ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Energia

| Artículos de opinión

Franco Macri refuta a Franco Macri: incorrecto desvincular a Mauricio

Autor | Belen Ennis


Conflictos de Interes
La autora no manifiesta conflictos de interés


Palabras Claves
Franco Macri, Mauricio Macri, Elisa Carrió, 1998, Papeles de Panamá, empresas offshore, protocolo, desvinculación



07-04-2016 | Durante el programa de radio del OETEC, Mañana Nacional, en Radio Rebelde AM740 (correspondiente al martes 5 de abril), el economista Hernán Letcher del Colectivo EPPA (Economía Política Para Argentina) trajo a colación un interesante y pertinente artículo del oficialista diario Clarín publicado el 22 de noviembre de 1998. ¿El título? Arriba, en letras pequeñas, "Franco Macri (SOCMA) y Luis Pagani (ARCOR): dueños de un mundo de gerentes", más abajo, en grande y negrita, "Los secretos de dos empresas nacionales" y por bajada la frase que sigue; "mantienen el control de sus grupos cuando casi todos venden sus empresas. Macri y Pagani construyeron imperios con estigma de familia". ¡Y vaya que si! Un estigma que prosigue con el paso del tiempo, por lo menos para la familia Macri.


Por supuesto, en el caso de la nota de Clarín, dicho estigma se correspondía con las secuelas que la Segunda Guerra Mundial había dejado en la familia Macri y no con el escandaloso vínculo que une dicha familia con la famosa investigación de los Papeles de Panamá. ¿Esto equivale a decir que esa relación no existía al momento de publicarse el mencionado artículo? Para nada. El año de publicación coincide con el origen de la sociedad offshore, Fleg Trading Ltd, que los Macri registraron en las islas Bahamas: 1998. Más aún, dicha sociedad se encontraba en pleno funcionamiento desde el 31 de marzo de ese año, es decir ocho meses antes de que Franco Macri (su máximo directivo) diera a Clarín la entrevista a la que hacemos referencia. Como si esto fuera poco, la segunda empresa que la familia Macri posee en paraísos fiscales, de nombre Kagemusha SA ("La sombra del guerrero", una película del japonés Akira Kurosawa), se creó 17 años antes de Fleg Trading Ltd, esto es; el 11 de mayo de 1981. Por cierto, empresa fantasma que actualmente se encuentra activa en el Registro Público de Panamá.

¿Toman de zonzo al pueblo argentino?
La precisión con las fechas no es menor, más si tomamos en cuenta lo que Franco Macri dijera al diario Clarín en aquella entrevista. Con un alto grado de cinismo, el empresario italiano hacía referencia a la relación con su padre Giorgio (es decir, abuelo del Presidente de la Nación) y recordaba "tuve enseñanzas muy profundas de mi padre, porque él me enseñó, desde que yo tenía una pequeñísima empresa constructora, a tener un plan de cuentas contable igual al que podía tener una multinacional. Me enseñó claramente la obligación y la necesidad de cumplir con los impuestos, con las leyes, con las normas éticas". Bueno hubiera sido que Franco rescatara de su memoria las enseñanzas de Giorgio al momento de poner la firma en los documentos de, por lo menos dos hasta ahora conocidas, sociedades offshore en Panamá.

Protocolo familiar
La debilidad de Franco Macri, como en el imaginario de todo "buen italiano", fue siempre su familia; incluso, mucho más importante que su trabajo. Según relata el artículo de Clarín aquí analizado, "Macri, como su padre, pone ante todo el trabajo, pero a la hora de medir sus éxitos, la familia desplaza a la empresa. En el trabajo he tenido éxitos y fracasos y en la vida personal he tenido éxitos y fracasos. Pero tengo una gran familia, de la cual estoy muy orgulloso, y creo que es el mayor de mis éxitos", decía el empresario en 1998. Por tanto, prosigue el diario de Magnetto, "no alcanza a imaginarse el futuro de SOCMA (Sociedades Macri) sin un Macri a la cabeza" y, en consecuencia, "sea cual fuera el futuro del sillón de presidente de SOCMA, Macri hizo firmar a toda la familia un protocolo familiar que garantiza que cualquier decisión de venta de parte o todo el paquete accionario será un tema familiar, nunca individual". Como puede constatarse, la familia unida se impone como un alto valor dentro del clan Macri, sobretodo si de negocios se trata.

Por eso mismo, al momento de publicarse el mencionado artículo de Clarín, Franco Macri estaba sumamente preocupado por la inclinación de su primogénito Mauricio a conducir instituciones deportivas y a propósito expresaba "es muy negativo para nosotros que Mauricio sea presidente de Boca", aclarando además que "el principal problema es que la presidencia de Boca dispara el perfil del nombre Macri, y en consecuencia del grupo, a niveles siderales".

Obviamente, no se imaginaba el futuro de su hijo como Presidente de la Nación y mucho menos el escándalo en el que ambos se verían implicados años más tarde. En efecto, el nombre Macri no sólo se disparó a "niveles siderales", como temía Franco, sino que también se transformó en tapa de los principales diarios del mundo como sinónimo de corrupción.

No obstante, tal como se desprende del "protocolo" que firmaron los Macri, cualquier decisión comercial no debe ser tema de uno solo sino, fundamentalmente, un asunto de familia. En este sentido, cualquier intento político de desvinculación que se pretenda entre el Presidente de la Nación y los Panama Papers debe entenderse como una estrategia familiar de ocultamiento donde el jefe mayor del clan estará dispuesto a sacrificarse en pos de su descendencia. Por su puesto, no sin ciertas colaboraciones importantes como las que prestan los medios de comunicación no sólo a través de su blindaje sino también por intermedio, en este caso, de una de sus principales voceras: la Dra. Elisa Carrió. Reservorio moral de la Nación.

Carrió debe pedir el Protocolo de Franco
Al conocerse en nuestro país el escándalo de las cuentas offshore del Presidente Macri, la encargada de lidiar con la opinión pública fue, nada más y nada menos, que la denunciadora serial y diputada de la Nación, Elisa Carrió. La operación mediática pretendió ser impactante: una figura asociada a un supuesto aura de pulcritud política defendiendo al "salpicado" (tal el calificativo usado en los zócalos de TN) Presidente Mauricio. A propósito, La Nación del 4 de abril pasado, titulaba: "Panama Papers: Elisa Carrió mostró la documentación que le envió Mauricio Macri como prueba de su inocencia".

La explicación brindada por la Dra. Carrió redundaba en la simple excusación del Presidente y en el cargo de culpas sobre su padre Franco: "El monto de la sociedad siempre fue US$ 1950 que pertenecen a Franco Macri, están a su nombre. Yo no me hago cargo de Franco Macri pero defiendo a este presidente que puede tener esta confusión por estar dentro del directorio. Su dueño la declaró ante la AFIP y no tiene movimiento. Acá tengo la documentación", vociferó la diputada. ¿Documentación? ¿Prueba? En verdad, una hoja de cálculo Excel.

De todos modos, la mención a Franco Macri no es en vano. Volviendo al artículo de Clarín del 22 de noviembre de 1998 y traído a colación al principio de esta nota, el empresario italiano aseguraba, interpelado por el secuestro de su hijo Mauricio, que "los conflictos familiares profundos pueden afectar a cualquiera, tenga la profesión que tenga, sea empresario o no sea empresario. Pero la realidad es que cuando se quieren conducir empresas hay que saber ser fuerte y equilibrado frente a cualquier tipo de problemas que se nos presenta, sea empresario o sea familiar" y remarcaba que "el secuestro de Mauricio fue un hecho muy duro de enfrentar. Pero no lo considero un hecho negativo, fue una situación límite dura. En ese momento yo actué liderando toda la acción que había que hacer y que hicimos para poder recuperar a Mauricio sano y salvo".



Elisa Carrió, miembro de Cambiemos, súper objetiva e imparcial, defiende a su aliado político y concluye que no ha habido ilícito ni delito. No hace falta que Laura Alonso se moleste más. ¿Se imaginan el escándalo que provocaría si el ex PM de Islandia o el Presidente de Ucrania, ambos en el listado como Macri, convocaran a un aliado del partido o del frente para que salga en calidad de fiscal y juez de su caso? Como sea, a Carrió le faltó el detalle del Protocolo de Franco.

Sin dudas, la misma actitud que el jefe del clan Macri tomara apenas hace unos días atrás al asumir en soledad la responsabilidad por las sociedades fantasmas, de las que también participa su hijo, en Panamá. Sin embargo, la desvinculación del Presidente resulta una hazaña prácticamente imposible dado que, contrariamente a lo que pretende hacerse creer y por mandato familiar, los Macri nunca operan en soledad sino "tutti insieme", es decir, "todos juntos". Carrió debe pedir el Protocolo de Franco.



Bibliografia
Clarín (22/11/1998). "Los secretos de dos empresas nacionales". http://edant.clarin.com/suplementos/economico/1998/11/22/o-00401e.htm

La Nación (04/04/2016). "Panama Papers: Elisa Carrió mostró la documentación que le envió Mauricio Macri como prueba de su inocencia". http://www.lanacion.com.ar/1886195-panama-papers-elisa-carrio-mostro-la-documentacion-que-le-envio-mauricio-macri-como-prueba-de-su-inocencia