ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Desarrollo Económico

| Artículos de opinión

158.880 muertes por exceso de frío en el Reino Unido. ¿Aprenderá el macrismo la trágica lección?

Autor | Belen Ennis


Conflictos de Interes
La autora no manifiesta conflictos de interés


Palabras Claves
pobreza energética, Reino Unido, tarifazo, Argentina, neoliberalismo, mercadismo energético, ajuste, hipotermia, congelamiento, energías renovables



13-09-2016 | Desde hace años el flagelo de la pobreza energética azota al viejo continente europeo. Sus causas: encarecimiento de los precios de la energía, progresiva desregulación del sector, achicamiento de la inversión social (gasto público) e implementación de políticas masivas en energías eólica y solar. En España miles de personas perdieron la vida a causa del frío, sea por el agravamiento de sus enfermedades o bien por hipotermia. Igual en Gran Bretaña -pionera tanto en la conceptualización del fenómeno como en el tratamiento del mismo-, que intenta con poco éxito poner un freno a la seguidilla de muertes que se suceden año tras año a causa del frío en los hogares a través de la implementación de distintos programas gubernamentales. Sin embargo, las políticas de eficiencia energética no dan abasto y en los últimos cinco inviernos hubo un total de 158.880 muertes por exceso de frío en el Reino Unido. El propio Parlamento reconoció que será durante este invierno que podría registrarse el mayor número de muertes por bajas temperaturas llegando cerca de las 50.000. Finalmente, desde la campaña "Energy Bill Revolution" se afirma que a pesar de que miles de personas mueren por año, en los hogares los riesgos sobre la salud que provoca el frío son mayormente desconocidos y reciben poca atención por parte de los medios de comunicación y los gobernantes. Atendiendo a lo anterior, desde OETEC venimos advirtiendo que mucho más que el gélido frío, lo que mata es neoliberalismo en el poder y su visión mercadista de la energía. Es que la política de ajuste, austeridad y tarifazos implementada por la actual administración nacional -contrarrestada a fuerza de movilización popular- hará estragos sobre la calidad de vida de la población y sobre el desarrollo productivo e industrial del país. En efecto, cabe recordar que fueron 20 personas las que en la provincia de Córdoba murieron a causa de hipotermia o intoxicación con monóxido de carbono y cientos de vecinos de la localidad de Carreras (Santa Fe) tuvieron que recibir leña por parte del municipio para poder calefaccionar sus hogares. Asimismo, las pequeñas y medianas empresas -empleadoras del 80% de la mano de obra argentina- están aunando fuerzas para luchar contra un tarifazo que ya ha llevado a la quiebra a miles de ellas. En tiempos de mercadismo energético no hay que perder de vista que la energía es un derecho humano, fundamental e inalienable, y que la salud energética de una Nación es la salud energética de su Pueblo. Contrariamente, librada la energía a las reglas del mercado, el futuro de la Argentina se parecerá mucho a la triste realidad que hoy experimenta la vieja Europa. Resulta oportuno analizar entonces el trascendental informe "Congelados hasta la muerte: el costo del frío en los hogares", publicado en el Reino Unido en abril de 2015 por la Asociación para la Conservación de la Energía.


En el Reino Unido se realiza cada año un estimativo oficial del número de muertes a causa del frío excesivo en los meses de invierno. En efecto, resulta clave entender el rol que juega la temperatura en los hogares ya que mantenerlos calefaccionados es una gran oportunidad que tiene el Gobierno de cara a combatir una de las causas troncales de este tipo de muertes. En este sentido, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que el 30% de las defunciones se producen en hogares fríos y que éstas podrían prevenirse si se mantuvieran cálidos en los meses de invierno.

Para calcular el número de muertes por frío en los hogares durante los últimos cinco años, el Parlamento británico tomó las cifras oficiales de los períodos 2010/2011, 2012/2013, 2013/2014 y 2014/2015. En resumen, desde que el Gobierno de coalición asumió en 2010 se concluyó lo siguiente:

- Hubo un total de 158,880 muertes por exceso de frío en el Reino Unido durante los últimos 5 inviernos.
- Alrededor de 47,660 de estas muertes se debieron a hogares fríos.
- Durante el último invierno se verá la mayor tasa de muertes de los últimos 5 años. Se estiman 49,260 muertes este invierno, de las cuales 14,780 serán a causa del frío en los hogares.
- El número aproximado de muertes por exceso de frío del anterior período fue de 27,830 de las cuales 8,350 se debieron a hogares fríos. El incremento de muertes es de alrededor del 77%.

Por su parte, el Secretario de Estado para la Energía y el Cambio Climático, Ed Davey, expresó el año pasado que la relación entre salud y pobreza energética es imposible de negar. El Reino Unido cuenta con una alta tasa de muertes debido al frío en los hogares de baja calidad y energéticamente ineficientes. En consecuencia, construir viviendas eficientes sería la forma más efectiva de combatir este tipo de muertes, reducir las facturas de energía y poder sacar a sus habitantes de la pobreza energética. Sin embargo, las nuevas políticas de eficiencia del Gobierno han fallado rotundamente.

La ineficiencia y el frío en los hogares generan serios impactos sobre la salud: empeoran las enfermedades crónicas pulmonares y el asma, suprimen el sistema inmunológico y reducen la capacidad para combatir infecciones, aumentando las chances de contraer bronquitis o neumonía (Donaldson, 2010). A su vez, la baja temperatura en los hogares aumenta el nivel de enfermedades menores tales como resfrios y gripes y exacerban la artritis y el reumatismo (Marmot Review Team, 2011). Estos impactos no sólo dañan a las personas mayores, sino también a los niños. Sumado a lo anterior, la salud mental resulta afectada por la pobreza energética y el frío en los hogares en personas de todas las edades (Marmot Review Team, 2011). En efecto, durante 2013, en Inglaterra y Gales, murieron casi cuatro veces más gente de frío que en accidentes de tránsito o por el uso indebido de drogas y casi tanto como por el consumo de alcohol. Por ende, este es uno de los temas más importantes en materia de salud pública y seguridad.
Por lo tanto, invertir en la conversión eficiente de los hogares puede transformarse en una prioridad en infraestructura para el Reino Unido, que planea destinar 100 billones de libras del presupuesto público en este sentido. En efecto, invirtiendo sólo el 3% de dicho presupuesto podrían volverse eficientes dos millones de hogares de bajos ingresos para el 2020. Lo anterior representaría el programa de eficiencia energética más importante del mundo, reduciendo las muertes por frío, recortando las facturas de energía y las emisiones de carbono, creando alrededor de 100.000 puestos de trabajo y reduciendo la pobreza energética.

A pesar de que miles de personas mueren por año, los riesgos que el frío en los hogares provoca sobre la salud son mayormente desconocidos y reciben poca atención por parte de los medios de comunicación y los gobernantes. Por tanto, asegurarles a las personas que podrían mantener sus hogares calientes posee múltiples beneficios y conlleva impactos positivos sobre las enfermedades respiratorias, coronarias y mentales, así como también sobre la educación infantil (Howden-Chapman et al., 2008; Marmot Review Team, 2011). En efecto, la nueva guía del Instituto Nacional para la Salud y la Excelencia en el Cuidado (NICE, en inglés), publicada en marzo de 2015, considera que las Juntas de Salud y Bienestar deben desarrollar una estrategia para hacer frente a las consecuencias del frío en los hogares, la cual debe incluir los siguientes objetivos:

- Identificar aquellas personas cuya salud está en riesgo y los grupos que enfrentarán problemas particulares como los hogares difíciles de calentar o aquellos que requieren una mayor calefacción (por ejemplo a causa de movilidad limitada o condiciones específicas de salud).
- Evaluar cómo mejorar la calefacción y el aislamiento para aumentar el calor de las viviendas a estándares aceptables.

Esta guía para prevenir problemas físicos y mentales de la salud así como muertes en hogares fríos, debe servir como una especie de despertador para las autoridades sanitarias locales pero también para el Gobierno central que tiene un rol cabal para solucionar este problema.

Por su parte, los políticos ya han empezado a prestar atención al impacto que sobre la salud provoca el frío en los hogares. Al respecto, Ed Davey anunció un programa de 3 billones de libras para ampliar los proyectos de calefacción ante la pobreza energética. Es un pequeño paso aunque se necesitan muchos más. Esquemas como estos se ejecutaron durante los últimos 15 años, sin embargo nunca recibieron el apoyo suficiente para pasar de ser meras iniciativas a una formar parte de política pública.

Investigaciones recientes realizadas a través de la campaña "Energy Bill Revolution" han demostrado lo inadecuado que puede resultar la política actual de cara a solucionar el tema de la pobreza energética. En efecto, entre octubre de 2011 y marzo de 2012, fueron instaladas 860.000 medidas de eficiencia energética bajo el programa Britain-Wide. No obstante, entre octubre de 2014 y marzo de 2015, este número bajo a 170,000, lo que equivale a una disminución del 80%. Al respecto, habría que aclarar que atender estos problemas no significa quitar importancia a otras problemáticas de la salud.

El Reino Unido tiene planes de invertir unos 100 billones de su presupuesto en infraestructura durante el curso del nuevo Parlamento. Como destacábamos, invirtiendo solo el 3% del mismo en hogares altamente eficientes, junto a los ya existentes presupuestos de eficiencia energética, puede llevar a que dos millones de personas con bajos ingresos alcancen un alto estándar de eficiencia para el 2020. Por su parte, la campaña del "Energy Bill Revolution" brega porque seis millones de hogares alcancen este estándar para el 2025. Asimismo, sería beneficioso para el Gobierno redoblar la apuesta y desarrollar una metodología para calcular con precisión la mortalidad vinculada al frío en los hogares, asegurando que estas estadísticas se publiquen anualmente.

Las muertes y enfermedades causadas por el frío no han sido atendidas por los sucesivos Gobiernos, lo cual hizo que fuera más fácil poder reducir los programas de eficiencia energética que combaten la raíz de esta crisis. Es tiempo para un nuevo enfoque que reconozca los costos que sobre la salud provoca el frío en los hogares y ponga en marcha un programa de infraestructura en el Reino Unido. Esto salvará vidas, reducirá enfermedades y costos de cobertura médica, bajará las emisiones de carbón, mejorará la seguridad energética, creará empleo y promoverá la economía.

Conclusiones: Del Reino Unido a la Argentina de Macri y Aranguren
Los nuevos porcentajes de incremento que el macrismo pretende fijar para el gas natural van a contramano de las decisiones que en materia de política energética están tomando las principales economías del mundo, que no sólo mantienen sus esquemas de subsidios sino que reconocen en la pobreza energética una problemática social que debe encontrar respuesta desde el Estado. Más aún cuando a la energía empleada como variable de ajuste se le añade el fundamentalismo ambiental que retroalimenta una energía para la exclusión y el privilegio. Es en este sentido que hemos decidido publicar este breve resumen de la Asociación para la Conservación de la Energía (Reino Unido) en su estudio "Congelados hasta la muerte: el costo del frío en los hogares".

En tiempos de mercadismo energético no hay que perder de vista que la energía es un derecho humano, fundamental e inalienable, y que la salud energética de una Nación es la salud energética de su Pueblo. Contrariamente, librada la energía a las reglas del mercado, el futuro de la Argentina se parecerá mucho a la triste realidad que hoy experimenta la vieja Europa. Y la verdad es que de no haber sido por el rechazo popular al tarifazo, este invierno podría haber sido un acta de defunción para miles de argentinos y argentinas.



Bibliografia
Informe de la Asociación para la Conservación de la Energía (abril de 2015 - Reino Unido)
http://www.energybillrevolution.org/wp-content/uploads/2015/04/ACE-and-EBR-factfile-2015-04-Chilled-to-Death-Updated.pdf