ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Desarrollo socioeconomico y Geopolitica del Desarrollo

| Artículos Periodísticos

Declaramos 2016 "Año del Desastre Petrolero"

Autor | OETEC-ID


Palabras Claves
año de las renovables, año del desastre petrolero, producción de crudo, importaciones, renacionalización, YPF, Grupo Shell, cartel de empresas, Ministerio de Energía, CEO-ministro, granero del mundo, caída de la producción, combustibles, sabotaje, Neuquén



02-03-2017 | En su discurso inaugural de sesiones ante el Congreso de la Nación, el Presidente recordó que 2017 fue declarado el "Año de las Energías Renovables". Continuando la tónica de declarar a los años algo vinculado a la energía, acercamos nuestro aporte en relación al año transcurrido y lo declaramos: "Año del Desastre Petrolero". ¿Por qué? Según publica el Ministerio de Energía y Minería de la Nación, durante el primer año de gestión macrista la producción de crudo cayó un 3,8% interanual. Se trató de la peor caída desde 2011. Pero los problemas para la ciudadanía y una Argentina industrial, autosuficiente, moderna y diversificada no terminan allí. Al inaceptable desplome en la producción debe agregársele un incremento espectacular de las importaciones de crudo. Es decir, en un año profundamente recesivo como no se recuerde desde el 2001, la menor producción fue compensada con mayores importaciones. Para tomar conciencia del desastre -o para ser más políticamente correctos, de la "crisis petrolera inducida"- en 2016 se importó el 61% del total importado entre 2012 y 2015 (inclusive). Y hay más: la segunda provincia más afectada después de Chubut en cuanto a niveles de producción fue Neuquén, como es sabido, clave para el sector de los combustibles. A los datos ya publicados por este Observatorio en relación al derrumbamiento de la producción, los vinculados al comercio exterior.



Señaló el Presidente Macri en el Congreso, este 1ero de marzo: "Declaramos el año 2017 como el año de las energías renovables, y con el Plan RenovAr pusimos 59 proyectos en marcha que generarán energía en 17 provincias con una inversión privada de casi 4.000 millones de dólares, que generará decenas de miles de puestos de trabajo en los próximos dos años". Pues bien, que 2016 haya destacado como el peor año en materia petrolera del último lustro merece, sin lugar a dudas, su propia declaración: "Año del Desastre Petrolero".

La importancia del petróleo y los salvadores de la "crisis energética"
Luego del gas natural de pozo, el petróleo es el segundo insumo en importancia de la matriz primaria energética, con un 33,4% (2015). Asimismo, es el segundo insumo de la matriz secundaria a través de sus derivados dieseloil, gasoil, fueloil y motonaftas, con un 28,5%. En pocas palabras, el petróleo hace al funcionamiento nacional y, sobre todo, a un funcionamiento promotor del mercado interno y la modernización del aparato productivo e industrial.

Ahora bien, la administración macrista ha blandido desde la campaña electoral el argumento de "crisis energética" para diagnosticar el resultado de la política kirchnerista en el sector, asegurándole a la población será el "mejor equipo de los últimos cincuenta años" el encargado de la salvación del supuesto colapso energético (repetían incansablemente en 2015 y 2016). Las importaciones se reducirán, la producción crecerá, habrá abundante energía, las tarifas no subirán y cada vez más argentinos podrán incorporarse a los servicios de gas y electricidad, prometieron durante la campaña.

Sin embargo, y como es bien sabido, la realidad fue totalmente opuesta. Lo acontecido en la cadena del petróleo y derivados es más que ilustrativa al respecto. Y es por este motivo, que señalamos que la caída de petróleo en 2016 -la peor desde 2011-, así como los volúmenes importados -un 215% por encima de los de 2015- resultan un desempeño insólito e imperdonable para quienes se proclaman y proclamaron los mesías de la supuesta catástrofe energética heredada.

El desplome
La producción de crudo en la República Argentina -recordar, en caída desde 1998-, comenzó a recuperarse a partir de la renacionalización de YPF. Se desaceleró la tendencia declinante de la producción y mejoró ostensiblemente su performance desde entonces. En 2015, se logró revertir la producción a la baja, es decir, se registró una producción en 2015 mayor a la de 2014.


Fuente: Elaboración OETEC en base a datos del Ministerio de Energía. Incluye gasolina estabilizada. La recuperación hidrocarburífera nacida de la renacionalización de YPF -abril de 2012- y la Ley 26.741, constituyen el enemigo público número uno del cartel de empresas presididas por el Grupo Shell en poder del Ministerio de Energía. La variación interanual positiva de 2015 fue la primera desde 2001.

Como se aprecia del gráfico, 2016 fue testigo del mayor desplome de la producción de petróleo desde 2011 (-5,89% fue la variación de 2011 sobre 2010).

El boom importador
Según datos del Ministerio de Energía, durante el segundo mandato de Cristina Fernández de Kirchner las importaciones de crudo comenzaron en 2012, alcanzaron su pico en 2014, se desaceleraron entre 2013 y 2014, se redujeron marcadamente en 2015 y volvieron a disparar en 2016:


Fuente: Elaboración OETEC en base a datos del Ministerio de Energía. Medido en dólares, 2016 insumió 269 millones, el segundo monto más alto desde 2012, esto es, desde que se reactivaron las importaciones de crudo. En igual dirección, el volumen no producido el año pasado en relación a 2015 equivale al 91% de la caída en la producción sumada de 2012, 2013 y 2014.

Es útil recordar que 2016 fue un año recesivo en materia económica, con un consumo en picada. A pesar de ello, importamos un 215% más de crudo que en 2015 (medido en volumen). Las variaciones interanuales para los bienios anteriores fueron: -47% (2015-2014), 30% (2014-2013) y 70% (2013-2012).

Sopesadas las importaciones sobre el total producido obtenemos lo siguiente:


Fuente: Elaboración OETEC en base a datos del Ministerio de Energía. Cambiemos (columna amarilla) elevó a un inédito 3% la participación de las importaciones de crudo sobre la producción total.

La combinación de una menor producción sumada a una mayor importación elevó el peso de la segunda sobre la primera a un 3%, el mayor porcentaje desde que la Argentina reestableció sus importaciones de crudo en 2012, aunque sea en cantidades insignificantes. Cabe mencionar que dicha estrategia -como oportunamente señalara el diario La Nación (ver bibliografía)-, fue parte de una política deliberada de destruir la competencia de YPF en el sector de los combustibles, política encarada por el cartel de empresas presidido por el Grupo Shell y su CEO-ministro. ¿Exageración? Solo un dato: Shell no importó crudo en 2014 ni en 2015, mientras que en 2016 fue la segunda después de Esso (Axion).

Sabotaje a la producción doméstica de combustibles (a YPF)
A las petroleras del cartel de empresas en poder del Ministerio les conviene importar crudo para refinarlo que producirlo localmente. Como fuera explicado, es parte de la estrategia para desbancar a YPF del mercado de los combustibles, siendo que a YPF no se le permitió importar crudo como si lo hicieron Shell, Axion, Oil Combustibles y Petrobras, firmas que compraron ingentes volúmenes en 2016.

Lo anterior viene a cuento del desplome en la producción petrolera en la provincia del Neuquén, ya analizado por nuestro Observatorio (ver bibliografía):


Fuente: Elaboración propia en base a datos del Ministerio de Energía, Tablas Dinámicas. Incluye gasolina estabilizada. La producción neuquina representó en 2016 el 21% del total nacional. Asimismo, el petróleo neuquino (Medanito) es el que, por sus características físico-químicas, se refina en las destilerías nacionales.

La producción cayó un 3%, tras dos años de subas consecutivas. Nos preguntamos: ¿Cómo se entiende que el macrismo haya permitido semejante desplome no solamente en la segunda provincia productora, sino además en la provincia clave para la elaboración de combustibles? ¿Será que prefieren importar más combustibles? ¿Será que forma parte de la estrategia de sabotaje contra YPF, oportunamente denunciada por este Observatorio?

Conclusiones
Señaló el Presidente Macri en el Congreso, este 1ero de marzo: "Declaramos el año 2017 como el año de las energías renovables, y con el Plan RenovAr pusimos 59 proyectos en marcha que generarán energía en 17 provincias con una inversión privada de casi 4.000 millones de dólares, que generará decenas de miles de puestos de trabajo en los próximos dos años".

Pues bien, que 2016 haya destacado como el peor año en materia petrolera del último lustro merece, sin lugar a dudas, su propia declaración: "Año del Desastre Petrolero". Recordemos y repasemos: 1) el volumen no producido el año pasado en relación a 2015 equivale al 91% de la caída en la producción sumada de 2012, 2013 y 2014; 2) medido en dólares, 2016 insumió 269 millones, el segundo monto más alto desde 2012, esto es, desde que el Ministerio de Energía indica el comienzo de las importaciones de crudo; y 3) durante el primer año de macrismo se importó el 61% del total importado entre 2012 y 2015.

Se vienen a pique (deliberadamente a pique) como energéticos para el mercado interno los combustibles fósiles, una fuente abundante, barata y confiable de energía, promotores a su vez de un sistema energético accesible, asequible, industrializador y socialmente inclusivo. Y aclaramos "mercado interno", porque no es que la industria petrolera y energética al frente del cartel de empresas con poder ministerial vaya a atentar contra sus propios intereses. El objetivo es maximizar rentabilidades a costa de monumentales subsidios en cabeza de la ciudadanía y sin obligación de inversiones, la destrucción de YPF, una caída en el consumo local, reinversiones nulas o mínimas dirigidas a sobre-explotar concesiones, flexibilización laboral y sustitución eléctrica con renovables, todo lo cual conducirá a mayores excedentes exportables.

Para el granero del mundo (fase superior macrista = supermercado del mundo), nada más oportuno y contundente pues, que este cartel del empresas haciendo de la energía una fenomenal variable de ajuste, desindustrialización y reprimarización del país.



Bibliografia
OETEC (28/02/2017) Por qué YPF debe ser declarada "cuestión de seguridad nacional" y su sabotaje denunciado en el Congreso
http://www.oetec.org/nota.php?id=2397&area=1

OETEC (16/02/2017) Así se fabrica una "crisis energética": desplome petrolero y su impacto en la oferta primaria de energía
http://www.oetec.org/nota.php?id=2371&area=1

OETEC (12/01/2017). Se desploma la producción de petróleo: la peor caída desde 2011
http://www.oetec.org/nota.php?id=2284&area=1

OETEC (31/12/2016) Balance de la estafa energética (2016) y las 20 peores mentiras de Aranguren (y sus respectivas desmentidas)
http://www.oetec.org/nota.php?id=2269&area=1

OETEC (29/12/2016) El diario La Nación confirma sabotaje a YPF (o la estafa de Shell al frente del Ministerio de Energía)
http://oetec.org/nota.php?id=2263&area=1

OETEC (16/12/2016). La barbarie energética del señor Presidente (sobre el consumo per cápita)
http://www.oetec.org/nota.php?id=2241&area=14

OETEC (06/12/2016) Macri: la segunda marca más baja de incorporación de usuarios totales a la red de gas desde 1993
http://www.oetec.org/nota.php?id=2232&area=1

OETEC (9/11/2016) El sabotaje macrista a YPF: pérdidas por miles de millones de dólares para la empresa. ¿Y para el país?
http://www.oetec.org/nota.php?id=2176&area=1