ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Energia

| Entrevistas Observatorio

"El movimiento ecologista está atascado en una fase romántica surgida del activismo de los años 60 y 70"

Autor | Robert StoneRobert Stone


Entrevistador
Federico Bernal


Palabras Claves
Pandora, Pandoras Promise, Robert Stone, ambientalismo, fundamentalismo, Greenpeace, Sierra Club, energías renovables, energía nuclear, combustibles fósiles, cambio climático, CO2, energía eólica, energía solar, Fukushima, Chernóbil, Chernobyl, Three Mile Island



16-02-2016 | La energía nuclear no es más que una herramienta para resolver problemas que tanto a mí como a mi público nos preocupan profundamente. Desde 1945, la división del átomo se ha comparado con la apertura de la caja de Pandora, y hay algo de verdad en eso. Pero en el mito de la caja de Pandora, lo que a menudo se olvida es que en el fondo de la caja, Pandora encontró la esperanza. Así que el título "La promesa de Pandora" apunta a una promesa incumplida sobre algo que la mayoría de las personas perciben del modo más negativo. Es más poético que literal, como ocurre con los mejores títulos. Mientras los combustibles fósiles sigan siendo relativamente baratos se utilizarán para sacar a los países en desarrollo y las economías emergentes de la pobreza. A pesar del recelo de los grupos ambientalistas occidentales, el mundo va a consumir mucha más energía que ahora para mediados de siglo. Y eso es algo que debe celebrarse. Tenemos la obligación moral de sacar a las personas de la pobreza. El beneficio para nosotros deriva del descenso de las tasas de natalidad, de que las mujeres sean liberadas del aburrido trabajo doméstico, se eduquen e ingresen a la fuerza de trabajo, de una mejor salud y un menor número de conflictos. El mayor uso de la energía es algo bueno en todos los sentidos excepto en uno: la contaminación (CO2 y otras toxinas).


1) ¿Por qué el título de la película es "La promesa de Pandora"?
Quise reflejar la negatividad que rodea a la tecnología nuclear en el título en vez de anunciar su posición pronuclear. Esto es en parte porque el film trata sobre mucho más que la tecnología nuclear y no la defiende en beneficio propio, del modo como creo que muchos ambientalistas defienden las energías eólica y solar.

La energía nuclear no es más que una herramienta para resolver problemas que tanto a mí como a mi público nos preocupan profundamente. Desde 1945, la división del átomo se ha comparado con la apertura de la caja de Pandora, y hay algo de verdad en eso. Pero en el mito de la caja de Pandora, lo que a menudo se olvida es que en el fondo de la caja, Pandora encontró la esperanza. Así que el título "La promesa de Pandora" apunta a una promesa incumplida sobre algo que la mayoría de las personas perciben del modo más negativo. Es más poético que literal, como ocurre con los mejores títulos.

2) ¿Podría explicar sus principales conceptos y resultados?
La razón principal que me impulsó a hacer la película fue que la única tecnología que ofrece la mayor oportunidad de combatir el desafío medioambiental más grave de todos los tiempos es a la sazón la tecnología que el movimiento ambientalista considera de manera unívoca que debe abandonarse, por una serie de razones históricas e ideológicas que tienen poco o nada que ver con la realidad y la verdad científica. Lo que observé mientras estaba filmando la película fue que casi todo lo que se conoce comúnmente acerca de la tecnología nuclear es falso, y en muchos casos la verdad es precisamente lo contrario de lo que gran parte de la gente cree.

3) ¿Es cierto que su carrera como cineasta comenzó con una película anti nuclear?
Sí, mi primer documental cuya filmación finalizó en 1987 fue una película sobre las pruebas atómicas que se realizaron en el Atolón de Bikini en el Pacífico. Se llama "Radio Bikini". La película fue nominada al Oscar y, en la opinión de muchos, se la considera como uno de los grandes documentales antinucleares - aunque trata de las armas nucleares y no de la energía nuclear. Como muchos de mi generación, comparé la energía nuclear con las armas nucleares. Así que mi posición inicial fue antinuclear durante la mayor parte de mi vida, debido al aborrecimiento que me inspiran las armas nucleares, un aborrecimiento que permanece inalterado hasta el presente.

4) Usted viajó a Three Mile Island, Chernóbil y Fukushima. ¿Podría describir lo que pasó en esos lugares y lo que observó una vez allí?
Estos son los tres sitios donde se produjeron fracasos significativos de la energía nuclear en el mundo. Los tres accidentes ocurrieron como resultado de la pérdida de refrigeración, aunque por razones diferentes en cada caso. Los tres accidentes evocan imágenes de catástrofes inimaginables en la mente de un gran número de personas: muertes por cáncer, zonas de exclusión, contaminación masiva. Esto es en parte porque quienes se oponían a la energía nuclear basándose en una serie de razones ideológicas, han usado estos accidentes como una forma de lograr movilización en contra de la energía nuclear, y lo han hecho afirmando que estos accidentes demuestran que la energía nuclear es en sí misma peligrosa, y tal vez de una manera apocalíptica.

Cada accidente provocó una ralentización en el despliegue de la energía nuclear, y como resultado se produjo una creciente dependencia de los combustibles fósiles en todo el mundo. Sin embargo, una mirada más atenta a cada uno de estos accidentes revela que no sólo son acontecimientos extremadamente raros (3 accidentes entre casi 440 reactores operativos en todo el mundo y tenemos energía nuclear desde hace unos 50 años), sino que el saldo de mortalidad es prácticamente inexistente.
Esto va tan en contra de la narrativa convencional acerca de la energía nuclear que la gente simplemente no lo cree. Pero los mejores estudios epidemiológicos con revisión de expertos (ONU, OMS, etc.) muestran que no ha habido ningún incremento de la mortalidad por cáncer debido al accidente nuclear de Three Mile Island, tampoco de la mortalidad por cáncer debido a Fukushima (sin proyecciones de aumento en el futuro), y en el caso singularmente único de Chernóbil, se sabe que han muerto menos de 60 personas como consecuencia de este accidente, incluso después de haber transcurrido casi 30 años. Al mismo tiempo, la OMS estima que los combustibles fósiles matan a alrededor de 3.000.000 de personas POR AÑO, y esto sin siquiera contar con el cambio climático, la acidificación del océano y todo lo demás. Aún más sorprendente es el hecho de que por unidad de energía producida, la energía nuclear es en realidad más segura que la energía solar.

Estos han sido los aspectos más polémicos de la película, en parte porque presentan un análisis científico totalmente opuesto al que nos muestran los medios de comunicación (que en gran medida apelan al miedo de la gente).

5) ¿Qué pensaba antes de ir a esos lugares y cómo fue luego?
Antes de ir a estos lugares y antes de comenzar la película, me sumergí profundamente en la ciencia de la radiación y consulté con expertos en la materia. De modo que me aseguré bastante bien de que la exposición a la que me sometería no me haría ningún daño físico. De hecho, he recibido más radiación en el avión mientras volaba hacia estos lugares de la que recibí durante gran parte de mi estancia en estos lugares. Sin embargo, lo que me sorprendió fue el grado de reacción de mi cerebro emocional por estar en un entorno de alta radiación, tan diferente al de mi cerebro racional. Me permitió comprender mejor los problemas emocionales relacionados con la energía nuclear, porque simplemente no pueden ser "barridos" mediante una buena dosis de "hechos". Incluso sucumbí al desasosiego en Chernóbil y Fukushima, a pesar de que sabía que no estaba en peligro.

Me sorprendieron tanto los niveles muy bajos que tuve en estos lugares como también algunos muy elevados en ciertos "puntos calientes". Nada de esto se informa ni se explica en los medios de comunicación. Rara vez nos dicen cuáles son los niveles de radiación encontrados y cómo se comparan con la "normalidad". Dicen que son "peligrosos" o "tóxicos" sin ofrecer detalles, creo que en parte porque eso mejora el relato -o eso piensan- y hace que los periodistas que se aventuran a ir a esos lugares parezca que están arriesgando sus vidas en el proceso de informar, convirtiéndose en héroes de su propia narrativa. La reacción emocional es mucho más fácil de relatar que la racional y capta nuestra atención de un modo como la verdad no lo hace.

6) ¿Cómo recomendaría a la gente común que vea su película?
Les digo que vean la película con una mente abierta y que determinen por sí mismos si la energía nuclear es algo que debemos considerar a la luz del cambio climático, las cuestiones de seguridad energética, la contaminación y el rápido aumento de la demanda energética en todo el mundo, en particular en los países en desarrollo. La mayoría de los documentales ambientalistas son profundamente pesimistas y deprimentes. La Promesa de Pandora trata de las soluciones y de cómo nuestra capacidad para resolver estos problemas es en gran medida política, no tecnológica. Así que es una película muy edificante, no de una manera romántica ni idealista, sino de un modo muy práctico. Podemos arreglar esto y estar más conformes con nuestro uso de la energía y con la civilización moderna en general, en lugar de sentirnos culpables al respecto y pensar que el futuro es sombrío, que es el mantra del movimiento ambientalista dominante.

7) ¿Cómo recomendaría que los activistas antinucleares vean su película?
Lo que ha sido más alentador al mostrar esta película en todo el mundo es cuánta gente antinuclear decidió verla. La mayoría del público se divide en partes iguales entre personas que están a favor y en contra, lo cual es genial incluso por lograr que estas personas estén en una misma sala. Esta película trata a la energía nuclear desde la perspectiva de personas que, como yo, han pasado gran parte de sus vidas profundamente inmersas en un punto de vista antinuclear. Pero hemos cambiado de opinión, como lo hace un número creciente de personas. Sea cual fuere el punto de vista sobre la tecnología nuclear, es una película que requiere ser vista porque amplía la argumentación e invita a un debate acerca de cómo sentarse y resolver los problemas relacionados con el uso masivo de la energía en la realidad.

No es simplemente una película pronuclear como acusan muchas personas, ni una pieza de propaganda. Ha ganado varios prestigiosos premios como el mejor documental sobre el medio ambiente. Ha recibido una acogida favorable por parte de activistas ambientales de todo el mundo. Incluso he invitado a manifestantes contrarios a mi película a verla y muchos de ellos me agradecieron por haberla realizado y me dijeron que les ayudó a expandir de modo considerable su forma de pensar sobre este tema. He logrado cambios masivos de opinión entre el público de antinuclear a pronuclear, o al menos a alcanzar una mentalidad más abierta. Así que adelante y véanla. ¿Qué es lo peor que podría pasar?

8) ¿Qué opinaron de su película en Greenpeace y Sierra Club? ¿Qué les contestó o les contestaría en este momento?
He tenido muy pocos contactos con Greenpeace, pero los dirigentes del Sierra Club, NRDC, 350.org, y otros grupos de ambientalistas, han arremetido en mi contra. Lo interesante fue que sus miembros han mostrado una mente mucho más abierta. Son sus dirigentes los que parecen verse amenazados por esto, quizás porque han invertido toda una vida en oponerse a la energía nuclear. Además, creo que un gran número de líderes ambientalistas fueron por completo atrapados en el Movimiento de Energía Verde, que en mi opinión es un movimiento político de izquierda que se disfraza de movimiento ambientalista. Tiene más en común con el Movimiento de Ocupación que con la ecología de base.

No han logrado demostrar que mi apreciación de los hechos sea errónea y acusan a la película de hacer propaganda en favor de la industria nuclear. Para eso mienten con la esperanza de que la gente ignore la realidad y no les cuestione su posición. Incluso he sido acusado de recibir fondos de la industria nuclear, que ciertamente no recibí porque, de haberlo hecho, hubiera sido un completo idiota. Ante la imposibilidad de atacarme sobre una base fáctica usan acusaciones generales o de tipo personal y esperan tener éxito. Estas cosas se amplifican en la red y luego se repiten. Pero siempre que he debatido con esta gente, y he estado en un gran número de debates, nunca han salido airosos. Su argumento se derrumba con rapidez, simplemente porque está lleno de contradicciones, fantasías y afirmaciones que no encuentran respaldo en la ciencia con reconocimiento internacional, revisada por pares.

9) ¿Por qué cree que un número creciente de prominentes ambientalistas como los que entrevistó en la película de Pandora están cambiando de opinión sobre la energía nuclear y convirtiéndose en fervientes defensores de la energía nuclear?
Pienso que muchos ambientalistas, incluido yo mismo, entendimos que todo lo que habíamos defendido durante los últimos 25 años para luchar contra el cambio climático ha fracasado rotundamente. Las energías eólica y solar continúan siendo tecnologías energéticas marginales. El carbón no sólo sigue siendo la fuente dominante de energía, sino que también es la que ostenta el más rápido crecimiento. Los niveles atmosféricos de CO2 son superiores a los de los últimos 3.500 millones de años. El nivel del mar está subiendo. Los océanos se están acidificando. Los países en desarrollo como China e India se están asfixiando debido a la contaminación del aire, que causa epidemias de enfermedades respiratorias. Las devastadoras guerras en el Medio Oriente se han producido en gran medida para asegurar nuestro suministro de combustibles fósiles. Todos los intentos por alcanzar un acuerdo internacional a fin de reducir el uso de combustibles fósiles han fracasado. El uso de la energía está creciendo de manera tal que en la actualidad estamos sumando por año al planeta un consumo de energía equivalente al de todo Brasil. Así que cualquier análisis racional de la situación apartado de dogmas e ideologías, llevaría a concluir que es necesario un nuevo enfoque.

En esta etapa del desarrollo humano, disponemos de opciones muy limitadas en términos de encontrar algo que reemplace al carbón, el gas y el petróleo. De modo que la energía nuclear simplemente tiene que estar sobre la mesa. Y una vez que se empieza a considerar la tecnología nuclear, los temores y las dudas acerca de la seguridad, los residuos, la proliferación y el costo empiezan a parecer excusas destinadas a enmascarar una ideología basada en cuestiones de épocas pasadas relacionadas con la guerra fría. Hay una enorme brecha generacional en este tema y las cosas están comenzando a cambiar muy rápido. Creo que la película ha tenido mucho que ver con la despolitización del asunto y esto ha hecho que los ecologistas e izquierdistas se sientan más seguros de aceptar la energía nuclear, ya que muchas personas con ideas afines están haciendo lo mismo, incluidos los expertos más importantes en ciencias climáticas del mundo.

10) ¿Los fundamentalistas ambientales (o ambientalistas románticos) están perdiendo la batalla acerca de la energía nuclear y su rol fundamental en la mitigación de los efectos del cambio climático? ¿Por qué?
Bueno, no puede decirse que hayan perdido todavía. Pero lo que sí veo es una divergencia creciente sobre esta cuestión entre la dirigencia y las bases. Y esa división no puede sostenerse. La posición antinuclear es cada vez más difícil de sostener frente a la creciente lista de problemas que sólo he esbozado. Sin duda Fukushima imprimió un nuevo impulso a los activistas anti-nucleares y desalentó lo que había sido un consenso creciente acerca de la necesidad de contar con más energía nuclear. Pero como el alarmismo perpetuado por el movimiento antinuclear y los medios de comunicación sobre Fukushima no prosperó con el correr de los meses, yo creo que la gente empezará a poner este trágico accidente dentro de un contexto más amplio y lo verá tal como es: un accidente industrial muy caro, pero en nada parecido al Apocalipsis que tanta gente esperaba. El principal obstáculo para la energía nuclear no son los fundamentalistas ambientales, es la economía. Si la economía es manejada con éxito, y creo que lo será (probablemente impulsada por China), creo que estaremos viendo una imagen completamente diferente en el futuro. Cuanto antes mejor.

11) En su película usted engloba la pobreza, la energía y el cambio climático en una sola cuestión. ¿Cómo cree que los países emergentes como Argentina - entre otros de América Latina - deben tratar de rescatar a cientos de miles de personas de la pobreza, de incrementar aún más su desarrollo industrial (necesidades energéticas) y de ocuparse de la amenaza del cambio climático?

Mientras los combustibles fósiles sigan siendo relativamente baratos se utilizarán para sacar a los países en desarrollo y las economías emergentes de la pobreza. A pesar del recelo de los grupos ambientalistas occidentales, el mundo va a consumir mucha más energía que ahora para mediados de siglo. Y eso es algo que debe celebrarse. Tenemos la obligación moral de sacar a las personas de la pobreza. El beneficio para nosotros deriva del descenso de las tasas de natalidad, de que las mujeres sean liberadas del aburrido trabajo doméstico, se eduquen e ingresen a la fuerza de trabajo, de una mejor salud y un menor número de conflictos. El mayor uso de la energía es algo bueno en todos los sentidos excepto en uno: la contaminación (CO2 y otras toxinas).

El viento podría ser una gran fuente de energía para un país como Chile, dotado de una gran extensión costera. El sol podría ser una gran opción para el África subsahariana. La energía nuclear podría ser una gran opción para la Argentina, o bien una combinación de esas energías. No existe una solución única. Pero sin que la energía nuclear desempeñe un rol preponderante, en mi opinión simplemente no hay esperanza de que podamos terminar este siglo sin infligir daños irreversibles al medio ambiente mundial. La buena noticia es que podemos hacer que la energía nuclear sea mucho mejor y más barata de lo que ha sido en el pasado. Pero tenemos que avanzar hacia diseños modulares, producidos en masa, que son intrínsecamente seguros. Así que lo que creo es que tenemos que hacer las dos cosas, usar más energía para incrementar el desarrollo y enfrentar la amenaza del cambio climático. El engaño más peligroso sería pensar que vamos a frenar el desarrollo. De modo que aumentar de manera drástica las fuentes de energía limpia es absolutamente necesario, e intentar hacer uso solo de las energías renovables y la eficiencia energética, es una fantasía total. Simplemente no guardan proporcionalidad con la magnitud del problema.

12) ¿En alguna ocasión le dijo a alguien que está tratando de esclarecer al movimiento ambientalista? ¿Podría explicar este propósito y por qué?
Sí, creo que el movimiento ecologista está atascado en una fase romántica que surgió del activismo de los años 60 y 70 en torno a la contaminación del aire y el agua - algo que documenté en mi película "Días de la tierra" en 2009. Se trata de un movimiento la endiosa la naturaleza y que tiende a considerar a la modernidad como un cáncer que debe ser mantenido a raya. De modo que lo que estoy proponiendo es un "esclarecimiento" entre los ambientalistas para que vean el mundo tal y como es, en lugar de aferrarse a un pasado romántico que nunca volverá, y que realmente nunca existió, de cualquier modo. Ver el mundo tal como es significa reconocer que la humanidad está aquí para quedarse; que nuestra población está creciendo, aunque pronto alcanzará una meseta en 9 o 10 mil millones de personas para mediados de siglo; que seguimos desarrollando y utilizando los recursos del mundo, no sólo en Occidente sino en todas partes, y por último que la modernidad es beneficiosa para preservar el mundo natural a través de la implementación de tecnologías energéticas de avanzada, la producción de alimentos, viviendas, producción, etc.

La modernidad nos permite hacer más con menos. El componente clave que necesitamos para lograr este desarrollo inevitable es una fuente abundante de energía limpia y barata. Por el momento no la tenemos y eso está causando un montón de problemas. En un nivel más profundo, creo que los ambientalistas románticos tienden a ver la historia de la humanidad en términos por completo negativos, y predican una filosofía de la culpabilidad y la austeridad no muy diferente de algunas teologías fundamentalistas. Si bien es cierto que la humanidad es responsable de su cuota de horrores, también tenemos a los Beatles, Picasso, Gabriel García Márquez, Leonardo Di Vinci, Mozart, Stephen Hawking, etc.... Como me dijo en una ocasión el famoso ecologista James Lovelock (autor de la Teoría de Gaia), "somos la mayor creación de Gaia". Creo que tiene razón y que es ése el espíritu que necesitamos para salir adelante, abandonando el ambientalismo apocalíptico del pasado en pos de una visión más positiva de nuestro lugar en el gran orden del universo.

Lovelock, por cierto, también es pro nuclear. Otro legendario ambientalista, Stewart Brand, lo expresó de la mejor manera varias décadas atrás, cuando escribió el lema para The Whole Earth Catalog, "somos como dioses y bien podríamos tratar de ser expertos en serlo." Lo que significa que, en lugar de endiosar a la naturaleza, nosotros mismos ya hemos sido deificados en alguna medida. Ahora vivimos en la era del Antropoceno. Nos incumbe a nosotros y no a la naturaleza, asegurarnos de que la diversidad biológica de nuestro planeta sobreviva y prospere, y de que la humanidad haga lo propio. Perpetuar una fantasía romántica sobre una vuelta atrás del reloj es el más peligroso curso de acción imaginable. Es también el menos interesante o inspirador, desde mi punto de vista.