ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Hidrocarburos

| Artículos de opinión

Tarifazo y precio del gas en boca de pozo (PIST)

Autor | Juan José Balatti


Conflictos de Interes
El autor no manifiesta conflictos de interés


Palabras Claves
audiencia pública, PIST, precio del gas en boca de pozo, Aranguren, extractoras, servicio público, petroleras, tarifazo



29-08-2016 | El PIST es el precio del gas en boca de pozo -valor de ingreso al sistema de transporte- que se les paga a las extractoras del gas, esto es, a las empresas petroleras. ¿Y por qué aclaramos su carácter de "extractoras"? Porque los yacimientos de gas, de petróleo, de carbón, y demás fuentes naturales de energía como el uranio, son propiedad de la Nación y no de alguna empresa privada. Entender lo anterior, es el paso previo a cualquier Audiencia Pública, procedimiento orientado a promover la participación social en el control de los operadores de servicios públicos de actividad privada y de los propios organismos contralores.


El ministro Aranguren aprobó un cuadro tarifario excesivo para el gas a nivel nacional, además de arbitrario, irrazonable y sin la debida justificación que corresponde a todo acto público. De esta forma, le regaló a las petroleras un aumento en el precio de gas en boca de pozo que duplicó el valor que reciben las compañías por extraerlo. La decisión del funcionario generó sorpresa entre algunos economistas, que consideraban inoportuno otorgarles semejante premio a las compañías del sector en medio del recorte en materia de inversiones, con despidos incluidos, y ante la caída del petróleo en el mercado internacional, que podría haber sido aprovechada para moderar el impacto inflacionario de la suba de tarifas y la devaluación.




Tarifa de gas: No poner el carro delante de los caballos
Para que las cosas funcionen correctamente debemos respetar un orden. Poner el carro delante de los caballos es hacer las cosas en el orden incorrecto o con las prioridades equivocadas. Y esto es lo que se hizo con las facturas de gas.

En efecto, la tarifa de gas debe ser el encuentro social entre la extracción, el transporte, la distribución y el consumo ya que se trata de un servicio público y no de una mercancía o de un commodity. El gas del subsuelo argentino es un recurso natural, como lo son el petróleo y el agua, y propiedad de la Nación para usufructo de su población.

Mientras que a nadie se le ocurre plantear que la energía solar tiene un costo, porque capta la radiación solar para su aprovechamiento y no la compra, sí se habla del precio del gas a boca de pozo. Sin embargo, al gas no se lo produce sino que primero se lo extrae y luego se lo transporta y distribuye. Lo que sí tiene costo es la extracción, que extrae lo existente. Contrariamente, no se puede facturar la producción de algo que no se produce.

En este sentido, "promover el bienestar general" como afirma el preámbulo de la Constitución Nacional, es gobernar la economía promoviendo el bien común. En este caso, ese bien común se llama servicio público de gas, lo preste una empresa pública o privada. Pero el modelo vigente surgido de las privatizaciones no tiene en cuenta el bien común aunque sí las ganancias de las empresas.

Asimismo, cabe mencionar que el precio PIST se calcula en dólares y de acuerdo a valores internacionales. Sin embargo, teniendo en consideración que el gas pertenece a la Nación y que lo consumen sus habitantes: ¿Por qué su precio se cotiza en dólares y su valor es internacional? El libre mercado "compra barato y vende caro", no reinvierte, gira sus ganancias a su respectiva casa matriz o las invierte en el casino financiero o en otras empresas. Constantemente, el monetarismo vuelve al pasado con el fin de dolarizar los resultados de la producción en vez de reinvertir en la creación de nueva riqueza. La ganancia se crea a partir de la liquidación de bienes presentes para convertirlos en dólares. Al respecto, cuando hace unos años le preguntaron al CEO de General Electric qué producía la empresa él respondió "dólares".
Por tanto, las empresas que extraen gas del subsuelo argentino, en el actual sistema privatizado, no están pensando en el bien común de la sociedad o en prestar un servicio público sino en ganar dólares. Si aceptamos dicho sistema sin siquiera plantearnos la creación de uno nuevo, justo y soberano, continuaremos discutiendo sólo tarifas y no una política de servicio público para el gas.

Por eso, la primer Audiencia Pública debe darse sobre el PIST, las demás se generarán por añadidura.