ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

La tecnología nuclear Latinoamérica y mundial

| Artículos Periodísticos

La ONU apoya el Acuerdo alcanzado en materia nuclear entre el P5+1 e Irán

Autor | OETEC-ID


Palabras Claves
Irán, EE.UU., P5+1, IAEA, enriquecimiento, uranio, plutonio, energía nuclear, JCPOA, ONU, Consejo de Seguridad



25-07-2015 | El 20 de julio el Consejo de Seguridad de la ONU adoptó una resolución en la que apoya el acuerdo sobre el Programa Nuclear Iraní alcanzado entre la República Islámica de Irán y el Grupo 5+1, y autorizó el levantamiento de parte de las sanciones internacionales contra ese país.


El pasado 14 de julio se concretó un acuerdo que podría constituirse en un verdadero punto de inflexión de las relaciones entre Occidente, particularmente Estados Unidos e Irán. Las partes negociadoras, comúnmente conocidas como P5 + 1 (los cinco miembros del Consejo de Seguridad de la ONU -Estados Unidos, Rusia, Francia, China y Reino Unido-, más Alemania) y la República Islámica de Irán, avanzaron en las negociaciones de diversos términos y condiciones acerca del Programa Nuclear Iraní. Días más tarde, el 20 de julio el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) adoptó una resolución en la que apoya el citado acuerdo y autorizó el levantamiento de parte de las sanciones internacionales contra Irán.

El Centro de Noticias de la ONU destacó:
"El texto afirma que el Consejo de Seguridad hace suyo el acuerdo e insta a que se cumpla el calendario marcado en él. El Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC) establece, entre otras medidas, que Irán no desarrollará o adquirirá armas nucleares".

"Según la resolución, el levantamiento de sanciones empezará cuando el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) verifique que Irán haya cumplido con algunas de las disposiciones del pacto".

"El Consejo dispuso, no obstante, que no todas las sanciones se eliminen de inmediato, por lo que mantendrá el embargo de armas a Irán durante cinco años, y durante ocho la prohibición de obtener compuestos para la creación de misiles balísticos".

"El órgano de seguridad de la ONU también advirtió que cuenta con un mecanismo, no sujeto a veto, para reinstaurar las sanciones si Irán incumple con el acuerdo".

"Entre las medidas que Irán debe implementar inmediatamente destaca la reducción de sus reservas de uranio enriquecido y el desmantelamiento de dos tercios de las centrifugadoras de enriquecimiento de uranio".

A principios de este siglo, una serie de países de la comunidad internacional nuclear liderada por los Estados Unidos, comenzó a cuestionar y sospechar los fines del Programa Nuclear iraní, principalmente a partir de las declaraciones de un disidente iraní, Alireza Jafarzadeh. De esta forma, se hizo de público conocimiento que el desarrollo de actividades en instalaciones nucleares no declaradas ante el OIEA -Natanz y Arak-, ligadas al enriquecimiento de uranio y la producción de agua pesada respectivamente, podrían estar desviándose del camino de los usos pacíficos.

Luego de acordarse la suspensión de las actividades de enriquecimiento de uranio con la Unión Europea, Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) mediante, con la llegada del presidente Ahmadineyad en el 2005, Irán reinició esta actividad sin el consenso de la comunidad internacional nuclear, motivando de esta forma a que el OIEA eleve el caso al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Sumado a ello, y en un contexto de ocupación militar en Irak y Afganistán a partir de la invasión lanzada por parte del gobierno de George W. Bush, la escalada de acusaciones en el discurso por parte de Estados Unidos y sus aliados y la búsqueda de sanciones hacia Irán fueron en ascenso, tocando su punto más alto en el 2011, cuando Israel deslizó la posibilidad de bombardear instalaciones nucleares iraníes al sostener que en estas se estaban produciendo armas nucleares. Respecto a esta afirmación, nunca se comprobó tal actividad en las distintas inspecciones realizadas por el OIEA, aunque el Organismo sí denunció actividades que podrían estar vinculadas a la utilización de la energía nuclear con fines bélicos.

Para esta altura, un paquete de sanciones considerable estaba siendo aplicado a la economía iraní. Las mismas, al día de la fecha y hasta que no se avance en los pasos establecidos en el acuerdo, están siendo aplicadas por Estados Unidos, la Unión Europea a través de resoluciones de Naciones Unidas, y abarcan un espectro muy amplio que va desde el embargo de cuentas en el exterior y exportaciones de petróleo, hasta la restricción al acceso al capital financiero internacional. El estrangulamiento económico, la baja en los precios internacionales del petróleo y la llegada de un moderado como Rohani al poder, sentaron las condiciones para trazar un camino hacia un acuerdo para asegurar los fines pacíficos del Programa Nuclear Iraní, lo que habilitaría a levantar gran parte de las sanciones económicas.

La cita se dio en noviembre del 2013, tres meses después de la llegada al poder de Rohani, cuando se firmó en Ginebra el "Plan de Acción Conjunta" (PAC) entre Irán y el P5+1. En el mismo se estableció suspender parte de las actividades nucleares iraníes a cambio del levantamiento de algunas sanciones económicas, mientras se continuara trabajando en un acuerdo a largo plazo. El PAC llevó al establecimiento de un Acuerdo Marco en abril del 2015, luego de prorrogas en las negociaciones, y que finalmente derivó en el acuerdo alcanzado el 14 de julio, "Plan de Acción Conjunto Comprehensivo", firmado entre el P5+1 y la República Islámica de Irán. En el mismo se establece una hoja de ruta entre Irán y el OIEA para cumplir las condiciones del Acuerdo.

Los puntos más relevantes del Acuerdo, respecto a las obligaciones para Irán:
- Reducción en dos tercios de sus centrifugadoras. De 19.000 que posee hoy (solo 10.000 son operativas) pasará a 6.104, de las cuales solo 5.060 estarán habilitadas para enriquecer uranio. La actividad estará limitada a la instalación en Natanz, y se utilizarán las centrifugadoras más antiguas, aunque conservando el resto bajo supervisión del OIEA. Durante los próximos 15 años.
- Reducción de su stock de uranio de bajo enriquecimiento (menos del 20%), en un 98%. Pasaría de poseer 10.000 kg de uranio de bajo enriquecimiento a 300 kg. Y el enriquecimiento de uranio no podrá ser mayor al 3,67%, lo necesario para fines civiles. Durante 10 años.
- La instalación de enriquecimiento dejará de enriquecer uranio por los próximos 15 años, convirtiéndose en un centro de investigación nuclear.
- Durante 15 años no podrá construir nuevas instalaciones de enriquecimiento de uranio, ni construir reactores de agua pesada,
- El reactor de Arak deberá ser reconvertido, reduciendo el riesgo de proliferación, y todo el combustible que se queme en el mismo deberá ser enviado fuera del país.
- Podrá continuar las investigaciones en enriquecimiento de uranio, limitado a la instalación de Natanz, durante los próximos 8 años.
- La OIEA tendrá acceso a todas las instalaciones nucleares declaradas, incluso la instalación militar Parchin.
- El OIEA supervisará todo el ciclo de combustible iraní, desde la extracción del mineral hasta su disposición.
- El OIEA podrá solicitar el ingreso a instalaciones no declaradas en caso de sospechar la existencia de material nuclear no declarado.

Los puntos más relevantes del Acuerdo, respecto a las obligaciones del P5+1:
- Estados Unidos y la Unión Europea levantarán las sanciones económicas establecidas en relación al Programa Nuclear Iraní (establecidas en el Anexo II), una vez corroborados una serie de pasos de verificación establecidos por el OIEA.
- Las sanciones relacionadas a la adquisición de misiles balísticos serán mantenidas durante 8 años más.
- Las sanciones relacionadas a la adquisición de armas convencionales serán mantenidas durante 5 años más.
- Las sanciones relacionadas a ciertas compañías iraníes por parte de la Unión Europea serán mantenidas durante 8 años más.

Sin embargo, las sanciones impuestas por Estados Unidos relacionadas al abuso de los Derechos Humanos, misiles, y apoyo al terrorismo, no serán afectadas y se mantendrán independientemente del acuerdo logrado.

En las próximas semanas, el Congreso norteamericano tendrá un papel fundamental en decidir si da curso al Acuerdo o no. En caso de que no lo apruebe, el presidente Obama puede vetar esa decisión con el apoyo de solo un tercio de las dos cámaras -y anticipó que lo haría en caso de ser necesario-, aunque contar con el consenso de ambas cámaras le daría un apoyo fundamental para fortalecer el Acuerdo.

De acuerdo a lo anticipado por OETEC tras la concertación del acuerdo preliminar el pasado abril, el peso del Programa Nuclear iraní ha determinado la necesidad de otorgarle un reconocimiento internacional que no imponga condicionamientos cuya finalidad sea la restricción del desarrollo de sus capacidades con fines pacíficos. De esta forma, se ha producido un paso fundamental para avanzar en el camino hacia la generación de confianza mutua entre el P5+1, el OIEA e Irán y hacia la distención de la escalada política entre Teherán y Washington.



Bibliografia
ONU (20/07/2015). El Consejo de Seguridad autoriza el levantamiento de las sanciones a Irán. http://www.un.org/spanish/News/story.asp?NewsID=32855#.VbKwOfnjKHs

International Atomic Energy Agency (IAEA): https://www.iaea.org

IAEA. Monitoring and Verification in Iran: https://www.iaea.org/newscenter/focus/iran

OETEC (22/04/2015). Acuerdo marco sobre el Programa Nuclear Iraní alcanzado con el P5+1. Área de Tecnología Nuclear del OETEC. http://www.oetec.org/nota.php?id=1144&area=10