ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Energia

| Artículos Periodísticos

OETEC celebra la designación del Diputado Nacional De Vido al frente de la Comisión de Energía

Autor | OETEC-ID


Palabras Claves
Comisión de Energía, De Vido, Plan Energético Nacional, Ministerio de Planificación, pobreza, industrialización, desarrollo, Néstor Kirchner, Cristina Fernández de Kirchner



01-04-2016 | Por los hitos alcanzados gracias a la implementación del Plan Energético Nacional (2004-2015), OETEC recibe con entusiasmo la designación del Diputado Nacional Julio De Vido al frente de la comisión de Energía de la Cámara de Diputados de la Nación. Esta designación, conjuntamente con las fuerzas sociales, productivas y nacionales nacidas al amparo de una energía como motor del desarrollo, la industrialización y la inclusión social es la garantía de defensa de lo conseguido entre 2003 y 2015.


La importancia del Plan Energético Nacional debe entenderse partiendo de la pesada herencia que dejaron a su paso las administraciones neoliberales anteriores a 2003: millones de hogares sin acceso al gas natural y a la electricidad, provincias desconectadas del sistema eléctrico nacional, obras de infraestructura energética pensadas sólo para exportar nuestros recursos no renovables dejando desabastecido el mercado interno, y desregulación en los precios de la energía con tarifas promotoras de la exclusión y la pobreza energética (social, industrial y productiva). En este sentido, el gobierno de Néstor Kirchner, a través del Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, tuvo que hacerse cargo no sólo de la ejecución de una política energética a nivel nacional sino también del desafío histórico de revertir décadas de una planificación energética depredadora de nuestros recursos a expensas del consumo interno y el bienestar de la ciudadanía.

Por tanto, el Plan Energético Nacional, puesto en marcha en mayo de 2004, resultó ser el más ambicioso de la historia energética argentina, permitiendo finalizar obras de energía por más de 24.455 millones de dólares y apuntalando una economía que se expandió en un 90% durante los últimos doce años. Las inversiones realizadas hicieron posible la incorporación de 4.600.000 hogares a la red eléctrica y más de 3.000.000 hogares a la red de gas natural, pasando de una cobertura de 51,41% al 56,15% de hogares en materia de gas natural. Asimismo, se instalaron 320.000 nuevos medidores industriales y comerciales a la red eléctrica y 120.000 nuevos medidores industriales y comerciales a la red de gas. Además, el Plan contempló la ampliación de gasoductos y plantas compresoras, la terminación de obras estratégicas como Yacyretá y Atucha II, la construcción de centrales termoeléctricas e hidroeléctricas, líneas de transporte eléctrico, obras de transformación y de distribución eléctrica, el impulso a la actividad nuclear, el fomento de las energías renovables y de los biocombustibles, así como también la exploración y el desarrollo de los recursos hidrocarburíferos convencionales y no convencionales.

Sin embargo, lo más destacable fue el cambio de paradigma energético que supuso la llegada del Plan Energético Nacional donde, a diferencia de otras épocas en las que se privilegiaban las exportaciones de energía, el eje estuvo puesto en ampliar la cobertura nacional de los servicios y expandir el suministro a la industria argentina. Los números no dejan lugar a dudas: se amplió en 27 millones de metros cúbicos por día la capacidad de transporte de los gasoductos, se incorporaron 12.250 MW y se construyeron más de 5.800 kilómetros de líneas de alta tensión que permitieron anillar el sistema energético nacional (recordemos que la mitad de las provincias se encontraban fuera del Sistema Argentino de Interconexión).

En momentos donde la política energética de nuestro país se encuentra a cargo de las corporaciones y responde no ya a los intereses del pueblo argentino sino al de los sectores más concentrados de la economía y, fundamentalmente, al terrorismo financiero occidental y que nuevamente posa sus garras sobre la seguridad energética de la Argentina y pretende cobrarse su paga con los frutos de nuestros recursos naturales, recordamos los grandes hitos del Plan Energético Nacional y reivindicamos la designación del ex Ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios y actual Diputado Nacional, Arq. Julio De Vido, al frente de la comisión de Energía de la Cámara de Diputados de la Nación entendiendo que su presencia contribuirá al afianzamiento de la justicia energética en nuestro país.



Bibliografia
Bernal, Federico. "¿Qué fines persigue el tarifazo? Una imagen y mil palabras". http://www.oetec.org/nota.php?id=1551&area=1