ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Energia

| Artículos de opinión

Los "consejos" de Aranguren para volver a la época de las cavernas y el debate de fondo

Autor | Raúl Curi


Conflictos de Interes
El autor no manifiesta conflictos de interés


Palabras Claves
Aranguren, tips, Edenor, Edesur, crisis energética, Grupo Shell, gas natural, estafa energética, industrialilzación



09-02-2017 | El pasado 3 de febrero, el CEO-ministro Aranguren descolló con sus insólitos "tips" para bajar el consumo de energía eléctrica. "Estamos sincerando lo que vale la energía", expresó el representante del Grupo Shell en la Argentina. Por su parte, la prensa oficialista no dejó pasar la oportunidad para referirse a la "pesada herencia" energética del kirchnerismo. De todas formas, quienes ocupan la Casa Rosada no tienen límite alguno para estafar a la sociedad con viles mentiras. A continuación, un aporte a la cuestión energética nacional antes y después de las petroleras en el poder. La energía al debate: ¿Para qué y para quiénes? Porque… un proyecto nacional que se proponga el bienestar de sus ciudadanos debe tener como horizonte la industrialización del país. Con ingentes recursos naturales disponibles en la Argentina, no industrializarnos sería una locura y una insensatez. Pero el macrismo pretende la reprimarización de nuestra economía, y para ello, disponer de energía abundante y barata resulta contrario a sus planes. El sector de la agroindustria funciona con un consumo eléctrico menor al 10% de lo consumido por los demás sectores. En consecuencia, la discusión no debe girar en torno a la inexistente "crisis energética" sino al histórico e irresuelto debate: energía para qué y para quienes.



Fuente: Página/12 (ver bibliografía). Se lee: "…El Ministerio de Energía publicó un instructivo para estimular el consumo eficiente de energía eléctrica. Supone, por ejemplo, que la televisión y la computadora no estén prendidas más de cuatro horas por día y que el aire acondicionado no funcione los fines de semana…".

No falta energía; sobran estafadores
No es cierto que la Argentina tenga escasez de recursos para la generación de energía eléctrica. Lo anterior, constituye una estafa a la inteligencia del pueblo argentino que sabe que los recursos, tanto naturales como energéticos, son abundantes y sólo habría que explotarlos partiendo desde una visión autóctona y afín a los intereses de las grandes mayorías.

Pero este no es, precisamente, el objetivo del fiel empleado de Shell al mando del área energética nacional y que, vale recordar, en campaña prometió energía gratis a las familias de escasos recursos (ver bibliografía). Tanto Aranguren como el conjunto de ceocratas en el poder estafaron a la sociedad con promesas incumplidas pero que le s permitieron acceder a la Casa Rosada.

Energía al debate ¿para qué y para quienes?
Referirnos a los consejos de Aranguren constituye una pérdida de tiempo y una simplificación de la cuestión de fondo. Lo que verdaderamente se esconde detrás de dichos "tips" no es más que la destrucción del aparato productivo e industrial de la Argentina. "Industria" es una mala palabra para el administrador temporario de la Casa Rosada y sus jefes del norte. El objetivo que se han propuesto históricamente, y que desde el 10 de diciembre de 2015 llevan a cabo, es transformar el país en una granja productora de granos y carnes para la exportación con la menor cantidad de mano de obra empleada posible. En efecto, no existe crecimiento del trabajo productivo si se retacea, por parte del gobierno nacional, la provisión de energía eléctrica con fórmulas de ajuste y tarifazo al bolsillo de las mayorías.

Un proyecto nacional que se proponga el bienestar de sus ciudadanos debe tener como horizonte la industrialización del país. Con ingentes recursos naturales disponibles en la Argentina, no industrializarnos sería una locura y una insensatez. Pero el macrismo pretende la reprimarización de nuestra economía, y para ello, disponer de energía abundante y barata es contrario a sus planes. El sector de la agroindustria funciona con un consumo eléctrico menor al 10% de lo consumido por los demás sectores del país. En consecuencia, la discusión no debe girar en torno a la inexistente "crisis energética" sino al histórico e irresuelto debate: energía para qué y para quienes.

Una "pesada herencia" de consumo
En tiempos de la "pesada herencia", el gobierno nacional se preocupaba por incorporar no menos de 600 (MW/hora) de forma anual para no detener el crecimiento industrial y la incorporación de nuevos trabajadores que sumaban al consumo interno, fomentando un circulo virtuoso donde se combinaban el desarrollo económico nacional y el mejoramiento de la calidad de vida de la población.

Contrariamente a lo que el macrismo pretende hacernos creer, ni la escasez ni la crisis energética eran una realidad en el país. Tampoco lo es ahora. Como hemos explicado en artículos anteriores (ver bibliografía), si el discurso de la pesada herencia energética hubiera tenido algún tipo de asidero, Edenor y Edesur (así como las demás eléctricas) deberían haber presentado la quiebra. Esto no fue lo que ocurrió. Ambas empresas gozaron de los ingentes beneficios de un aumento sostenido del consumo eléctrico por sectores durante el kirchnerismo.


Fuente: Elaboración propia en base a datos de CAMMESA, varios informes mensuales.

Un tarifazo afín a los intereses del Grupo Shell en Argentina
Resulta totalmente injustificado anunciar un tarifazo eléctrico del 1.200%, más aún cuando el representante del Grupo Shell en la Argentina se niega a hablar de la estructura de costos de la energía eléctrica, la cual funciona en un 64% con generadores térmicos de ciclo combinado que usan como combustible el gas natural. ¿Qué tiene que ver esto con la petrolera angloholandesa?

La reducción del consumo eléctrico planteada por Aranguren no se relaciona con la eficiencia y el ahorro energético sino, más bien, con los negociados gasíferos de Shell en la Argentina. Lo que el macrismo pretende es sostener la compra de gas a Chile para las usinas térmicas de ciclo combinado y anular el contrato que la Argentina mantenía con Bolivia a 2,70 dólares el millón de BTU. La empresa empleadora del CEO-ministro vende el GNL (gas natural licuado) a 5,60 dólares el millón de BTU, con un compromiso de compra por dos años y un aumento a 6, 50 dólares el millón de BTU para el segundo año. En efecto, los argentinos estamos pagando el gas 3 dólares más caro y solamente para seguir alimentando los jugosos negociados de Shell en la región.

La energía argentina, primero para los argentinos
La distribución y comercialización de la energía eléctrica no puede seguir en manos de las compañías privadas como Edenor y Edesur, desde que es un derecho humano básico y un bien público y vital para el bienestar de la sociedad. Aquí una tarea inconclusa y fundamental La energía, hoy monopolizada por el anarco mercadismo en el poder, debería pertenecerle por intermedio del Estado nacional al conjunto de los argentinos.

Por eso, para volver y ser mejores, los recursos naturales y los pilares que hacen al desarrollo de cualquier nación en manos del pueblo argentino. Sólo así se pondrá punto final a la energía como bien de lujo y poderosísima herramienta de ajuste, empobrecimiento, disciplinamiento y exclusión, volviendo a instalar a la energía como indestructible fuerza de desarrollo social, productivo e industrial. En definitiva, una energía de todos y para todos, tal y como ocurrió entre 2003 y 2015.



Bibliografia
OETEC (30/01/2017) Modelos energéticos (neoliberal vs. popular) en el espejo de Edenor y Edesur
http://www.oetec.org/nota.php?id=2324&area=14

Página/12 (03/02/2017) Apagá la tele, dice Aranguren
https://www.pagina12.com.ar/17857-apaga-la-tele-dice-aranguren

El Destape (Octubre de 2015) El día que Aranguren prometió que si ganaba Macri habría "luz gratis para hogares pobres"
http://www.eldestapeweb.com/el-dia-que-aranguren-prometio-que-si-ganaba-macri-habria-luz-gratis-hogares-pobres-n25200