ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Desarrollo socioeconomico y Geopolitica del Desarrollo

| Artículos de opinión

Donald Trump y el fundamentalismo ambiental en contexto: ¿Qué está pasando con las energías "verdes"?

Autor | Belen Ennis


Conflictos de Interes
La autora no manifiesta conflictos de interés


Palabras Claves
Donald Trump, renovables intermitentes, cambio climático, Acuerdo de París, emisiones de CO2, carbón, centrales a carbón, Europa, pobreza energética, precios de la electricidad, invierno, fundamentalismo ambiental



29-03-2017 | En Europa, la transición a las tecnologías renovables intermitentes (eólica y solar) está generando cada vez más y peores complicaciones. Dada su alta dependencia del clima para poder funcionar, este tipo de fuentes provocan sistemas eléctricos más inestables allí donde su incorporación resulta un fin en sí mismo, esto es, donde la política energética viene digitada por el fundamentalismo "verde". La escasez energética -no resuelven la dependencia externa- y el encarecimiento de los servicios públicos son apenas dos de sus muchas e irrefutables consecuencias, factores que a su vez desembocan en mayores niveles de pobreza energética ciudadana. En Europa, como es sabido a merced del extremismo ambiental, la cantidad de europeos que no pueden mantener su vivienda a una temperatura adecuada (entre 18 y 24 grados según la OMS) ni hacer frente al pago de las boletas de luz no deja de aumentar. Incluso, en los países donde la energía es relativamente barata, los ciudadanos pagan mucho más por la electricidad que en cualquier Estado de los Estados Unidos, por ejemplo. La desenfrenada diversificación de la matriz eléctrica con las renovables del viento y del sol explica que la energía se haya convertido en un lujo. Pero siquiera es el sector residencial el más afectado: las renovables intermitentes hacen estragos a nivel industrial y productivo. ¿Por qué? Porque el manual del "buen ecologista verde" dice que su masiva incorporación debe ir acompañada del desplazamiento vertiginoso de las fuentes convencionales de base como son las energías a carbón y la nuclear, fuentes claves para un suministro confiable, abundante y barato. Y es justamente por este motivo que Donald Trump ha firmado, este 28 de marzo, una orden ejecutiva para terminar con una política energético-ambiental prohijada desde el fundamentalismo ambiental y sus negociados, política que estaba conduciendo a EE.UU. al desastre "energético" del Viejo Continente. Ahora bien, no sólo fuera de Europa se alzan voces y acciones tendientes a frenar o desacelerar la ola "verde", sino también en el propio continente. Como veremos a continuación, a través de un interesante artículo publicado por el portal especializado The Daily Caller (ver bibliografía), las tan mentadas energías "verdes" están demostrando ser un rotundo fracaso. Además de generar masivos apagones en verano, las eólicas y solares tampoco funcionan en invierno. Ante eventuales problemas de inestabilidad, todas las naciones de la Unión Europea se cerraron sobre sí mismas acaparando energía y negándose a exportarla a sus vecinos más necesitados. ¿La consecuencia? Escasez energética generalizada, y ante tal faltante, encarecimiento tarifario en el este de Europa. ¿Se entiende cómo funciona el círculo vicioso de las renovables? Los ejemplos están a la vista y abundan, sólo hay que correr el velo del fundamentalismo ambiental que los oculta. Un velo que, lamentablemente a esta altura de los acontecimientos, parece haberse transformado en una gruesa y oscura venda en los ojos del movimiento ecologista argentino cada vez más determinante de la política energética nacional.



Rodeado de mineros del carbón, Donald Trump firmando la orden ejecutiva para terminar con la política energético-ambiental prohijada desde el fundamentalismo ambiental y sus negociados, política que estaba conduciendo a EE.UU. al desastre "energético" del Viejo Continente. Pero no sólo afuera de Europa se alzan voces y acciones tendientes a frenar o desacelerar la ola "verde", sino también dentro del propio continente europeo. Por ejemplo, el nuevo gobierno de Dinamarca se comprometió a reducir la cantidad de dinero que destina a sostener las energías eólica y solar en un 67% en diciembre de 2017; por su parte, Alemania planea abandonar la construcción de nuevas plantas eólicas para 2019. En España, el gobierno de Rajoy podó en miles de millones de euros los subsidios a las eólica y solar. Y en el Reino Unido, informes recientes del Parlamento dan cuenta de lo inefectivo y costoso de las energías intermitentes.

"Europa: las renovables intermitentes no funcionan ni en verano ni en invierno"
La excesiva dependencia de la energía "verde" y la nueva ola de frío polar provocaron una grave escasez energética en toda Europa. Todas las naciones de la Unión Europea, incluyendo Grecia y Hungría, acumularon electricidad debido a las bajas temperaturas invernales. Dicha acumulación terminó generando un faltante de energía que repercutió en cortes de electricidad para decenas de miles de hogares y en una subida récord de los precios de la energía.


Las temperaturas extremas dejan al descubierto la vulnerabilidad de las eólicas. Estos equipos, compuestos de varias piezas móviles, funcionan mejor si operan a la temperatura y humedad para la que fueron diseñados. Cuando son nuevos, estos dispositivos pueden funcionar correctamente incluso en temperaturas extremas, pero a medida que alcanzan su vida útil no pueden seguir haciéndolo de la misma manera. En condiciones climáticas extremas, los molinos eólicos pueden andar más lento, más rápido, o de forma menos predecible que lo habitual, sobre todo cuando son exigidos.

"Lo que veo en los Balcanes es una clara evidencia de que primero todo el mundo asegura su propio consumo y sólo entonces, si están en condiciones de hacerlo, ayudan a los demás", manifestó a Bloomberg Andras Totth, vicepresidente ejecutivo de la empresa húngara de propiedad estatal MVM.


Fuente: Bloomberg (ver bibliografía). El gráfico muestra la generación de energía per cápita. Como se observa, Hungría, Rumania y Grecia son los países que menores cantidades de energía generan por habitante, muy por debajo de Bulgaria, Rusia y Francia. Ante las temperaturas extremas, todos los países de la Unión Europea tomaron la decisión de guardar o acumular energía en lugar de exportarla a las naciones más necesitadas y con menores niveles de generación. La electricidad se volvió, entonces, escasa y mucho más cara en el sudeste de Europa. Como paliativo ante la debilidad de los sistemas energéticos europeos -exacerbada por la masiva incorporación de renovables intermitentes-, la Unión Europea brega por romper las barreras nacionales de la energía y el gas, integrar los mercados y reforzar la seguridad energética de la región.

El continente no ha sido incapaz de satisfacer la demanda eléctrica porque las energías verdes tienden a desconectarse con el frío. Las solares, por ejemplo, generan menos electricidad durante el invierno ya que los días son más cortos.


Fuente: Bloomberg. En el artículo se lee: "…en una época en la que más propietarios están utilizando paneles solares para generar su propia electricidad, el mal tiempo limita la salida de estos dispositivos y aumenta la cantidad de energía que deben suministrar las líneas eléctricas, haciendo que el problema sea aún peor…".

Lo cierto es que Europa invirtió en los últimos años una gran cantidad de dinero para financiar la energía renovable intermitente. Esto originó importantes problemas a la hora de evitar apagones durante el invierno. Y no sólo eso. En promedio, los europeos gastaron en 2013 unos 26,9 centavos de dólar por kilovatio hora de electricidad mientras que los estadounidenses sólo 10,4 centavos de dólar, según datos gubernamentales publicados anteriormente por The Daily Caller News Foundation. Por ejemplo: "…Dinamarca y Alemania fueron los países con la electricidad más cara de Europa, ambos pagan unos 39 centavos de dólar por kilovatio-hora debido al intenso apoyo fiscal a las energías verdes…". El informe destaca, además, que los precios más bajos de la electricidad (Serbia y Macedonia) son comparables con el precio medio de lo que vale el servicio en EE.UU.

Incluso, en los países de la Unión Europea donde la energía es relativamente barata, los ciudadanos pagan mucho más por la electricidad que cualquier Estado de EE.UU. Gran Bretaña, por ejemplo, paga 54% más por su energía que lo que los estadounidenses pagaron todo el año pasado. Gran parte de este fenomenal gasto se explica por los ingentes subsidios a las renovables intermitentes, los cuales representan aproximadamente el 7% de las facturas eléctricas de los británicos, según remarca un estudio gubernamental publicado en julio pasado.


Fuente: The Daily Caller (ver bibliografía). Travis Fisher, economista del Institute for Energy Research (Instituto de Investigación Energética) manifestó, en entrevista para esta cadena, que "…durante años, los países europeos impusieron una transición de fuentes de electricidad confiables y asequibles como la nuclear y el carbón, hacia fuentes poco confiables y caras, como la eólica y la solar… Lo único que consiguieron fue una disparada en los precios de la electricidad y poner en dificultades a las economías. De hecho, la media alemana paga tres veces más por la electricidad que el promedio de los Estados Unidos, debido en gran parte al Energiewende…". En efecto, Fisher se refiere al programa de energías "verdes" vigente en Alemania, conocido como "transición" o "revolución" energética.

Los precios de la energía son tan altos en el continente europeo que los Estados ya comenzaron a recortar las subvenciones a las energías verdes. El nuevo gobierno de Dinamarca se comprometió a reducir la cantidad de dinero que destina a sostenerlas en un 67% en diciembre [2017], y Alemania planea abandonar la construcción de nuevas plantas eólicas para 2019. Los subsidios a las renovables han aumentado exponencialmente el precio de la electricidad en Alemania, un país que ya sobresale del resto del continente por lo elevado de sus tarifas. El gobierno ordenó que los reactores nucleares sustituyan a la energía eólica o solar, pero esta política le costará a los alemanes más de 1.100 millones de dólares.

Hasta aquí el artículo de The Daily Caller.

Conclusión
Las consecuencias de una masiva y desbalanceada incorporación de eólicas y solares son muchas, son negativas y son irrefutables, a saber: a) inestabilidad de la red eléctrica; b) dependencia climática; c) escasez de energía; d) no resolución del problema de la dependencia foránea; e) encarecimiento de las tarifas; f) pobreza energética; y g) pérdida de competitividad y actividad industrial, sobre todo de la electro-intensiva.

A esto debemos agregar, por un lado, la paradoja de no poder disminuir las emisiones de CO2 (para lo cual supuestamente se ponen en marcha); y por el otro y para países como el nuestro, la dependencia tecnológica e industrial foránea para este tipo de fuentes energéticas, sumado a las dimensiones extraordinarias de nuestra geografía, todo lo cual disparará aún más los subsidios estatales o los recursos necesarios para fortalecer las redes eléctricas. Y aclaramos, no es que estemos en contra de subsidiar a la energía, sino que en este caso más que subsidios se trata de líneas de crédito que pagamos todos los argentinos para la compra de insumos importados y la generación de empleo fuera del país a costa de nuestros trabajadores.

Y es así que debe entenderse (contextualizarse) la reciente medida de Donald Trump de discontinuar la política de Obama en materia energético-ambiental, política en manos del fundamentalismo "verde" y que irremediablemente estaba conduciendo a EE.UU. al desastre "energético" del Viejo Continente.


En 2015, existían en EE.UU. 427 centrales a carbón. Asimismo, y según informe de febrero de 2017 publicado por el Departamento de Energía de EE.UU., entre 2017 y 2018, a la par de incrementos en los precios del gas natural, el carbón recuperará algo de su porcentaje perdido en la matriz de generación eléctrica. La producción de este mineral también se proyecta habrá de incrementarse. El carbón, que participa con cerca del 33% de la generación eléctrica, resulta fundamental para un suministro barato y confiable de la energía. A propósito, las medidas de Obama se proponían una reducción del 32% en las emisiones de CO2 provenientes de las centrales de generación existentes, con eje sobre todo en nuevas centrales a carbón. Dichas reducciones afectan el desarrollo económico, productivo e industrial estadounidense, como tantas veces analizó este Observatorio.

Los ejemplos del fracaso "verde" están a la vista y resultan más que abundantes y abrumadores, sólo hay que correr el velo del fundamentalismo ambiental que deliberadamente los oculta o al menos intenta hacerlo.



Bibliografia
OETEC (22/03/2017) La Argentina "verde" camino al rotundo fracaso renovable australiano
http://www.oetec.org/nota.php?id=2458&area=1

OETEC (1/03/2017) Macrismo saudí: renovables para nosotros, el petróleo ajeno
http://oetec.org/nota.php?id=2402&area=1

OETEC (1/02/2017) "Timba eléctrica", renovables y tarifazo en España: el paraíso del modelo energético macrista
http://www.oetec.org/nota.php?id=2330&area=4

OETEC (6/02/2017) Tarifazo y pobreza energética. Del anarco-mercadismo español al argentino
http://www.oetec.org/nota.php?id=2342&area=4

OETEC (4/01/2017) Sobre el negocio "verde", el calentamiento global y el camino argentino
http://www.oetec.org/nota.php?id=2274&area=1

OETEC (12/12/2016) Alemania, transición energética y carbón: lecciones para el macrismo y la paralización de Río Turbio
http://www.oetec.org/nota.php?id=2237&area=4

OETEC (7/12/2016) El Plan RenovAr reserva a la industria nacional un 5,9% de participación en la potencia instalada adjudicada
http://www.oetec.org/nota.php?id=2236&area=17

OETEC (29/11/2016) China y España: las ganadoras del Plan RenovAr (o la derrota de la industria y el empleo argentinos)
http://www.oetec.org/nota.php?id=2215&area=1

OETEC (10/11/2016) Ontario: un sistema eléctrico quebrado por las energías "verdes". Anticipo de lo que será el plan RenovAr...
http://www.oetec.org/nota.php?id=2177&area=1

OETEC (25/10/2016) Energía eólica: las lecciones del "mundo" y el plan RenovAr
http://www.oetec.org/nota.php?id=2148&area=16

OETEC 14/10/2016) Australia del Sur, molinos eólicos y la tormenta de septiembre: ¿Contempla el Plan RenovAr los supuestos eventos negativos del cambio climático?
http://www.oetec.org/nota.php?id=%202132&area=%201

OETEC (13/06/2016) Sistemas balanceados: sobre la justa proporción de renovables para una reducción eficiente de CO2
http://www.oetec.org/nota.php?id=1874&area=1

National Geographic (23/1/2014) Why Does the Power Go Out When Its Cold?
http://energyblog.nationalgeographic.com/2014/01/23/why-does-the-power-go-out-when-its-cold/

Bloomberg (9/2/2017) Winter Cold Exposes Soft Underbelly of EU Energy Union Goal
https://www.bloomberg.com/news/articles/2017-02-09/winter-freeze-exposes-soft-underbelly-of-eu-s-energy-union-goal

The Daily Caller (5/1/2016) These Maps Show Just How Much More Europeans Pay For Electricity Than Americans
http://dailycaller.com/2016/05/01/these-maps-show-just-how-much-more-europeans-pay-for-electricity-than-americans/

Enlace a nota original: The Daily Caller (2/9/2017) Green Energy Is Causing Power Shortages In Europe During An Awful Winter
http://dailycaller.com/2017/02/09/green-energy-is-causing-power-shortages-in-europe-during-an-awful-winter/?utm_campaign=atdailycaller&utm_source=Twitter&utm_medium=Social