ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Energia

| Artículos de opinión

Empleo joven e "integración" al mundo: de satélites y reactores nucleares a las hamburguesas de McDonalds

Autor | Belen Ennis


Conflictos de Interes
La autora no manifiesta conflictos de interés


Palabras Claves
Mc Donalds, Empleo Joven, Globalization Index, integración al mundo, aislamiento, macrismo, reactores nucleares, satélites, radioisótopos



17-05-2016 | El Observatorio OETEC desea comunicar a la sociedad argentina el objetivo de fondo perseguido por el macrismo y la creación de 5.000 puestos de trabajo para beneficio de la cadena McDonalds.


El Ministerio de Trabajo de la Nación y la multinacional Arcos Dorados-McDonalds suscribieron un acuerdo por medio del cual esa empresa se compromete a tomar como empleados a 5.000 jóvenes de entre 18 y 23 años. Con esta medida, el macrismo se propone "crear empleo de calidad" (sic) e "integrarnos al mundo" (sic sic).

Como si otro de los tantos legados de la "pesada herencia K" hubiera sido expulsar a la Argentina por fuera de los límites del planeta Tierra hacia los recónditos confines de alguna otra galaxia, la administración de Mauricio Macri se propuso volver a "integrarnos" al mundo siguiendo, por supuesto, los lineamientos de los grandes mercados externos, promotores de una Argentina genuflexa, atrasada y relegada a cumplir su histórico rol de patio trasero, granero y granja de las potencias mundiales.

Justamente, como hemos señalado desde este Observatorio en sendas notas (ver bibliografía), son esos mismos mercados los encargados de evaluar el grado de aislamiento o proximidad que las naciones tienen respecto del proceso de globalización. ¿Cómo? A través de la confección de ridículos índices que miden qué tan cerca o lejos estamos de la "civilización" occidental que, por ejemplo, deja morir niños inmigrantes en las costas de sus playas.

En este sentido, uno de los indicadores más conocidos en el mundo del comercio internacional es el Índice de Globalización (KOF Globalization Index), elaborado por el Swiss Federal Institute of Technology de Zurich -se imaginará el lector el puesto que ocupamos los "bárbaros" del mal llamado Tercer Mundo-, el cual utiliza para llegar a sus correspondientes estimaciones un tipo de metodología bastante peculiar. Veamos.

Según el Globalization Index, el grado de integración mundial depende de la ponderación de tres dimensiones básicas: la económica, la política y la social, las cuales se dividen, al mismo tiempo, en otras tantas subvariables. Si tomamos por caso la arista "social" veremos que se fragmenta en los siguientes ítems: a) tráfico telefónico; b) turismo internacional; c) porcentaje de población extranjera sobre la población nacional o naturalizada; d) uso de Internet y televisión cada 1.000 habitantes; e) intercambio comercial de libros; f) cantidad de Ikeas per cápita (lo que sería un Sodimac del mundo "civilizado"); y g) cantidad de restaurantes McDonalds per cápita.

Las últimas tres conforman la categoría "proximidad cultural". Si, leyó bien. La cantidad de casas de comidas rápidas del payaso Ronald McDonalds dividida por la cantidad de habitantes nos estaría dando como resultado el grado de cercanía cultural que tenemos con el "mundo civilizado". Por si fuera poco, tanto la dimensión social como la subvariable de los McDonalds son las que poseen mayor peso relativo en la ponderación final del Globalization Index.

"Empleo joven" para la integración al mundo
Para conseguir el objetivo de la "integración", los jóvenes argentinos deberán estar dispuestos a trabajar seis horas diarias durante cinco días a la semana a cambio de una obra social, un correspondiente certificado de trabajo y un sueldo de 4.500 pesos mensuales, muy por debajo del salario mínimo de cualquier convenio laboral. Sin embargo, que nos habremos "integrado" nos habremos integrado. Los buques de la Marina estadounidense saludarán al Presidente Macri con una salva de cañonazos como lo hicieran en agradecimiento al proselitismo yanqui del Presidente Sarmiento.

En suma, con los anuncios de la administración nacional en beneficio de la cadena gastronómica de los Estados Unidos, para la macabra y cínica lógica de la Alianza Cambiemos se estaría cumpliendo con dos de las promesas de campaña más acuciantes: ingresar a la orbita terrestre y crear empleo de calidad. ¿Qué es eso de las universidades por todos lados? ¿Aumentar la ecuación de ingenieros per cápita? ¿Industrializar el país? ¿Satélites propios y centrales nucleares? Nada de eso. En el "supermercado" del mundo los jóvenes dejarán de malgastarse en la construcción/ fabricación de satélites geoestacionarios, reactores nucleares, represas hidroeléctricas, radioisótopos, etc. En el horizonte de nuestros pibes, ¡combos de hamburguesas, papas fritas y gaseosas! Y, si hacen bien los deberes, una linda medallita de "empleado del mes".




Bibliografia
Bernal, Federico. "Aislamiento, colesterol malo y plumas de buitres (sobre los acuerdos con Rusia)". http://www.oetec.org/nota.php?id=1148&area=1

Bernal, Federico. "El "Globalization Index" y la performance de la Argentina (¿aislados del mundo?)". http://www.oetec.org/nota.php?id=940&area=14