ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Medios de Comunicación y Estructura de la Información

| Artículos Periodísticos

Desarticulando el primer atentado desinformativo contra el GNEA (Parte I)

Autor | OETEC-ID


Palabras Claves
gasoducto GNEA, Carlos Sánchez Rangel, Daniel Montamat, atentado desinformativo, terrorismo comunicacional, La Nación, OETEC, mentira



19-01-2015 | El 14 de Enero de 2015 se firmaron los contratos correspondientes a la provisión de cañería y construcción de la Etapa II del Gasoducto del Noreste Argentino (GNEA). Según informó el Ministerio de Planificación Federal, la Etapa II comprende la construcción de los tramos troncales, ramales de aproximación y cañerías en Formosa, Chaco y Santa Fe, que van a satisfacer las necesidades de 80 localidades, requiriendo para ello una inversión pública de AR$ 11.348.235.572, resultante de AR$ 8.896.088.778 de construcción y de AR$ 2.452.146.794 de cañerías.


Del total de la inversión destinada a esta segunda etapa, la provincia de Santa Fe recibirá cerca de 3.400 millones de pesos, Formosa 3.600 millones y Chaco 4.400 millones. Esto implica la creación de 3.400, 3.600 y 4.400 puestos de trabajo directos, respectivamente. Cabe recordar que el proyecto del Gasoducto del Noreste Argentino nace en el Gasoducto Juana Azurduy (GJA). El GJA une los países de Bolivia y la Argentina mediante una cañería de 42 Km de longitud. La obra fue oficialmente inaugurada el 30 de Junio de 2011. Por su parte, el GNEA suministrará gas natural a 168 localidades del Noreste Argentino (NEA), con una extensión de 4.144 km de gasoductos (1.810 km de gasoductos troncales + 2.334 km gasoductos de aproximación). Se trata, en definitiva, de 168 localidades de las provincias de Formosa, Chacho, Corrientes y Misiones, regiones del norte de Santa Fe y el este de Salta que con esta obra podrán acceder al gas natural por redes, por supuesto, servicio público fundamental del que hoy carecen.

Pues bien, a propósito del anuncio del 14 de enero, el diario La Nación dedicó una sola nota al día siguiente. Se tituló "Adjudican obras del Gasoducto del Noreste, pero hay dudas" (http://www.lanacion.com.ar/1760165-adjudican-obras-del-gasoducto-del-noreste-pero-hay-dudas). Su autor fue el periodista Carlos Sánchez Rangel, cuyo atentado desinformativo apuntó a desprestigiar y ridiculizar la obra gasífera que llevará dicho energético a millones de compatriotas, en la actualidad desprovistos del mismo vía provisión por redes. Vamos a desmantelar el atentado del señor Sánchez Rangel, en esta primera parte, realizando un análisis de buenas prácticas periodísticas. En una segunda parte, responderemos las infundadas, maliciosas y pueriles críticas del "especialista" que Sánchez Rangel cita en su artículo: Daniel Montamat, furibundo opositor a las políticas energéticas del gobierno nacional, perito para una empresa estadounidense que contrató sus servicios en su denuncia al Estado nacional y al pueblo argentino ante el CIADI.

Artículo de Sánchez Rangel. ¿Son correctos su título y bajada?




Fuente revelada (la que duda) y fuentes anónimas (las que no dudan)





Si Sánchez Rangel, los correctores del diario La Nación y sus jefes editoriales trabajaran desprovistos de conflictos de interés, esto es, sin hacer terrorismo comunicacional, el título y bajada correctos deberían haber sido...




Desde OETEC transmitiremos nuestra preocupación al autor sobre sus pésimas prácticas periodísticas.