ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Energia

| Artículos Periodísticos

Yacimiento Río Turbio, la calidad del carbón y la desidia del Presidente Macri

Autor | OETEC-ID


Palabras Claves
Río Turbio, carbón, cuenca carbonífera, Chile, Matías Mazú, central térmica, Santa Cruz, Macri, fundamentalismo ambiental, contaminación, azufre



15-05-2016 | Recientemente, el Presidente Mauricio Macri manifestó que la Argentina importará no sólo gas natural sino también carbón desde Chile. La causa: sostienen sus asesores que el nuestro resultaría inviable. Se reitera el argumento con el cual la Argentina del Centenario en poder de Gran Bretaña, y habiendo descubierto carbón en la Patagonia, rechazaba con falacias técnicas la calidad del mineral a los efectos de no interrumpir las importaciones del mismo energético procedente de Gales. Con el retorno de la Argentina agroexportadora a la Casa Rosada, la zoncera del carbón vuelve a escena: nuestros recursos no sirven cuando ello implica sustituir importaciones, esto es, profundizar la autosuficiencia energética. Pero volvamos a Macri y su posición sobre Río Turbio. Como mínimo, insólito argumento desde que la cuenca carbonífera que atraviesa nuestro país es exactamente la misma que pasa por Chile. En efecto, así lo manifestó el 12 de mayo pasado, Matías Mazú -ex intendente de Río Turbio y actual diputado nacional por la Provincia de Santa Cruz- en el programa de radio del OETEC, Mañana Nacional (AM 740), al expresar que la administración de Mauricio Macri "está mal informada o cuenta la información que le conviene para ajustar y achicar más el Estado y no poner en valor nuestro carbón" y que "Río Turbio es la ciudad más austral de la Argentina continental, está a 4 kilómetros de la frontera con Chile y tiene el mismo carbón; la morfología de esa zona, nuestra cordillera, el carbón cuaternario, es exactamente igual, no hay ninguna diferencia". A la zoncera del carbón y su supuesta inutilidad (otra que "empleo inútil"), deben sumarse ahora las barbaridades del fundamentalismo ambiental y la pila de mentiras sobre supuestos actos de corrupción (ver nota del día de la fecha del diario Perfil), por cierto, ninguno probado. En fin, los representantes de la Argentina del Centenario han vuelto al poder y con ellos la intención de desmantelar un sistema energético autosuficiente, diversificado, abundante, genuinamente federal y con energía barata y accesible para los 42 millones de compatriotas y las 23 provincias. ¿Y todo para qué? Energía más cara, cada vez más escasa y centralizada desde la Ciudad Puerto, para volver a convertir a las provincias en patio trasero del centralismo porteño y a su vez a la Argentina toda en patio trasero de las naciones industrializadas. En este sentido, no podemos sino coincidir con las manifestaciones recientemente formuladas por el ex ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, al respecto de los ataques contra el Yacimiento de Río Turbio y su central a carbón: "Buscan condenar al extremo sur de la Patagonia otra vez al olvido y la frustración, como fue durante el neoliberalismo".


Preocupado por la paralización de las obras en Río Turbio, Matías Mazú se reunió con Marcos Peña y demás funcionarios macristas ante "la inactividad y la pasividad" de la administración nacional "que en diciembre paró la inversión en la usina y el yacimiento con la excusa de hacer una auditoría y ya pasaron cinco meses y sigue la inactividad y se perdieron más de 1.000 puestos de trabajo del sector de la UOCRA".

Respecto a la reunión, el diputado nacional por Santa Cruz contó que el Jefe de Gabinete "escuchó porque no tenía ni idea de qué se trataba y tenía dudas acerca de por qué importar gas y comprar carbón a Chile" y que, tras finalizar el encuentro, se toparon con el Presidente Macri quien les dijo que en Río Turbio "la tenían complicada y difícil" porque se había "construido una usina para un carbón que no sirve" y que sus asesores le habían recomendado "comprar carbón de Chile o hacerla a gas". Sumado a esto, el cinismo característico del Presidente no tardó en llegar: al despedirse de la comitiva santacruceña les deseó que "tengan suerte".
Con todo, el dato de color que se desprende de la situación es que, según expresó Matías Mazú durante la entrevista, "el segundo de Aranguren, de minería, es integrante y socio de la empresa chilena que nos quiere vender el carbón".

Por otra parte, consultado por las presiones del fundamentalismo verde y el Ministerio de Ambiente en relación a la actividad carbonífera, Mazú explicó que "la energía de Estados Unidos es generada a través del carbón en un 45%; es cierto que están cambiando por otras energías, pero no por cuestiones ambientales sino porque tienen un carbón de pésima calidad" y que, a diferencia del estadounidense, "nuestro carbón es de 6.000 calorías y con un bajo contenido de azufre de 0,8 por ciento, cuando en Europa del Este y EE.UU. se consumen carbones que tienen hasta el 8 por ciento de contenido de azufre que son los que generan mayor contaminación".

En este sentido, el ex Intendente de Río Turbio afirmó que el objetivo de las naciones industrializadas y sus operadores locales es que los países emergentes como el nuestro no crezcan y "que toda la energía se vaya para el centro portuario, es decir, para Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe, y que la periferia de la Patria como somos nosotros no se desarrolle".

En franca oposición a las tentativas de la administración nacional de paralizar la central de Río Turbio y en defensa de la soberanía energética nacional, Federico Bernal agregó que lo que busca el macrismo es "que la energía sea cada vez más cara, cada vez más escasa, para volver a convertir a las provincias en patio trasero del centralismo porteño y a su vez a la Argentina en patio trasero de las naciones industrializadas".

A la zoncera del carbón y su supuesta inutilidad, deben sumarse ahora las barbaridades del fundamentalismo ambiental y la pila de mentiras sobre supuestos actos de corrupción (ver nota del día de la fecha del diario Perfil), por cierto, ninguno probado. En fin, los representantes de la Argentina del Centenario han vuelto al poder, y con ellos la intención de desmantelar un sistema energético autosuficiente, diversificado, abundante y con energía barata y accesible para los 42 millones de compatriotas y las 23 provincias.

En este sentido, no podemos sino coincidir con las manifestaciones recientemente formuladas por el ex ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, al respecto de los ataques contra el Yacimiento de Río Turbio y su central a carbón: "Buscan condenar al extremo sur de la Patagonia otra vez al olvido y la frustración, como fue durante el neoliberalismo".



Bibliografia
OETEC (Mañana Nacional). "Matías Mazú (ex intendente de Río Turbio) desmintió a Macri: "tenemos el mismo carbón" que Chile"
http://www.oetec.org/nota.php?id=1812&area=1

Nota de Perfil
http://www.perfil.com/politica/De-Vido-uso-una-universidad-para-desviar-fondos-publicos-sin-control--20160515-0012.html