ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Energia

| Artículos de opinión

Epidemias en la Argentina (2016). Situación de la Gripe

Autor | Nicolás Kreplak


Conflictos de Interes
El autor no manifiesta conflictos de interés


Palabras Claves
gripe A, gripe, dengue, zika, fiebre amarilla, chagas, Ministerio de Salud, ajuste, desmantelamiento, salud pública, muertes, enfermedades inmunoprevenibles, Calendario Nacional de Vacunación, A N1H1



06-07-2016 | Hemos atravesado la peor epidemia de dengue de la historia del país: hasta la fecha más de 74 mil casos sospechosos y más de 39 mil casos confirmados. En este contexto, las autoridades del Ministerio de Salud de la Nación sólo han llevado adelante campañas comunicacionales en algunos medios responsabilizando a las familias por el control del mosquito, sin implementar medidas ambientales y territoriales necesarias para el control de la epidemia. Es evidente que las políticas de ajuste y desfinanciamiento de áreas claves de organismos públicos como el Ministerio de Salud impactan directamente en derechos como la salud del pueblo, dejándolos vulnerables a enfermedades como el dengue o la gripe, sin tener garantizado el acceso a los recursos necesarios para evitarlas.


Es así que durante más de cinco meses estuvieron paralizados los programas que llevaban adelante operativos sanitarios territoriales que cuentan con más de 600 profesionales de la salud y que recorrían las distintos municipios y provincias del país con más de 40 Unidades Móviles Sanitarias, realizando asistencia y colaborando en la difusión de información y en la realización de medidas preventivas.

Asimismo, también se decidió desarticular la Dirección de Enfermedades Transmitidas por Vectores, creada en 2009, encargada de coordinar las acciones de control y monitoreo en este tipo de enfermedades (dengue, zika, chikungunya, fiebre amarilla, chagas) haciéndola desaparecer del organigrama del ministerio y reduciéndola a una coordinación o programa. Consecuentemente disminuyó la distribución de recursos a las provincias, dejándolas solas y con escasos recursos frente a la epidemia.

En esta misma línea recientemente se publicó la nueva estructura del Ministerio de Salud de la Nación en el cual desaparece la Dirección Nacional de Enfermedades Inmunoprevenibles (DINACEI) encargada de la compra y distribución de las 19 vacunas del Calendario Nacional de Vacunación en todo el país, así como de las actividades de prevención y control de dichas enfermedades sin quedar claro si se han asignado sus funciones a otro organismo dependiente de ese Ministerio. Esta medida revela una decisión de reducir la jerarquía, estabilidad y el financiamiento a una política pública que ha sido destacada por organismos internacionales y que afecta directamente la salud del pueblo dado que impacta en la propagación de enfermedades prevenibles como la gripe.

Esto sucede en el contexto del aumento anticipado de notificación de casos de gripe en 16 provincias del país, particularmente gripe A N1H1, contando con mayor cantidad de casos de los esperados para esta época del año en comparación con los últimos 5 años, especialmente de casos graves en población de riesgo que debería haber recibido la vacuna. Una de las funciones importantes de los operativos territoriales que se suspendieron este año era el de reforzar la vacunación, en especial en los grupos de riesgo y más vulnerables para que estuvieran protegidas frente a complicaciones de esta enfermedad en las épocas de invierno.

Se han desarticulado las estrategias de monitoreo y vigilancia coordinados con las provincias para contar con información en tiempo real de lo que ocurre, algo muy importante ante la propagación de enfermedades infectocontagiosas, ya que permite tomar medidas anticipadas para evitar daños mayores.

Durante 2015 se desarrolló una sala de situación de vigilancia en tiempo real para monitorear semana a semana los casos de gripe, bronquiolitis e infecciones respiratorias agudas graves (internados), contactándose diariamente con los Hospitales trazadores seleccionados para la vigilancia, que eran el Hospital Posadas, Hospital Nestor Kirchner de Florencio Varela y el Hospital Garrahan. Estos hospitales de referencia brindaban información respecto a la cantidad de pacientes internados en sala común y en terapia intensiva en forma semanal.

Este año las autoridades actuales decidieron no implementar esa estrategia de vigilancia en tiempo real, prohibiendo realizar el seguimiento de las internaciones en los Hospitales trazadores. En octubre de 2015 se había hecho la propuesta de que cada provincia designará un Hospital trazador para contar con información de todas las jurisdicciones de manera de tener respuestas más rápidas de acuerdo a las necesidades que iban surgiendo. Sin embargo, esta estrategia fue desestimada por las nuevas autoridades del Ministerio, prohibiendo establecer vínculos con los hospitales trazadores. Por lo tanto el dato de las internaciones y casos graves que figuran en el boletín epidemiológico semanal que realiza el Ministerio de Salud de la Nación, sólo obtiene información del sistema nacional de vigilancia de la salud que cuenta con un atraso en la carga de información habitual de 3 semanas aproximadamente, que según lo últimos informes integrados, en este año esta demora supera las 4 semanas.

Según datos del boletín epidemiológico del Ministerio de Salud de la Nación, se han notificado hasta la semana 24 del 2016, 3564 casos de gripe (influenza) positivo en las 24 provincias, más de la mitad N1H1, el resto sin especificar aun. Desde la semana 9 (primer semana de marzo) y hasta la actual, los casos notificados de virus influenza superan ampliamente lo esperado, en comparación con los últimos 5 años. Hasta la fecha, el mayor número de casos lo aportan CABA (964 casos), provincia de Buenos Aires (695 casos), la provincia de Salta (375 casos) y Córdoba (316 casos), y corresponde a Influenza A H1N1.

En relación a los casos fallecidos, se registraron 128 casos fallecidos con diagnóstico confirmado de Influenza hasta la semana 23. La cantidad de casos notificados es sólo de los internados y las personas graves, por lo cual es probable que la cantidad de casos de gripe sea aún mayor.

A pesar de la información notificada desde el 28 de febrero que indica que se superaron los casos de gripe respecto a los últimos 5 años, que ya se encontraban en rango de brote epidémico en el NOA desde la segunda semana de marzo (SE 10) y desde la última semana de abril en el Sur (SE 16); el Director de Epidemiología del Ministerio de Salud de la Nación negó que en el 2016 fuera a ocurrir una epidemia de gripe A, durante una visita a Salta el 28 de mayo, en medio de la epidemia (http://www.eltribuno.info/jorge-san-juan-descarto-que-este-ano-exista-una-epidemia-gripe-a-n715797).

Cabe destacar que hasta la semana 20 del 2015 se identificaron 27 casos de Influenza en 7 provincias (CABA, Bs.As., Chaco, Mendoza, La Rioja, Río Negro y Santa Fe) y no se registraba ninguna muerte. Por lo tanto se puede observar que los casos positivos de gripe A superan a los casos esperados para la fecha en comparación con años anteriores, y que la gravedad es mayor.

Entre las SE 1 y 52 de 2015, se han notificado 2376 casos de Influenza en las 24 provincias, con 11 fallecidos hasta la semana 34, a partir de la cual se observa una drástica disminución de la circulación del virus. Se registraron 7 muertes en Santa Fe, dos en Entre Ríos, y una en la Provincia de Buenos Aires y Catamarca. Solo 197 casos del total fueron del tipo influenza A H1N1.

Actualmente nos encontramos, entonces, en una situación en la cual se adelantó la aparición de casos de gripe en el país, con mayor cantidad de casos registrados para la época del año, y que los casos de gripe son más graves, con mayor mortalidad. Asimismo, fuentes del ministerio aseguran que la provisión de oseltamivir (medicamento utilizado para disminuir las complicaciones en pacientes con gripe) con la que cuenta el organismo no serán suficientes para los posibles requerimientos frente a este panorama, existiendo un retraso en la producción del mismo por parte de los laboratorios que podría retrasar la entrega en el caso de efectivizarse una compra de urgencia. Por lo tanto es posible que exista faltante de este medicamento, lo cual complicaría aún más la gravedad de la situación epidemiológica.

También se retrasó la compra anual de palivizumab, un anticuerpo monoclonal específico que previene la infección por virus sincicial respiratorio en los niños prematuros y con cardiopatías congénitas, en quienes esta infección muy frecuente en la infancia puede ocasionar cuadros de infección respiratoria aguda grave con riesgo de muerte. Para ser efectivo dicho anticuerpo debe iniciar su aplicación anualmente entre los meses de Abril y Mayo ya que consta de un esquema de 4 dosis. Durante los primeros tres meses se utilizó el stock proveniente del año anterior. No se cuenta con información respecto de su utilización y cobertura sobre la población destinataria. La implementación de esta estrategia se encuentra a cargo también de la DINACEI.

Tampoco se está distribuyendo salbutamol en los centros de atención primaria de todo el país, medicamento necesario para la atención de los cuadros de enfermedades respiratorias bajas como la bronquiolitis en niños. Esto como consecuencia de la paralización en las compras del programa REMEDIAR que trabajaba en forma articulada con la DINACEI para el abastecimiento de los insumos necesarios para la asistencia y cobertura de las infecciones respiratorias durante el invierno.

En este contexto resulta alarmante la reducción en la jerarquía de una Dirección Nacional a una simple coordinación de área de prevención de enfermedades inmunoprevenibles. La Dirección fue creada conforme Decreto 2734/2014 con el fin de "fortalecer las políticas públicas en materia de prevención, control, eliminación y erradicación de las enfermedades inmunoprevenibles". La DINACEI tenía como Responsabilidad Primaria: "Planificar, ejecutar, monitorear y evaluar acciones de prevención, control, eliminación y erradicación de las enfermedades inmunoprevenibles".
Como no está explicitado en el nuevo organigrama no se sabe qué área llevará adelante estas tareas.

Es muy llamativa la subutilización de recursos comunicacionales disponibles para la difusión de las pautas de cuidado y signos de alarma frente a la gripe, dirigidas a la población. Recursos como la publicidad durante los partidos de fútbol en Fútbol para Todos permitían llegar con un mensaje sencillo y rápido a millones de personas, que favorecía la consulta y atención rápida ante síntomas sospechosos así como mejorar las coberturas de vacunación en grupos de riesgo. Actualmente el Estado decidió no contar con estas herramientas de difusión masiva, anulando prácticamente el uso de la pauta publicitaria para difusión de mensajes de prevención.

Ante la ausencia de políticas de comunicación pensadas en la prevención, y ante a la ausencia de un Estado responsable que acerque las herramientas para paliar y reducir esta epidemia, aún con el negacionismo de algunos funcionarios, la Ministra de Salud de la Provincia de Buenos Aires recomendó a la población "besarse menos" (sic) como estrategia sanitaria. (http://www.clarin.com/sociedad/gripe-aconsejan-besarse_0_1583841725.html) (http://www.politicargentina.com/notas/201605/14239-la-ministra-de-salud-bonaerense-recomendo-besarse-menos-para-evitar-la-gripe-a.html)

La poca información pública sobre la vacunación antigripal no ha hecho énfasis especial en los grupos de riesgo, como conocemos desde la epidemia de 2009, al punto que continuamos con tasas muy bajas de inmunización en población de riesgo. Todos los fallecidos eran población de riesgo que no habían recibido la vacunación. Además se han registrado muchas demoras y dificultades en la distribución.

Es evidente que las políticas de ajuste y desfinanciamiento de áreas claves de organismos públicos como el Ministerio de Salud impactan directamente en derechos como la salud del pueblo, dejándolos vulnerables a enfermedades como el dengue o la gripe, sin tener garantizado el acceso a los recursos necesarios para evitarlas.