ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Medio Ambiente

| Artículos Periodísticos

Federalismo energético y "empuntamiento" hidroeléctrico. Lo que los "verdes" se niegan a ver...

Autor | OETEC-ID


Palabras Claves
represas, Santa Cruz, federalismo, empuntamiento, energía hidroeléctrica, energía eólica, Patagonia, CAMMESA, Secretaría de Energía



09-03-2016 | Como fuera explicado oportunamente en nota "Las nuevas represas de Santa Cruz: federalismo energético y seguridad hidroeléctrica", la Patagonia participa hoy con un 4,6% de la potencia hidroeléctrica instalada. Luego de operativas las represas -y considerando ninguna incorporación adicional- esta región llevará su participación al 17,6%. Asimismo, la hidroelectricidad, por tratarse justamente de una fuente renovable pero de alto factor de carga, esto es, de confiabilidad en el suministro de energía eléctrica, es muy utilizada para acompañar la incorporación a la matriz de energías de bajo factor de carga y menos confiables, como la eólica y solar. El fundamentalismo ecologista que reniega de la energía hidráulica omite este pequeño detalle, el denominado "empuntamiento". Veamos la advertencia que en este sentido CAMMESA realizó en 2012 a la Secretaría de Energía.


La seguridad del abastecimiento hidroeléctrico argentino habrá ganado mucho y la región será acreedora de energía renovable, de cero emisión de gases contaminantes, abundante y entre las más baratas. Asimismo, la potencia instalada a diciembre de 2015 se ubicó en 33.493MW. Las regiones GBA, LIT y BA concentran cerca del 46% de la potencia total del país. La Patagonia, por su parte, apenas explica el 3%. La construcción de los aprovechamientos sobre el río Santa Cruz permitirá diversificar aún más la matriz, llevará más equilibrio a la potencia instalada por región e incrementará la seguridad del abastecimiento hidroeléctrico nacional.



Fuente: Elaboración propia en base a CAMMESA

Por último y en cuanto a la potencia instalada específica de la Patagonia, las represas de Santa Cruz incrementarán en casi un 335% la potencia local. Esto redundará en un gran aliciente para el desarrollo provincial y regional social, productivo e industrial. A propósito, debe comprenderse que la energía debe anteceder al desarrollo y no el "desarrollo" (teoría del derrame) a la energía. En palabras de la especialista británica del OETEC, Dra. Tsani, y que por supuesto se aplica a la Patagonia "El uso de la energía se relaciona con el crecimiento demográfico, la expansión de centros urbanos, el proceso de industrialización y el desarrollo de infraestructura". Impedir que las represas generen excedente que pueda utilizarse para hacer realidad una planificación de desarrollo regional basado en la modernización y diversificación productiva e industrial de las provincias australes no es federalismo, es unitarismo, es centralismo porteño, egoísta y sumamente perjudicial.

El empuntamiento
Y como si lo anterior no bastara, más perjuicios producto de la menor generación de energía derivada de la modificación macrista. Por un lado, se aumentará el valor de la energía para poder repagar el crédito chino, lo que le otorga mayor vulnerabilidad al emprendimiento; por el otro, la modificación de lo establecido por CAMMESA en relación al consumo de energía proveniente de las represas, que debe aportar a cubrir los picos y no la base, como se pretende ahora.

Este aspecto, por cierto nada menor desde las incorporaciones de energía eólica registradas a la región Patagónica (más las que fueron planificadas por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner), fue advertido en un informe de CAMMESA a la Secretaría de Energía de la Nación en abril de 2012 y que transcribimos textualmente: "En relación a las Centrales de Cóndor Cliff y la Barrancosa [rebautizadas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic], se entiende que su empuntamiento resultaría de alta utilidad para el sistema por:
a) La necesidad, ante la incorporación de generación eólica, de cubrir variaciones con la protección de energía de la misma;
b) La necesidad, en semanas críticas del sistema, de cubrir los requerimientos de una demanda cada día más aleatoria, por efecto de los consumos asociados a calefacción o refrigeración; y
c) Requerimientos adicionales del empuntamiento, en función de la curva típica de demanda del sistema".

El informe citado de CAMMESA dedica varias páginas a la problemática asociada con la incorporación de energía eólica al sistema interconectado, siendo fundamental acompañar toda incorporación con energías que, como la hidroeléctrica, permitan frente a desequilibrios entre la generación y el consumo creados por la eólica rápidamente activar las reservas de generación de corto plazo.

Y este es justamente el punto clave que omite el fundamentalismo medioambiental. Pues no se trata de archivar los proyectos eólicos, sino incorporarlos muy progresivamente y sin dejar de apuntalarlos con energías de base. Esto, por supuesto, previendo que los desarrollos eólico y solar constituyan siempre un motor para el desarrollo de la industria nacional asociada a dicho tipo de tecnologías.



Bibliografia
"Las represas de Santa Cruz: en defensa del empleo, la industria y la seguridad energética" (29/12/2015)
http://www.oetec.org/nota.php?id=1493&area=1

"Las nuevas represas de Santa Cruz: federalismo energético y seguridad hidroeléctrica" (OETEC - 15/01/2016)
http://www.oetec.org/nota.php?id=1514&area=25