ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Medio Ambiente

| Artículos Periodísticos

Cayó 9,4% la demanda nacional de electricidad en marzo

Autor | OETEC-ID


Palabras Claves
demanda, energía eléctrica, energía hidráulica, energía nuclear, energía eólica, caída, tarifazo, cambio climático, renovables, crisis energética, Ministerio de Planificación, Ministerio de Energía, desempleo, desindustrialización



23-04-2016 | La demanda nacional de electricidad de los agentes económicos cayó 9,4% en marzo de 2016. Esta declinación en el consumo de energía del mercado eléctrico mayorista es resultado del tarifazo aplicado por el Ministerio de Energía y Minería de la Nación. La combinación de las políticas económica y energética del macrismo en apenas 4 meses frenaron las inversiones y desalentaron el consumo, como resultado de un tedioso y cada vez más profundo proceso inflacionario y aumento de los costos energéticos (precios de combustibles y tarifas de servicios públicos de la energía), lo cual explica la actual situación de estanflación, es decir, la existencia simultánea de recesión económica e inflación. El Observatorio de la Energía, Tecnología e Infraestructura para el Desarrollo (OETEC) advierte a la administración nacional que este tipo de políticas atentan contra el desarrollo y expansión sostenible del aparato productivo del país, es decir, totalmente incompatibles con una Argentina industrializada y económica y socialmente inclusiva.


Según la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico S.A. (CAMMESA), la demanda nacional de energía eléctrica de los agentes económicos en marzo de 2016 fue de 10.458,1 GWh, presentando una declinación de 9,4% respecto a igual mes del año anterior. Durante el año móvil se observó un aumento de 3,1% en la demanda, mientras que en el acumulado correspondiente al primer trimestre de 2016 el crecimiento fue de 1,8% en relación a igual período del año anterior (a modo comparativo, la demanda de energía de los agentes económicos de 2015 aumentó 4,4% respecto a la registrada en el año 2014). A continuación se presentan los gráficos de referencia.



Fuente: CAMMESA. Evolución de la demanda neta de electricidad de los agentes económicos durante el período Enero-Diciembre de 2015 y Enero-Marzo de 2016.



Fuente: CAMMESA. Evolución de la máxima generación bruta en horas pico durante el período Enero-Diciembre de 2015 y Enero-Marzo de 2016.

Con respecto a la potencia máxima en horas pico, la correspondiente a marzo de 2016 se registró el día 17 con 23.139 MW, representando un descenso de 1,2% en relación a la registrada en igual mes del año anterior.

La temperatura media en marzo de 2016 fue de 21,2°C, el mismo mes del año anterior fue 22,9°C, mostrando una disminución de 7,4%; mientras que la histórica del mes es de 21,5°C.

La potencia nominal instalada unificada al Sistema Argentino de Interconexión (SADI) en marzo de 2016 fue de 33.703 MW (32.631 correspondieron a potencia instalada con licencia de operación comercial y 1.072 MW a potencia puesta en marcha de prueba). De los 33.703 MW, 61,3% correspondió a equipos de generación térmica (20.645 MW), 33% a equipos de generación hidráulica (11.108 MW) y 5,2% a equipos de generación nuclear (1.755 MW), mientras que el 0,5% restante correspondió a equipos eólicos (187 MW) y solares fotovoltaicos (8 MW).

La generación neta de marzo de 2016 fue de 10.808,5 GWh, la cual representa una disminución de 9% respecto a la generada en igual mes del año anterior. Esta generación incluye importación de electricidad, que tuvo una participación de apenas 0,1%.

En la oferta local de generación de marzo de 2016 respecto a igual mes del año anterior, se observa que la térmica-fósil, la nuclear, la solar fotovoltaica y la importación disminuyeron 13,6%, 4,8%, 0,2% y 11,9%, respectivamente, mientras que la hidráulica y la eólica aumentaron 3,3% y 20,5%, respectivamente.

A su vez, cuando se indaga sobre la contribución de los diferentes equipos de generación en la oferta local en marzo de 2016 (10.808,5 GWh), se observan las siguientes participaciones porcentuales: 66,6% térmica-fósil (7.204 GWh), 27,3% hidráulica (2.948,9 GWh), 5,5% nuclear (590,4 GWh), 0,5% eólica (50 GWh), 0,01% solar fotovoltaica (1,3 GWh) y 0,1% importación (13,9 GWh).

En lo concerniente al aporte de las principales represas hidroeléctricas y ríos, se observó en marzo de 2016 que en la represa binacional Yacyretá los aportes fueron muy superiores a los medios históricos; la represa binacional Salto Grande operó con aportes hidráulicos muy superiores a los medios históricos; la represa Futaleufú, ubicada en la provincia del Chubut, registró caudales muy inferiores a los medios históricos; en la cuenca del Comahue, los aportes de los ríos Limay, Neuquén y Collón Curá fueron muy inferiores a los medios históricos.

Por último, cuando se indaga sobre el acumulado Enero-Marzo de 2016, se observan crecimientos de 2,2% en la generación y de 1,8% en la demanda de los agentes económicos. Durante el citado trimestre CAMMESA registró 4,4 GWh de racionamiento por cortes.

A diferencia de los indicadores del mercado eléctrico mayorista registrados durante el período 2003-2015, que mostraron un aumento significativo en el nivel de consumo del aparato productivo nacional resultante de la expansión durante los doce años de kirchnerismo, y que fuera apuntalado a lo largo de esos años de estratégicas inversiones en infraestructura energética gestionadas por el entonces Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, que para este caso en particular correspondió a los segmentos generación y transmisión por media/alta/extra alta tensión de energía eléctrica, con tarifas subsidiadas para los hogares residenciales, los comercios y la industria, la caída de 9,4% en el consumo de electricidad registrada en marzo de 2016 es resultado de las políticas energéticas aplicadas por el Ministerio de Energía y Minería de la Nación (léase tarifazo). En este sentido no puede dejar de mencionarse que el incremento exponencial e injustificado de las tarifas están en sintonía con la adaptación que la actual administración pretende hacer del sector para favorecer la incorporación masiva de energías eólica y solar a la matriz, ciertamente, un camino que como el mundo demuestra ser infructuoso a la hora de reducir de forma sostenible y significativa las emisiones de CO2 (del sector energético) y sustituir el uso de los combustibles fósiles.

La combinación de las políticas económica y energética del macrismo en apenas cuatro meses de gestión frenaron las inversiones y desalentaron el consumo, como resultado de un tedioso y cada vez más profundo proceso inflacionario y aumento de los costos energéticos (precios de combustibles y tarifas de servicios públicos de la energía), lo cual explica la actual situación de estanflación, es decir, la existencia simultánea de recesión económica e inflación. A modo ilustrativo, ello provocó la suspensión de miles de trabajadores en casi todas las plantas automotrices. Y para dar un ejemplo todavía más ilustrativo, en el sector metalúrgico se registró para el primer bimestre de 2016 una caída de 8,2% de la producción metalúrgica respecto a igual período del año anterior. Aproximadamente 12.000 obreros metalúrgicos han perdido su puesto laboral y por consiguiente sus ingresos durante los últimos cuatro meses.

El Observatorio de la Energía, Tecnología e Infraestructura para el Desarrollo (OETEC) advierte a la administración nacional que este tipo de políticas atentan contra el desarrollo y expansión sostenible del aparato productivo del país, es decir, son totalmente incompatibles con una Argentina industrializada y económica y socialmente inclusiva.



Bibliografia
CAMMESA: http://portalweb.cammesa.com

OETEC (21/04/2016). Ahora sí vivimos una crisis energética. http://www.oetec.org/nota.php?id=1753&area=1

OETEC (20/01/2016). ¿Crisis energética? Aumentó 4,4% la demanda nacional de electricidad en 2015. http://www.oetec.org/nota.php?id=1527&area=5

ADIMRA: http://www.adimra.org.ar