ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Hidrocarburos

| Artículos de opinión

La seguridad energética como activo de valor para el desarrollo - Parte 2

Autor | Lucas Schneider


Conflictos de Interes
El autor no manifiesta conflictos de interés


Palabras Claves
seguridad energética, IEA, AIE, hidrocarburos, geopolítica, suministro de petróleo, mercado petrolero, OCDE, LNG, gas natural



10-03-2015 | El presente artículo describe como la Agencia Internacional de la Energía da su visión de la seguridad energética, particularmente en el gas natural. Esta es la segunda parte de una serie de artículos sobre el documento publicado por la Agencia Internacional de la Energía (IEA, por sus siglas en inglés) sobre la seguridad energética en los países de la OCDE.


El gas natural ha sido un recurso energético muy importante para los países miembros de la IEA. Este hidrocarburo se ha transformado en el factor fundamental para la seguridad energética en los países. En este sentido es importante destacar que tanto los países que integran la IEA como los que se encuentran fuera han tomado al gas natural como una fuente energética con cada vez mayor participación en los balances energéticos, por ser esta una fuente segura de abastecimiento. Sin embargo, todos los países miembros no cuentan aún con un plan de sustitución y emergencia ante una crisis de abastecimiento del mencionado hidrocarburo. Es por ello que estos países están buscando medidas para reforzar el abastecimiento ante situaciones críticas en el abastecimiento.

De acuerdo a los estudios de la IEA, puede considerarse al gas natural como una fuente segura de abastecimiento por su importante horizonte de reservas, y sus diversas fuentes de abastecimiento. El gas natural puede llegar a los centros de consumo vía gasoducto (como ejemplo en Europa que llegan desde los campos gasíferos rusos) o en buques como gas natural licuado (GNL), tal y como se abastecen los países asiáticos como Japón o Corea del Sur.

Los países que forman parte de la OCDE, y que por ende son miembros de la IEA, han tomado al gas natural como una fuente confiable. En este sentido y desde 1973, la penetración en la matriz del gas se ha ido incrementando desde 19% del total hasta alcanzar en el año 2012 un 26% del total de la matriz de de demanda energética de los países bajo estudio. Cabe destacar que una de las principales razones del incremento en el balance energético, sino la principal, es que se ha tomado al gas natural como opción para la generación eléctrica, a partir de la construcción de centrales térmicas de alta eficiencia en el consumo de gas natural.

Desde el año 2008 y los años subsiguientes, la demanda de los países que no forman parte de los países integrantes de la OCDE superó a los que son miembro de la Organización, hecho que representa el importante peso que están teniendo estos países en el mercado mundial de los hidrocarburos. Este crecimiento y el vuelco del peso específico en la demanda mundial de gas natural va a continuar profundizándose, de acuerdo a los números que estudia la IEA. Para el año 2018, los países no miembros de la OCDE tendrán una proyección de demanda de unos 2.200 millones de metros cúbicos anuales contra 1.763 millones de metros cúbicos para los miembros de dicha organización. Esto demuestra el peso específico que están teniendo determinados países tales como China, India y también Latinoamérica como actores en el consumo gas natural.

Ahora bien, visualizando la oferta de gas natural durante todo este período es importante destacar que la misma ha acompañado al crecimiento de la demanda global principalmente a raíz del desarrollo del gas no convencional en Estados Unidos, y la construcción de nueva capacidad de almacenamiento de gas, a partir de la construcción de instalaciones de gas natural licuado. En el 2012, de acuerdo a los datos de la IEA, el crecimiento de la oferta ha sido del 2,1%. Los países con la mayores reservas de gas natural en el mundo como Rusia, los países de la ex Unión Soviética y Asia han declinado levemente su producción.

Como se ha dicho anteriormente, los principales actores que han permitido sostener este incremento de la demanda durante esta etapa y continuarán siendo los actores preponderantes en la oferta de gas natural son Estados Unidos, Rusia, los países de la Ex Unión Soviética (Kazajistán, Uzbekistán, etc.) de acuerdo a la visión de la IEA que anticipa un crecimiento del 30% en la oferta de gas hacia el año 2018. En este sentido cabe destacar que el crecimiento de gas natural licuado será preponderante durante los próximos años, principalmente por la disponibilidad de diferentes fuentes de suministro disponibles y la confiabilidad a la hora de pensar en la seguridad energética del país en materia de gas natural.

El siguiente mapa muestra como la Agencia Internacional de la Energía visualiza el esquema de comercialización de gas natural hacia el año 2018.
Visión de la IEA sobre la oferta y demanda de gas natural hacia 2018 (en miles de millones de m3):


Fuente: IEA

Como se ha mencionado en párrafos anteriores, una de las principales causas del crecimiento de la demanda de gas natural en los países que integran la IEA ha sido como consecuencia de la construcción de centrales térmicas para la generación de energía eléctrica (como ejemplo de esto cabe destacar que las principales seis compañías eléctricas de Japón poseen cada una contratos a largo plazo de abastecimiento de GNL para sus centrales eléctricas). Este ha sido uno de los principales desafíos para la Agencia, en el sentido de cómo afrontar una posible crisis de abastecimiento de gas natural, y al mismo tiempo resolver la cuestión eléctrica por la dependencia que este sector tiene respecto del gas natural. Sobre este aspecto, la IEA ha buscado la respuesta en función de relacionar la experiencia adquirida en crisis de abastecimiento de petróleo acontecida en las décadas pasadas y tratar de trazar un paralelismo de acción, salvando las distancias en cuanto al transporte y el almacenamiento de ambos y la importante diferencia en cuanto al alto costo de capital en materia de instalaciones de gas natural.

Las medidas que deberían implementarse para el abordaje de una crisis de abastecimiento del gas natural deberían ser las siguientes:
1. Capacidad de almacenamiento de gas: básicamente hoy el almacenamiento de gas natural de grandes volúmenes se realiza a partir de la criogenización del gas transformándolo en GNL. Existen en la actualidad dos formas de almacenar el GNL, el primero se realiza bajo tierra a partir de condiciones geológicamente favorables para su depósito. La segunda opción es posible a partir de la construcción de tanques de GNL a gran escala. Esta segunda alternativa implican costos importantes de capital tanto en su construcción como en su mantenimiento.
2. Capacidad de respuesta en el abastecimiento: en el mercado del gas natural existen dos maneras de lograr un abastecimiento confiable. La primera vía a través de los gasoductos. Esta modalidad dependerá básicamente de la confiabilidad del país y su capacidad excedente de producción para su comercialización, lo que la hace en algunas circunstancias específicas una fuente poco confiable de abastecimiento. De todas maneras hoy es la forma más económica de adquirir grandes volúmenes de gas natural al menor precio. La segunda alternativa se da bajo la modalidad del gas natural licuado. Si bien es una abastecimiento que requiere contratación a largo plazo (por el capital intensivo de inversiones requeridas), la flexibilidad en el abastecimiento recae en lo que se denomina el mercado spot de GNL, donde cargamentos de GNL estipulados por contratos de largo plazo pueden desviarse por múltiples causalidades (por acuerdo mutuo productor-consumidor) hacia otro destino. Este tipo de contrato hace más flexible su contratación en tiempo de crisis de abastecimiento de gas natural. De todas maneras este tipo de comercialización de gas natural licuado es considerablemente más caro que la primera.
3. La tercera opción es la constitución de lo que se denomina modalidad de contratación de abastecimiento interrumpible. En este sentido las grandes industrias consumidoras de gas acuerdan en su modalidad de contratación una interrupción de suministro por determinada cantidad de días a los efectos de paliar el pico de demanda de gas para posibilitar que la demanda ininterrumpible pueda continuar sin inconvenientes, frente a una crisis de abastecimiento.

Como se ha dicho en el inicio de este artículo, la Agencia Internacional de la Energía ha tomado al gas natural como una fuente segura por su versatilidad y seguridad. Sin embargo es importante destacar que es necesario tomar acciones de prevención frente a la crisis, que si bien no se han manifestado a gran escala como la crisis petrolera de los años 70, deben ser tenidas en cuenta para futuros escenarios de conflictos, que podrían generar una escasez de este hidrocarburo. Como sea, los descubrimientos de reservas de gas no convencionales en diferentes países en todo el mundo están cambiando positivamente el panorama del mercado del gas natural.



Bibliografia
IEA. Energy Supply Security: The Emergency Response of IEA Countries - 2014 Edition.

Schneider, Lucas (13/02/2015). La Seguridad Energética como un activo de valor para el desarrollo - Parte 1°. Documento de Trabajo del OETEC. http://www.oetec.org/nota.php?id=1032&area=1