ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Desarrollo socioeconomico y Geopolitica del Desarrollo

| Artículos de opinión

La Católica non sancta

Autor | OETEC-ID


Palabras Claves
Observatorio Deuda Social, UCA, Noailles, Macri, discurso, sesiones, Federico Bernal, Mañana Nacional, AM740



02-03-2016 | Editorial de Federico Bernal del 2 de marzo de 2016, en programa Mañana Nacional, programa del Observatorio de la Energía, la Tecnología y la Infraestructura para el Desarrollo (OETEC) en Radio AM740.





Texto completo

La Católica non sancta
Ayer martes 1 de marzo, el Presidente de la Nación inauguró las sesiones del Congreso Nacional como es habitual. Pronunció un discurso de 1 hora y 2 minutos. La mitad dedicada a la "herencia K"; la segunda no se sabe muy bien a qué.

Fundamentó sus críticas a los gobiernos kirchneristas basando la mayoría de sus datos en ninguna fuente, aunque sí precisó tres de ellas: Transparencia Internacional, el Índice de Competitividad del Foro Económico Mundial y, por último, el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina. Nos detendremos sobre este último porque este programa girará en torno a dicho Observatorio y al debate en relación a los números brindados por el Presidente en relación a infraestructura y calidad de vida.

El Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (OUCA) se presenta como un simple organismo académico que tiene por objetivo principal "estudiar, evaluar y monitorear el estado del desarrollo humano y social". La pobreza, la marginalidad, la desintegración social y la desigualdad económica son algunos de los temas que investiga a fin de favorecer "el desarrollo de políticas y acciones orientadas a superar tales problemas beneficiando a los sectores más vulnerables de la sociedad". Sin embargo, semejante preámbulo y las altas preocupaciones sociales por la calidad de vida de los argentinos no congenian con la ideología conservadora y neoliberal defendida por los integrantes de su Consejo Académico: Natalio Botana (Politólogo, Profesor Emérito de la Universidad Torcuato Di Tella, creador de obras tales como "Sarmiento: una aventura republicana"); Enrique Valiente Noailles (Filósofo, distinguido por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires con la medalla del Bicentenario en 2010, ex Presidente del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC) -fundado por Sonia Cavallo- y Juan José Llach (Sociólogo y Economista, Investigador de la Universidad Torcuato Di Tella, Investigador del IAREL de la Fundación Mediterránea, Investigador de la Fundación Producir Conservando y, por si fuera poco, ex vice-ministro de Economía de Menem y ex Ministro de Educación de la Alianza).

El académico Valiente Noailles expresó en el diario La Nación de cara a los resultados del controvertido primer informe sobre pobreza en la Argentina (junio de 2012) realizado por el mismo Observatorio: "Frente a la insólita destrucción de las estadísticas que se observa en nuestro país, es necesario recurrir a otras fuentes de información, en este caso a las cifras que provienen de un estudio realizado por el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) en el último trimestre de 2011". Ahí comenzaron a imponer el diario La Nación y Clarín a este Observatorio como fuente supuestamente neutral y objetiva. Dijimos que Noailles fue presidente del CIPPEC, la organización fundada por Sonia Cavallo. Hoy el CIPPEC es presidido por el economista Eduardo Levy Yeyati, compilador junto con Federico Sturzenegger, actual número uno del BCRA, de un singular trabajo (libro) titulado "Dollarization", por cierto verdaderas guías para la dolarización en la Argentina y América Latina.

En diciembre del 2014, recordarán, un mes complicado por la agudización de las intentonas desestabilizadoras contra Cristina Kirchner, Valiente Noailles, el director académico del Observatorio de la UCA, publicó un notable artículo en el diario La Nación. Leo textualmente algunas de sus más jugosas frases: "... la tensión social de estos días nos ha retrotraído a lo más nefasto de principios de siglo. Hordas primitivas (¡sic!) invadiendo el Obelisco con la excusa de un festejo, ante la indolencia e impasividad de los poderes públicos; saqueos e incendios en más de una docena de provincias, en las cuales los vecinos debieron armarse en defensa propia ante la ausencia del Estado y la huelga policial". Maravilloso concepto el del académico del Observatorio de la Deuda Social en relación a las masas, por más inducidas a saquear e incendiar que hubieran estado. Y más maravilloso aún la justificación de los casos de linchamiento que por entonces comenzaban a aflorar.

Prosigue el filósofo de la UCA relatando el mal de males en la Argentina populista K: "...nos visitan nuevamente la inflación y las políticas de parche de los años 80, con emisión monetaria, déficit fiscal, controles de precios, cortes de luz y riesgo de default [el problema es defaultear, no endeudarse]. Problemas que, al igual que en aquella época [80s], son enfrentados con improvisaciones infantiles". Para Noailles, nada más maduro (léase contundente) que los noventa para terminar con el peor enemigo del interés de una Argentina pastoril.

Sin embargo, no es esto lo más suculento de su artículo sino y como veremos ahora su extrema simpatía por la interrupción institucional (constitucional). Noailles dice, en el mismo artículo de La Nación y refiriéndose a la crisis de 2001: "... hace 12 años, dos muertos eran suficientes para hacer caer un gobierno. Hoy, 13 muertos no son suficientes para suspender una fiesta en la que baila, en desconexión con la realidad, la Presidenta". Entiéndase por "fiesta" el gobierno elegido democráticamente en 2011.

El cierre de su nota va intacto: "En cualquier caso, se ve que la energía de nuestra desdicha no ha sido suficiente todavía para producir un CAMBIO (sic). Ojalá ocurra en 2015, aunque todavía falta mucho para eso. Ya que antes de llegar se impone otra pregunta: ¿estamos en vías de experimentar una nueva crisis, a pesar de ser evitable? No lo sabemos, pero no se puede descartar que las produzcamos (¡sic!), aún innecesarias (¡¡sic!!), porque es el único mecanismo de CAMBIO que hasta ahora parece haber funcionado (¡¡¡sic!!!). En este sentido, la repetición más sutil es que la Argentina cede, cada tanto, al encanto de su desplome (¡¡¡¡sic!!!!)".

CAMBIO, CAMBIO, pedía el Observatorio de la UCA en 2014. Pero para fertilizar el campo cultural para dicho CAMBIO, proponía en paralelo PRODUCIR, FABRICAR CRISIS "AUN INNECESARIAS, porque es el único mecanismo de CAMBIO que hasta ahora parece haber funcionado".

¿Cómo fabrica una CRISIS un Observatorio ascendido a fuente primordial de los diarios otrora opositores? Con estadísticas y cifras manipuladas, sesgadas, que no señalen otra cosa que decadencia y desánimo.

Pero lo más interesante de todo este relato, y volviendo al discurso del Presidente Macri, es que demostraremos no sólo como el mismo Presidente mintió con los porcentajes de indicadores sociales brindados ayer, sino que al hacerlo colocó a este Observatorio de la UCA como gran defensor del kirchnerismo. Macri lo hizo...

Mi nombre es Federico Bernal. Esto es Mañana Nacional, el programa del Observatorio de la Energía, la Tecnología y la Infraestructura para el Desarrollo.