ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Energia

| Artículos de opinión

A propósito del libro "Operación Nisman"

Autor | Mario Rapoport


Conflictos de Interes
El autor no manifiesta conflictos de interés


Palabras Claves
Operación Nisman, libro, Federico Bernal, Ricardo De Dicco, crisis energética, Rafecas, AMIA, Alberto Nisman, oposición, denuncia, CIA, SIDE, Mossad, energía, desarrollo, Cristina Fernández de Kirchner, OETEC, Mario Rapoport, neoliberalismo



30-06-2015 | En febrero pasado, el juez federal Daniel Rafecas en un fallo contundente desestimó la gravísima denuncia del fiscal Alberto Nisman contra la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y el canciller Héctor Timerman por encubrimiento del atentado a la AMIA. Rafecas sostuvo que la imputación "carecía de todo sentido… tanto desde el punto de los hechos, como especialmente desde el Derecho".


Un mes antes, el fiscal Nisman ante las cámaras del Canal TN (Grupo Clarín) denunció un plan delictivo orquestado por el Poder Ejecutivo Nacional "destinado a dotar de impunidad a los imputados de nacionalidad iraní acusados" en la causa AMIA. En su participación televisiva, el autoinmolado fiscal expresó que uno los motivos principales del "plan criminal" de encubrimiento de los imputados en dicha causa fue la necesidad del gobierno de "por un lado, acercarse geopolíticamente a Irán... por otro lado, restablecer relaciones diplomáticas y, ante la severa crisis energética que sufría la Argentina, comprarle petróleo a Irán, (y) que Irán comprara eventualmente granos... Ante esa decisión argentina, que nos guste o no, insisto, es legítima, dicen (en el gobierno): este proyecto político que tenemos es inviable en la medida que subsistan las acusaciones por la causa AMIA. Entonces hay que borrar estas acusaciones."

En el libro sobre el tema: Operación Nisman: la trampa de una denuncia insostenible, sus autores Federico Bernal y Ricardo De Dicco abordan el desmontaje de esta denuncia basada en un diagnóstico en clave neoliberal de los opositores a Cristina: la Argentina atraviesa una "crisis energética". Denuncia funcional a los objetivos de la Central de Inteligencia Norteamericana (CIA), la MOSSAD y la SIDE que desde la Embajada estadounidense compaginaban el libreto para Nisman. Se trataba de no desviarse de la imputación a Irán como responsable del atentado, desechando toda otra pista y haciendo aparecer a la presidenta argentina como socia de un país patrocinador del terrorismo internacional.

La denuncia de Nisman destacaba el interés geopolítico del gobierno nacional en superar la caracterizada "severa crisis energética", para lo cual debían restablecerse las relaciones comerciales con Irán, potencial proveedor de petróleo. Una condición previa para ese acercamiento era el plan gestado por la presidenta para encubrir a los prófugos iraníes responsables del atentado.

A lo largo de nueve capítulos esta obra pone en evidencia que la necesidad imperiosa del petróleo iraní se montó sobre una falsa premisa que a la vez resultaba crucial para la denuncia: la supuesta "crisis energética" por la que atraviesa el país. Al respecto los autores preguntan: "¿Puede una economía crecer e incorporar a millones de argentinos al sistema -excluidos y postergados por décadas- en un escenario de severa crisis energética? Seguidamente demuestran por qué la Argentina no necesita de Irán y señalan como la denuncia de Nisman sirve a los buitres y a la vocación destituyente de los políticos opositores.

En el capítulo cuarto, Bernal y De Dicco detallan al lector las novedosas definiciones internacionales de "energía" que contrastan con las versiones remanidas del recetario neoliberal que considera a la energía como una mercancía más. Definiciones alternativas donde la energía es considerada como "una herramienta para erradicar la pobreza, mejorar la equidad social, generar empleo, fomentar oportunidades empresariales y lograr un desarrollo económico sustentable". En ese sentido, toman distancia del concepto de "crisis energética" inscripto en el sentido común conformado por los neoliberales y aportan la idea de "seguridad energética" que garantiza "a todo ciudadano el acceso a sistemas sustentables de suministro energético y a todos los recursos de combustible disponibles (proveedores de energía) para cubrir las diversas necesidades energéticas (demanda) a un precio asequible (o precio aceptable) que posibiliten tener una calidad de vida y actividades sociales de nivel razonables, sin perjudicar el desempeño económico ni el medio ambiente …".

Desde este paradigma se descarta la hipótesis de una "crisis energética" tal como argumentan los miembros del grupo que liderado por Daniel Montamat aglutina a los funcionarios de la Secretaría de Energía de la Nación en el período comprendido entre 1982 y 2002. A tal fin se reproducen las opiniones de varios especialistas internacionales que niegan la existencia de una "crisis energética" y destacan los factores que hacen de la Argentina un país sustentable en materia de suministro eléctrico.
Los autores también destacan "el ocultamiento del más que positivo desempeño argentino en los índices energéticos mundiales más destacados, elaborados por organismos y centros de estudios especializados en la materia, por cierto insospechados de kirchnerismo. Diversos índices elaborados, entre otros, por el Consejo Mundial de Energía, por la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial, el Instituto para la Energía del Siglo 21, perteneciente a la Cámara de Comercio de Estados Unidos y la Agencia Internacional de Energía, subrayan la performance exitosa de la política energética oficial. Por ejemplo, en el año que según Nisman el gobierno replanteó su relación con Irán bajo los efectos de una severa crisis energética, Argentina se "destacaba por ser la nación energéticamente más segura de América Latina, la segunda del continente después de Canadá y la séptima a nivel mundial.

Clara, rigurosa y fundamentada, esta obra robustece el fallo del Dr. Rafecas y termina por desenmascarar la urdimbre golpista del operativo que tuvo como desenlace la muerte del principal protagonista visible, enredado en la trampa fraguada por el poder hegemónico en las guaridas de los buitres y sus socios locales.