ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Medio Ambiente

| Artículos de opinión

Central Nuclear Néstor Kirchner: el mundo alecciona al Menemismo del Siglo XXI (y al señor Jorge Oviedo)

Autor | Federico Bernal


Conflictos de Interes
El autor se manifiesta defensor a ultranza del Plan Nuclear Argentino


Palabras Claves
Central Nuclear Néstor Kirchner, Atucha II, ex secretarios de energía, Jorge Oviedo, Ministerio de Planificación, Greenpeace, Foro Nuclear Español, Ben Heard, Patrick Moore, Jerry Cuttler, Pushker Kharecha, Piluca Nuñez, Leslie Corrice, Wade Allison, Bruno Comby, OETEC



12-03-2015 | Entre el 18 de febrero y finales del mismo mes, el Observatorio de la Energía, la Tecnología y la Infraestructura para el Desarrollo (OETEC) recibió opiniones de prestigiosos hombres y mujeres de la industria nuclear, así como ambientalistas de primerísimo orden en relación al significado energético, tecnológico, industrial y ecológico de la puesta en funcionamiento de la Central Nuclear Néstor Carlos Kirchner. Por lamentable que parezca, aunque lógicamente esperable, la inauguración del 18 de febrero activó un furibundo ataque mediático contra el nuevo y notable hito nuclear nacional, producto de la reactivación del Plan Nuclear Argentino iniciada en agosto de 2006. En dicho ataque destacaron, cuando no, los ex secretarios de Energía de la dictadura y la democracia del hambre y la exclusión, liderados por el testigo para el Paso Energy -empresa estadounidense que nos demandó a pueblo y nación ante el CIADI-, el señor Daniel Montamat. Pero también contó el ataque con el ejército de periodistas promotores y defensores a ultranza del Menemismo del Siglo XXI, ese que golpea con creciente virulencia las puertas de la democracia y la Casa Rosada, ansioso por reinstaurar el régimen de oprobio y destrucción de lo público, lo nacional y lo popular. En el ejército de periodistas -el mismo que desde los pasquines de una Argentina semicolonial ejecutan un repudiable terrorismo comunicacional- sobresale uno, el señor Jorge Oviedo. Esta es una primera respuesta a su nota "Uno de los mayores fracasos y el peor legado K", aparecida en el diario La Nación el jueves 12 de marzo de 2015. Allí, entre otras tergiversaciones y falacias, vuelve al ruedo contra Atucha II, intentando minimizarla y ridiculizarla.


Ahora bien, ¿qué responder a semejante veneno, a tamaño atentado desinformativo plagado de mentiras? Como mejor respuesta elegimos, en este caso, lo que una parte significativa del mundo energético y nuclear opina de los avances del Plan Nuclear Argentino y de nuestra flamante Central Nuclear Néstor Kirchner. El lector saque sus propias conclusiones.

Funcionario de la Comisión de Energía Atómica de Francia
Christophe Poinssot es Jefe del Departamento de Radioquímica y Procesos, División Energía Nuclear de la Comisión de Energía Atómica de Francia. Su opinión en relación a Atucha II:

"La Argentina tiene una larga historia en cuanto al desarrollo de aplicaciones de la energía nuclear, como la medicina, la agricultura, la industria... Por otro lado, la producción de electricidad nuclear se ha visto bastante limitada en la historia reciente por el limitado número de reactores nucleares en operación. Es probable que esta limitación se relacione con la compleja historia de la Argentina en las últimas décadas. Teniendo en cuenta la necesidad creciente de energía a la que se enfrenta la Argentina, el desarrollo de más energía nuclear y los beneficios obtenidos por las habilidades desarrolladas en el pasado así como la experiencia adquirida con los primeros reactores, son sin duda una vía sostenible para mejorar la independencia energética y el desarrollo económico".

Foro de la Industria Nuclear Española
Piluca Núñez es Directora de Comunicación y Relaciones Institucionales del Foro de la Industria Nuclear Española, entidad que nuclea a las empresas vinculadas al sector nuclear de la nación ibérica.

"Desde el Foro de la Industria Nuclear Española, asociación que representa al sector nuclear español, damos nuestra más sincera enhorabuena a nuestros amigos argentinos por apostar por la energía nuclear, una tecnología imprescindible para responder a las exigentes necesidades energéticas y ambientales, capaz de producir grandes cantidades de electricidad sin contaminar la atmósfera. A mediados de febrero de este año Atucha II se ha sumado a los 439 reactores operativos que producen electricidad en todo el mundo, según datos del Organismo Internacional de Energía Atómica. Una magnífica noticia, especialmente si tenemos en cuenta la acertada decisión de retomar su construcción en 2011 tras haber parado este reactor en los años 80 y 90 por razones políticas. La estrategia energética de un país tiene que ir más allá de los prejuicios, ideas preconcebidas y programas electorales. El ambicioso programa nuclear argentino, con la futura construcción de dos nuevos reactores, que podrían estar operativos en 2022 y 2024 demuestra el análisis y estudio de un plan energético a largo plazo que entiende la aportación nuclear y la necesidad de diversificar las fuentes de energía. Confiamos en que muchos más países vayan por este camino y sigan entendiendo las ventajas de una fuente que sólo en España, con ocho reactores, es capaz de producir más de una quinta parte de la electricidad y de ser, en muchas ocasiones, la tecnología que más electricidad genera".

Fundador de Greenpeace
El Dr. Patrick Moore, co-fundador de Greenpeace nos hizo llegar su opinión de Atucha II:

"Deseo felicitar a la Argentina por su decisión de continuar con el desarrollo de la energía nuclear. No hay duda que esta milagrosa fuente de energía eléctrica es uno de los inventos más importantes de la humanidad. Existe suficiente combustible para decenas de miles de años. Así que aunque hoy en día tengamos grandes reservas de combustibles fósiles, en el futuro se tornarán escasos, y entonces ahí tendremos a la energía nuclear para alimentar nuestra civilización. La Argentina está ayudando a forjar ese futuro.

La energía nuclear es una de las tecnologías más limpias, más seguras, más confiables y rentables para la producción de electricidad, y la electricidad es el basamento de toda sociedad moderna. En cuanto a los activistas antinucleares les digo que no hay que temer a la energía nuclear: hará que vuestro país sea más exitoso en los siglos venideros".

El fundador de Greenpeace opinó también de los acuerdos suscriptos entre nuestro país y China. En este sentido señaló que "en tecnología y desarrollos nucleares, sé que la Argentina está siendo criticada por ello. Esto no es aceptable. Cada país tiene derecho a desarrollar la energía nuclear con fines pacíficos en el derecho internacional. China es uno de los principales países, junto con India, los Estados Unidos y Rusia, en el desarrollo de la energía nuclear. La cooperación de la Argentina con China está totalmente justificada y debe resistir cualquier oposición desde que la elección de los países con los cuales asociarse es elección soberana de cada país, más aún en iniciativas tan estratégicas".

Por último, Moore expresó: "Envío a la Argentina mis mejores deseos para sus planes de construir más plantas de energía nuclear. La energía nuclear es el futuro, y la Argentina está en el camino correcto".

Ecologistas para la Energía Nuclear (EFN)
Bruno Comby es el fundador de la "EFN-International Environmentalists For Nuclear Energy", una de las organizaciones ambientalistas más importantes del mundo, con representación en los cinco continentes y más de 15.000 socios.

"¡Bravo Argentina por el exitoso inicio de Atucha II! Esto contribuirá enormemente a un suministro seguro y confiable de electricidad limpia, abundante y asequible para toda la población argentina. También contribuirá a reducir las emisiones y la contaminación del medio ambiente (óxidos de azufre, óxidos de nitrógeno y los óxidos de carbono) resultado de la quema de millones de toneladas de carbono cada año. Son muy, pero muy buenas noticias para el medioambiente y un importante paso hacia un futuro mejor para la Argentina. Por otro lado, el acuerdo firmado recientemente entre la Argentina y China para la construcción de dos plantas de energía nuclear mejorará también la seguridad energética, la diversificación de la matriz energética local y reducirá aún más las emisiones de CO2. ¡Bravo por este importante logro tecnológico y esta nueva hoja de ruta hacia una producción limpia de energía!".

Presidente de EFN - EE.UU.
John A. Shanahan es el Presidente de "Environmentalists for Nuclear Energy" - EE.UU. Presidente de Go Nuclear, Inc.

"Felicidades por el comienzo de la operación de la planta de energía nuclear Atucha II, tercera central nuclear de la Argentina. Es este un logro muy importante así como un excelente ejemplo para América Latina y el mundo. Con poblaciones mucho más extensas en comparación con unos siglos atrás, los países deben aumentar su infraestructura y sistemas de transporte. Aquellas naciones cuyos planes energéticos hagan foco en la energía nuclear estarán mejor posicionados para brindar una creciente calidad de vida, mejorar la economía y cuidar el medioambiente. La población de la Argentina es rica en diversidad cultural, unida por una lengua común y bendecida con una belleza natural en su flora y fauna. Su economía, asimismo, está siempre dispuesta para el crecimiento. Lo que se necesita es energía abundante, limpia, confiable y asequible para el largo plazo. Así que felicidades por el comienzo de las operaciones de su tercera planta de energía nuclear, la Central Nuclear Néstor Kirchner. No puedo dejar de mencionar la trascendencia que implica avanzar en la planificación de dos nuevas plantas nucleares. Nuestra ONG "Go Nuclear Inc.", con conexiones profesionales y eventos en 111 países, es una organización dedicada a la educación pública en materia de energía nuclear, medicina nuclear y dosis bajas de radiación. Estas son áreas donde la Argentina es fuerte. Estamos deseosos de contar con profesionales argentinos en nuestras misiones educativas y de participar en este país. La Argentina, Canadá y Estados Unidos cuentan con organizaciones ambientalistas afiliadas a la Environmentalists for Nuclear Energy (EFN). Estas organizaciones trabajan con el fundador de la EFN, el Dr. Bruno Comby, en el sentido de seguir involucrando al público en el apoyo a este tipo de energía desde una perspectiva ambiental. Aprovechamos para desear éxito a nuestros colegas de EFN-Argentina".

Líder del proyecto para una Australia nuclear
Ben Heard es uno de los más reconocidos ambientalistas pro-nucleares del mundo. En Australia, su país de origen, Heard es co-fundador y principal impulsor de las iniciativas nucleares que persiguen desactivar las trabas al desarrollo de la energía nuclear en esta nación.

"Es evidente que en la industria de la tecnología nuclear a nivel global, la Argentina juega un fuerte papel, así que es con placer que doy la bienvenida a la puesta en marcha completa de la Central Nuclear Atucha II. Esto, junto con el reciente hito que significan los acuerdos con China para llegar a cinco centrales nucleares en total, intercambio de tecnología mediante y con el potencial de vender conjuntamente a otros mercados, marca lo que se espera sea una fase emocionante y potenciadora del crecimiento, el desarrollo y la estabilidad del gran amigo de Australia en América del Sur. Mientras que cada argentino merece disfrutar de la prosperidad que viene con más consumo de electricidad, la producción de electricidad es un área en la que Australia no debe servir como modelo. En este momento, las emisiones australianas por kilovatio/hora de electricidad son casi tres veces las de la Argentina. El lado oscuro de la prosperidad australiana es un grave crimen contra nuestro clima compartido. La tecnología nuclear ofrece a la Argentina un camino hacia la seguridad energética y la prosperidad que es limpio, seguro e inserto en el futuro desde que el mundo se mueve a una acción cada vez más comprometida en la lucha contra el cambio climático".

Ex funcionaria de la Asociación de la Industria Nuclear del Reino Unido
Kirsty Gogan, es directora y cofundadora de la ONG "Energy for Humanity", investigadora del Instituto Nuclear Dalton de la Universidad de Manchester. Ex directora del Departamento de Energía y Cambio Climático de la Asociación de la Industria Nuclear, Reino Unido.

"Felicitaciones a todos aquellos que han participado en la construcción de una nueva central eléctrica en la Argentina. Los científicos e ingenieros son héroes que ayudan a sentar las bases de la prosperidad. Atucha II se une a la lista de más de 400 centrales nucleares que actualmente están funcionando en el mundo y proveen una gran cantidad de energía eléctrica de manera constante. El acceso a la energía eléctrica es un aspecto fundamental a fin de reducir la pobreza. Ilumina nuestras calles por las noches y alimenta nuestros hogares, escuelas y hospitales, así como las fábricas y las oficinas. Es el primer paso crucial hacia la modernización. La electricidad es fundamental para la industria, por lo que también es la base de la creación de empleos y una vía esencial para dotar de ingresos a la población. La energía nuclear se basa en una infraestructura de alta tecnología que requiere trabajadores altamente calificados en ciencia e ingeniería, respaldados por una administración que debe ser muy eficiente. También es un área de cooperación internacional, en la que participan personas de todas partes del mundo, incluidos los norteamericanos, chinos y europeos, que colaboran entre sí en las cadenas de suministro a nivel mundial, comparten conocimientos e impulsan la innovación. En el futuro, dicha innovación encontrará la forma de reducir los residuos de los reactores existentes mediante nuevos diseños que actualmente se encuentran en etapa de desarrollo. Si bien la central de Atucha II tiene un claro impacto económico, una de las principales razones para apoyar la energía nuclear son los beneficios para la salud y el medio ambiente, en comparación con todas las otras fuentes de energía. La industria nuclear desempeña un papel crucial en medicina, como son los materiales para la radioterapia y la exploración avanzada, pero también tiene implicaciones en materia de emisiones de carbono y calidad del aire. La energía nuclear no sólo es una fuente de energía limpia, sino que es además una fuente de energía lo suficientemente grande como para garantizar una base estable para el crecimiento económico".

De uno de los padres del CANDU (AECL)
Jerry Cuttler es doctor e ingeniero nuclear con más de 40 años de experiencia, egresado de la Universidad de Toronto. En 1974 ingresó a la Atomic Energy of Canada Limited (AECL) siendo director de los equipos que diseñaron y desarrollaron los sistemas de control, seguridad e instrumentación del monitoreo de la radiación de los célebres reactores CANDU.

"Constituye una excelente noticia que la Central Nuclear Atucha II comience a suministrar electricidad a la red nacional argentina. También estoy encantado de aprender sobre el éxito de la Argentina en el establecimiento de acuerdos con China que incluyen su colaboración en la construcción de dos centrales nucleares adicionales, una tipo CANDU y la segunda con el ACP1000 PWR chino. La Argentina llegará entonces a un total cinco plantas nucleares que jugarán un papel muy importante en el suministro de energía eléctrica, libre de contaminación. Canadá ha colaborado con China, a partir de finales de los noventa, para completar dos reactores CANDU en el sitio de Qinshan, en tiempo y costo presupuestados. Los reactores han estado operando desde 2002/3 a factores de muy alta capacidad. A mediados de 1970, mi equipo de diseño de AECL empezó a proporcionar los documentos de la ingeniería y procurar los equipos para los sistemas de instrumentos de control y seguridad del primer CANDU en Embalse, provincia de Córdoba. Entiendo que este reactor ha actuado bien en los últimos 30 años y que la Argentina está decidida a renovarlo por otros 30 años de operación. Quiero felicitar a los científicos nucleares argentinos e ingenieros en sus muy notables logros en tecnología nuclear y ciencia nuclear durante estos últimos años, deseándoles éxito continuo en todos sus emprendimientos futuros".

De uno de los principales investigadores sobre Fukushima
El Ing. Leslie Corrice, estadounidense, se ha desempañado en operaciones nucleares y se especializa en diseño para la salud. Es autor del aclamado libro electrónico, "Fukushima: los primeros cinco días" ("Fukushima: the First Five Days"). Asimismo, dirige el popular blog "Actualización del accidente de Fukushima", publicado en su página web "El síndrome de Hiroshima". Corrice es uno de los más reconocidos expertos del mundo en el accidente de Fukushima, informando con precisión y veracidad desde la ciencia (y no desde la ciencia-basura del eco-terrorismo). Aquí su opinión sobre la Central Nuclear Néstor Kirchner y los acuerdos suscriptos con la República Popular China desde un enfoque de la tecnología nuclear:

"El miércoles 18 de febrero, la Argentina logró que la central nuclear de Atucha II esté operando a plena potencia. Este país ha avanzado de modo audaz con su programa de energía nuclear, mientras muchas otras naciones no lo han hecho. Por ejemplo, Estados Unidos redujo sus proyectos de construcción nuclear a partir del accidente de Fukushima Daiichi en Japón, en 2011.

La última planta nuclear puesta en marcha en los Estados Unidos fue la central de Watts Bar 1 en Tennessee, en 1996. Como estadounidense, debo admitir que me produce un poco de celo. Atucha II es la tercera central nuclear de la Argentina plenamente operativa. Con casi 700 megavatios de salida (MWe), proveerá electricidad limpia, confiable y segura a más de 500.000 hogares. La planta es alimentada por un reactor de agua pesada presurizada (PHWR por sus siglas en inglés), ubicado dentro de una gran vasija de contención abovedada. El proyecto se suspendió en 1994, época en la cual la carga de la unidad era del 81%. Más tarde lo retomó la empresa gubernamental Nucleoelectrica Argentina SA (NA-SA). La construcción de Atucha II se reanudó en 2006 y concluyó en 2011. Su puesta en marcha se retrasó hasta junio de 2014 debido a las pruebas de integridad de la contención post Fukushima. Desde el pasado mes de junio, se han incrementado los niveles de potencia de manera secuencial, para alcanzar su plena potencia el 18 de febrero.

Atucha II consolida la inclusión de la Argentina dentro de la comunidad nuclear internacional. A principios de este mes, se firmaron dos acuerdos entre la empresa argentina NA-SA y la Corporación Nuclear Nacional de China (CNNC). Bajo el primer acuerdo, la NA-SA y la CNNC se proponen cooperar en cuestiones relacionadas con la ingeniería, la fabricación, la operación y el mantenimiento de los tubos de presión del reactor, además de la fabricación y el almacenamiento del combustible nuclear, el cumplimiento normativo, la extensión de la vida de la unidad, y las mejoras tecnológicas. El segundo acuerdo establece la transferencia de la tecnología nuclear china a la Argentina. Este acuerdo señaló la culminación del acuerdo de cooperación nuclear entre Argentina y China firmado en 2012. Estableció la construcción de una cuarta planta nuclear, Atucha III, con financiación conjunta de ambos países. Éste será otro reactor PHWR aún más grande, que generará 800 MWe de electricidad. El costo de Atucha III se estima en USD 5.800 millones; USD 3.800 millones de la Argentina y USD 2.000 millones de China y otras empresas extranjeras. Se espera que Atucha III pueda ponerse en funcionamiento en 2023.

El diseño de Atucha III está basado en los reactores chinos Qinshan en fase III, semejante al reactor CANDU. CANDU es el acrónimo de "CANada Deuterium Uranium". Utiliza agua pesada, que contiene una concentración significativa de un isótopo del hidrógeno denominado deuterio. Los reactores CANDU pueden utilizar uranio natural sin enriquecer, a fin de aumentar la concentración del isótopo fisionable U-235. Su diseño permite que la formación del plutonio fisionable (Pu-239) se realice a un ritmo ligeramente más rápido que el consumo de U-235. Por lo tanto, la mayor parte de la energía generada durante la vida útil de cada paquete de combustible proviene de la fisión del plutonio. La ventaja más convincente respecto del CANDU es que el núcleo puede ser realimentado mientras el reactor está en funcionamiento, con el consiguiente ahorro de tiempo y dinero en el proceso.

La quinta gran planta nuclear de Argentina será Atucha IV. No se trata de otro reactor PHWR, sino de un reactor ACP-1000 de agua presurizada (PWR) que incorpora tecnología pasiva de seguridad nuclear. Por seguridad pasiva se entiende que los sistemas de refrigeración de emergencia no necesitan electricidad para funcionar. El reactor ACP-1000 originalmente fue diseñado por la Corporación Westinghouse de Estados Unidos y fue aprobado por la Comisión de Reglamentación Nuclear estadounidense en 2005. El reactor ACP-1000 usa uranio enriquecido y agua liviana (es decir, no usa deuterio). La CNNC adoptó el diseño de Westinghouse y transferirá la tecnología a la Argentina. El contrato prevé que la empresa argentina NA-SA estará a cargo de la arquitectura y la ingeniería. El costo total se estima en USD 7.000 millones. La puesta en marcha de Atucha IV está prevista para 2024.

La construcción del ACP-1000 es más barata que la de los reactores PWR anteriores, porque utiliza tecnologías preexistentes y su diseño es muy simplificado. Debido a su relativa simplicidad, la planta utilizará alrededor de una quinta parte de las barras de refuerzo de acero y hormigón requeridas por los reactores PWR de diseño antiguo. Aunque tiene menos válvulas, bombas y tuberías de seguridad, no compromete a esta última. Según la NRC de los Estados Unidos, el reactor ACP-1000 es varias veces más seguro que los reactores PWR de diseño antiguo debido a los sistemas de seguridad pasiva. Los sistemas de emergencia de refrigeración pasiva utilizan la circulación natural y la corriente continua provista por baterías a prueba de agua para mantener la refrigeración durante 72 horas, incluso en ausencia completa de corriente alterna. Los sistemas de emergencia de refrigeración pasiva se inician automáticamente, sin necesidad de que intervenga un operador. La ausencia total de corriente alterna durante un período prolongado fue la causa del accidente de Fukushima Daiichi. El reactor ACP-1000 hace que tal acontecimiento sea altamente improbable.

Resumiendo, la Argentina debe ser aplaudida por seguir llevando a cabo su programa nuclear, cuando muchos otros países del mundo han eludido tímidamente esta manera limpia, confiable y segura de generar electricidad. ¡Bravo Argentina!"

Profesor Emérito de Oxford y físico de la Organización Europea para la Investigación Nuclear
Opinión del Dr. Wade Allison, Profesor Emérito de la Universidad de Oxford y Físico de partículas por formación. El Dr. Allison, uno de los especialistas en radiación más consultados y prestigiosos del mundo, ha sido además investigador de la European Organization for Nuclear Research. Aquí su reflexión:

"La tierra es un planeta pequeño y superpoblado, con una atmósfera delgada amenazada por las emisiones de carbono. Son muchas las naciones que están avanzando en el suministro de fuentes de energía limpias y abundantes. Y ninguna fuente de energía es tan abundante, tan segura ni tan limpia como la nuclear, así que todos debemos estar complacidos de que la Argentina tenga ya su nuevo reactor suministrando energía eléctrica y planes firmes para construir dos reactores nucleares más.

¿Serán seguros? Fukushima fue una prueba suprema y resultó completamente segura. No hubo una sola muerte, incluso para un reactor de 40 años de edad y con toda la tergiversación y el sensacionalismo mediático en contra. Usted podrá escuchar a la gente lamentarse: "¿pero qué pasa con los residuos?". Resulta increíble, pero no por eso menos cierto, que no hay residuo alguno. Debido a que la energía nuclear produce un millón de veces más energía por kilogramo de combustible, comparado con la quema de combustibles fósiles, necesita un millón de veces menos combustible por año y produce un millón de veces menos "residuos". Para la mayoría de las centrales nucleares, los residuos que alguna vez produjeron están almacenados en condiciones de total seguridad en las mismas centrales que lo generaron. Tarde o temprano serán reutilizados. Y nadie ha muerto por residuos nucleares; a propósito, lo peor que puede decirse de ellos es su excesivo mal empleo por parte de los medios y los activistas anti-nucleares. Con información oportuna y precisa esta actitud irá decayendo.

En fin, el mundo debería no sólo sentirse satisfecho por la noticia de una Argentina expandiendo su provisión de energía nuclear, sino también celebrar que está desarrollando una industria capaz de ayudar a otros países a seguir sus pasos".

Experto climático de la Universidad de Columbia y Naciones Unidas
El Dr. Pushker Kharecha es una eminencia internacional en cambio climático, investigador de la Universidad de Columbia y de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA). Ha dirigido o ha sido el coautor de múltiples trabajos científicos de alto nivel y se ha desempeñado como autor principal en una importante publicación del Programa de las Naciones Unidas para el Medioambiente. Su opinión sobre Atucha II:

"He examinado los datos de producción de electricidad de la Argentina durante el período de 20 años (1993-2012), utilizando la base de datos de la Administración para la Información Energética de EE.UU. De estos datos es evidente que la proporción de electricidad a partir de combustibles fósiles ha aumentado bruscamente en estos 20 años, mientras que la proporción de nuclear (e hidráulica) ha disminuido drásticamente. Con la reciente conexión del reactor de Atucha II a la red nacional, tengo la esperanza de que la Argentina comenzará a dar pasos importantes en la reversión de estas tendencias. En otras palabras, espero que esta nación (y el resto del mundo) comience a sustituir la electricidad procedente de combustibles fósiles con electricidad procedente de fuentes de baja emisión de carbono tales como nucleares (y las energías renovables), todo lo cual será muy útil para mitigar el cambio climático y reducir la contaminación del aire causada por la quema de combustibles fósiles".

En relación a los proyectos de la cuarta y quinta centrales nucleares, el Dr. Kharecha expresó: "Deseo a la Argentina todo lo mejor con Atucha II así como para las nuevas centrales planificadas. Si bien no he leído comentarios desfavorables sobre el reciente acuerdo nuclear entre la Argentina y China, mi sospecha ante eventuales críticas que pudieran surgir, es que hipotéticos críticos podrían estar molestos por un acuerdo realizado de forma independiente a los Estados Unidos, es decir, sin su participación ni la de otras potencias occidentales. De hecho, acuerdos de esta naturaleza han causado históricamente mucho malestar entre la gente que cree que su país tiene el derecho de decirle al resto del mundo cómo comportarse. Por mi parte, estoy muy contento de saber de la concreción de los acuerdos nucleares con China, porque mi deseo principal es que todos los países desarrollados y en desarrollo avancen hacia la mejora en el diseño e implementación de las energías nuclear y renovables. En fin, estoy muy contento de ver a estos dos países en desarrollo [Argentina y China] cooperando así. Esperemos que su ejemplo aliente similares esfuerzos alrededor del mundo".

Conclusiones (tome nota señor Oviedo)
El lector saque sus propias conclusiones acerca de la trascendencia de tener 100% operativa a la Central Nuclear Néstor Kirchner (ex Atucha II). Para todo aquel o aquella que se tope con diatribas del estilo de las del señor Jorge Oviedo -ídem para las típicas del grupo de los ex secretarios de Energía del atraso y la exclusión- nuestra sugerencia es tomárselo con calma pero con mucha conciencia política. Están tremendamente perturbados, desorientados y muy molestos, como bien nos confió el Dr. Kharecha en su opinión. Les perturba el ánimo y el humor saberse parte de una Argentina que no cede un ápice en su emancipación cultural, política, económica, energética, científica y tecnológica. La reactivación del Plan Nuclear Argentino en agosto de 2006 por el Presidente Néstor Kirchner, profundizada por la actual Presidenta de la Nación desde 2008 y ejecutado exitosa e invariablemente por el Ministerio de Planificación Federal es puntal de una Argentina moderna, en desarrollo y verdaderamente democrática. El Menemismo del Siglo XXI, que cree volverá a administrar el país en función de gobiernos e intereses foráneos, advierte en el Plan Nuclear una sólida estructura de resistencia, una semilla ya muy germinada y de tallo brotado de genuina argentinidad durísima de marchitar.

Si alguno de los ex secretarios de Energía volviera a asumir dicho cargo a partir de 2016, y si por tercera vez en la historia (primera en los ochentas; segunda en los noventas) el neoliberalismo se decidiera a destruir al sector nuclear y con él todas sus conquistas y loables desarrollos asociados, quienes conformamos este Observatorio albergamos la profunda convicción de que, ante hipotéticas notas de Jorge Oviedo anunciando y festejando desde el matutino mitrista la paralización del Plan Nuclear por gastos innecesarios y su pronta privatización, se harán presente y harán sentir en las calles la defensa cerrada de decenas de miles de trabajadores, obreros, industriales, empresarios, profesionales, técnicos, docentes, estudiantes y autoridades de organismos y empresas nucleares miembros del prolífico y ejemplar sector nuclear argentino, como vimos en este informe celebrado y distinguido por el mundo entero.

Esta Argentina no es la timba ni el páramo que señores como Oviedo luchan para que volvamos a ser. Esta Argentina es la del trabajo, la equidad social, la industrialización, la ciencia y la tecnología pujantes y en constante expansión; es la de una energía como factor de desarrollo, como instrumento para el bienestar y la mejora progresiva de la calidad de vida de la ciudadanía; es, finalmente, la de los acuerdos internacionales suscriptos en la Casa Rosada, no en el Salón Oval ni en Downing Street, altura 10. Sírvase leer pues, señor Oviedo, las lecciones que el mundo nuclear aquí le dispensan a sus mezquinas diatribas así como a su absoluta ausencia de Patria y pertenencia nacional.