ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Gestión eficiente de la energía

| Artículos de opinión

Las 25 recomendaciones de la IEA en políticas públicas sobre eficiencia energética

Autor | Lucas Schneider


Conflictos de Interes
El autor no manifiesta conflictos de interés


Palabras Claves
, Agencia Internacional, AIE, IEA, recomendaciones, políticas públicas



24-06-2015 | Se caracterizan las 25 recomendaciones de políticas públicas establecidas por la Agencia Internacional de la Energía en materia de eficiencia energética. A modo de conclusiones nuestra crítica.


En el año 2008 la Agencia Internacional de la Energía (IEA, por sus siglas en inglés) elaboró una serie de recomendaciones sobre políticas públicas referidas a la eficiencia energética para ser aplicadas en los Estados miembros y que podrían ser extensibles perfectamente a los no miembros también. De acuerdo a los estudios realizados por la IEA, se estableció que implementando las medidas por ellos aconsejadas y realizando las inversiones en materia de eficiencia y ahorro energético se podrían evitar 7,6 giga toneladas de CO2 para el año 2030, lo que corresponde en términos de ahorro energético aproximadamente el 17% del consumo actual de energía en todo el mundo. A continuación procederemos a caracterizar las 25 recomendaciones agrupadas en siete sectores específicos:

- Intersectorial
- Edificación
- Equipamiento y accesorios
- Iluminación
- Transporte
- Industria
- Utilización de los servicios energéticos

INTERSECTORIAL
Al referirse a este sector se puede decir que en la actualidad existen diferentes barreras que no sólo se reducen al ámbito monetario de la energía y que podrían resumirse de la siguiente manera: costos de capital altos, desinformación por parte de los sectores en los productos de mayor eficiencia energética, aversión a la exposición al riesgo, dificultad de cuantificar los beneficios externos en la utilización de tecnología eficiente energéticamente, y temas aplicados a las tasas de descuento sobre la cuestión de la eficiencia energética.

Para la aplicación de estas políticas los gobiernos deben ser conscientes de superar estas barreras de aplicabilidad de políticas, a partir de la estimulación de incentivos, la implementación de políticas de corto mediano y largo plazo sobre eficiencia energéticas, así como también la elaboración de estrategias dirigidas a todos los sectores involucrados.

La cuestión intersectorial abarca las siguientes recomendaciones:
1. Recolección de datos sobre eficiencia energética y la elaboración de indicadores: Esta recomendación tiene como fin la recolección de datos confiables sobre todos los datos característicos respecto de los usos finales de la energía, como así también las tecnologías disponibles en el mercado, y la contribución de los sectores a la elaboración de políticas públicas sobre el tema. En este sentido los gobiernos deberían realizar la recolección de datos basados en la experiencia internacional en materia de eficiencia energética, como los producidos por la IEA.

2. Elaboración de estrategias y Planes de Acción: En este punto la IEA establece que los gobiernos deberían formular las mejores prácticas sobre eficiencia energética para sus respectivas economías. Sobre esta recomendación, la IEA destaca los siguientes puntos a considerarse:

- Las mejores prácticas para la elaboración de los planes de acción.
- Identificar las barreras para el desarrollo de las acciones.
- Asesoramiento desde el estado en función de identificar las oportunidades de mejoras en la eficiencia económica cada uno de los sectores.
- Establecer objetivos claros en el tiempo y establecer una evaluación de métodos de aplicación.
- Asegurar una coherencia entre los factores tales como energía/medioambiente y las estrategias económicas de los planes.
- Tomar en cuenta las acciones llevadas a cabo por otros países y evaluar el impacto que tuvieron las mismas.
- La continuidad en la en corporación de nuevas tecnologías como forma de dinamizar las estrategias y planes de acción.

3. Mercados de energía competitivos con apropiada regulación: Los gobiernos deberían revisar periódicamente sus regulaciones y subsidios en función de asegurar los costos reales de la energía y su distribución e incluyendo los costos medioambientales de su generación.

4. La inversión privada en la eficiencia energética: La posibilidad de los gobiernos de facilitar la inversión privada en eficiencia energética, a través del fortalecimiento y soporte en la eficiencia en el sector privado. En este sentido la recomendación vale para la investigación y desarrollo de nuevas tecnologías, la colaboración intersectorial entre el sector productivo y el financiero para la búsqueda de alternativas de financiamiento de los proyectos sobre eficiencia. De la misma forma es necesario la búsqueda de interacción entre el sistema educativo para la aplicación de programas de entrenamiento de aspectos que hacen a la eficiencia.

5. Monitoreo, aplicación y evaluación de las políticas sobre eficiencia: Esta recomendación está destinada hacia los gobiernos a los efectos de reforzar, evaluar y periódicamente revisar las políticas implementadas desde el Estado. La propuesta implica la evaluación de la efectividad de la medida una vez aplicada. Por otro lado también la IEA indica la importancia del monitoreo y evaluación (comparado con la situación base) y también una revisión periódica de la medida gubernamental tomada. La publicación de los resultados de la política, y la reformulación de los resultados no deseados en las mismas.

EDIFICACIÓN
Este sector representa un área clave para la inserción de las políticas de largo plazo sobre eficiencia energética para cualquier país que quiera incorporar este tipo de regulaciones. Tal es así que si se aplicaran las recomendaciones establecidas en este sector se podrían ahorrar para el 2030 la misma cantidad de energía que hoy consume Estados Unidos.

En la actualidad existen ciertas barreras para el desarrollo de este tipo de recomendaciones tales como, el desinterés de los propietarios, la falta de técnicos, el alto nivel de inversión necesario para poner en marcha desarrollos sobre eficiencia energética. Por tal motivo la IEA dictaminó estas recomendaciones.

6. El establecimiento de códigos obligatorios de edificación y reformas con estándares de eficiencia mínimos: Esta recomendación expuesta por la IEA debe ser un requerimiento obligatorio a realizar por parte de las autoridades gubernamentales sobre cómo establecer medidas gubernamentales referidas a la construcción y las reformas tanto en viviendas familiares como en las edificaciones de empresas. LA IEA establece el parámetro constructivo de lo que se denomina el Mínimum Energy Performance Estandards (MEPS) que establece la línea de base constructiva en materia de eficiencia y ahorro energético y representa un párametro de medición fundamental a la hora de aplicar políticas de eficiencia.

7. Construcción de edificios autosuficientes energéticamente (Net Zero Buildings): Sobre esta recomendación particular los gobiernos deberían enfocar el esfuerzo en la incentivación a la construcción de unidades tanto desde el punto de vista técnico como desde el económico. Una meta a colocar por los estados es que las nuevas construcciones sean edificados bajo la forma Net Zero Building.

8. Mejorar la eficiencia energética en los edificios existentes: Los gobiernos deben realizar los esfuerzos para la implementación de una política que incentive a las construcciones. Este tipo de recomendación debe incluir lo siguiente: Una renovación económicamente viable de las edificaciones existentes cuya meta sea la reducción del consumo energético. El establecimiento de estándares de energía (MEPS) para las renovaciones, así como también realización de etiquetados de certificación de edificios eficientes. Ayudas tanto técnicas como económicas a los dueños de edificios. La realización de auditorías de control sobre las construcciones nuevas y reformas. Y por último, y muy importante un fuerte compromiso por parte del sector público de la aplicación de las medidas de eficiencia energética en los edificios públicos.

9. Etiquetado y certificación de edificios eficientes: A partir de la aplicación de nuevos códigos de edificación los gobiernos deben implementar incentivos y controles a partir de la entrega de certificados y etiquetados impulsados desde el estado.

10. Mejoramiento del desempeño de los sistemas y los componentes en las edificaciones: Esta recomendación busca su fundamentación en la optimización de eficiencia energética en los sistemas tales como es la ventilación refrigeración/calefacción o en sus componentes tales como las mejoras en las aberturas, puertas etc. De la misma manera, la misma apunta a las capacitaciones de los constructores, y desarrolladores en las buenas prácticas y técnicas constructivas eficientes. Y por último la promoción de sistemas de manejo y control de mecanismos remotos de climatización e iluminación para un mejor consumo de energía en las edificaciones.

EQUIPAMIENTO Y ACCESORIOS
Este sector específico ha sido uno de los que más ha crecido en términos de utilización en el sector residencial en los últimos años. Todo esto ha sido producto de las campañas estatales de etiquetado de consumo energético de los equipos, que resultaron de gran utilidad para el consumidor.

11. La obligatoriedad de los fabricantes de equipos de producir con estándares de eficiencia y el etiquetado de los productos: Este aspecto de la eficiencia remarca la necesidad de establecer los estándares mínimos de eficiencia en los equipos y accesorios comercializados en el país (MEPS) y realizar un programa de etiquetado global sobre todos los artefactos que consuman algún tipo de fuente o vector de energía.

12. Realización de testeos y mediciones de protocolo para los artefactos de consumo energético: Por otra parte los estados deben generar una política de evaluación de protocolos actualizados permanentemente. En este sentido la IEA recomienda que los protocolos de medición de eficiencia se encuentren alineados a los estándares internacionales a los efectos de comparar los desempeños y los avances de los países con parámetros comparativos para los estudios.

13. Elaboración de políticas de transformación destinados a los artefactos y el equipamiento eficiente: Esta recomendación tiene como fin que los gobiernos enfoquen la ayuda para incentivar los cambios en los equipos que hoy se encuentran en funcionamiento por otros de mayor eficiencia energética. Este tipo de propuestas de tener como premisas las ayudas financieras necesarias a partir de programas específicos para cada sector involucrado en las mejoras de eficiencia. Por otra parte la otra de las medidas a ser consideradas dentro de esta recomendación pasa por lo que se denomina el compromiso internacional y el diálogo global para la coordinación de políticas en el intercambio de equipos y accesorios eficientes.

ILUMINACIÓN
El sector de la iluminación representa alrededor del 20% de todo el consumo energético mundial. Este consumo es similar al total de la electricidad generada por la energía nuclear en el mundo. La IEA estima que el potencial de ahorro en la iluminación en el sector residencial y en los servicios será más de 2,4 exajoules en el año 2030.

14. Eliminar gradualmente los sistemas de iluminación ineficiente: Esta recomendación de la IEA establece como alternativa la eliminación de lámparas de alto consumo eléctrico, a través de programas de recambio por iluminación eficiente. Asimismo, adoptar nuevos metodologías y estándares de iluminación tanto para las mediciones de intensidad energética como así también para la información del consumidor.

15. Promover la utilización de sistemas de iluminación eficiente: En este sentido la IEA busca promover la mejora de sistemas de iluminación eficiente a partir del diseño de códigos de edificación que optimicen de la mejor forma la luz natural a los efectos de mejorar los índices de consumo en este sector.

TRANSPORTE
El sector del transporte es una de las áreas en la cual la IEA encuentra uno de los mayores desafíos de trabajo para obtener resultados sobre la eficiencia energética. La agencia estima que el potencial de ahorro e energía en este sector si se aplican las recomendaciones establecidas representarían 30 exajoules para el 2030 o el equivalente del consumo anual de petróleo de toda la Unión Europea.

16. Obligatoriedad en generar políticas de eficiencia en consumo de combustible en los vehículos: esta obligatoriedad implica la búsqueda de comercialización de vehículos con estándares de eficiencia en el consumo, tanto para los automóviles particulares como los de transporte pesado. De la misma forma es importante armonizar las políticas de testeo para comparar los índices de eficiencia en los automóviles.

17. El establecimiento de medidas económicas y financieras para mejorar la eficiencia en el parque automotor nacional. En esa recomendación la IEA aconseja las siguientes opciones. Etiquetado de vehículos económicamente eficientes, por otra parte la aplicación de subsidios o exenciones impositivas a los vehículos de mayor eficiencia en el mercado de cada país.

18. La búsqueda de eficiencia energética en las autopartes tales como las ruedas o en la modernización de los aires acondicionados. Sobre esta recomendación la IEA describe que es aconsejable adaptar los estándares internacionales en cuanto a los procedimientos de resistencia de las cubiertas en rodado.

19. Desarrollar operaciones de eficiencia energética a través de eco-driving y otras medidas de similares características: En este sentido la conducción ecológica debe ser implementada principalmente en el sector del transporte pesado destinado, principalmente, a la reducción de gases de efecto invernadero CO2. Además en los autos particulares también es importante la colocación de dispositivos de conducción eficiente.

20. El desarrollo de un sistema de transporte eficiente: En esta recomendación la IEA establece que los gobierno deben desarrollar políticas de transporte económicamente eficientes, no solo en el sector pesado sino también en la infraestructura a desarrollarse vial a construirse, y también en el transporte público de pasajeros.

INDUSTRIA
Del estudio realizado por la IEA en este sector se desprenden las siguientes conclusiones. Hoy en día el potencial de ahorro energético en el sector de la industria para el 2030 será de aproximadamente 26 exajoules, o el equivalente al consumo anual de electricidad de Estados Unidos y China juntos.

21. La administración de la eficiencia energética en la industria: Los gobiernos deben estimular medidas de eficiencia y buscar la obligatoriedad de incorporar en la industria normativización de normas de eficiencia tales como las ISO o las (IRAM en el ámbito argentino). Las inversiones para la estimulación de inversiones deben ser incentivadas a partir de beneficios fiscales o exenciones impositivas que permitirían mejorar las ecuaciones económicas de las inversiones en el sector industrial; este tipo de incentivos se replican en el resto de los sectores. También la IEA recomienda que los gobiernos establezcan controles y auditorías periódicas para determinar el avance y las mediciones en términos de eficiencia.

22. Realizar recambios de la maquinaria industrial por otras de alta eficiencia: En esta recomendación la IEA aconseja que los gobiernos establezcan los estándares de recambio de sistemas por otros que implanten mejores parámetros de eficiencia. En este sentido la inserción de estándares (MEPS) de eficiencia cumple un rol crucial en esta etapa inversión de capital en la industria. Otro de los factores clave en esta recomendación es el etiquetado de eficiencia en cada maquinaria a obtenerse por parte de la industria ya que esta acción será determinante a la hora de conocer el esquema de funcionamiento de la misma.

23. El asesoramiento gubernamental a los pequeños y medianos emprendimientos para la adopción de sistemas de eficiencia energética: Esta recomendación incluye la auditoría y asesoramiento sobre los mejores sistemas a implementar en este tipo de emprendimientos.

24. La elaboración de políticas complementarias sobre eficiencia para reforzar al sector industrial: Si bien existen sectores en la industria que ya han aplicado medidas para eficientizar su consumo energético, esta recomendación apunta a que los gobiernos profundicen las políticas públicas sobre el tema. Estas medidas, si bien se han repetido a lo largo del documento, incluyen el acceso universal al financiamiento, la implementación de subsidios e incentivos para que todo el sector industrial enfoque sus perspectivas de inversión cuyo objetivo sea la mejora de los índices de consumo energético.

UTILIZACIÓN DE LOS SERVICIOS ENERGÉTICOS
Este sector y como última recomendación se dedica a aconsejar sobre las mejores tecnologías de utilización de:

25. Servicios energéticos y la eficiencia en el uso de la energía de los usuarios finales: Los gobiernos deben establecer regulaciones para que los servicios de energía implementen efectivamente mejorar en la eficiencia del uso de la energía, con metodologías tales como la utilización de las tarifas energéticas como mecanismos de financiamiento de las políticas de eficiencia energética.

CONCLUSIONES
El documento de la IEA no ha resultado del todo revelador. Ha caído en definiciones muy obvias en términos de recomendaciones, que a veces se tornaban redundantes. Las 25 recomendaciones parecen sólo aplicables a algunos países miembros y ni mencionar la extensibilidad al resto.
Sus autores seguramente son excelentes y prestigiosos especialistas en materia de eficiencia energética. Sin embargo, plantean escenarios ideales en todos los países sin pensar que existen grandes barreras principalmente en términos de capacidad económica y muchas veces políticas para encarar estas reformas de estas características.
Personalmente creo que la IEA debería elaborar documentos segmentados, esto es, cómo actuar en términos de eficiencia para países en desarrollo y otra serie de documentos ya si destinados a los países capaces de adoptar tales recomendaciones. En este sentido, cada recomendación particular debería contener un ámbito de segmentación por país de tal forma de ajustar cada política descripta a una realidad particular.



Bibliografia
International Energy Agency (2011). 25 Energy Efficiency Recomendations - 2011 Update. Paris.