ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Energia

| Artículos de opinión

El fuego popular y la geopolítica de la emancipación

Autor | Federico Bernal


Conflictos de Interes
El autor manifiesta como conflictos de interés su afinidad al proyecto vigente y su rechazo al neoliberalismo genocida de masas


Palabras Claves
De Vido, Poder Judicial, corporación judicial, geopolítica de la emancipación, Ministerio de Planificación, Formosa, respaldo, Cámara Federal de Casación Penal, Acta de reparación histórica, federalismo, obras de infraestructura, Néstor Kirchner, Cristina Fernández de Kirchner, Martín Fierro, fuego popular, José Hernández, Nisman, operetas, enriquecimiento ilícito, profundización, neoliberalismo, pueblo argentino



14-06-2015 | Incondicional respaldo del Observatorio OETEC al Ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, Arq. Julio De Vido.


Asistimos, por parte del menemismo del siglo XXI -actualidad concedida no por renovador sino por reincidente-, a un nuevo y desesperado intento de su ya harto conocido golpismo cívico-judicial (léase mediático-judicial): la destitución del kirchnerismo y su proscripción, tanto de la Casa Rosada como de toda posibilidad de gobernar el país más allá de 2016. En efecto y a pedido de los enemigos históricos del pueblo argentino, la corporación Judicial desempolva viejas operetas contra el ministro de Planificación Federal, Arq. Julio De Vido, lanzándose de lleno a la desactivación política del funcionario hoy más representativo del proyecto de Moreno y Belgrano, Artigas, San Martín y Bolívar, Dorrego, Rosas y Peñaloza, Yrigoyen y Juan Domingo Perón, Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner. El listado no es caprichoso: el modelo vigente desde 2003 es el mismo que hizo "revolucionaria" a la Revolución de Mayo, el mismo que fuera tantas veces interrumpido por la barbarie y el genocidio conservadores, el mismo que fuera siempre revivido y acompañado por el subsuelo de la Patria sublevado y postergado, subsuelo que no se ha rendido ni rendirá, ni ahora ni nunca. La reacción es consciente de la inutilidad histórica de su obstinación golpista, y por ello y ante cada reincidencia actúa con mayor descaro, virulencia e impunidad (¡hubo mucho más que 30.000 desaparecidos entre 1976 y mayo de 2003!).

Sin embargo, olvida el menemismo del siglo XXI la máxima popular que el enorme José Hernández hizo recitar al Martín Fierro: "se ha de recordar, para hacer bien el trabajo, que el fuego, pa calentar, debe ir siempre por abajo". Ese fuego "por abajo", fuego popular de una sociedad consciente de sus intereses y conquistas, fuego prendido por Néstor Kirchner, defendido y propagado por la Presidenta de la Nación y llevado a todos los rincones de la Patria por el ministro hoy blanco predilecto del mitrismo histórico, ha rescatado del neoliberalismo gélido a los más de 40 millones de compatriotas. Es un fuego que ya no se extinguirá jamás, porque es avivado desde abajo, porque es fuego de masas.

¿Por qué contra el ministro De Vido?
Por primera vez desde la década dorada del pueblo argentino (1945 al 55), que un Presidente y una Presidenta no pensaban y trabajaban a la Patria en función de un Estado-Nación, que para elevarse como tal -recuperándose a la vez de la peor crisis de su historia- debía encarar un desarrollo pujante y equilibrado, que derramara en obras de infraestructura "faraónicas" (porque somos un país inmenso, por más que nos hayan enseñado lo contrario), que derramara en ciencia y tecnología genuinamente argentinas, y que mejorará progresiva pero invariablemente la calidad de vida y felicidad de la población. En esta ideología y línea de acción, que en definitiva se trata de una concepción de país soberano, federal, autosuficiente y socialmente incluyente, el ministro de Planificación es pieza cardinal. Y pieza cardinal porque lo que se ejecuta desde su ministerio es, puesto en sus propias palabras, una genuina e inédita "geopolítica de la emancipación". Enumerar lo hecho por esta cartera resultaría casi interminable; sin embargo, existen algunos hitos cruciales en el sentido histórico y nacional aludido por Julio De Vido que merecen la pena destacarse: la construcción incesante de centrales energéticas, entre las que sobresalen Yacyretá y la Central Nuclear Néstor Kirchner (ex Atucha II); la interconexión eléctrica del país y la construcción de gasoductos para el mercado interno y la industrialización como nunca experimentó el país; nuevas rutas, autopistas y caminos a lo largo y a lo ancho de nuestra geografía; nuevos puentes, viaductos y acueductos; soluciones hídricas, sanitarias, planes de viviendas y desarrollo urbano incluyente para millones de familias; telecomunicaciones, tecnología de la información, satélites fabricados en casa y una política aeroespacial para nacionalizar y democratizar el sector como nunca vivió pueblo latinoamericano alguno; y finalmente, la construcción y remodelación de hospitales de alta complejidad, enmarcados en el denominado Plan Nacional de Medicina Nuclear, plan vanguardista a nivel regional y mundial por el nivel de las inversiones, la incorporación de nuevos equipos, la tecnología involucrada, su espíritu federal y de servicio público universal.

El fuego "por abajo" respaldando al ministro y el caso de Formosa
Como la más reciente maquinación contra De Vido terminó en absolutamente nada (el caso de la prórroga del yacimiento Cerro Dragón), sus mismos y reaccionarios animadores vuelven a pedir la cabeza del arquitecto-albañil de la "geopolítica de la emancipación" argentina en el siglo de su Bicentenario. ¿No advirtió el lector como en esta última semana se agolpaban movileros y camioncitos de TN y Radio Mitre en Comodoro Py? ¡Es el circo de los medios del atraso y la exclusión, en yunta con la nefasta corporación Judicial argentina (en el caso de Cerro Dragón, participa también el distrito judicial de Nueva York, el mismo desde el cual operan los buitres)! En fin, no es la "compra de una chacra de cuatro hectáreas en Zárate" lo que molesta al menemismo del siglo XXI, sino la construcción, en Zárate, de la Central Nuclear Néstor Kirchner, entre otras obras fundamentales para la consolidación de una Argentina desarrollada, soberana y autosuficiente. Esto es lo que efectivamente saca de quicio al mitrismo histórico.

Pero el fuego ha prendido por abajo. La interminable lista de apoyos al funcionario agredido en fallo arbitrario de la Cámara Federal de Casación Penal es digna de mencionar. Sindicatos, cámaras empresarias, gobernadores, intendentes, legisladores nacionales, jefes comunales, entre muchos otros, se suman y aglutinan en enérgico rechazo contra la miserable maquinación. En este sentido, resulta más que oportuno señalar el respaldo incondicional del gobernador de Formosa y los intendentes del Concejo de Municipios de igual provincia. Y es que Formosa, tal vez como ninguna otra de las muchas provincias literalmente expulsadas de la Nación por el neoliberalismo entre 1955 y 2003, Formosa vivió en carne propia las "delicias" del modelo conservador e, inversamente, la gesta reconstructora de estos últimos doce años. El 28 de mayo de 2003, Néstor Kirchner firmó con Gildo Insfrán el "Acta de reparación histórica", reincorporando así al pueblo formoseño a la República Argentina, por más insólito y vergonzoso que suene. Hoy día, en Formosa conviven la ciencia y la tecnología de punta con energía eléctrica abundante, con rutas, puentes, fibra óptica, gasoductos y centros de medicina de última generación en plena construcción como jamás evidenció en su historia. De Estado tapón, aislado y excluido por una geopolítica reaccionaria, a la geopolítica de la emancipación, la inclusión y el federalismo artiguista, que ejecutada desde el Ministerio de Planificación transformó a Formosa, provincia casi inviable, en provincia envidiable, motor del norte argentino y próximo centro neurálgico del Alto Perú (¡y sí, qué hermoso y estratégico volver a pensar la Argentina en términos que usaban nuestros grandes libertadores!). ¿Se entiende por qué también el gobernador Insfrán es blanco permanente de campañas de desprestigio nacidas de la caterva mitrista de la ciudad puerto, la misma que dejó librado el Alto Perú al poder realista?

El fuego popular y la "geopolítica de la emancipación"
El ataque contra Julio De Vido, que es un ataque contra el proyecto nacional, popular, genuinamente federal y democrático en marcha, forma parte sin dudas de una denuncia a lo Nisman que prontamente saldrá de las sombras, como último manotazo de ahogado y en flamante mamarracho que incluirá también las muchas operetas contra la Presidenta de la Nación y su familia, basándose, como se basó el fallecido fiscal y comprobado delincuente, en recortes periodísticos de la "tribuna de doctrina" mediática de la pobreza y la exclusión. Pero el fuego que desde 2003 viene forjando una Patria en calidad de Nación industrial, moderna, auténticamente federal y verdaderamente democrática (socialmente inclusiva), ha prendido desde bien abajo, como nos enseñó la pluma magistral de Hernández en 1872. El fuego kirchnerista -que es pasión, sabiduría y patriotismo- viene fraguando una ligazón indestructible entre sentido común y sentido nacional, ligazón que aterroriza a las corporaciones y que conducirá al pueblo a una nueva victoria en octubre. La gesta que tan patriótica y eficientemente ejecuta el ministro arquitecto y albañil Julio De Vido desde el mismísimo 25 de mayo de 2003 y por indicación de Néstor Kirchner y la Presidenta de la Nación, atiza y extiende el fuego de nuestra segunda y definitiva emancipación... y lo torna inextinguible.