ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Medios de Comunicación y Estructura de la Información

| Artículos de opinión

Sobre el Izquierdismo Infantil del PTS

Autor | Belen Ennis


Conflictos de Interes
La autora no manifiesta conflictos de interés


Palabras Claves
PTS, ultra-izquierda, PO, Altamira, Del Caño, infantilismo, izquierda, Trotsky, Marx, Lázaro Cárdenas



18-12-2014 | El Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS), enmarcado dentro del Frente de Izquierda (FIT), cerró el año con un acto en el estadio de Argentinos Juniors el pasado 6 de Diciembre. Allí, el encargado de pronunciar el discurso que puso fin al evento fue el joven diputado nacional por la provincia de Mendoza y precandidato a presidente 2015, Nicolás Del Caño.


El PTS que renunció enteramente a cualquier análisis crítico, histórico, serio y profundo del marxismo y que se dedicó a sostener un izquierdismo cada vez más infantil en el plano nacional, contrario al Estado en todas sus formas, no pudo más que apuntar sus cañones hacia Gobierno Nacional. Las palabras pronunciadas por el diputado Del Caño en su discurso lo demuestran: "mientras los padecimientos de los trabajadores y el pueblo aumentan, en el Parlamento no se cansaron de votar leyes a favor de las distintas fracciones de la clase capitalista".

¿Por qué el PTS relaciona Parlamento y Capitalismo? La explicación es bastante antigua. Encerrado en la lógica de pensamiento de los partidos de izquierda, carece de capacidad para describir al Estado más allá de la típica caracterización marxista clásica que lo entiende simplemente como una herramienta política al servicio de la clase dominante, es decir, como un instrumento de explotación de los trabajadores controlado por el capital.

Si bien Carlos Marx no escribió nunca una teoría acabada del Estado en sentido estricto podemos decir que lo central de su concepción se encuentra en negar al Estado como agente ubicado por encima de todas las clases sociales actuando como representante del interés general de la nación. El marxismo más ortodoxo alega, entonces, que en la conformación y funcionamiento del aparato estatal, la lucha de clases juega un rol preponderante y que es la burguesía, como clase económicamente dominante, quien se encarga controlarlo. Cuando pasamos al ámbito de la praxis revolucionaria y dejamos de lado el mundo filosófico de las ideas, el esquema teórico original debe sufrir adaptaciones indefectiblemente y es aquí, en este proceso de traspaso, cuando el PTS pierde la brújula. Bien sabido es que las revoluciones triunfantes fueron aquellas dirigidas por líderes que supieron realizar el necesario pasaje de la teoría a la práctica y no por dirigentes que, blandiendo espadas de cartón, se limitaron a repetir de memoria la fraseología marxista.

Vladimir Lenin, líder de la Revolución Bolchevique, comprendió que la Rusia de su tiempo debía transitar por una etapa previa de Capitalismo de Estado o Estado de Bienestar antes de implementar el Socialismo. Ya en Mayo de 1918 dejaba constancia de esto en su escrito titulado "Acerca del infantilismo "izquierdista" y del espíritu pequeñoburgués" cuando les explicaba, a ciertos sectores del partido que lo criticaban por izquierda, que "la clase obrera, después de aprender a proteger el orden estatal frente a la anarquía de la pequeña propiedad, después de aprender a organizar la producción en gran escala, en escala de todo el país sobre la base del capitalismo de Estado, tendrá entonces en las manos -disculpadme la expresión- todos los triunfos, y el afianzamiento del socialismo estará asegurado" quienes no comprenden esto sólo están "limitándose a una contraposición abstracta del "capitalismo" al "socialismo" y no calando hondo en las formas y fases concretas de esta transición". Nos preguntamos si los integrantes del PTS habrán leído, en algún momento, estas declaraciones del ideólogo y líder de la Revolución de Octubre cuando manifiestan que el Gobierno Nacional es el "gobierno de los capitalistas".

Sabemos que al diputado Nicolás del Caño le gusta citar en sus intervenciones a León Trotsky y, de hecho, lo hizo en su último discurso el pasado 6 de Diciembre: "como decía León Trotsky, la IV Internacional debe prestarle interés a las nuevas generaciones del proletariado, darle confianza en sus propias fuerzas y el porvenir, también el apoyo en los sectores más oprimidos, como la mujer". Inevitablemente volvemos a preguntarnos si el diputado Del Caño conoce los trabajos que Trotsky realizó, estando exiliado en México, en relación al gobierno de Lázaro Cárdenas en los cuales rescataba el carácter "anti-imperialista" del mismo.

La miopía histórica y política que persigue al PTS lo lleva a cometer los mismos errores de interpretación en el plano nacional tildando al Peronismo y al Kirchnerismo de "bonapartismo" o "populismo". No es de extrañar que, sin entender todavía bien de que se trata el marxismo, hayan pasado por alto el carácter revolucionario que los gobiernos de Perón, de Néstor y de Cristina representaron para la realidad de nuestro país.

Cuando el precandidato a presidente del Frente de Izquierda dijo que "el gobierno kirchnerista contó con un consenso derechista, el aval de toda la oposición patronal, de acuerdo con todas las medidas anti-obreras" y agregó que "votaron leyes como la entrega escandalosa de los recursos hidrocarburíferos al servicio de la Chevron, votaron el código civil pedido por el Vaticano, votaron subsidios millonarios a las empresas y ni siquiera pudieron eliminar el impuesto al salario con el que nos roban a miles de trabajadores y quieren presentarlo como un premio", creemos que no hace más que participar del juego político que le impone la oposición neoliberal. A esta altura de los acontecimientos, con tantos errores políticos cometidos, la izquierda no puede seguir pecando de esta ingenuidad política.

El Frente de Izquierda conforma, ni más ni menos, que el brazo izquierdo de la derecha. En este sentido, nos remitimos a las palabras que el propio Lenin escribía hace casi 100 años atrás "así son nuestros "comunistas de izquierda", quienes de palabra (y profundísimamente convencidos de ello, como es natural) son enemigos implacables de la pequeña burguesía; pero, de hecho, no hacen más que ayudarla, no hacen más que servirla, no hacen más que expresar su punto de vista aullando contra el capitalismo de Estado".

El izquierdismo infantil del PTS lo vuelve inconciente de las verdaderas correlaciones de fuerzas existentes en la Argentina y funcional al sistema del cual pretende escapar. Sin
poder ir más allá de las frases pomposas y supuestamente revolucionarias colabora indirectamente con el sector más recalcitrante de la derecha nacional. Creemos que referirnos a un grupúsculo de intelectuales como "Partido de los Trabajadores Socialistas" constituye un acto de completa generosidad de nuestra parte por el cual pedimos las respectivas disculpas a cualquier Partido, Trabajador o Socialista que se haya sentido ofendido.



Bibliografia
-Diario "La Izquierda" (6/12/2014) http://www.laizquierdadiario.com/Nicolas-del-Cano-cerro-el-acto-del-PTS-en-Argentinos-Juniors

-Calello, Osvaldo. "Las tesis de Trotsky encierran la clave de la revolución latinoamericana" (2003). Versión online rescatada desde:
http://www.izquierdanacional.org/web-anterior/marxla/marxla002.html

-Lenin, Vladimir. "Acerca del infantilismo "izquierdista" y del espíritu pequeñoburgués" (1918). Versión online rescatada desde:
https://www.marxists.org/espanol/lenin/obras/1918/mayo/05.htm