ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Tecnología Espacial y Telecomunicaciones

| Artículos de opinión

Sobre el ARSAT-1: la contratación y la compra de los componentes a fabricantes externos es una práctica común

Autor | Mohamed B. Argoun


Conflictos de Interes
El autor no manifiesta conflictos de interés


Palabras Claves
ARSAT-1, lanzamiento, órbita, críticas, fabricación nacional, componentes, industria nacional, Argoun, ARSAT, satélite, calidad satelital, diario La Nación, diario Clarín



26-01-2015 | Se debatió en la Argentina, con motivo del lanzamiento y puesta en órbita del ARSAT-1, la cuestión de la capacidad plena satelital. Emergieron entonces voces críticas del flamante satélite asegurando que no era "argentino" pues contaba con componentes importados. Algunas apreciaciones al respecto...


Para comenzar, me gustaría indicar y esclarecer los siguientes hechos del negocio de la construcción de satélites. El proceso de diseño y construcción de satélites, incluidos los subsistemas satelitales, comprende dos importantes procesos de ingeniería que se realizan en forma simultánea.

El primer proceso comprende el diseño, el montaje y la prueba de los subsistemas del satélite y su integración con el software hasta formar un conjunto funcional completo al que habitualmente se le da el nombre de Modelo de Ingeniería Satelital. Este proceso requiere el conocimiento técnico relativo a los proyectos satelitales, el conocimiento del software y del diseño de los sistemas de control, así como de los sistemas ópticos y de comunicación.

El segundo proceso, es la obtención de los componentes de sus fabricantes, y luego la comprobación y la integración de dichos componentes del satélite en sus subsistemas. Las pruebas de fabricación de los componentes no son realizadas por el fabricante principal del satélite, sino por los fabricantes de los componentes que pueden estar especialización en otras industrias (óptica, dinámica, energía solar, comunicaciones, etc.).

En general, ningún país, incluidos los países industrializados, construye y fabrica todos los componentes del satélite. Los componentes son muchos e intervienen muchas especialidades. Asimismo y en líneas generales, son fabricados por compañías que se han especializado en estos componentes durante un largo período.

Con la excepción de unas pocas grandes naciones industriales, todas las naciones que quieren acceder al espacio, diseñan, montan y prueban sus satélites a nivel nacional, pero los componentes son de importación. Especializarse en la construcción de la mayoría de los componentes del satélite no es una práctica comercial que se justifique, debido al reducido número de satélites construidos en cada país.

Construir capacidad a nivel nacional para la fabricación de cualquier componente del satélite es un proceso largo y costoso. Y la razón de ello no es el conocimiento de la tecnología en sí misma sino y principalmente el hecho de alcanzar lo que se denomina Calificación de Calidad Espacial. Los componentes satelitales y espaciales, como las baterías, las células solares, las ruedas de reacción y los torques magnéticos y similares, vienen en tres categorías: nivel comercial, nivel industrial y nivel "Calificado para el Espacio". Los componentes de nivel comercial se utilizan en los ensayos y en las etapas iniciales y en el montaje de lo que se denomina Modelo de Ingeniería (algunas escuelas de construcción de satélites no construyen un Modelo de Ingeniería y avanzan directamente hacia el Modelo de Vuelo que es el satélite mismo. Pero eso sólo sucede cuando la industria goza de considerable experiencia y confianza).

En los modelos de vuelo sólo pueden utilizarse los componentes con Calidad Espacial. La diferencia se relaciona principalmente con el período de vida útil. Los componentes con calificación espacial están diseñados para tener una larga vida útil y se prueban para eliminar cualquier posibilidad de que pequeños defectos inesperados puedan causar la avería del satélite.

Por las razones ya expuestas, los países que recién están ingresando a la carrera espacial y no tienen un gran número de satélites y componentes para vender, prefieren comprar el componente en lugar de construirlo. Esto no significa que sus ingenieros no puedan construir el componente, sino que el costo de alcanzar el nivel de calidad espacial puede ser enorme. Sin embargo, hay excepciones a esto. Cuando un país enfrenta dificultades para la compra de ciertos componentes críticos, debe buscar alternativas. La mayoría de los componentes del satélite son fabricados por más de una empresa en diferentes países, de modo que en general se dispone de alternativas, pero es posible que requieran cambios en el diseño del satélite y que haya retrasos en la entrega que pueden influir en la planificación del proyecto.

Así que, el diseñador del satélite -en general la entidad nacional que lidera el proyecto- debe asegurarse de antemano de que podrán obtener el componente deseado en el momento oportuno. Este paso de asegurarse la entrega del componente por parte de entidades extranjeras e investigar vías alternativas de distribución, ocurre en general durante la planificación inicial del satélite.

Para concluir, la contratación y la compra de los componentes del satélite a fabricantes externos (llamado outsourcing) es una práctica común en esta industria y se practica en todos los casos excepto cuando un país necesita producir un cierto componente, no sólo para sus propios satélites sino para entrar en el negocio de exportación de su propia industria espacial.