ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Desarrollo Económico

| Artículos Periodísticos

Ciencia y Tecnología pueblo-céntricos. Visita de Cristina Kirchner a científicos en la UBA

Autor | OETEC-ID


Palabras Claves
ciencia, tecnología, Cristina Fernández de Kirchner, política científica, Oscar Varsavsky, Noche de los Bastones Largos, fuga de cerebros, macrismo, neoliberalismo



10-08-2016 | Cristina Fernández de Kirchner, estuvo el viernes pasado en Filosofía y Letras (UBA) reunida con científicos en el aniversario de la Noche de los Bastones Largos. El encuentro fue convocado por "Ciencia y Técnica Argentina y Científicos y universitarios autoconvocados". Una reflexión desde OETEC a propósito del encuentro y las palabras de la ex primera mandataria.


Entre 2003 y 2015, la ciencia y la tecnología fueron colocados al servicio del pueblo argentino y del desarrollo y potenciación de su ingenio científico y tecnológico. Parafraseando a Oscar Varsavsky "Ciencia y Tecnología pueblo-céntricos". Decía también este notable argentino que "cientificista es el investigador que se ha adaptado a este mercado científico, que renuncia a preocuparse por el significado social de su actividad, desvinculándola de los problemas políticos". En igual sentido: "La misión del científico rebelde es estudiar con toda seriedad y usando todas las armas de la ciencia los problemas del cambio social, en todas sus etapas y en todos los aspectos teóricos y prácticos. Esto es hacer ciencia politizada".

La ciencia jamás es neutral. Entre 2003 y 2015 tampoco lo fue: se elevó como política de Estado, partió del pueblo y para el pueblo, en función de un proyecto diversificador y modernizador de nuestro aparato productivo e industrial. Ciencia y tecnología para la autosuficiencia económica, para dejar atrás al granero del mundo (ahora según el Presidente transitando una fase superior: el supermercado del mundo). ¿Y dejar atrás el granero del mundo por qué? Porque una Argentina atrofiada, chiquitita, reprimarizada, reducida a la Pampa Húmeda, excluyente del resto de las provincias y del 99,9% de la población no precisa fabricar radioisótopos ni Molibdeno 99 ni medicamentos ni medicina nuclear ni robots ni reactores nucleares ni satélites ni radares; mucho menos enriquecer uranio y repatriar científicos.

Además, si no consumimos proteínas de calidad no hay neurona que sobreviva. ¡Recordemos que nos prohibieron comer lomo más allá de los límites de la General Paz! Porque una alimentación sana y con ella la energía interna de cada uno de nosotros también es vital para una ciencia y una tecnología pujantes, modernas y desarrolladas. La política de crecimiento y recomposición de salarios, la mejor alimentación y calidad de vida de la ciudadanía, las nuevas oportunidades laborales de un país que quiere ser mucho más que supermercado del mundo fueron los factores que en definitiva consiguieron frenar la histórica fuga de cerebros que ocurrió desde la noche de los bastones largos en 1966 hasta el 2003.

Pero lamentablemente están sembrando las condiciones para que los cerebros vuelvan a fugarse. Y qué paradójico: volverán a fugar cerebros y capitales a la vez que repatriarán capital fugado y cerebros formateados a imagen y semejanza de la escuela de Milton Friedman, para colonizar cerebros.