ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Agro y desarrollo (Fondo Federal Solidario)

| Artículos de opinión

Unitarios por "necesidad y urgencia": Macri aumentó un 168% la coparticipación para la Ciudad de Buenos Aires

Autor | Belen Ennis


Conflictos de Interes
La autora no manifiesta conflictos de interés


Palabras Claves
coparticipación, CABA, unitarismo, federalismo, Fondo Federal Solidario, soja, decreto de necesidad y urgencia



22-01-2016 | Mediante el Decreto 196 del pasado 19 de enero firmado por el Presidente Mauricio Macri, el Jefe de Gabinete Marcos Peña y el Ministro de Hacienda Alfonso Prat Gay, se dispuso el aumento en un 168% de los ingresos por coparticipación para la Ciudad de Buenos Aires. Siguiendo las directivas del mencionado decreto, el Poder Ejecutivo Nacional establece "que la participación que le corresponde a la CIUDAD AUTONOMA DE BUENOS AIRES por aplicación del Artículo 8° de la Ley N° 23.548 y sus modificaciones, se fija en un coeficiente equivalente al TRES COMA SETENTA Y CINCO POR CIENTO (3,75%) sobre el monto total recaudado por los gravámenes establecidos en el Artículo 2° de la citada ley, a partir del 1° de enero de 2016". Así las cosas, la Ciudad de Buenos Aires, autónoma del resto del país cuando contribuye a su conveniencia, se vuelve profundamente dependiente de las provincias cuando tiene que federalizar la enorme y pesada herencia de deuda contraída después de ocho desastrosos años de administración macrista. En una muestra cabal de centralismo porteño, los 42 millones de argentinos deberemos pagar por "necesidad y urgencia" el endeudamiento millonario y en dólares del distrito más rico del territorio nacional.


Victimización del verdugo
Uno de los argumentos de los cuales se sirvió la administración macrista para realizar semejante transferencia de recursos hacia la Ciudad de Buenos Aires fue su aparente desventaja histórica en términos de coparticipación. En este sentido, las autoridades porteñas alegan que desde que este distrito existe como tal fue siempre de los mayores aportantes a la recaudación nacional pero de los que menos fondos percibió por cada habitante. A propósito, una nota del diario La Nación, con fecha del 19 de enero del corriente año afirma que "según un estudio del Instituto Argentino de Análisis Fiscal, mientras que cada ciudadano de la provincia de Tierra del Fuego recibió durante 2014 $25.174, a la ciudad de Buenos Aires le ingresaron $1.895 per cápita". Al realizar este superficial y tendencioso cálculo, el diario de los Mitre olvida intencionalmente un dato de extrema importancia: si la Ciudad de Buenos Aires necesita una menor cantidad de recursos coparticipables que Tierra del Fuego se debe al nivel de envergadura económica, administrativa y poblacional que posee. Mientras la Capital Federal financia su presupuesto en un 88% con recursos propios, gracias al aporte que realizan millones de porteños que trabajan, producen, consumen e invierten en la ciudad, el sostenimiento y desenvolvimiento económico de las provincias menos favorecidas de nuestro país depende en gran parte de los fondos coparticipables. Una perogrullada que no necesitaría un mínimo de explicación.

Macrismo y coparticipación de la deuda
Durante el año 2015, la CABA recibió recursos de coparticipación por 7.975 millones de pesos (el 1,9% del total de los recursos coparticipables a las provincias) pero de haber regido la última modificación en los porcentajes hubiera recibido unos 21.361 millones. Más aún, si suponemos que los recursos que se coparticipan aumentarán un 25% (tal es la inflación oficial que estima Alfonso Prat Gay), la Ciudad de Buenos Aires recibirá en 2016 aproximadamente unos 26.702 millones de pesos. En efecto, tal como destaca el ex Ministro de Economía Axel Kicillof, "Macri decidió regalarle a CABA 18.727 millones de pesos, un incremento del 17% adicional al presupuesto que tiene la Ciudad para 2016. Considerando que la Policía Federal demandará recursos por 9.000 millones, esta decisión implica que CABA tendrá 9.727 millones de libre disponibilidad. Casualmente sólo un poco menos de lo que el Gobierno de la Ciudad necesita para pagar los vencimientos de deuda del año (más de 800 millones de dólares)". Mientras la Alianza Cambiemos ordena a las provincias endeudarse -tal es el caso de la Gobernadora de Buenos Aires y su pedido a los legisladores bonaerenses de aprobar una deuda por 60 mil millones de pesos- la capital política y administrativa de la Nación recibe un salvavidas económico para costear un saldo de endeudamiento que llegó a cuadriplicarse durante los últimos ocho años.

En definitiva, gracias a la vigencia del Decreto 196, la Ciudad de Buenos Aires pasará a contar con un porcentaje de coparticipación del 3,75, es decir, muy por encima del recaudado por provincias como San Juan (3,51 por ciento), Jujuy (2,95), Catamarca (2,86), Río Negro (2,62), San Luis (2,37), La Rioja (2,15), La Pampa (1,95), Neuquén (1,54), Chubut, Santa Cruz (1,38) y Tierra del Fuego (0,7). ¿Dónde están la justicia distributiva y el federalismo si se triplican los ingresos y se financian las deudas del distrito más rico del país en detrimento del conjunto del territorio nacional?

Kirchnerismo y coparticipación de las ganancias
Si de federalismo se trata, nada más estratégico que la creación del Fondo Federal Solidario por parte del gobierno de Cristina Fernández en el año 2009, apenas un año después de iniciada la crisis de la Resolución 125. La respuesta de la ex Presidenta a la Mesa de Enlace y a la oligarquía argentina que pretendía retener la renta sojera en poder de las élites de las provincias productoras fue la federalización y coparticipación de los ingresos sojeros para las 23 provincias del territorio nacional y sus respectivos municipios, así como también para las 24 jurisdicciones, incluyendo la CABA.

Visto y considerando que en el orden internacional se desplomaban los mercados y sistemas financieros en el marco de una crisis económica de inusitadas características
-responsabilidad de los grandes centros mundiales dominantes- y que dicha crisis haría sentir sus efectos sobre los países emergentes, resultaba necesaria una gestión estatal anticíclica capaz de sostener el nivel de crecimiento. Para ello se creó el Fondo Federal Solidario mediante el Decreto 206/2009, a fin de "financiar obras que contribuyan a la mejora de la infraestructura sanitaria, educativa, hospitalaria, de vivienda y vial en ámbitos urbanos o rurales" mediante el reparto del 30% de los derechos de la exportación sojera de forma automática, diaria y sin costo por el Banco de la Nación Argentina, quedando expresamente clara la realización de controles que "aseguren la transparencia en la utilización de las remesas, vigilando el cumplimiento de la expresa prohibición de utilizar las sumas que compongan el Fondo Federal Solidario para el financiamiento de gastos corrientes".

En efecto, mientras que la región pampeana, que produce el 88, 43% de la soja y concentra el 89% del Producto Bruto de la Argentina, recibía el 47, 33% de los recursos del Fondo Federal Solidario, las regiones y provincias extrapampeanas, que sólo producen el 11, 57% de la soja y aportan algo más del 10% al PBI nacional, acaparaban el 52, 66% de lo recaudado por el mencionado fondo. Lo anterior da cuenta de que una parte importante de la renta producida en la región económica más próspera de la Argentina se distribuía en un elevado porcentaje entre las regiones menos favorecidas por las condiciones naturales, incluso en aquellos territorios donde no se producía nada de soja. ¿No es esto igualdad distributiva y federalismo? Sin dudas que lo es. Un federalismo que sentó precedentes en la historia económica del país y en el manejo político de las gestiones de gobierno siendo que, como bien destaca el Dr. Federico Bernal -Director de este Observatorio- "por una especie de Fondo Federal Solidario que redistribuyera la renta de la Aduana entre todas las provincias lucharon y se alzaron los caudillos del siglo XIX contra el unitarismo de Rivadavia y Mitre" (Tiempo Argentino 13/02/2013). Finalmente, aprovechamos la oportunidad para recomendar la lectura del valiosísimo libro "Néstor y Cristina Kichner. Planificación y Federalismo en acción" (Planeta, 2015) -autores Julio De Vido y Federico Bernal-, donde se realiza un profundo repaso al Fondo Federal Solidario, tanto desde un enfoque técnico como político.

Mitrismo recargado
Lamentablemente, la decisión de Mauricio Macri de bajar las retenciones sojeras del 30 al 35 por ciento significa menos cantidad de recursos para el Fondo Federal Solidario y la realización de obras de infraestructura en todo el país que de él depende (por supuesto, contemplando que dicho Fondo no sea eliminado de cuajo). Siguiendo la política de retenciones cero que ya rige para trigo, maíz, sorgo, girasol y carnes, no extrañaría en un futuro próximo la quita total de los impuestos a la soja. Por una parte, esto es precisamente lo que están buscando los productores sojeros con su constante reticencia a la liquidación de divisas y, por otra, lo anterior no supondría ningún tipo de contradicción ideológica con el modelo semi-colonial, agroexportador y centralista defendido por la actual administración nacional. Muestra de ello es, como hemos remarcado a lo largo de este artículo, la inequitativa medida de aumentar la transferencia de recursos coparticipables de todo el país hacia la históricamente privilegiada Ciudad Puerto de Buenos Aires.

La victoria de la Alianza Cambiemos durante los últimos comicios presidenciales reinauguró para la Argentina otra etapa del mitrismo más puro, novedoso en sus métodos de ascenso al poder por mediar el voto popular, pero igual de antipopular y antifederal que a lo largo de 206 años de historia. Lo que se constata cuando un partido de orígenes e intereses profundamente porteños llega a controlar no sólo los designios de la Ciudad de Buenos Aires sino también los de la Nación toda es su constante incapacidad de gobernar por fuera de los límites que le impone la Avenida General Paz. Dependerá del grado de organización de las fuerzas populares y del nivel de consciencia histórica de los argentinos y argentinas no permitir que el unitarismo gane por decreto, desde que la experiencia histórica demuestra que nada bueno perciben las clases populares cuando esta minoritaria y elitista facción se hace del poder.



Bibliografia
Información Legislativa del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas. Decreto 194/2016. http://www.infoleg.gob.ar/infolegInternet/anexos/255000-259999/257918/norma.htm

Sitio Oficial de Axel Kicillof. (20/01/2016). "La federalización de la deuda de CABA". http://axelkicillof.com.ar/%EF%BB%BF-la-federalizacion-de-la-deuda-de-caba/

Diario La Nación (19/01/2016). "Mauricio Macri aumentó la coparticipación para la Capital Federal". http://www.lanacion.com.ar/1863405-mauricio-macri-aumento-la-coparticipacion-para-la-capital-federal

Libro "Néstor y Cristina Kichner. Planificación y Federalismo en acción" (Planeta, 2015), autores Julio De Vido y Federico Bernal.

Bernal, Federico. Tiempo Argentino (13/02/2013). "Un debate económico para los cuarenta millones". http://tiempo.infonews.com/nota/44603/un-debate-economico-para-los-40-millones