ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Tecnología Nuclear

| Artículos Periodísticos

OETEC celebra el inicio de la construcción de la obra civil para el RA-10 (yapa: algunas reflexiones sobre "amigos capitalistas")

Autor | OETEC-ID


Palabras Claves
RA-10, adjudicación, licitación, CNEA, INVAP, Ministerio de Planificación, industria nacional, industria metalúrgica, ciencia y tecnología, medicina nuclear, radioisótopos, Brasil



03-02-2016 | El sector nuclear argentino, renacido de sus cenizas en agosto de 2006 cuando el Presidente Néstor Kirchner relanzó el Plan Nuclear Argentino, tiene por qué celebrar. Se adjudicó la construcción de la obra civil de las instalaciones que habrán de contener al reactor RA-10. La licencia de construcción de este reactor fue otorgado por la Autoridad Regulatoria Nuclear (ARN) a la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) en octubre de 2014. Se trata de un reactor nuclear multipropósito que servirá para la investigación, producción de radioisótopos y ensayos de materiales. El proyecto del RA-10 fue diagramado por el ex Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios para optimizar las capacidades operativas del sector industrial argentino, apuntando a una participación superior al 80% de empresas nacionales en su construcción. El RA-10 forma parte del legado kirchnerista en pos de un sector nuclear promotor del empleo, el desarrollo científico y tecnológico destinado al interés de la población y la consolidación de una industria nacional sólida y moderna.


Importancia del RA-10
El RA-10 es un proyecto de la CNEA en el que INVAP participa junto a ésta en el desarrollo de toda la ingeniería; particularmente la empresa estatal rionegrina desarrolló las ingenierías básica y de detalle. La mayor parte de los componentes electromecánicos será suministrada por la industria metalúrgica nacional.

El RA-10 implica un desafío para nuestro país en materia de salud, ciencia, tecnología e industrialización. Una vez en funcionamiento, derivará en ingentes beneficios para la ciudadanía. Este proyecto, creado y lanzado por el gobierno de la ex Presidenta Cristina Fernández de Kirchner en 2010, se propone que nuestro país amplíe sus actuales capacidades de producción de radioisótopos para aplicaciones médicas -actualmente generadas por el reactor RA-3 ubicado en el Centro Atómico Ezeiza y operativo desde 1967-, apuntando también a garantizar el suministro a nivel nacional e incluso proveer a mercados extranjeros. Asimismo, este reactor nuclear multipropósito permitirá afianzar la estratégica alianza con Brasil desde que el proyecto forma parte de una iniciativa conjunta, consistente en, según la CNEA "la construcción de reactores con características similares en cada país. Cuando estén operando las nuevas instalaciones, éstas permitirán la creación de un polo capaz de asegurar el 100% del abastecimiento de América Latina en materia de radioisótopos".

Sobre la adjudicación de la obra
¿Quién fue el adjudicatario de la obra? El íntimo amigo del Presidente de la Nación, Nicolás Caputo. En efecto, la empresa "Caputo SAICYF" fue la adjudicataria de la licitación para la construcción de las obras civiles del mencionado reactor, ganándole a IECSA, la constructora del primo del Presidente, Ángelo Calcaterra, y a Petersen Thiele y Cruz, de Enrique Ezkenazi. Cabe destacar que el ex director de obras electromecánicas de IECSA, Alberto Brusco, es el actual Subsecretario de Infraestructura Energética (Ministerio de Energía y Minería). Dos apreciaciones: primera, evidentemente, la amistad pesó más que el parentesco y, segunda, el insostenible nivel de conflictos de interés en cuanto a adjudicaciones en obras energéticas que pudiera llegar a ganar IECSA.

Volviendo a la adjudicación del RA-10, consideramos que la noticia es sumamente positiva. Es de destacar que el neoliberalismo en el poder no comienza, como acostumbraba desde fines de los 80 y hasta 2002, con una política anti-nuclear. Es que la herencia nuclear 2006-2015 ha irrigado en notables desarrollos y proyectos, miles de empleos creados, fuerte presencia industrial, etc. Por ejemplo, estamos en presencia de un sector que gracias a las políticas kirchneristas emplea a más de 10.000 personas entre científicos y técnicos-. Por último, no podemos dejar de pasar por alto que la adjudicación a Caputo viene a desmitificar la zoncera de los amigos capitalistas K. Nos explica el diario Perfil al respecto que "La licitación pública había sido pre-adjudicada por el kirchnerismo a la constructora de Caputo SAICYF días antes de que finalizara el mandato de Cristina Fernández de Kirchner y Caputo -asiduo proveedor de los K y de Macri en la Ciudad de Buenos Aires- era el destinatario seguro de la obra".

Conclusiones
La adjudicación de la construcción de la obra civil del reactor RA-10 es una buena noticia. Podría haberse suspendido el proyecto. Volvemos a citar, a modo de cierre, palabras de la CNEA al respecto del espíritu y objetivos de este proyecto: "Como parte de los objetivos delineados por el Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, la CNEA lleva adelante desde 2010 un proyecto que comprende el diseño, la construcción y puesta en marcha de un reactor nuclear argentino multipropósito, el RA-10. Este proyecto implica uno de los mayores esfuerzos de inversión del Estado Nacional en el área de ciencia y tecnología, y pone de manifiesto el fuerte compromiso con la sociedad, ya que permitirá a la CNEA, asegurar el autoabastecimiento de radioisótopos para el país, expandiendo, las capacidades de producción de los mismos". De ahora en más es el pueblo argentino y, específicamente, los trabajadores e industriales del sector nuclear renacido en 2006 los responsables de que los objetivos y lineamientos antes descriptos no se pierdan en los despachos del FMI, la Casa Rosada o del Ministerio de Hacienda y Finanzas Públicas.



Bibliografia
CNEA
http://www.cab.cnea.gov.ar/index.php/proyecto-ra-10