ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Tecnología Nuclear

| Artículos Periodísticos

Oportunidades y desafíos para la generación nucleoeléctrica

Autor | OETEC-ID


Palabras Claves
energía nuclear, SMR, CAREM, reactores pequeños, subsidios, costos, tecnología, emisiones de carbono, gas, Magwood, cooperación nuclear, central nuclear, cambio climático



02-06-2016 | En los últimos años se identificaron grandes cambios en el mercado de la generación eléctrica a partir de distintas variables que interactúan de manera irregular. Recientemente, más de 195 Estados manifestaron su voluntad -a raíz de un acuerdo firmado en París- de reducir las emisiones de carbono. Este escenario abre una oportunidad única para el potenciamiento de la industria de la generación de energía nuclear.


En la conferencia titulada "El Rol de La Energía Nuclear en el Siglo XXI: abordando el desafío del financiamiento", llevada a cabo en París entre los días 11 y 12 de mayo del corriente, William Magwood -Director General de la Agencia de Energía Nuclear (NEA, en inglés), dependiente de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OECD, en inglés)- realizó un enriquecedor análisis sobre los desafíos que enfrenta la energía nuclear a partir de la coyuntura vigente.

Asimismo, el Marco Internacional para la Cooperación Nuclear (IFNEC, en inglés) -foro internacional dedicado a la cooperación en el ámbito de los usos pacíficos de la energía nuclear, el cual aborda temáticas determinantes para el sector, como el desarrollo de infraestructura y la provisión asegurada de combustibles nucleares- fue coorganizador, junto a la OECD- NEA, sumando apoyos y enriqueciendo aún más las conclusiones a las que se arribó durante la conferencia. El fructífero debate dio lugar a la participación de un amplio arco de actores que trabajaron conjuntamente en identificar barreras y abordajes para el desarrollo y financiamiento de proyectos nucleares, entre ellos: operadores de centrales nucleares, decisores de políticas estratégicas de planificación energética, empresas de servicios públicos, organismos nacionales relacionados al sector nuclear, autoridades regulatorias, agencias de créditos para la exportación, banqueros, empresas proveedoras de servicios y suministros, agencias de calificación y compañías aseguradoras.

El Sr. Magwood, reconocido por ser un histórico defensor de la cooperación tecnológica a nivel internacional, abordó el tema del rol de la energía nuclear en la actual coyuntura partiendo de un análisis de variables entre las que se incluyen el impacto de un mercado energético desregulado, el rol del gas respecto a los esfuerzos para reducir las emisiones de carbono y los mitos relativos en torno a los costos de construcción de una central nuclear.

"Los mercados están quebrados, […] y continúa, ha llegado el momento de reconocer que tenemos una situación donde las grandes empresas de servicios públicos están perdiendo dinero, y la mayoría están al borde de la bancarrota. Cuando tienes una situación […] donde lo único que puede ser construido son aquellas obras que están subsidiadas, tienes un serio problema." Partiendo de esta declaración, Magwood señaló que en la construcción de una central nuclear de potencia intervienen muchas decisiones de envergadura que no pueden ser tomadas en un contexto donde el mercado no es apto para semejante proyecto. En esta línea, recomienda que antes de tomar una decisión de semejante calibre, se plantee primero si el mercado en donde se esté analizando realizar el proyecto se encuentra preparado y es apto para el mismo. Pero lo que más resalta al respecto de este cálculo de costo-beneficio es que la opción está disponible.

Asimismo, analizó la cuestión del cambio climático, afirmando que "el cambio climático debe ser abordado de una manera lógica." Con esto apunta a que las políticas gubernamentales respecto de la generación eléctrica no deben intervenir en los precios de las fuentes de generación para ajustarlos a su medida, es decir, acomodando el mercado a sus voluntades, ya que este tipo de políticas están condenadas al fracaso. En ese sentido, manifestó también que si bien muchos países están haciendo un gran esfuerzo para combatir el cambio climático, a partir de un gran impulso a las energías renovables -más allá de costos asociados difíciles de calcular-, en otras partes del mundo las emisiones de carbono si bien crecen exponencialmente no pueden ser consideradas la única variable de ajuste.

Volviendo al plano de lo nuclear, a partir de su propia experiencia Magwood enfatizó "el alza de los costos en el sector nuclear provocada por el mejoramiento de la seguridad en los reactores luego del accidente de Fukushima Daiichi […], han sido exagerados. La realidad es que para la mayoría de los países, las medidas implementadas luego del accidente de Fukushima, han representado pequeños montos dentro de los costos totales de las centrales nucleares." En esa misma línea, señaló que al encontrarse él dentro de la Comisión Regulatoria Nuclear de Estados Unidos, se llegó a la conclusión de que no había muchas modificaciones que realizar en el reactor comercialmente conocido como AP1000 ya que todas las recomendadas pos accidente estaban implícitas de antemano en el diseño.

A partir de lo señalado, concluyó "no es necesario hacer una elección entre los aspectos económicos de una central nuclear y la seguridad nuclear", al tiempo que agregó "creo que es una falsa elección. La energía nuclear está muy bien posicionada técnicamente, desde el punto de vista de la seguridad, para ser competitiva en mercados aptos".

Para el experto, la decisión fundamental gira en torno a la siguiente pregunta: ¿Combatir el cambio climático o no? En efecto, expresó que en un contexto de precios muy bajos del gas natural y la no fijación de precios del carbón -escenario en el cual se manifestaría implícitamente la opción por el No-, la energía nuclear debería sobrevivir como pueda y en los mercados que pueda. Ahora bien, si la balanza se inclina a favor de reducir las emisiones de carbono, resulta fundamental establecer precios muy elevados para el carbón.

Lo anterior nos devuelve a nuestro ámbito de interés y nos plantea una nueva pregunta ¿cuánto cuesta una central nuclear de potencia? Allí, si bien existe la tendencia a responder "mucho", vale destacar que si bien se trata de una inversión inicial muy fuerte se debe considerar también que representa un activo con una larga vida útil de aproximadamente 60 años, que puede producir electricidad de base, confiable, durante largos períodos y con los más altos estándares de seguridad. Sin dudas, la opción nuclear es más que válida y está disponible.

Asimismo, al abordarse la cuestión de los reactores modulares pequeños (SMR, en inglés), se resaltó que sus desafíos a futuro son la fabricación a escala y la comercialización, a fin de que la ecuación económica cierre, así como el gran obstáculo asociado a los procesos regulatorios venideros en cada país donde se comercialice, lo cual obligará a modificar algunas variables económicas que puedan impactar en su costo final.

En este sentido, nos remitiremos una vez más al caso de nuestro país, donde la construcción del CAREM por parte de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) -prototipo de un SMR que está siendo construido íntegramente en el país- espera su finalización para el 2018. Pues bien, resulta importante tener en cuenta que de todos los SMR que desarrollados en el mundo, el CAREM es uno de los que se encuentra en su etapa más avanzada. La finalización y comercialización del mismo sería un hito fundamental para Argentina ya que, además de ser el primer reactor de potencia cien por ciento argentino, está diseñado con características novedosas respecto a sus configuraciones de seguridad y, al ser el primero en su clase, el proceso de licenciamiento a cargo de la Autoridad Regulatoria Nuclear se está llevando a cabo etapa por etapa siguiendo de cerca cada detalle de forma minuciosa. Los desafíos que plantea Magwood al respecto de estos reactores, encarados seriamente como se está haciendo con el CAREM, representarán un factor determinante para su comercialización en el futuro, pudiendo transformar los mencionados desafíos en fortalezas y oportunidades para la Argentina.

Por otra parte, Margwood también abordó la cuestión financiera y expresó "que los viejos modelos de financiamiento de proyectos de grandes centrales de generación de energía han comenzado a desvanecerse ante el avance de la desregulación de los mercados en muchos países. Al mismo tiempo, el abastecimiento de electricidad también ha cambiado, debido a una avalancha en los mercados de costos bajos de las fuentes de generación eléctrica. En muchos mercados, es difícil, si no imposible, justificar la construcción de cualquier proyecto de generación eléctrica si no recibe subsidios o el apoyo de otros gobiernos".

En lo estrictamente nuclear, rescató que los actores han cambiado y que el desarrollo tecnológico introdujo nuevas opciones -como los ya mencionados SMR y algunos reactores de cuarta generación- las cuales deberán ser tomadas en cuenta a la hora de decidir respecto de cómo queremos producir electricidad, considerando paralelamente que la industria nuclear está atravesando un período de cambios "como no había visto el sector desde las primeras centrales nucleares establecidas 50 años atrás".

Finalmente, Margwood resumió el escenario que se presentará para el sector de la energía nuclear y se enfocó en sus principales desafíos globales. Al respecto, argumentó "estos cambios traen aparejados tanto grandes oportunidades como una gran incertidumbre. En el flujo de los grandes cambios, puede ser difícil financiar incluso proyectos modestos. Las centrales de energía nuclear no son proyectos modestos; con un costo total que va desde los 6 mil millones hasta los 12 mil millones de dólares, y con períodos de finalización que pueden durar hasta una década, construir una central nuclear es uno de las tareas más complejas de todo el sector industrial. Por lo tanto, financiar centrales nucleares de potencia, a menudo representa un desafío significante".



Bibliografia
http://www.world-nuclear-news.org/NP-NEA-head-highlights-challenges-facing-nuclear-power-110501.html

http://www.oecd-nea.org/news/2016/2016-02.html