-global-energy-transition-1011154.html

International Energy Agency; "World Energy Outlook Special Report 2015: Energy and Climate Change". https://www.iea.org/publications/freepublications/publication/weo-2015-special-report-energy-climate-change.html