ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Desarrollo socioeconomico y Geopolitica del Desarrollo

| Artículos de opinión

Infraestructura, desarrollo y cuestión nacional (de Macri a De Vido)

Autor | Belen Ennis


Conflictos de Interes
La autora no manifiesta conflictos de interés


Palabras Claves
obra pública, plan de infraestructura, historia, Mauricio Macri, Julio De Vido, Ministerio de Planificación, viviendas, soluciones habitacionales, construcción, obras energéticas



31-12-2014 | A fines de Noviembre de este año se realizó, en el Hotel Sheraton de Retiro, la 62° Asamblea Anual de la Cámara Argentina de la Construcción (CAC) donde se reunieron distintos funcionarios, empresarios y trabajadores del sector con el objetivo de poner sobre la mesa de discusión las diferentes aristas de la actividad. Allí, el actual Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y pre-candidato a presidente por el PRO, Mauricio Macri, prometió ante la audiencia realizar "el plan de infraestructura más ambicioso de la historia argentina" si resultara electo en 2015 y le advirtió al Gobierno Nacional que "no es lo mismo invertir que gastar".


En realidad lo que quiso dejar en claro Macri, esgrimiendo el falso argumento del Estado que sólo sabe despilfarrar plata, es su objetivo de dejar la economía y la inversión en manos del sector privado. El problema es que los argentinos ya conocemos ese cuento a fuerza de desocupación, pobreza y exclusión, y sabemos perfectamente que el mercado no es el hada madrina de los negocios; mucho menos de la felicidad y realización del pueblo argentino. Esos privados jamás invierten lo que deberían invertir, a pesar de sus ganancias exorbitantes, y termina siendo siempre el Estado el encargado de poner en marcha las grandes obras de infraestructura para el conjunto del país.

El proyecto político que desde hace 11 años lleva adelante el "plan de infraestructura más ambicioso de la historia argentina" es el iniciado por Néstor Kirchner en 2003 y continuado por la actual Presidenta de la Nación, ejecutado invariablemente por el Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios. ¿Por qué Macri no propone, entonces, la continuidad de esas políticas? Simplemente porque no es su idea continuarlas. Como buen neoliberal, considera que el Estado es un mal administrador de la economía y, por tanto, de llegar a la presidencia en el 2015, lo que debemos suponer que hará es lo mismo que han hecho todos los gobiernos de la derecha política argentina dependientes de recetas económicas foráneas para uso de sus posesiones coloniales: paralizar las grandes obras públicas y liberar el mercado con el objetivo de atraer empresas privadas extranjeras que "inviertan" en el país. Lo cierto es que, a diferencia de lo que dice el verso neoliberal, esas empresas privadas extranjeras vendrán con ánimos de facturar al mínimo costo, aprovechando lo que haya quedado de la infraestructura pública, sin invertir un solo peso. Por otra parte, y en relación con lo anterior, la historia demostró que los liberales argentinos desde la generación del 80 en adelante, se vienen aferrando a la zoncera de "el mal que aqueja a la Argentina es la extensión", de manera que, avaladas por los sectores dominantes locales, esas empresas privadas extranjeras se instalarán en las provincias que les garanticen mayores ganancias, dejando por fuera del sistema a más del 50% de la población. A la clase política argentina que comulga con estas ideas no le ha importado reducir el país al territorio de la pampa húmeda en los años 90 y tampoco les va a temblar el pulso si se proponen hacerlo en un futuro próximo.

Si Macri, representante del neoliberalismo más recalcitrante, pretende realizar el "plan de infraestructura más ambicioso de la historia argentina" que nos cuente, entonces, cómo lo piensa hacer, de qué manera, con qué recursos y bajo qué prioridades. En este sentido, el Ministro de Planificación, Arq. Julio De Vido, al participar de la 62° Asamblea Anual de la Cámara Argentina de la Construcción (CAC), desafió a la oposición a presentar sus planes de gobierno manifestando que "todos tienen y plantean programas de planificación muy ambiciosos, pero hasta ahora no conocemos una sola alternativa al Plan Quinquenal de 700.000 millones de pesos anunciado aquí el año pasado".

No es casual que el tema de la infraestructura haya sido el centro del debate en la Cámara de la Construcción y no hay nada mejor que la evolución de este sector para dar cuenta de cómo ha crecido la política en obra pública llevada adelante por el Gobierno Nacional. Vayamos, entonces, al caso puntual de entrega de viviendas. Dentro del corriente mes, en el marco del Plan Federal de Viviendas, perteneciente a la Subsecretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda de la Nación, el Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios finalizó la construcción de 24 hogares en la localidad de General Pirán, partido de Mar Chiquita, provincia de Buenos Aires, por una inversión de $2.862.561,60. De un total de 68 viviendas, 24 fueron entregadas este año, otras 24 se entregaron en diciembre del año pasado y todavía restan por entregar unas 20 que se finalizarán el año próximo.

Cabe destacar que desde el año 2005 se construyeron 245 viviendas en el partido de Mar Chiquita y otras 330 están en ejecución. De un total de 448.000 millones de pesos invertidos hasta la fecha por el Plan de Obras Públicas más importante de la historia de nuestro país, unos 27.000 millones de pesos corresponden a viviendas y obras de urbanización. En este sentido, el caso puntual de General Pirán constituye tan sólo un ejemplo dentro del plan de viviendas que el Gobierno Nacional viene ejecutando a lo largo de todo el país con el objetivo de proveer de hogares dignos a millones de argentinos. Desde el año 2003, el Ministerio de Planificación construyó un total de 881.685 soluciones habitacionales beneficiando a casi 4 millones de habitantes, al mismo tiempo, se encuentran en ejecución -entre programas federales y otros programas- unas 199.384 viviendas que van a beneficiar a 897.229 de personas y, sumado a esto, serán 105.186 las viviendas a iniciar de cara al año próximo, las cuales beneficiarán a 473.337 argentinos. Si sumamos todos los números anteriores, nos encontramos con que son más de 1 millón de soluciones habitacionales construidas en todo el país que benefician a más de 4, 5 millones de argentinos. Por supuesto, detrás de cada pared levantada hay una política de Estado que tiene por fin ampliar derechos y ciudadanía garantizando el acceso a una vivienda digna a una cantidad cada vez mayor de habitantes.

El crecimiento exponencial del sector de la construcción en los últimos 11 años estuvo dado no sólo por la puesta en marcha de soluciones habitacionales sino también por obras viales, escuelas, hospitales, obras urbanas, acueductos, líneas eléctricas, usinas, gasoductos, etc., especialmente en los sectores donde los recursos básicos como energía, agua, cloacas, rutas y comunicaciones simplemente no existían; lugares en donde se hacía imposible el desarrollo sin la construcción de una infraestructura básica e indispensable propuesta por el Estado Nacional.

Pues bien, fue el proyecto político iniciado en el año 2003 el que ha permitido el crecimiento del sector de la construcción y no los gobiernos neoliberales que sólo han contribuido a retraerlo. Los números hablan por sí solos. El PBI actual del sector es 139% superior al promedio de los ´80, 97% superior al promedio de los ´90, y 134% superior al del año 2003.

Se crearon 15.100 nuevas empresas llegando hoy a las 26.800, de manera que hay un 127% más de empresas hoy que el promedio de los ´80, un 98% más que el promedio de los ´90 y un 129% más que en el año 2003. Existen a la fecha 450.000 trabajadores registrados en el área de la construcción, es decir, 123% más que el promedio de los ´80, 104% más que el promedio de los ´90 y 240% más que en el año 2003.

Finalmente y como dijimos más arriba, entre 2003 y 2014 se ejecutó el plan de obras récord de la historia argentina con una inversión de 89.000 millones de dólares, cifra que supera 3,6 veces los 25.000 millones de dólares registrados entre los años 1983 y 2003. En este sentido, desearíamos que Mauricio Macri -reconocido menemista y adicto a las políticas neoliberales de los años 90- reemplace slogans mediáticos vaciados de contenido para pasar a explicarle a todos los argentinos cómo piensa realizar un plan en infraestructura todavía más ambicioso que el iniciado hace 11 años atrás. Somos todo oídos.



Bibliografia
-Página/12. (26/11/2014) http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-260648-2014-11-26.html

-Sitio Oficial de la Secretaría de Obras Públicas. http://www.obraspublicas.gov.ar/index.php/viviendas

-Datos oficiales del Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios. http://scripts.minplan.gob.ar/octopus/archivos.php?file=3307

-Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios. Notas de Prensa. (25/11/2014) http://www.minplan.gob.ar/noticia/18296/de-vido-desafio-a-la-oposicion-a-que-presenten-sus-planes-en-materia-de-infraestructura.html y (13/12/2014) http://www.minplan.gob.ar/noticia/18518/finalizo-construccion-de-24-viviendas-en-mar-chiquita.html