ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Energia

| Artículos de opinión

A once años del Plan Energético Nacional, qué opina el mundo

Autor | Federico Bernal


Conflictos de Interes
El autor no manifiesta conflictos de interés


Palabras Claves
crisis energética, ex secretarios de Energía, Plan Energético Nacional, mundo, OETEC, 2004-2019, desarrollo, energía, justicia social, calidad de vida



15-05-2015 | El neoliberalismo que atribuye una "crisis energética" a la Argentina entre 2004 y 2015 se fundamenta en la monumental y vergonzosa operación de cerco y cepo informativo. Sin esta operación, el crítico diagnóstico (base de la bochornosa denuncia de Alberto Nisman) no logra sostenerse ni por un segundo. Uno de los objetivos del Laboratorio en Seguridad Energética del Observatorio OETEC (www.oetec.org) persigue refutar el diagnóstico de "crisis energética" que el neoliberalismo doméstico atribuye a nuestro país, pero partiendo de análisis técnicos de especialistas internacionales a quienes específicamente les hemos pedido estudiar la cuestión energética nacional y cuyos juicios técnicos aquí exponemos. A once años del lanzamiento del Plan Energético Nacional, veamos qué opina el mundo...


"La situación de la Argentina no representa ninguna crisis energética"
El Dr. Govinda Timilsina es economista del Banco Mundial. Sobre el interrogante de si el diagnóstico de "crisis energética" se aplica a la República Argentina, esto nos explicó: "Una crisis energética se refiere normalmente a un salto muy elevado del precio de la energía, que causa problemas importantes en la vida cotidiana de la población... [De todas maneras] No existen criterios estándar ni normas internacionales que sirvan para declarar una crisis [energética]. Los medios de comunicación y otros organismos usan con frecuencia esta terminología para caracterizar ciertas situaciones". Luego agrega: "Si el crecimiento económico de un país se ve afectado severamente debido al precio creciente de la energía así como a la reducción drástica del suministro energético, puede considerarse como un escenario de crisis energética. De todas maneras, cabe resaltar que normalmente un país no pasa por una crisis energética solo; las crisis se producen a nivel internacional o como mínimo a nivel regional... [En este sentido] La situación de la Argentina no representa ninguna crisis energética". Y es lógico que así sea, pues ni existe ni ha existido reducción drástica del suministro del 2003 a esta parte, ni tuvimos o tenemos precios inaccesibles de la energía para la población. Justamente y como veremos más adelante, todo lo contrario.

"La puntuación del sector eléctrico argentino es bastante buena"
El Profesor de la Universidad Keffi (Nigeria), Dr. Abubakar S. Aliyu nos brinda su opinión: "Los indicadores de su país [la Argentina] tienen un impacto positivo en cuanto a seguridad energética. Pero, para ser ecuánimes, debemos tomar en cuenta muchos factores antes de concluir si un país está o no en crisis energética. Uno de ellos es el precio de la energía y su sostenibilidad. La pregunta es ¿qué porcentaje de los hogares argentinos están conectados a la red? Otra pregunta: ¿el costo de la electricidad en la Argentina es accesible en términos generales? A pesar del hecho de que la desregulación puede eliminar la carga del financiamiento del sector energético al gobierno a través de la participación del sector privado, la desregulación tiene algunas limitaciones, como por ejemplo el aumento no regulado del precio de la energía por las compañías eléctricas. Las compañías de energía pueden obtener enormes ganancias a expensas de los consumidores. Volviendo al caso argentino, destaco la expansión del sector energético. En fin, creo que todos los expertos deberían concluir que la puntuación del sector eléctrico argentino es bastante buena".

"Las afirmaciones de la derecha partidaria sobre una crisis energética son pura retórica"
El Dr. Bejamin Sovacool es uno de los más prestigiosos investigadores y analistas energéticos del mundo. Ha sido el destinatario de importantes subvenciones para la investigación por parte de la Fundación MacArthur, la Fundación Rockefeller, la Fundación Nacional de Ciencia (EE.UU.) y el Departamento de Energía de EE.UU.. Se ha desempeñado como consultor para el Banco Asiático de Desarrollo, el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola, el Banco Mundial, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Comisión Económica y Social de las Naciones Unidas para Asia y el Pacífico en materia de pobreza energética, gobernanza y cuestiones de seguridad. Su diagnóstico de la situación energética de la Argentina: "... cuando uno habla de la seguridad energética, es importante preguntarse entonces: ¿para quiénes la seguridad energética y en comparación con qué? En este sentido, no hay país en el mundo que esté libre de poseer gente descontenta con la propia situación energética (por ejemplo: precios de la energía, la fiabilidad de la red eléctrica nacional, los derechos de paso de ductos, etc.). En mi opinión, la Argentina parece contar con pequeños grupos de personas descontentas. Pero si la cantidad es pequeña, y los problemas son manejables, entonces eso implica que las afirmaciones de la derecha partidaria sobre una crisis energética son pura retórica y no están basadas en la realidad. Si, por el contrario, hay enormes disparidades en el acceso a la energía moderna entonces una crisis podría ser real. Todo depende de en función de qué interés esté uno hablando. Luego viene el asunto de seguridad energética comparado con qué. La Argentina podría estar desempeñándose no idealmente en algunos indicadores, pero probablemente esté mejor que la mayoría de los países de América del Sur y, ciertamente, mejor que países OPEP o países en desarrollo de África subsahariana y Asia. La seguridad energética debe analizarse siempre en contexto".

"El incremento de la red de distribución parece ir de la mano con la generación"
El Licenciado Mena Acosta es especialista chileno en energía de la Universidad de Concepción. Opina de nuestro país: "Al observar los datos del país se aprecia una importante expansión de la capacidad de generación durante los últimos años -cerca de 9.000 MW promedio- [datos correspondientes al período 2004-2013. Entre 2003 y marzo de 2014 se llevan incorporados 11.590MW], mientras que el Plan Nacional de energía federal contempla la entrada en operación de unos 2.000 MW promedio por año hasta 2018. Además, el incremento de la red de distribución parece ir de la mano con la generación. No aparece un dato sobre uso eficiente de la energía, aunque no se aprecia un desacople entre demanda y crecimiento del consumo, por lo menos en electricidad. Aunque el periodo de los últimos diez años es relativamente breve como para establecer una conclusión categórica, en el ámbito de la generación no debería existir una crisis. En un sentido clásico de crisis energética, de corte o interrupción del suministro, la Argentina no padece una crisis". Consultamos finalmente al Lic. Mena Acosta sobre la dependencia externa de gas y combustible de nuestro país. Esto nos respondió: "Es cierto que ha ido incrementándose la importación de energía primaria. No obstante, el porcentaje sigue siendo bajo".