ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Energia

| Artículos de opinión

Alto consumo energético per cápita: ¿Malo o bueno?

Autor | Federico Bernal


Conflictos de Interes
El autor no manifiesta conflictos de interés


Palabras Claves
consumo eléctrico, consumo energético, tarifazo, genocidio energético, mínima energía posible, desarrollo, industrialización, bienestar, Índice de Desarrollo Humano, salud, mortalidad infantil, criminalidad, pobreza, Mauricio Macri, ajuste, cambio climático, consumo per cápita, consumo, malo, bueno



13-07-2016 | Durante su alocución con motivo de la celebración del Bicentenario de la Independencia, Mauricio Macri expresó: "Estamos trabajando denodadamente para tener el gas, la electricidad y la energía suficiente. Porque sin energía no podemos vivir ni podemos crecer". No caben dudas que trabajan en este sentido; sucede, no obstante, que el sistema energético heredado les resulta excesivo. La "suficiencia", en este caso, se alcanzará a través de la reducción de la producción destinada al mercado interno para redirigirla al externo, más lucrativo. Para ello es necesario bajar drásticamente el consumo doméstico: menos consumo local, más excedente, mayor ganancia. Se explica entonces por qué el Presidente, apenas seguido, agregó: "Y ahí les tengo que pedir, de ese lugar que asumimos todos… a que aprendamos a consumir la menor cantidad de energía posible. Hoy nuestro país está entre los que más consume energía por habitante. Y no es culpa de ustedes… Fue culpa de una mala política, de una errónea política, que nos llevó a no darnos cuenta que además consumiendo energía de esta manera dañamos el medioambiente. Y nos hemos comprometido con el mundo y tenemos que cumplir a que vamos a ser parte de la lucha contra el cambio climático que tanto afecta nuestro país". Macri nos pide que consumamos menos energía, pues parece que habernos posicionado como uno de los países que más consume es un dato negativo. De hecho y como señaló algunos días después ("La energía que consumimos para vivir es una fábrica menos que se puede abrir") aparentemente el consumo residencial sería un importantísimo factor de desindustrialización. Nuestra respuesta al primer mandatario.


El Presidente de la Nación impone al pueblo argentino un salvaje ajuste energético -carente por otro lado de absoluta legitimidad, respaldo popular y argumentación técnica- mediante un incremento sideral en el precio de la electricidad, el gas natural y los combustibles. Se trata, en pocas palabras, de la energía como brutal herramienta de ajuste. Entre sus consecuencias más nefastas vemos que el tarifazo ya comienza a cobrarse sus primeras vidas, por lo que hablar de "tarifazo" resulta totalmente insuficiente: asistimos lisa y llanamente a un "genocidio" energético. Sigamos.

Macri quiere hacernos creer que "consumir la menor cantidad de energía posible" resultará auspicioso para el pueblo y para el país, contradiciéndose a sí mismo cuando un segundo antes había afirmado que "sin energía no podemos vivir ni podemos crecer". Entonces, señor Presidente, díganos Ud. cuánta es la energía per cápita que necesitamos para poder vivir y crecer, porque queda claro que los actuales niveles de consumo impuestos por el salvaje genocidio energético resultan incompatibles con la vida y con una economía socialmente inclusiva: la quiebra de pequeñas y medianas empresas ya supera el millar y son más de veinte los muertos por hipotermia e intoxicación por monóxido de carbono producto de la imposibilidad de acceder a la energía por cuestiones económicas. Sin ir más lejos, en la Tucumán por Ud. visitada y conforme datos del Sistema Nacional de Vigilancia de la Salud a abril de 2016 (SNVS-C2/SIVILA), los casos confirmados de intoxicación por monóxido de carbono en comparación con el mismo mes de 2015 aumentaron un 192,8%.

Pero en su discurso hay algo aún más increíble, imposible de soslayar y que denota un altísimo grado de ignorancia cuando no de subestimación a la inteligencia popular. Dijo Ud.: "Hoy nuestro país está entre los que más consume energía por habitante. Y no es culpa de ustedes… Fue culpa de una mala política…".

Señor Presidente, rogamos tenga a bien corregir semejantes expresiones. El "mundo" al que Ud. aspira ingresemos se nos está muriendo de risa en la cara. ¿Por qué? Favor tome nota de la serie de gráficos que siguen. Allí se observa la relación entre el consumo eléctrico per cápita y distintas variables sociales, económicas, en salud pública, en acceso a la infraestructura, tasa de criminalidad y corrupción. Se sorprenderá el Presidente conocer la relación matemática existente. Finalmente, dos aclaraciones y una recomendación: los colores simbolizan los continentes (azul = África; rojo = Asia Pacífico y Oceanía; celeste = Sudeste Asiático; naranja = Europa; amarillo = América) y los tamaños de las burbujas explican la densidad poblacional de cada país. En cuanto a la recomendación, señor Presidente, no se detenga tanto en el año que figure en el gráfico sino en la relación entre variables. Acompañamos cada imagen con una muy breve explicación.

Gráfico 1. Relación entre el PBI per cápita y el consumo eléctrico por persona


Fuente: Elaboración propia en base al software de Fundación Gapminder. El consumo eléctrico per cápita (kWh) proviene del Banco Mundial. Los datos del producto bruto per cápita son en valores constantes en dólares al año 2000, ajustados por inflación. También del Banco Mundial.

Señor Presidente: Los países de menor desarrollo económico (africanos mayormente) se caracterizan por ser aquellos con el menor consumo eléctrico per cápita. De esta suerte, se observa que los países más desarrollados e industrializados del Planeta Tierra exhiben los mayores consumos eléctricos por habitante. La relación es inequívoca y directamente proporcional. Reducir drásticamente el consumo energético impactará en el crecimiento del PBI.

Gráfico 2. Relación entre el Índice de Desarrollo Humano y el consumo eléctrico por persona


Fuente: Elaboración propia en base al software de Fundación Gapminder. El consumo eléctrico per cápita (kWh) proviene del Banco Mundial. Los datos del IDH pertenecen a UNDP Human Development Report http://hdr.undp.org/en/ y http://hdr.undp.org/es/content/el-%C3%ADndice-de-desarrollo-humano-idh

Señor Presidente: Naciones Unidas define Índice de Desarrollo Humano (IDH) como "un indicador sintético de los logros medios obtenidos en las dimensiones fundamentales del desarrollo humano, a saber, tener una vida larga y saludable, adquirir conocimientos y disfrutar de un nivel de vida digno. El IDH es la media geométrica de los índices normalizados de cada una de las tres dimensiones".

Los países de menor IDH (africanos mayormente) se caracterizan por ser aquellos con el menor consumo eléctrico per cápita. De esta suerte, se observa que los países cuyas poblaciones gozan de niveles más elevados en las dimensiones "vida larga y saludable, adquirir conocimientos y disfrutar de un nivel de vida digno" exhiben los mayores consumos eléctricos por habitante. La relación es inequívoca y directamente proporcional. Reducir drásticamente el consumo energético impactará en el Índice de Desarrollo Humano.

Gráfico 3. Relación entre la Expectativa de vida y el consumo eléctrico por persona


Fuente: Elaboración propia en base al software de Fundación Gapminder. El consumo eléctrico per cápita (kWh) proviene del Banco Mundial. Los datos de expectativa de vida provienen de Human Mortality Database (www.mortality.org); World Population Prospects: The 2010 Revision / United Nations Population Division y la Human Lifetable Database (www.lifetable.de).

Señor Presidente: Los países con expectativa de vida más baja (por debajo de 65/70 años) y a excepción de algunos casos puntuales, presentan un consumo eléctrico per cápita inferior a los 1.000 kWh. Inversamente, los países con expectativa de vida por encima de los 70 años presentan consumos eléctricos superiores a los 3.000 kWh en promedio. Reducir drásticamente el consumo energético reducirá la expectativa de vida de la sociedad argentina.

Gráfico 4. Relación entre las muertes de niños (1-59 meses) y el consumo eléctrico por persona


Fuente: Elaboración propia en base al software de Fundación Gapminder. El consumo eléctrico per cápita (kWh) proviene del Banco Mundial. La variable "Causas de Muerte en niños entre 1 a 59 meses (cada 1.000) basada en datos de The Lancet.

Señor Presidente: Los países con las mayores tasas de muertes de niños entre 1 mes y los primeros 5 años de vida (todas las causas) se verifica en los países con los menores consumos eléctricos per cápita. La relación es inversamente proporcional. El consumo energético en su forma más moderna, la electricidad, incide directamente en la expectativa de vida de la población neonata.

Gráfico 5. Relación entre las muertes por neumonía en niños (1 a 59 meses) y el consumo eléctrico por persona


Fuente: Elaboración propia en base al software de Fundación Gapminder. El consumo eléctrico per cápita (kWh) proviene del Banco Mundial. La variable "muertes de niños entre 1 mes y 59 meses de vida por neumonía", tomados de la OMS http://www.who.int

Señor Presidente: Los países con las mayores tasas de muertes de niños entre 1 mes y los primeros 5 años de vida por neumonía se verifica en los países con los menores consumos eléctricos per cápita. La relación es inversamente proporcional. El consumo energético en su forma más moderna, la electricidad, incide directamente en la ocurrencia de enfermedades infecciosas. La curva es similar a la de muerte de niños de iguales meses de vida por todas las causas.

Gráfico 6. Relación entre la salud pública y el consumo eléctrico por persona


Fuente: Elaboración propia en base al software de Fundación Gapminder. El consumo eléctrico per cápita (kWh) proviene del Banco Mundial. La variable "gasto total en salud como porcentaje del PBI", de la OMS http://www.who.int.

Señor Presidente: Los países con las mayores inversiones en materia de salud sobre el PBI cuentan con los mayores consumos eléctricos per cápita. La relación es directamente proporcional. El consumo energético en su forma más moderna, la electricidad, está íntimamente relacionada con un aparato sanitario más grande, eficiente y moderno.

Gráfico 7. Relación entre la tasa de criminalidad y el consumo eléctrico por persona


Fuente: Elaboración propia en base al software de Fundación Gapminder. El consumo eléctrico per cápita (kWh) proviene del Banco Mundial. Combinación de reportes "WHO Violence and Injury Prevention (VIP)", "Global Burden of Disease 2002 and 2004", "Public Health data" (UNODC) e "Injury Mortality Data Collection of the GBD Injury Expert Group" (GIMD). Edad ajustada cada 100.000 habitantes.

Señor Presidente: Los países con las tasas más altas de criminalidad exhiben claramente los menores consumos eléctricos per cápita, lo cual y como hemos demostrado, está en línea con el grado de desarrollo y la calidad de vida de la población. Una sociedad empobrecida en una economía atrasada -donde el consumo energético brilla por su ausencia- es una sociedad más violenta. Esto, señor Presidente, sin desconocer que la peor violencia (tal vez por estar legalizada) es la desigualdad social.

Conclusiones
Señor Presidente, el consumo energético de una Nación es función directa de su desarrollo socioeconómico, de la calidad de vida (estándar de vida) y la longevidad de su población (expectativa de vida); es función directa, asimismo, de su nivel de industrialización y la modernidad de su economía, así como también del desenvolvimiento de su aparato productivo, científico y tecnológico. Todas las naciones hoy industrializadas de Occidente como las emergentes de Asia y de otros continentes han basado y basan su despegue capitalista (desarrollo de sus fuerzas productivas y sus ventajas comparativas y competitivas) en un sistema energético barato y abundante, lo que desembocó en un crecimiento exponencial del consumo eléctrico per cápita. Ocurre, sin embargo (y tal vez resida aquí la razón de su equivocación), que los países cuyas economías pretendan mantenerse estancadas en el trueque del trigo, el maíz, la soja y las carnes de diverso origen por manufacturas importadas claro que no precisan energía barata ni subsidiada ni un consumo alto y progresivo por cabeza de ciudadano. Es más, bajo este modelo de acumulación (modelo agroexportador) un sistema energético más caro y cuya demanda oscile entre baja y moderada resulta vital. ¿Por qué? Porque cuando la industria energética se convierte en un catalizador de un mercado interno pujante y en expansión, cuando se convierte en madre de industrias (promotora de la industrialización y la modernización económica por vía de tarifas subsidiadas), el granero del mundo se debilita. En otras palabras, a mayor mercado interno y a mayor desprimarización del aparato productivo e industrial el granero del mundo (y su fase superior, según Ud. nos ilustró recientemente: el supermercado del mundo) se ve gravemente perjudicado en su supervivencia.

En cuanto a la lucha contra el cambio climático, señor Presidente, Ud. debería tomar nota de lo sucedido en Europa como consecuencia de priorizar la reducción de las emisiones de dióxido de carbono por sobre la vida del ser humano. Allí y desde hace varios inviernos, decenas de miles de muertes por hipotermia e intoxicación con monóxido de carbono se suceden año tras año. Es el fundamentalismo ambiental lo que está matando hombres y mujeres en nombre de los icebergs, las ballenas y los osos polares. Es el fundamentalismo ambiental el que prioriza minimizar el impacto del ser humano en el ambiente en lugar de maximizar el beneficio que el ser humano hace del ambiente, por supuesto alterándolo lo menos posible. En este sentido debe saber, señor Presidente, que las catástrofes naturales se cargan más víctimas en los países con menor consumo energético per cápita, pues como fuera dicho antes, el consumo energético de una nación y su pueblo es directamente proporcional a su desarrollo económico, a su desenvolvimiento científico-tecnológico y al nivel y modernidad de su infraestructura.

La conclusión, señor Presidente, es más que obvia: menor consumo energético per cápita es perjudicial desde todo punto de vista. Si Ud. se empeña en avanzar por este camino estará africanizando a la República Argentina, esto es, llevándola a una situación catastrófica de atraso, subdesarrollo, dependencia y desigualdad social.



Bibliografia
Discurso de Mauricio Macri, en la celebración de la Independencia (9/07/16)
https://www.youtube.com/watch?v=8eISKeJx4vk

Diario La Nación. Macri llama a consumir la mínima energía posible
http://www.lanacion.com.ar/1917351-mauricio-macri-llamo-a-consumir-la-minima-energia-posible