ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Hidrocarburos

| Artículos de opinión

Parafraseando a Aranguren: "Shell tiene la oportunidad de cambiar a partir de julio"

Autor | Ignacio Sabbatella


Conflictos de Interes
El autor no manifiesta conflictos de interés


Palabras Claves
Shell, Aranguren, downstream, refinerías, naftas, ineficiencia, gestión privada, Macri, PRO, neoliberalismo, elecciones, ex secretarios



13-04-2015 | "Tenemos una oportunidad de cambiar las cosas en octubre, probablemente en noviembre y en diciembre", dijo Juan José Aranguren en un seminario organizado por el grupo de ex secretarios de Energía el pasado 8 de abril. Sin agregar nada a su habitual repertorio antioficialista, afirmó que hoy la energía es el problema mayor de la economía argentina (incluido el cepo cambiario), pero por el mismo motivo parte sustancial de la solución. La solución para Aranguren vendrá de la mano de un nuevo gobierno a partir de la próxima contienda electoral. Veamos qué tan efieciente fue el flamante hombre del PRO al frente de la empresa angloholandesa.


El todavía presidente de Shell Argentina se encuentra a punto de dar el salto del mundo empresario a la política partidaria. Y dejó entrever en qué fuerza aspira a recalar: "Puedo decir a quien voté, no a quién voy a votar. Voté a Elisa Carrió. Creo que el grupo en el que ella participa, con Macri [Mauricio] es el que puede proponer un cambio". No es poco que Aranguren encuentre en el macrismo asidero para sus ideas y que el macrismo siga empeñándose por mostrar con quiénes y para quién piensa gobernar.

En este contexto, Aranguren abandonará su cargo en Shell el 30 de junio. De manera que Shell tiene la oportunidad de cambiar a partir de julio, parafraseando a su actual presidente. Recordemos que la performance de la empresa ha sido uno de las peores en el área downstream en la última década. Sin ir más lejos, todos sus números de 2014 resultaron negativos respecto al año anterior: el volumen de procesamiento de crudo disminuyó un 3,1% y el factor de utilización de la capacidad instalada de su refinería de Dock Sud cayó de 84,2% a 81,6%. También se redujo la producción de combustibles líquidos: la nafta súper un 3,5%, la nafta ultra un 6,9% y el gasoil un 0,9%. Las ventas de la compañía cayeron más fuertemente aún: nafta súper 5,8%, nafta ultra 9,5% y gasoil 5,9%.

Pese a esto, Shell siguió comprando combustibles en el exterior: importó el 7,3% de la nafta súper y el 15,8% del gasoil que vendió en el mercado interno, en lugar de optar por la importación de crudo liviano que le permitiera elevar el uso de la capacidad instalada con la que cuenta, opción menos onerosa para la balanza comercial del país.

Bajo la conducción de Aranguren, Shell ha exhibido en los últimos años un bajo factor de utilización de la capacidad instalada en relación a sus competidoras y una producción de combustibles en declinación que fue compensada con crecientes volúmenes de combustibles importados. Una erogación de divisas perjudicial para el país que podría haberse subsanado con una política de sustitución de importaciones a partir de una mayor producción local.

En otras palabras, su gestión en el ámbito privado ha sido un fracaso, nada hace suponer que pueda realizar una gestión exitosa en el ámbito público. Por el contrario, la buena noticia de que Aranguren sea candidato a un cargo público es que Shell tiene ahora la oportunidad de convertirse en una empresa líder en el mercado argentino.



Bibliografia
Diario La Nación: http://www.lanacion.com.ar/1782803-aranguren-hablo-como-politico-y-cosecho-aplausos

Sabbatella, Ignacio. "Shell: análisis de su actividad de producción y comercialización de combustibles. Año 2014". OETEC: http://www.oetec.org/nota.php?id=1084&area=1