ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Energia

| Artículos Periodísticos

La Argentina volverá a enriquecer uranio

Autor | OETEC-ID


Palabras Claves
Pilcaniyeu, enriquecimiento de uranio, CNEA, Atucha I, Julio De Vido, Ministerio de Planificación



02-12-2015 | El gobierno nacional anunció que la Argentina volverá a enriquecer uranio en el Complejo Tecnológico Pilcaniyeu. En 2014 se reinauguró la planta experimental de enriquecimiento de uranio en el CTP, consolidando la tecnología de difusión gaseosa. Esto permitió recuperar las capacidades que el país ya poseía en esa área. Por otra parte, en el Loop de Freón del Edificio de Termohidráulica del Centro Atómico Bariloche de la CNEA, se comenzarán a realizar ensayos para optimizar el diseño de los combustibles nucleares de las centrales de potencia, lo que mejorará significativamente la eficiencia energética de las centrales nucleares Atucha I y Atucha II. Cabe recordar que desde hace más de una década y media Atucha I consume uranio levemente enriquecido al 0,85% del isótopo U235.


En un acto realizado el 30 de noviembre de 2015 en el Complejo Tecnológico Pilcaniyeu, la Presidenta de la Nación, Dra. Cristina Fernández de Kirchner, junto al ministro de Planificación Federal, Arq. Julio De Vido, anunciaron que Argentina volverá a enriquecer uranio.

Se trata de la planta experimental ubicada en el Complejo Tecnológico Pilcaniyeu (CTP) de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA). El CTP originalmente fue desarrollado por la CNEA e INVAP entre 1978 y 1983. Hacia fines de 1983 la CNEA anunció haber dominado el método de separación isotópica de difusión gaseosa para enriquecer uranio en el CTP. La instalación de pertinencia estuvo operativa durante la administración Alfonsín, pero sin recibir presupuesto la CNEA para desarrollar una planta que pueda enriquecer uranio a escala industrial. La misma fue prácticamente desmantelada durante la administración menemista.

Entre 2006 y 2010 el Ministerio de Planificación Federal apoyó a la CNEA para actualizar el equipamiento tecnológico y personal técnico y profesional del CTP, con el objeto de reposicionar a nuestro país en el Grupo de Suministradores Nucleares (NSG, por sus siglas en inglés) conformado por naciones que poseen esta tecnología, el cual tiene a su cargo reglamentar la comercialización internacional de materiales y tecnologías aplicables a la generación de energía de origen nuclear. Las normativas del NSG permiten que solamente los países que ya poseen la tecnología de enriquecimiento de uranio puedan acceder a la provisión de bienes y servicios asociados a la misma o a otra tecnología de enriquecimiento con capacidad para replicarla o aumentar su escala. De allí el enorme valor que tienen para nuestro país los logros alcanzados en el CTP.

En 2014 se reinauguró la planta experimental de enriquecimiento de uranio en el CTP, consolidando la tecnología de difusión gaseosa. Esto permitió recuperar las capacidades que el país ya poseía en esa área. Por otra parte, en el Loop de Freón del Edificio de Termohidráulica del Centro Atómico Bariloche de la CNEA, se comenzarán a realizar ensayos para optimizar el diseño de los combustibles nucleares de las centrales de potencia, lo que mejorará significativamente la eficiencia energética de las centrales nucleares Atucha I y Atucha II. Cabe recordar que desde hace más de una década y media Atucha I consume uranio levemente enriquecido al 0,85% del isótopo U235.

La CNEA recibió para el CTP una inversión de AR$ 250 millones, otorgados por el Ministerio de Planificación Federal, que le permitió recuperar gran parte de su infraestructura y equipamiento, materializado en un nuevo sistema de carga y descarga, usina, comunicaciones, planta de producción de flúor y planta tratamiento de efluentes y sus servicios; a la vez que incorporar tecnología de última generación y contar con personal altamente calificado. A modo ilustrativo, el CTP contaba en 2003 con una dotación de 10 trabajadores, y en el presente cuenta con alrededor de 200 técnicos y profesionales.

Por otra parte, la CNEA se encuentra desarrollando otros métodos de separación isotópica para enriquecer uranio a escala industrial: el de vaporización metálica asistido por láser y el de centrifugación, en los centros atómicos de Bariloche y de Constituyentes, respectivamente.

Todos los experimentos y prácticas fueron informadas a las agencias internacionales de salvaguardias (ABACC y OIEA) por intermedio de la Autoridad Regulatoria Nuclear (ARN), y de esta manera Argentina consolida su posición internacional en el desarrollo de esta tecnología para fines pacíficos.