ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Telecomunicaciones

| Resúmenes de fuentes colegas

Evolución histórica de las emisiones de TV en América del Norte y Europa

Historic developments in TV broadcasting – North America and Europe

Autor | OETEC-ID


Palabras Claves
TV satelital, EE.UU., Europa, tecnología de transmisión digital



27-01-2014 | La BBC del Reino Unido comenzó las primeras emisiones regulares de TV en noviembre de 1936. Las redes de cable comenzaron a surgir en los Estados Unidos en 1948, principalmente para dar servicio a los hogares que no podían recibir las señales terrestres por aire. El número de hogares con un aparato de televisión fue en aumento a medida que los precios bajaron, las redes fueron ampliadas y se dispuso de más contenido.


Los servicios de TV por cable que requieren una suscripción se iniciaron en los Estados Unidos en 1950. La suscripción de TV por cable implica la encriptación (codificación) de una señal televisiva que es descifrada en el hogar del suscriptor mediante un decodificador. Las redes de cable de EE.UU. fueron restringidas en términos del contenido que podían ofrecer, en parte debido a su limitada capacidad de red, pero también porque los canales siempre eran locales. Esto cambió a finales de la década de 1970 con el rápido crecimiento de las "súper estaciones" (como la CNN), algunas de las cuales alcanzaron una cobertura regional o cuasi-nacional, siendo distribuidas por muchas redes de cable.

El cable gozó de un monopolio de la TV multicanal en América del Norte hasta mediados de la década de 1970, momento en que se introdujo la TV satelital (DTH por sus siglas en inglés). Aun entonces la competencia fue limitada, porque los hogares receptores de la TV vía satélite necesitaban una antena de mayor diámetro. La mayoría de los hogares que recibían la televisión por satélite estaban en las zonas rurales, fuera del alcance de las redes de televisión por cable.

La TV vía satélite comenzó a ofrecer mayor competencia al cable a mediados de la década de los 80 en América del Norte y Europa, con la introducción de antenas parabólicas más pequeñas y servicios de suscripción. Estas antenas recibían señales analógicas. Los operadores de TV satelital adoptaron rápidamente la tecnología de transmisión digital a comienzos de la década de 1990, lo cual les dio una ventaja sobre los operadores de cable en virtud de su capacidad para proporcionar un mayor número de canales y un uso más eficiente del espectro. Los operadores de TV satelital lograron enviar la TV digital rápidamente ya que no estaban sujetos a las mismas obligaciones que los operadores de cable (en términos de costo y tiempo), quienes debían construir nueva infraestructura.

El paso de la emisión de señales televisivas analógicas a digitales se está completando con la actualización de las redes de radiodifusión terrestre y por cable a la tecnología digital. El proceso es particularmente complejo en el caso de las redes de radiodifusión terrestre, porque requiere de una estrategia nacional para liberar, reubicar y luego reasignar el espectro usado para las transmisiones de TV terrestre. Además, puesto que en muchos países las redes de radiodifusión terrestre son el medio más común para recibir señales de televisión, se requieren campañas de sensibilización para educar a la población sobre los aspectos prácticos de la transición al sistema digital.

A pesar de los desafíos técnicos de dicha transición al sistema digital, existen muchas ventajas que justifican el esfuerzo. Las señales digitales son más robustas que las analógicas, por lo que mejoran la calidad de la imagen y el sonido. Además, usan el espectro de modo más eficiente que las transmisiones analógicas; esto permite dar cabida a un mayor número de programas televisivos dentro de la misma cantidad de espectro gracias a la compresión del video digital. Los gobiernos podrán entonces decidir la asignación del espectro liberado (el "dividendo digital") a canales de TV adicionales o a otros servicios de telecomunicaciones, tales como la banda ancha inalámbrica. El dividendo digital tiene un valor excepcional porque está en la gama baja del espectro y por lo tanto resulta particularmente adecuado para cubrir áreas extensas.



Bibliografia
- Measuring the Information Society 2013 (ITU).