ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Energia

| Artículos de opinión

Y el Estado dijo "hágase la luz"

Autor | Belen Ennis


Conflictos de Interes
La autora no manifiesta conflictos de interés


Palabras Claves
Focede, Edenor, Edesur, obras, cortes de luz, Ministerio de Planificación, Estado, usuarios, Justicia



22-12-2014 | El pasado 27 de noviembre un corte de luz afectó a gran parte de los usuarios de la empresa de distribución de energía eléctrica EDENOR en el norte de la Capital Federal y en varios partidos del conurbano bonaerense. La explicación brindada por dicha empresa al Ente Regulador de Energía (ENRE) fue considerada insuficiente por el Gobierno Nacional ya que en el momento del corte de suministro eléctrico la demanda no estaba en punta y la temperatura era normal. De todas maneras, lo más llamativo del hecho fue la "coincidencia" del corte de luz con la huelga general dictada por los gremios del transporte ese mismo 27 de Noviembre. En este sentido, el Ministerio de Planificación decidió presentar una denuncia judicial para que se investiguen en profundidad las causas del corte y, en caso de ser necesario, se apliquen las sanciones correspondientes a la empresa EDENOR.


Sin ninguna duda, los cortes de luz reiterados constituyen un problema palpable para la ciudadanía. Sin embargo, aquello que más indigna a los usuarios es la ausencia de una respuesta seria y consistente por parte de las entidades privadas encargadas del suministro eléctrico. No es la primera vez que la irresponsabilidad de las empresas genera un acto de sanción por parte del Estado. En Noviembre del 2012, el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) -organismo autárquico que actúa en el marco de la Secretaría de Energía del Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios- autorizó a las empresas privadas distribuidoras de energía eléctrica EDENOR y EDESUR a percibir un monto fijo por parte de sus usuarios destinado exclusivamente a la generación de inversiones en materia de obras de infraestructura y al mantenimiento de sus instalaciones. Los importes percibidos quedaron depositados en una cuenta para cada una de las empresas distribuidoras denominado Fondo para Obras de Consolidación y Expansión de Distribución Eléctrica (FOCEDE) pero en Enero de 2014, ante los inconvenientes provocados por los sucesivos cortes de luz del verano pasado (hechos que, cabe aclarar, continúan siendo investigados por la Justicia y para los cuales se dispuso el allanamiento de las oficinas de EDENOR y EDESUR durante el Septiembre pasado), el Ministerio de Planificación dispuso que las inversiones a realizarse con recursos del FOCEDE, anteriormente en manos de EDENOR y EDESUR, fueran administradas en adelante por el Estado Nacional a través de la Subsecretaría de Coordinación y Control de Gestión.

El traspaso del FOCEDE al ámbito estatal fue una consecuencia de la falta de responsabilidad empresaria por parte de las distribuidoras de energía eléctrica a la hora de garantizar a sus usuarios las inversiones correspondientes y necesarias para evitar el mal funcionamiento del servicio. El Boletín Oficial del Ministerio de Planificación, publicado a principios de este año, remarcó que "de no haber sido por la actitud negligente de las concesionarias (los fondos remanentes) deberían haber sido aplicados a obras que hubieran atenuado, al menos parcialmente la situación, de público y notorio conocimiento, que hoy padecen los usuarios".

Cuando el Estado tomó a su cargo la administración del FOCEDE, el monto acumulado en las cuentas de EDESUR era de $54.347.803,82 y en las de EDENOR de $161.027.770,17 pero hasta ese momento ni un solo peso de esos casi 220 millones había sido destinado por estas empresas privadas a la realización de inversiones en obras eléctricas o al mantenimiento de las capacidades ya instaladas. Este tipo de actitudes dejan en evidencia el profundo desinterés empresario a la hora de garantizar un servicio decente para los consumidores.

Obviamente, detrás de la des-inversión y del desentendimiento para con el usuario, las empresas privadas esconden la lógica de la ganancia fácil, la cual encuentra en la ecuación parasitaria "mayor ganancia al menor costo" su leitmotiv. Lejos del verso neoliberal de la "autorregulación del mercado", nosotros sostenemos que lo único regular en los mercados es la imperfección y que, en muchas oportunidades, es el sector público quien se encarga de paliar las irregularidades de los privados aplicando correctivos o, directamente, tomando las riendas del asunto.

Por eso mismo, desde Enero de 2014 el Estado Nacional es quien está a la cabeza del Fondo para Obras de Consolidación y Expansión de Distribución Eléctrica y es, a partir de esa fecha, que se encuentra en funcionamiento el Plan de 2.208 Obras en las áreas de EDENOR y EDESUR que el Ministerio de Planificación realizó por $ 2.991.000.000. De ese total, 1.210 obras ya están finalizadas, 203 obras se finalizarán en diciembre y 795 obras se encuentran en ejecución. Para el año 2014, en el área EDESUR se implementaron 8 Transformadores AT por 320 MVA que benefician a 256.000 hogares en: Constitución, Barracas, La Boca, Pompeya, Almirante Brown, Burzaco, Calzada, Claypole, Lomas de Zamora, Transradio, LLavallol, San José, Adrogué, Mármol, Solano, Longchamps, 9 de Abril, Berazategui y Ezpeleta. También se construyeron durante el 2014, 467 km de redes de media tensión; 556 kilómetros de redes de baja tensión; obras en 342 Centros de Transformación; reemplazo de 1.053 transformadores de baja tensión; 53 detectores de fallas portátiles, 6 camiones laboratorios, 50 grupos electrógenos, 21 hidroelevadores, 7 camiones y 47 camionetas, utilitarios y furgones. Asimismo, para el período que va de Diciembre de 2014 a Enero de 2015 serán puestos en funcionamiento 5 Transformadores AT por 180 MVA que beneficiarán a 142.000 hogares de: Constitución, Barracas, La Boca, Pompeya, Boedo, Caballito, Ezeiza, El Jagüel, Monte Grande, Canning y Echeverría. Por último, de cara al verano de 2015, se estima que la implementación de unos 7 Transformadores AT por 280 MVA beneficiará a 320.000 hogares de: Constitución, Barracas, La Boca, Calzada, Claypole, Florencio Varela, Avellaneda, Piñeyro, Bosques, 9 de Abril, Mármol, San José, Lomas de Zamora y Transradio.

Estas cifras se enmarcan dentro del Plan Energético Nacional llevado adelante por el referido ministerio, el cual tiene por objetivo la generación de inversiones tendientes a beneficiar el desarrollo industrial y ciudadano.

Pues bien, la pregunta que debemos hacernos a esta altura de los acontecimiento es la siguiente: si las obras encaradas por el Ministerio de Planificación están allí y constituyen algo palpable, qué rol ocupó y ocupa el sector privado ante dichos avances energéticos. Cuando la sociedad interpela a las empresas privadas ante la falta de inversiones éstas recurren al argumento de las "bajas tarifas". Dos cuestiones al respecto. En primer lugar, este tipo de argumento constituye una falacia porque el aumento de las tarifas a precio dólar -medida política aplicada por los gobiernos neoliberales- no ha significado en absoluto una mayor inversión energética por parte de las distribuidoras privadas y además fue generadora de un problema aún mayor: la expulsión de millones de argentinos del sistema energético nacional. En segundo lugar, dicho argumento falaz oculta la responsabilidad social que deberían mostrar los grupos empresarios privados ante la sociedad. Mientras la lógica empresarial continúe siendo el lucro desmedido, la irresponsabilidad social y el tratamiento al usuario como mero cliente y no como ciudadano de derechos, los problemas de la des-inversión seguirán estando en el ojo de la tormenta.

En este sentido, se hace necesaria la presencia de un Estado Nacional fuerte que sancione a aquellas empresas privadas que no cumplan con los objetivos básicos requeridos para el buen funcionamiento del servicio y que, a pesar de contar con la ayuda que representan las inversiones estatales en materia energética, prefieran el sabotaje a la cooperación. Los números que mostramos anteriormente dan cuenta de la voluntad política de un Gobierno Nacional que brega por el desarrollo energético y el crecimiento industrial. En este marco, necesitamos un sector empresarial privado a la altura de las circunstancias actuales que acompañe, con inversiones y trabajo, el crecimiento del país y no complote en contra de las conquistas energéticas logradas.




Bibliografia
Telam (28/1/2014) http://www.telam.com.ar/notas/201401/49535-crean-una-comision-tecnica-para-las-inversiones-con-recursos-del-focede-para-mejorar-la-distribucion-electrica.html

Datos oficiales del Ministerio de Planificación. Inversiones del Gobierno Nacional en las áreas de EDENOR y EDESUR y Evolución del Sistema Eléctrico (1983-2014).

Ministerio de Planificación. Boletín Oficial. (3/1/2014) http://www.boletinoficial.gov.ar/Inicio/Index.castle?s=01&idAviso=4513612&IdRubro=1715&f=20140107

Pagina/12 (10/1/2014) http://www.pagina12.com.ar/diario/ultimas/20-237458-2014-01-10.html

Infobae (28/11/2014) http://www.infobae.com/2014/11/28/1611807-el-gobierno-denuncio-edenor-el-apagon-del-jueves