ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Medios de Comunicación y Estructura de la Información

| Artículos de opinión

Sobre el "IPC-Congreso": cuando la mierda de toro adquiere valor científico inobjetable

Autor | Federico Bernal


Conflictos de Interes
El autor manifiesta conflictos de interes: su negativa a creer que nada bueno para el pueblo argentino puede provenir de los diputados Sturzenegger y Patricia Bullrich, por supuesto, en función de la historia reciente y su paso por la administración pública.


Palabras Claves
IPC-Congreso, inflación, Patricia Bullrich, Federico Sturzenegger, media aritmética, media geométrica, consultoras, libertad de expresión



15-12-2014 | A propósito del IPC-BBulSSchiT (mal llamado IPC-Congreso) ... Un día de 2011, ciertos exponentes del conservadurismo legislativo se juntaron y pusieron en marcha el bautizado (por ellos) "IPC-Congreso". Inteligente movida, sin duda, lograr que un promedio de mediciones del índice de precios al consumidor efectuados por un puñado de consultoras privadas pase ante la sociedad por un IPC elaborado por el Congreso de la Nación. Por supuesto que el "IPC-Congreso" carece de total rigurosidad técnica; y que es un mamarracho lo es. Pero su fortaleza radica justamente en dichas "cualidades". Al "IPC" creado por Carlos Brown (Partido Fe), Patricia Bullrich (Unión por Todos), Federico Sturzenegger (PRO), Cornelia Schmidt Lierman (PRO) y Pablo Tonelli (Unión-PRO)" hay que responderle con un adefesio semejante, única manera de cortar por lo sano con su legitimación.


Breve introducción a los creadores del IPC-BBulSSchiT
Antes de comenzar, un favor a nuestros lectores: breve repaso a los cerebros detrás del "IPC-Congreso", en adelante IPC-BBulSSchiT, por las siglas de sus progenitores. Carlos Brown pertenece al Partido Fe, fuerza política comprometida en el combate al trabajo informal en el sector agrario. Su creador es el Momo Venegas. Patricia Bullrich: fundadora de Unión por Todos en 2002. Manifiesto: "Que preconizamos la austeridad y la eficiencia en la administración de la cosa pública... Que creemos en la integración de la Argentina en el mundo, propiciamos la profundización de un acercamiento con los países vecinos, adelantando en las negociaciones en el MERCOSUR, y la negociación de acuerdos de libre comercio con la Unión Europea y el ALCA". La última frase está mal redactada, cosa habitual en Bullrich que además tiene problemas con la expresión oral. No obstante se entiende el concepto: libre comercio con todos y todas. Finalmente están los diputados PRO ya harto conocidos por todas y todos, con la sola excepción de Cornelia, íntima amiga de la golpista venezolana Corina (Machado) por lo que se infiere de la carta que la última envió a la primera (fechada el 9 de diciembre del corriente) y que figura en el blog de la diputada macrista. Hecho este muy sucinto repaso, de cabeza ahora al supuesto IPC del supuesto Congreso, pero partiendo desde una crítica constructiva a las críticas que desde el gobierno nacional se le imputan.

Crítica zonza número 1 (medias y soquetes)
Supuestamente el IPC- BBulSSchiT obtiene sus valores promediando los IPC de seis consultoras. El promedio, o media aritmética, es la suma de las observaciones hechas para determinada variable dividida entre el número de observaciones. El inconveniente con la media aritmética es que un valor extremo o atípico puede distorsionarla gravemente. Sin embargo, como el IPC- BBulSSchiT seguramente se nutre de consultoras que no coinciden con la metodología del INDEC, es muy probable que los seis IPCs sean parecidos (es decir, que no haya valores atípicos). Incluso y conforme pudimos comprobar, valores de IPC mensuales que oscilan entre 1,8-4 arrojan como máximo una diferencia entre una media y la otra del orden del 0,2. En suma, cuando se le endilga al IPC-BBulSSchiT el uso de la media aritmética para calcular el promedio es, en parte, estadísticamente erróneo.
La clave pasa más bien por saber si las consultoras de las que abrevan los diputados de la austeridad, el ALCA y el golpismo venezolano utilizan la media aritmética o la media geométrica para elaborar sus respectivos IPCs. ¿Por qué? Porque la media geométrica es la forma aceptada mundialmente para calcular IPCs, siendo que resulta menos sensible que la media aritmética a los valores extremos. Suponiendo que efectivamente las consultoras utilicen la media geométrica, lo que quedaría por averiguar (y lo estadísticamente refutable del IPC-BBulSSchiT) es, en todo caso, bajo qué criterios se selecciona las consultoras, si se las toma al azar o a dedo, si la muestra o pool de consultoras es representativa del total de consultoras privadas del país en función de las distintas metodologías existentes, los conflictos de interés, el territorio del cual obtienen sus datos (nacional, provincial o municipal), etc. Pero el IPC- BBulSSchiT no debe ser refutado estadísticamente sino políticamente.

Crítica zonza número 2 (el mercadito de abajo...)
"El IPC-Congreso es parte de una campaña que pretende instalar que la inflación es de 40 por ciento... No tengo la más pálida idea de donde surge [el IPC-Congreso], porque la verdad que viendo como están elaborados, lo hacen a mano alzada, hacen tres llamados, bajan al mercadito de abajo de la oficina". Con estas palabras se expresó recientemente el ministro de Economía, Axel Kicillof, en relación al IPC-BBulSSchiT. Muy cierto, aunque creemos que no hace a la cuestión de fondo. El IPC-BBulSSchiT es una herramienta política de la oposición conservadora; forma parte de la batería de argumentos destinados a generar pánico, zozobra e incertidumbre entre la población. Algo así como la versión para los "precios" de la célebre "inseguridad" en materia de robos-secuestros-asesinatos, de la misma manera que "crisis energética" apunta a fomentar la sensación de inseguridad en el plano de los combustibles y los servicios públicos de luz y gas. Y la verdad es que realmente importa un rábano si la metodología del IPC-BBulSSchiT es matemáticamente correcta o incorrecta, o si la recopilación de datos la realizan en el mercadito de la esquina o en 1.000 mercaditos de la República. La clave del rol magistral y la importancia subjetiva del IPC-BBulSSchiT es su utilización política y mediática, aunque como veremos al final, paradójicamente requiera para desmontarlo de una táctica igualmente bochornosa en su método estadístico.

Legitimación nacional y popular del BBulSSchiT
Abrumados vivimos de ejemplos de cómo los medios reaccionarios convirtieron un mamarracho de "IPC" -inédito en el mundo- en un "IPC" supuestamente elaborado por el Congreso de la Nación y que, como tal, cuenta con su aval. "El Congreso midió una inflación anual del 41,25%", tituló en noviembre Infobae. "La inflación Congreso anual es del 40,53%", portada en el Crónica del jueves. Listo el pollo. Cuando el ministro de Economía o cualquier funcionario o legislador hablan del "IPC-Congreso" sin demoler la zoncera de su denominación, perdemos todas y todos. Para colmo de males, tenemos los casos en los que medios identificados con el proyecto político vigente ilustran los avances del programa de precios cuidados o la desaceleración de los precios (cosa por otro lado muy cierta) con la caída en el IPC-BBulSSchiT de diciembre. Y esto es un error mucho más que grosero. Que en su presentación del IPC del día 10 del corriente a Patricia Bullrich no le quede más remedio que reconocer que el BBulSSchiT está en su marca mensual más baja desde mayo de 2013 vaya y pase. Pero lo primero es muy distinto porque es el campo nacional quien lo legitima. O se lo critica y refuta siempre, o se lo alaba siempre. Y a propósito de esto, una última reflexión sobre la intención del gobierno de prohibir la presentación del IPC-BBulSSchiT en el Parlamento.

Por un "IPC-Congreso Nacional"
El oficialismo dejó que el "IPC-Congreso" se consolidara y se posicionara mediáticamente. Se lo cuestionó y cuestiona mal y a destiempo. Encima ahora y como relata Clarín eufórico "diputados kirchneristas le pidieron a Domínguez que no permita su presentación [del BBulSSchiT]; la oposición denuncia un acto de censura". Le dimos de comer gratis a Magnetto durante meses, ascendimos a Bullrich al rango de heroína de la "libertad de expresión" y fortalecimos al inefable BBulSSchiT.

Si se nos permite la injerencia y el atrevimiento, recomendamos a los legisladores del pueblo argentino combatir el "IPC-Congreso" repitiendo uno a uno los exitosos pasos tomados por el grupo BBulSSchiT en el posicionamiento de su "IPC": 1) elegir 6 consultoras que mejor nos convenga; 2) denominar "IPC-Congreso Nacional" o "IPC-Mayoría del Congreso" o "IPC-Parlamento", o el nombre que quieran; 3) promediar los IPCs de las consultoras elegidas con la media aritmética; y 4) realizar una conferencia de prensa en el Congreso todos los meses, en el mismo salón, después de la presentación mensual del BBulSShiT y montando el mismo circo.

Mierda de toro como premisa científica inobjetable
La creación de un nuevo IPC a imagen y semejanza del BBulSSchiT obligará automáticamente a Clarín, a La Nación, a la ex ministra de De la Rúa, al PRO y al Momo Venegas a criticar el nuevo IPC por estafador y copia vil, no quedándoles más remedio que poner en evidencia el milagro matemático, estadístico, mediático y, sobre todo, político, que hoy por hoy está consiguiendo elevar al nivel de premisa científica inobjetable un simple pedazo de mierda de toro (bullshit, en inglés). Y que con nuestra calificación no se enojen los creadores del "balde de bosta", por favor.