ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Industria

| Artículos de opinión

Programa "Carne para Gringos": WikiLeaks y el día que Macri explicó a EE.UU. su política cárnica

Autor | Federico Bernal


Conflictos de Interes
El autor se manifiesta a favor de la nacionalización y socialización del lomo


Palabras Claves
carne, exportaciones, precio, Macri, Vilma Martínez, wikileaks, Buryaile, diario El País, kirchnerismo, mercado interno, CICCRA, CRA



28-01-2016 | Levantado íntegro por el diario El País (España) en diciembre de 2010, un cable secreto de la embajadora de EE.UU. en la República Argentina -Vilma Martínez- y que fuera filtrado por WikiLeaks nos brinda una idea de la política cárnica del actual Presidente argentino y la razón de atentar contra el consumo local.


Cuando se filtró el cable cuyo título y datos primarios acompañamos en imagen de abajo, se armó alto revuelo por las palabras utilizadas por la embajadora estadounidense para describir al alcalde Mauricio Macri, en su encuentro de noviembre de 2009: "La reunión fue otro recordatorio de la brusquedad de Macri, su visión maniquea del mundo y su incomodidad con las sutilezas de la comunicación interpersonal (interrumpió la reunión abruptamente después de transcurridos cerca de veinte minutos)".



Fuente: Cable WikiLeaks https://search.wikileaks.org/plusd/cables/09BUENOSAIRES1222_a.html

Inmediatamente los diarios La Nación y Clarín salieron a respaldar al alcalde con sus notas tituladas "Macri minimizó las críticas de la embajadora" y "Macri minimizó las críticas de la embajadora estadounidense: "Siempre pienso en reuniones de tiempo breve"", respectivamente.

Pero el cable contenía más importante información que la anterior opinión de la embajadora. Particularmente nos interesa rescatar lo que Macri dijo sobre la política ganadera y cárnica del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y lo que eventualmente él haría en caso de llegar a la presidencia. Esta la imagen del cable con el fragmento aludido:



Fuente: https://search.wikileaks.org/plusd/cables/09BUENOSAIRES1222_a.html

El escrito de la embajadora Martínez resulta más valioso que cualquier análisis político o técnico que pudiera hacerse por estos días en relación a los incrementos de los precios de la carne y las insólitas declaraciones de la administración macrista.

Transcribimos del cable: "Al conversar sobre el comercio agrícola, Macri dejó deslizar sus ambiciones presidenciales para 2011. Dijo que las exportaciones de carne vacuna podrían no ser un problema para los Kirchner (porque quieren mantener la carne en el país), pero que sí lo serán para él en un par de años (es decir, cuando sea Presidente)".

"Quieren mantener la carne en el país", aclaró la embajadora, aunque no sabemos si corresponde a su interpretación de los dichos de Macri o porque el entonces intendente porteño efectivamente deslizó aquella supuesta crítica. Y la verdad es que poco importa. La política ganadera y de la industria frigorífica implementada por los gobiernos kirchneristas priorizaron el mercado interno y un consumo proteínico de la población acorde a los estándares internacionales de la OMS. Efectivamente, los Kirchner mantuvieron la carne en el país. Y esto es algo digno de destacar. ¿Esta decisión acaso afectó la producción local? Veamos. Según el informe de diciembre de 2015 de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes Derivados de la República Argentina (CICCRA), "En 2015 la industria frigorífica vacuna faenó un total de 12,2 millones de cabezas, es decir apenas 0,8% más que en 2014 (+100,6 mil cabezas)", siendo que "...la faena correspondiente a 2015 se sostuvo como la segunda más alta de los últimos seis años".

¿Esta faena se volcaba entonces mayoritariamente hacia dónde? CICCRA: "El 92,8% de la producción se destinó al mercado interno en el último año. El consumo total ascendió a 2,542 millones de toneladas res con hueso (tn r/c/h) y se ubicó 2,6% por encima del registrado en 2014". Asimismo, "El promedio móvil (últimos doce meses) ubicó el consumo interno por habitante en 59,9 kilogramos/año en diciembre de 2015, lo que significó un crecimiento de 1,7% interanual".

¿El consumo doméstico afectó las exportaciones? La misma entidad nos responde que las exportaciones "... habrían totalizado 198,4 mil tn r/c/h en 2015. En relación a 2014 se habría observado un avance de 1,1%. Pero cuando se toma una perspectiva más amplia, surge que hace tres años que los envíos al exterior de carne vacuna están estancados en un promedio anual apenas inferior a las 200 mil tn r/c/h". No es que al kirchnerismo no le preocupen las exportaciones, sino que prioriza el consumo doméstico. El "estancamiento" no es malo cuando los estómagos argentinos gozan de buena y justa proteína.

¿Y la diferencia en relación a los noventa? El gráfico de abajo la ilustra.



Fuente: Informe de diciembre de 2015 - Cámara de la Industria y Comercio de Carnes Derivados de la República Argentina (CICCRA).

Veamos la explicación en palabras de CICCRA: "En Argentina, a la inversa del caso del poroto de soja, el principal destino de la carne vacuna es el mercado doméstico. En los 60 el ratio consumo interno/producción era de 75% y en los 90 llegó a 86,1%. Sólo en la primera década del siglo XXI se revirtió temporariamente la tendencia creciente, debido a que la participación bajó hasta 84,5%. Pero, producto de las restricciones al comercio exterior impuestas por el gobierno nacional a partir de 2006 (que limitaron exportaciones y a su vez incentivaron la faena por liquidación de stocks) y luego por la pérdida de competitividad que sufrió la industria frigorífica, en la década actual el ratio consumo doméstico/producción de carne vacuna volvió a subir y llegó a un máximo de 92,1% (promedio 2011-2015)".

Ahora bien, ¿cómo impacta la devaluación en este sector? CICCRA: "... en Argentina el valor de la carne vacuna y, por lo tanto, el precio de la hacienda en pie no están determinados por un mercado internacional, como ocurre con el poroto de soja. De esta forma, en períodos en los cuales se produce una importante corrección del tipo de cambio (como ocurrió en 2002, 2009 y comienzos de 2014), y más allá de los factores microeconómicos que pueden estar influyendo a nivel sectorial, el precio en dólares de la hacienda en pie y de los cortes vacunos en el mostrador desciende (la suba de los precios en moneda nacional es inferior al aumento de la cotización del dólar en pesos). En definitiva la devaluación de la moneda repercute negativamente sobre la capacidad adquisitiva de los argentinos, principales compradores de la carne vacuna producida localmente".

Claro que esto cambió a partir del 10 de diciembre. Con Mauricio Macri, el precio de la hacienda en pie pasó a estar determinado por el mercado internacional, siendo pues que una megadevaluación como la registrada en este último tiempo afectó severamente la capacidad adquisitiva de los argentinos. Menos dinero tienen los argentinos, menos carne comprada localmente, más excedente exportable, más contentos los exportadores. Por último y ligado a lo anterior, cabe recordar que la eliminación de las retenciones contribuye a retroalimentar el negativo círculo anteriormente descripto. CICCRA lo expresa con estas palabras: "Y en lo que respecta a la eliminación del derecho de exportación sobre los cortes vacunos (15%) es un factor que se suma a la devaluación del tipo de cambio oficial y opera en el mismo sentido que esta última".

El macrismo responde por los grandes exportadores y una industria frigorífica volcada al mercado de exportación. A diferencia del kirchnerismo y parafraseando a la embajadora estadounidense: a Mauricio Macri no le interesa mantener la carne en el país. Por eso expresan lo que expresan sus funcionarios, incluyendo al ministro Buryaile, ex vicepresidente de CRA, quien cínicamente señaló en estos días que el consumidor debe "tomar conciencia" sobre el nivel de precios de la carne vacuna, "y si se tiene que abstener de consumir lo haga, porque nosotros tampoco queremos volver a esquemas que no han dado resultado".

Cerremos con el cable de Vilma Martínez. A CRA, a Buryaile y a Mauricio Macri no les importa que el pueblo argentino ingiera menos carne porque como la embajadora estadounidense supo interpretar, Macri priorizará el mercado externo sobre el interno. ¿Acaso se trata de una política novedosa? Para nada. Trátase de una bicentenaria tradición política de los grandes estancieros argentinos, que ahora ven abiertas las puertas del mercado internacional por la eliminación de las retenciones, la megadevaluación y la ausencia de un Estado que gestione y controle en función de la seguridad jurídica del pueblo argentino. La carne disparará y se convertirá en un bien escaso al que sólo podrán acceder unos pocos privilegiados.



Bibliografia
Cable WikiLeaks con la opinión de la embajadora Martínez sobre su reunión con Mauricio Macri https://search.wikileaks.org/plusd/cables/09BUENOSAIRES1222_a.html

Diario El País levantando la filtración de WikiLeaks http://internacional.elpais.com/internacional/2010/12/01/actualidad/1291158009_850215.html

Informe de diciembre de 2015 de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes Derivados de la República Argentina (CICCRA)
http://www.ciccra.com/#!informe-econmico/c23tn

Comunicado de la Sociedad Rural
http://www.sra.org.ar/newsite/interna.php?inc=inc_hojas/notas_detalle.php&id=7533