ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Energia

| Artículos de opinión

Caída del precio del crudo: alcances de la producción no convencional de EE.UU.

Autor | Ignacio Sabbatella


Conflictos de Interes
El autor no manifiesta conflictos de interés


Palabras Claves
precio del barril, cotización internacional, petróleo, crudo, caída de los precios, EE.UU., Arabia Saudita, Venezuela, Irán, Rusia, shale oil, tight oil, no convencionales, autoabastecimiento, OPEP



19-12-2014 | En esta nota se analizan los principales factores que explican la caída del precio internacional del barril del petróleo y sus alcances.


No es novedoso el desplome del precio del crudo en términos históricos. En su cotización intervienen factores económicos, tecnológicos, geopolíticos-militares y especulativos.

Recordemos que en 2008 predominó el factor especulativo cuando el precio WTI alcanzó un récord de 145 dólares en julio para desinflarse estrepitosamente hasta 33 dólares a fines de ese año con el inicio de la recesión mundial mediante. En el año en curso se observa una caída del 46% entre el pico de 108 dólares del 20 de junio y los 58 dólares del 12 de diciembre. En este caso el factor principal es una oferta que crece más rápido que la demanda en el marco del estancamiento de la economía mundial. Pero la gran novedad es el "boom" de la producción no convencional (PNC) de EE.UU. -fundamentalmente, tight oil y shale gas- que ha impulsado el nivel más alto de sus reservas de crudo desde 1975 y el mejor registro de su producción desde 1986, al pasar de 5,4 millones de barriles diarios en 2010 a 8,6 en 2014. De modo que la importación de crudo se redujo un 18% entre esos años, pasando de 9,2 millones de barriles por día a 7,5.

A propósito, es oportuno aclarar algunos equívocos respecto a que EEUU esté alcanzando una situación de autoabastecimiento gracias al boom no convencional. Los pronósticos indican que en la próxima década podría transformarse en un exportador neto de gas natural licuado (GNL) con impactos geopolíticos de amplio alcance si logra competir con el gas ruso en el mercado europeo. En cambio, sus importaciones de crudo podrían disminuir hasta el 25% en relación a su consumo pero no desaparecerán. La productividad de los pozos no convencionales cae rápidamente por lo cual la U.S. Energy Information Administration (EIA) estima que la extracción de tight oil aumentaría de 2,3 millones de barriles diarios en 2012 (explicando el 35% de la producción interna) a 4,8 millones de barriles diarios en 2021 (51% del total). A partir de 2022 ese porcentaje disminuiría en la medida que el desarrollo no convencional se mueve hacia las zonas menos productivas. Por lo tanto, EE.UU. seguiría reduciendo su dependencia externa pero no alcanzaría la autosuficiencia en materia petrolera.

Por otra parte, la decisión de la OPEP de mantener su producción en 30 millones de barriles por día abre un abanico de interrogantes en cuanto a su cohesión interna y a su capacidad para estabilizar el precio del barril. En conjunto cuenta con el 81% de las reservas mundiales y su producción explica el 40% de la oferta global. Pero sin dudas el liderazgo corresponde a Arabia Saudita que produce 9,6 millones de barriles por día y que está dispuesta a mantener precios bajos para competir con la PNC estadounidense. Mientras que otros miembros más perjudicados por el menor ingreso de sus exportaciones, como Irán y Venezuela, buscaban que el organismo realice un recorte sustancial.
Otro de los grandes afectados es Rusia, segundo exportador mundial, que atraviesa una compleja situación económica debido a las sanciones que se le impusieron por el conflicto en Ucrania. El corolario del nuevo precio del crudo es una situación de aprieto precisamente para los países enemistados con EE.UU., aunque al mismo tiempo surge la pregunta sobre el umbral en el cual podría sostenerse su PNC sin que se vea amenazada su rentabilidad. Según la International Energy Agency (IEA) sólo el 4% de la PNC de EE.UU. necesitaría un barril de 80 dólares para ser rentable, en tanto que la explotación de la formación Bakken -una de las principales- podría mantenerse con un barril a 42 dólares. Los analistas internacionales se dividen entre aquellos que creen que el objetivo de la OPEP es desplazar del mercado la PNC de EE.UU. para que luego el precio vuelva a crecer y aquellos que advierten sobre la posibilidad de que EE.UU. asuma un rol predominante en la formación del precio internacional en un futuro próximo.

¿Cuáles son los escenarios para el precio en el corto plazo? El analista Michael Levi señala que un repunte relativamente rápido podría ser impulsado por la combinación de una caída de la PNC estadounidense, una economía global más fuerte de lo esperado y una eventual decisión de los saudíes de recortar su producción. Por el contrario, los precios podrían caer aún más si la PNC puede enfrentar precios bajos siendo más eficiente, si la economía global no se recupera o si Arabia Saudita se mantiene al margen.



Bibliografia
International Energy Agency (IEA): http://www.iea.org

Organization of the Petroleum Exporting Countries (OPEC): http://www.opec.org

U.S. Energy Information Administration (EIA): http://www.eia.gov

De Dicco, Ricardo (05/12/2014). La formación y comportamiento de los precios internacionales del petróleo. Documento de Trabajo del OETEC. http://www.oetec.org/informes/oilprice011214

Leavi, Michael (05/12/2014). "Why the world missed the oil price crash", en The Washington Post, disponible en: http://www.washingtonpost.com/opinions/why-we-missed-the-oil-price-crash/2014/12/05/d1fbf552-7a57-11e4-9a27-6fdbc612bff8_story.html